ECOLOGÍA cebrita con velo en un acuario doméstico, ya que en el mar y los ríos sólo tienen lugar la contaminación y el petróleo - Réquiem por el bello punto azul llamado Planeta Tierra  
El transporte motorizado afecta negativamente a la salud con accidentes, contaminación atmosférica y ruido

Queridas amigas y amigos,

el transporte afecta negativamente a la salud con accidentes, contaminación atmosférica y ruido, y esto deberá ser tomado en consideración tanto en la reunión estatal de Plataformas Ciudadanas Promotoras del Ferrocarril, convocada por la Plataforma pel Ferrocarril del País Valencià los días 8 y 9 de marzo de 2003 en Valencia, como en la movilización europea del 14 de marzo de 2002 por la seguridad y contra las privatizaciones en el ferrocarril.

El informe elaborado de forma conjunta por la Comisión Económica de Naciones Unidas para Europa y la OMS reconoce la importancia del transporte no motorizado y afirma que es necesario elevar la utilización de la bicicleta y el desplazamiento a pie a la categoría de “verdaderos modos de transporte”.

Dicho informe reconoce asimismo que los derechos de los peatones y los ciclistas deberían ponerse al mismo nivel de los derechos de los conductores y pasajeros de los automóviles.

A pesar de que cada ciudadano europeo es un peatón y que actualmente el 5 por ciento de las distancias recorridas durante los viajes realizados dentro de la UE se efectúan en bicicleta (cinco veces más que los efectuados en tren y 50 veces más que los efectuados en avión), el transporte no motorizado aún no forma parte de la política común de transportes de la UE, y dicha modalidad de transporte no está recogida en el Libro Blanco sobre la política común de transporte.

El transporte no motorizado puede desempeñar un papel importante a la hora de proporcionar una respuesta a muchos de los problemas de salud. Por un lado, reduciría el nivel de contaminación y congestión y, por otro, contribuiría a fomentar la movilidad física. El 50 por ciento de los trayectos recorridos durante los viajes realizados dentro de la UE son inferiores a 5 km. Ir en bicicleta o caminar constituyen en estos casos una alternativa realista. Las actividades de fomento de la utilización de la bicicleta y del desplazamiento a pie pueden contemplarse, por tanto, como un componente olvidado en el transporte comunitario actual y en la política de salud, y podrían investigarse como un conjunto de medidas de actuación complementarias a las iniciativas estatales, nacionales o regionales, respetando así los principios de subsidiariedad y adicionalidad.

Por ejemplo, a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional, la Comunidad realiza contribuciones económicas al coste de proyectos locales y regionales de transporte. El apoyo comunitario a dichos proyectos debería estar supeditado al establecimiento de unas disposiciones adecuadas para todos los usuarios del sistema de transporte, incluyendo la utilización de la bicicleta y el desplazamiento a pie.

Mediante el programa TEN, los Fondos de Cohesión y el ISPA, la Comunidad realiza contribuciones económicas al coste de proyectos de planificación de conexiones europeas de larga distancia, tanto por carretera como ferroviarias, que atraen una parte del tráfico rodado que previamente circulaba por carreteras que cruzaban o pasaban cerca de las zonas urbanas. El apoyo comunitario a dichos proyectos debería estar supeditado a la identificación del volumen de tráfico que podría ser desviado de este modo y a una adecuada planificación de los espacios que pudieran quedar libres de automóviles en dichas zonas urbanas y susceptibles de ser reutilizados como espacios en los que se pudiese desarrollar un transporte sostenible que incluyese el transporte público y los desplazamientos a pie y en bicicleta. De lo contrario, el espacio que quedara libre de automóviles se utilizaría simplemente para la realización de nuevos trayectos locales efectuados en este mismo medio de transporte.

La Comisión ha emprendido recientemente un proyecto piloto que pretende evaluar las políticas estatales referentes al uso de la bicicleta y en el que participan las autoridades de los Países Bajos, Escocia, Finlandia y la República Checa. También ha centrado su atención en las buenas prácticas relativas al uso de la bicicleta y a los desplazamientos a pie en su programa de evaluación por parte de las autoridades locales y regionales (the Citizens).

