ESTADOS UNIDOS  de América:

El presupuesto norteamericano y las nuevas víctimas de George W. Bush.

Percy Francisco Alvarado Godoy
Escritor guatemalteco
La Habana, 5 de febrero del 2004.

Una nueva guerra ha iniciado hace unos días el actual presidente de los Estados Unidos de América, pero esta vez no está dirigida contra los humildes pobladores de lejanas naciones como han sido los casos de Irak y Afganistán. Esta vez, aunque usted no lo crea, las víctimas serán los propios norteamericanos, los conciudadanos de este hombre obcecado, capaz de subordinar toda su política en función del proclamado y dudoso tema de su antiterrorismo.

Un oscuro representante de la administración norteamericana, Cofer Black, Coordinador para el antiterrorismo en el Departamento de Estado de Estados Unidos, había adelantado el anuncio de esta nueva pretensión de Bush al hablar ante el Comité Interamericano contra el Terrorismo (CICTE), evento celebrado en Montevideo entre el 28 y 30 de enero pasados:

"Los objetivos antiterroristas de la administración Bush ¾anunció Black¾ son derrotar a las organizaciones terroristas de alcance mundial mediante el ataque a su liderato, finanzas y comunicaciones; cooperar con otras naciones para privar a los terroristas de patrocinio, apoyo o refugio; ocuparse de las condiciones subyacentes que los terroristas tratan explotar; y defender a los Estados Unidos, sus ciudadanos e intereses en el país y en el extranjero mediante la aplicación sostenida de recursos diplomáticos, financieros, de inteligencia, militares y de ejecución de la ley".

Cuando aún se daban a conocer por todo el mundo las palabras de Cofer Black por los cables y noticias de la prensa internacional, un nuevo anuncio despertaba el interés no sólo de los norteamericanos sino de todo el planeta: el anuncio por parte de George W. Bush del presupuesto norteamericano para el 2005.

En esencia, los que escuchamos a Bush sentimos de inmediato una sensación de desazón pues estaba claro que el actual presidente norteamericano continuaba apostando por la guerra en detrimento de la paz y del bienestar internacional. Varias conclusiones sacamos de inmediato cuando finalizó su discurso:

¨ La guerra contra el terrorismo y el argumento manido de propiciar la seguridad interior siguen siendo las prioridades de la administración.

Con una propuesta de 2,4 billones de dólares para el año fiscal que se inicia el venidero 1 de octubre, el peso de la guerra y la pretendida defensa a la seguridad interna pasan a ser los elementos de mayor preponderancia dentro del presupuesto, superior en un 3,5 % con respecto al del año anterior.

Nunca antes, desde la Segunda Guerra Mundial, los Estados Unidos habían desembolsado tan astronáuticas cifras para guerra y la defensa nacional. Con un incremento de un 7 %, obviando los gastos en Irak y Afganistán, la cuestionada guerra contra el terrorismo de Bush sacrifica importantes programas necesarios e indispensables para los norteamericanos.

El Departamento de Defensa, por tanto, dispondrá de 401 700 millones de USD, teniendo como principales fuentes de gastos a la renovación de las fuerzas armadas y la lucha contra el terrorismo. Por su parte, el incremento en cuanto a seguridad interna hará que se alcance la asombrosa cifra de 33.8 mil millones de dólares, cuyo principal beneficiario será el Departamento de Seguridad Interna (HSD) y estará encaminado a reforzar el control que sufren extranjeros que residen o visitan los EE UU, sin excluir a los propios norteamericanos.

En tal sentido, el presupuesto propuesto estima un incremento del 10 % para la seguridad interna, como ya señalamos, así como un incremento del 11 % para el FBI.

Dentro de este contexto encaminado a reforzar el papel de los Estados Unidos en el mundo de hoy, cobra especial relevancia el presupuesto asignado por Bush para el Departamento de Estado.

Dicha partida presupuestaria para asuntos internacionales se desglosa de la siguientes manera:

· Operaciones en el extranjero: 21.300 millones de dólares.
· Operaciones del Departamento de Estado: 8.400 millones de dólares.

· Ley Pública 480 de ayuda alimentaria: 1.200 millones de dólares.

· Radiodifusión internacional: 569 millones de dólares.

· Instituto de la Paz de los Estados Unidos: 22 millones de dólares.

Dentro del presupuesto asignado al departamento de Estado se destinan importantes cifras a:

· La asombrosa cifra de 5,700 millones de dólares para ayuda militar y económica para aquellas naciones que apoyen incondicionalmente a los Estados Unidos en su política agresiva en la arena internacional. Esta cifra contrasta con las partidas asignadas a la lucha contra el SIDA en el mundo subdesarrollado (2,800 millones de USD) y por la reconstrucción de Afganistán (1.200 millones de dólares).

Un papel en el reforzamiento de la hegemonía norteamericana en el mundo lo representa la llamada Cuenta del Reto del Milenio, una prometida cifra para aquellos países que se sumen a los planes norteamericanos y asuman el triste papel de mercenarios.

El reciente nombramiento de Alan Larson, actual Subsecretario de Estado para Asuntos Económicos, Comerciales y Agrícolas, como Director Ejecutivo de la MCA, instrumenta la aplicación de los 2,500 millones de USD destinados por Bush en esta dirección. La Corporación de la Cuenta del Reto del Milenio (MCA) dirigida por una comisión en la que participan el propio Larson, así como Colin Powell (Secretario de Defensa), John Snow (Secretario de Hacienda), Robert Zoellick (Comercio) y Andrew Natsios (Administrador de la USAID), dio a conocer el propio dos de febrero las condiciones para ser beneficiados por la MCA, los criterios de selección y otros importantes indicadores.

Según estos manipuladores de la "zanahoria", se espera que muchas naciones cambien sus políticas cuando vean los beneficios de recibir dicha ayuda.

El propio Powell, como si manejara una rifa, anunció para el próximo mes de mayo el anuncio sobre cuáles serían las naciones inicialmente favorecidas con la Cuenta del reto del Milenio.

El propio Departamento de Estado, a través de su portavoz Richard Boucher, se apresuró a anunciar la ayuda en 1,600 millones de dólares para el Comité Interamericano contra el Terrorismo. Esta vez fue el propio Cofer Black el encargado de ofrecer la ayuda durante las sesiones del CICTE efectuadas en Montevideo, como ya señalamos, celebradas entre el 28 y el 30 de enero.

¨ Existencia de un déficit presupuestario récord, el cual se proyecta deberá alcanzar los 521 mil millones de USD. Por supuesto, Bush no pudo ocultar este preocupante hecho, justificándose ante la nación por la deteriorada situación de la economía norteamericana: "La razón por la que estamos donde estamos es porque pasamos una recesión, fuimos atacados y estamos peleando una guerra".

Pocos le creyeron en esta ocasión. Ni la recesión del 2001, ni los problemas de la economía son causas de los problemas existentes. Por el contrario, son consecuencias del mal manejo de la política interna de su administración y, en mayor grado, por los enormes gastos en que ha incurrido por mantener una dudosa guerra internacional contra el terrorismo, cuya máxima expresión han sido los criminales ataques contra Irak y Afganistán. ¿Cómo sostener sana la economía de una nación que el año pasado destinó la asombrosa cifra de 87 000 millones de dólares de manera extraordinaria para sostener esta criminal contienda bélica?

Como para contrarrestar las esperadas críticas a su nuevo presupuesto, Bush se apresuró en comentar sus "esfuerzos" por reducir dicho déficit: Según él, se plantea una política encaminada a lograr la reducción del mismo de los 521 mil millones de USD a 239 mil millones para el año 2009. Arriesgándose aún más, proclamó una reducción a 364 mil millones para el próximo año sin incluir, desde luego, los 50 mil millones que representan los gastos de guerra en Irak y Afganistán. Esta incongruencia desbarata su pretendido plan de reducción para el próximo año a 364 mil millones ya que, de lograrse en realidad, sólo llegaría hasta los 414 mil millones esta pretendida y casi imposible reducción.