Los peatones y los ciclistas son las víctimas más vulnerables de los accidentes de tráfico, hasta tal punto que el temor a sufrir un accidente es una de las principales razones por las que numerosas personas no deciden ir caminando o en bicicleta en sus desplazamientos. Por consiguiente, al mismo tiempo que los responsables de la política de transportes de la UE deberían elaborar una serie de medidas que fomenten el uso de la bicicleta y los desplazamientos a pie, deberían también dar prioridad a los ciclistas y a los peatones en sus estrategias de reducción del número de accidentes de tráfico.

Dos medidas concretas se proponen en el Parlamento Europeo para contribuir a la integración de las políticas de transporte y de salud. La primera consistiría en la introducción de una serie de valoraciones de las repercusiones sobre la salud de los proyectos y políticas de transportes, que constituye probablemente la única iniciativa de importancia que podría contribuir a integrar las políticas de transporte y de salud, a la vez que serviría para minimizar las repercusiones negativas del transporte sobre la salud. La segunda medida sería el fomento de la utilización de la bicicleta o de los desplazamientos a pie, que tendría una enorme repercusión a la hora de incrementar al máximo los efectos positivos de la política de transporte sobre la salud.

Los principales problemas de salud debidos al transporte se refieren a los accidentes, la reducción de la calidad del aire por las emisiones de gases nocivos, el ruido y la reducción de ejercicio físico.

La relación existente entre el transporte y la salud se ha centrado hasta el momento, fundamentalmente, en la adopción de medidas encaminadas a reducir el número de accidentes. Esto no es sorprendente. En 2000, los accidentes de tráfico provocaron más de 40.000 muertes y más de 1,7 millones de heridos en la Unión Europea.

Pero el transporte se ha convertido actualmente en la fuente principal de contaminación atmosférica en las zonas urbanas. A pesar de las mejoras logradas en las pasadas décadas en lo que respecta a la calidad del aire en Europa, cerca del 90 por ciento de la población asentada en los núcleos urbanos sigue estando expuesta a unos niveles excesivos de partículas, NO2, benceno y ozono troposférico en el aire. La emisión de estos gases afecta a las funciones respiratorias y provoca también otras alteraciones de la salud y enfermedades como cáncer y patologías cardiovasculares. Aunque los automóviles actuales son relativamente menos contaminantes, en términos absolutos la contaminación ha aumentado debido al incremento del número de automóviles, algo que se une al incremento de la duración y número de viajes realizados.

Un estudio reciente pone de manifiesto que la contaminación atmosférica provoca una mayor tasa de mortalidad que la provocada por los accidentes de tráfico. La calidad del aire en el interior de los automóviles constituye asimismo una fuente de enorme preocupación, puesto que los estudios realizados al respecto demuestran que, en contra de la creencia popular, los niveles de contaminación que se generan cuando el tráfico es lento son realmente mayores en el interior que en el exterior del automóvil.

El tráfico de automóviles y camiones constituye la fuente principal de la exposición de las personas al ruido, excepto en el caso de aquéllas que viven en la proximidad de aeropuertos y ciertas vías férreas. Cerca de 120 millones de personas en la UE (más del 30 por ciento de la población total) están expuestas a niveles de ruido, generado por el tráfico de automóviles y camiones, que superan los 55 dB y más de 50 millones a niveles que superan los 65 dB, lo que produce graves molestias y alteraciones del lenguaje y el sueño. El ruido puede afectar también a la capacidad de concentración y a la memoria y puede provocar estrés e, indirectamente, alteraciones cardiovasculares.

En el primer mundo la inactividad física es el segundo factor de riesgo más importante para la salud. Como demuestra el informe de síntesis elaborado de forma conjunta por la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa y la OMS, la vida sedentaria está íntimamente asociada al uso del automóvil. Sin embargo, media hora de ejercicio físico moderado al día (como caminar o ir en bicicleta) produciría una disminución del 50 por ciento en el riesgo de padecer una enfermedad coronaria, diabetes del adulto y obesidad.