Por supuesto, otro gran error de Bush es no contar con la insegura marcha de la guerra en Irak y Afganistán, países en los que las acciones de la resistencia se tornan cada vez más espectaculares y dañinas para los ocupantes norteamericanos y sus cómplices de otras naciones. De continuar así las cosas, mucho más dinero del planificado habrá de desembolsarse, lo que acrecentaría aún más el déficit presupuestario que sufre la nación.

Cuando uno analiza estas asombrosas cifras ¾a las que se suman los 401 millones para mantener los Cuerpos de Paz, probados instrumentos de penetración norteamericana en otras naciones; los 731 millones para financiar la lucha anti narcóticos de la Iniciativa Andina contra las Drogas; los 836 millones para proteger las fronteras norteamericanas; los 659 millones de USD para reforzar la protección a las embajadas estadounidenses, así como los 650 millones para "apoyar" las operaciones de la ONU para el mantenimiento de la paz¾, no puede menos que preocuparse.

¿Qué queda entonces para las urgentes necesidades de los pobres en Norteamérica? ¿Cómo serán, entonces, los programas de ayuda a los necesitados y las esenciales urgencias de la salud pública y la educación?

No cabe la menor duda, pues, que un detallado examen del presupuesto de Bush para el año fiscal 2004-2005 se ha elaborado a costa de los propios norteamericanos. Las siguientes cifras así lo atestiguan:

· 63 programas gubernamentales, 38 de los mismos vinculados a la educación, serán desaparecidos con vistas a ahorrar 4,900 millones de dólares. No cabe la menor duda que, en este caso, miles de niños norteamericanos sufrirán la pérdida de sus aulas y beneficios como consecuencia de la carrera guerrerista de su presidente. Las nuevas víctimas no serán ya sólo Ahmed o Mahmoud, sino también John, Amy o cualquier niño pobre de los Estados Unidos.

· Recortes presupuestarios de 481.9 millones de USD a la irrisoria cifra de 97 millones para los programas orientados a la Policía Comunitaria. ¿Cómo es posible hacer esto, me pregunto, en un país donde el crimen ha ascendido a cifras alarmantes? ¿Qué pretendida seguridad interna se puede lograr cuando se dejan indefensas las calles, escuelas y barrios de la nación?

· Reducción del presupuesto para construcción de Acueductos de 1,700 millones a 1,300 millones de dólares.

· Reducción de los programas ambientales de la nación en un 8,9 %, lo que representa la pérdida de fondos en 450 millones de dólares. Como consecuencia de ello, no cabe la menor duda, los niveles de contaminación ambiental afectarán aún más a los norteamericanos.

· Recorte en 335 millones de dólares para los programas de ayuda a los gobiernos locales para el mejoramiento de los sistemas de procesamiento de aguas albañales, agua de lluvia y potabilización.

· Mientras destina un abultado presupuesto para la NASA de 16,000 millones de dólares con el propósito de financiar el regreso a la Luna, exploración del sistema solar y el Proyecto Marte, lo que representa un incremento del 5,6 % con respecto al 2004, Bush deja irresueltas muchas necesidades de su nación. El recorte presupuestario en 38 programas vinculados a la educación, las artes, el enfrentamiento al abuso del alcohol, prevención de la deserción escolar y otros importantes asuntos como el Programa Even Start para mejorar las habilidades de lectura de los niños pobres, afectados en cerca de 1,400 millones de dólares, cierra las puertas a la solución de significativos problemas sociales por resolver.

La nación en general sintió estupor y preocupación ante el anuncio presupuestario de George W. Bush. Todos, salvo los halcones de la guerra y los grandes monopolios del complejo militar, se sintieron defraudados. No había dudas, pues, que esta vez el presidente había re-orientado sus ansias destructivas hacia la propia Norteamérica.

Las reacciones y críticas encendidas, por supuesto, no se hicieron esperar.

"Hoy el presidente dio a conocer un presupuesto que ahonda los déficits que sus políticas han contribuido a crear", señaló el representante demócrata John Spratt, miembro del Comité de Presupuesto de la Cámara.

Bush es "el Presidente fiscalmente más irresponsable en la historia de nuestra nación", dijo el senador Kent Conrad, demócrata por Dakota del Norte.

"Este presupuesto no sólo estafa nuestro ambiente, sino que es un desafío al rol de nuestra nación como líder ambiental mundial", manifestó el senador independiente James Jeffords.

Por su parte, Ted Kennedy, demócrata por Massachusetts, afirmó que este presupuesto era "el más anti-familia, el más anti-trabajador, anti-atención de salud y anti-educación de los tiempos modernos".

No faltaron reacciones airadas en los principales diarios norteamericanos. El New York Times, en un artículo titulado "El presupuesto de Pinocho", define al mismo como un "ejercicio de cinismo en año electoral".

Más adelante señala dicho rotativo que los republicanos "están perdiendo su reputación con los votantes acerca de su integridad fiscal".

El propio Washington Post señaló al respecto: "La propuesta de Bush es una obra maestra de política presupuestaria deshonesta y de gobierno irresponsable".

Otro importante medio, el Wall Street Journal destacó que Bush "quiere que el Congreso elija entre las armas y la mantequilla".

Las reacciones seguirán surgiendo y Bush se encontrará más acorralado que antes como resultado de su irracional manera de dirigir a su nación. Por nuestra parte nos sentimos más preocupados por las consecuencias de esta política presupuestaria que desembocará, sin lugar a dudas, en nuevas amenazas para la paz mundial y en un reforzamiento de la hegemonía norteamericana en el mundo de hoy. Sin embargo, confío en que los propios norteamericanos tomen conciencia de que a ellos los han colocado en el triste papel de víctimas cuando se apruebe este absurdo presupuesto.


Anarquismo - Antiglobalización  -  Antivirus  -  Archivo Sonoro  -  Argentina  -  Bibliografía/Citas  - Brasil - CGT - CCOO -   Ciencia - CineColombia -  Contactos / Foro - Convenios ColectivosConvocatorias  - Convocatorias defensa FERROCARRIL  -  Correo recibido  -  Chile  -  Cuba  -  Documentos -  Documentos militante -  Ecología -  Economía -  Empleo -  Enlaces -  EE.UU. -  EuropaFormación -  Fotografía - HumorHUELGA GENERAL  - Infancia - LegislaciónLiteratura  - Memoria HistóricaMéxico - Mujer-   Mundo Insurgente - Mundo del Trabajo -   No Fumar -  Organigrama -  Palestina -  Plan de trabajo -  Prensa -  Problema Español -  Profesionales y Comunistas -  Resoluciones  - Sáhara Occidental - Salud - SIDA - Sexualidad -   Software Libre -  Venezuela -  XVI Congreso Federal y  -  VI Congreso de Madrid - Yugoslavia
Volver a la página de inicio

Novedades


Sito Web de la Agrupación de Profesionales y Técnicos del Partido Comunista de Madrid  http://www.profesionalespcm.org 
Los comentarios son bienvenidos
(profpcm@profesionalespcm.org): Carta a profpcm@profesionalespcm.org
Teléfono: (+34) 91 539 20 05 Fax. 91 539 03 37
Domicilio Social: C/Fray Luis de León, 11 - Esc. 2-2º (28012) Madrid. 

Envíanos tu aportación, o comentarios via formulario. PAGINA PRINCIPAL DE WWW.PROFESIONALESPCM.ORG
Recomendado reproducir material citando su procedencia..

Gracias por no fumar en los lugares comunes - http://tobacco.who.int GRACIAS POR NO FUMAR EN LUGARES COMUNES