Al mismo tiempo, la Comisión Europea DG Tren (Transporte y Energía) borró todos los datos relativos al tráfico de bicicletas en Europa de su sitio en internet y de su publicación "2001 EU Transport in Figures pocketbook".

En una carta conjunta a Loyola de Palacio, vicepresidenta de la Comisión Europea y comisaria de Transporte y Energía, las entidades Colibi, Coliped, ECF y Etra, representando, respectivamente, a los fabricantes europeos de bicicletas y accesorios, a los usuarios europeos de la bicicleta y a los comerciantes del mundo de las dos ruedas, preguntaron a la DG Tren acerca de la supresión de tan importantes datos e insistieron en la reintroducción de las estadísticas referentes al transporte en bicicleta en las referidas publicaciones.

Es necesario que dichas estadísticas aparezcan en el sitio en internet de DG Tren para comprender el papel de la bicicleta en los actuales patrones de movilidad.

Además, las estadísticas sobre el tráfico de bicicletas animarán a diferentes departamentos de la Comisión Europea a tomar la bicicleta en consideración en el desarrollo y realización de sus respectivas políticas. Más aún, ello reflejaría la implicación de la Comisión Europea con todos los modos de transporte.

En la Unión Europea, el cinco por ciento de todos los desplazamientos se realizan en bicicleta. Sin embargo, en algunos de sus Estados miembros este porcentaje es mucho mayor, como en los Países Bajos, 28 por ciento, Dinamarca, 18 por ciento, Suecia, 12 por ciento, y Alemania, 10 por ciento.

Os adjunto el informe del Parlamento Europeo sobre las repercusiones del transporte en la salud presentado por la ponente Caroline Lucas en la Comisión de Política Regional, Transportes y Turismo.

Recibid un fuerte abrazo,

José Luis Ordóñez Coordinador del Área Federal de Ecología de Izquierda Unida 
Láncara lancara@ordoniez.looptele.com 


DOCUMENTO QUE SE CITA EN EL MENSAJE:

INFORME al Parlamento Europeo sobre  las repercusiones del transporte sobre la salud pública
(2001/2067(INI))
Comisión de Política Regional, Transportes y Turismo
Ponente: Caroline Lucas
22 de enero de 2002
14 páginas formato PDF, 177 Kbytes


  Antiglobalización  -  Antivirus  -  Archivo Sonoro  -  Argentina  -  Bibliografía/Citas  -  Ciencia - CineColombia -  Contactos / Foro -  Convocatorias  -  Correo recibido  -  Chile  -  Cuba  -  Documentos -  Documentos militante -  Ecología -  Empleo -  Enlaces -  EE.UU. -  Formación -  Fotografía -  HUELGA GENERAL   - LegislaciónLiteratura  - México   Mundo Insurgente -  No Fumar -  Organigrama -  Palestina -  Plan de trabajo -  Prensa -  Problema Español -  Profesionales y Comunistas -  Resoluciones - SIDA - Sexualidad -   Software Libre -  Venezuela -  XVI Congreso Federal y  -  VI Congreso de Madrid
Volver a la página de inicio

Novedades


Sitio Web de la Agrupación de Profesionales y Técnic@s del Partido Comunista de Madrid - http://www.profesionalespcm.org 
Los comentarios son bienvenidos
(profpcm@profesionalespcm.org): Carta a profpcm@profesionalespcm.org
Teléfono: (+34) 91 539 20 05 Fax. 91 539 03 37
Domicilio Social: C/Fray Luis de León, 11 - Esc. 2-2º (28012) Madrid. 
Domicilio

Accesos a esta página desde el 2 de junio  de 2002:
  Envíanos tu aportación, o comentarios via formulario.
Recomendado reproducir material citando su procedencia..Impreso en papel reciclado y reciclable