ECOLOGÍA

El naufragio del Prestige

ES UNA CATASTROFE SOCIAL

 

Roberto Laxe

Suplemento de A Luchar por el Socialismo n.º 9 (Publicación del PRT-Izquierda Revolucionaria)

 

El naufragio del Prestige ha puesto de manifiesto la ineptitud con la que han actuado las autoridades, tanto gallegas como centrales, limitándose sólo a alejar al barco de las costas, paseándolo por delante de las rías con el único objetivo de lavarse las manos alejándolo de las aguas territoriales españolas. Como era evidente que el barco, de puro viejo, no llegaba a África (donde lo podrían vaciar impunemente) entonces no se les ocurrió otra brillante idea que dejar que se hundiese en medio del Atlántico, dejando así una bomba de relojería ecológica que puede estallar en cualquier momento.

El gobierno español, haciendo buena la idea de que "su España" empieza y acaba en los intereses del capital más "españolista", ni se molestó en visitar la zona y fue el ministro de Agricultura y Pesca, Arias Cañete, el que mejor lo expresó al decir que "no hay riesgo de catástrofe pesquera y ecológica". ¡Un barco viejo, que no servía ni para almacén, se pasea por las rías gallegas soltando fuel y no hay riesgo de catástrofe! Esta afirmación define bien la idea que estos gobernantes tienen de la "vertebración de España". En su sillón de ministro de Madrid no había ningún riesgo, pero desde las playas y las costas de Caion, Malpica, Muxia, Laxe, etc, las cosas eran bien distintas: el marisco y el pescado, medio de vida de miles de trabajadores, se iba al garete. Este ministro por el simple hecho de mentir ante una catástrofe de este calibre –algunos dicen que superior a la del Exxon Valdez en Alaska- debe dimitir de inmediato.

Asimismo, es inadmisible que se vuelva a hablar de "catástrofe natural" ante un hecho que ya es repetitivo: el Urquiola, el Casón, el Erkowizt, el Mar Egeo y ahora el Prestige. Estos son sólo los ejemplos más sangrantes y dramáticos de la situación de una costa donde, en los últimos cien años, ha habido 200 naufragios y que soporta uno de los tráficos marítimos más importantes del mundo.

Que en Galicia no haya ningún remolcador capaz de mover un petrolero, teniendo una refinería en A Coruña y con el tráfico que tienen sus costas, que Salvamento Marítimo no tenga aquí su sede con los antecedentes que tiene, esta costa pone de manifiesto que a las autoridades españolas les importa bien poco que 600 barcos con mercancías peligrosas pasen todos los días por estas costas o que el 80% del petróleo que se consume en el Norte de Europa pase a menos de 200 millas de Finisterre. Mientras Galicia siga como reserva de mano de obra para la construcción, como suministradora de leche, de pescado, de energía eléctrica, etc, su papel dependiente en la España de Mayor Oreja y Aznar seguirá siendo el mismo.

Este es el primer motivo de lo que sucede. Las políticas que afectan a sectores estratégicos de Galicia, como la pesca y todos los asuntos relacionados con el mar, se deciden en Bruselas y Madrid, y la Xunta no pinta absolutamente nada en la toma de decisiones.

En todo el movimiento de autoridades pasándose la "patata caliente" de la marea negra, hay un problema de fondo que se toca de rondón, como un asunto menor: el barco tenía bandera de conveniencia, es decir, que su propietario -el armador griego, un ciudadano de la Unión Europea-, para ahorrarse dinero en el mantenimiento del barco y en las condiciones de trabajo de los marineros, lo matriculó en un país donde no existe el menor control sobre ambos aspectos. Por esto, es una cortina de humo la detención del capitán del barco; el verdadero responsable es el armador y es a éste a quién hay que encarcelar.

Ante situaciones de este tipo, todos los gobiernos europeos, con el español a la cabeza, critican los países donde se matriculan estos barcos, países que acostumbran a ser también paraísos fiscales (Bahamas, Bermudas, Islas Caimán, etc.), pero nadie hace nada por que estos "estados fantasmas" desaparezcan; al fin y al cabo, los armadores de todo el mundo -no sólo los griegos, también los españoles y los gallegos sin ir más lejos- matriculan muchos de sus barcos en esos países. Esta claro que no van tocar un sector empresarial tan poderoso ni a las grandes multinacionales petroleras que utilizan sus servicios.

Con esta maraña de intereses de por medio al final, las supuestas "catástrofes naturales" se convierten en sociales, y en este caso especialmente para los marineros y mariscadores, por lo que todas las organizaciones sindicales, políticas e sociales, cofradías de pescadores, etc. deben movilizarse exigiendo responsabilidades al gobierno central y a la Xunta, por su incapacidad manifiesta para solucionar una grave crisis, para garantizar ingresos justos para todos los afectados de manera directa, mariscadores y marineros da zona, ya sean estos con carné o sin el, así como trabajadores indirectos (camioneros, vendedores, etc.); es decir de los que van a perder su medio de vida, sus ganancias de estos meses de mariscar, del percebe, que les permitía vivir casi todo el año, de los marineros de bajura que no podrán salir por estar el mar lleno de fuel o petróleo.

Para las tareas de limpieza se está utilizando al ejército y a voluntarios lo que, en última instancia, sólo sirve para que las arcas públicas se ahorren dinero eludiendo sus responsabilidades directas. La catástrofe social que supone el naufragio tiene como consecuencia directa la pérdida de miles de puestos de trabajo, por esto es imprescindible exigir de la Xunta la creación de bolsas de trabajo para la contratación de todos aquellos que por su ineptitud van a perderlo, bajo el control de las organizaciones sindicales y los organismos populares que puedan surgir (asambleas de pueblo, etc.) .

Pero quedan muchos Prestiges navegando por todo el mundo, y de nada vale el cierre de fronteras: el mar no tiene compartimentos estancos; eso es lo que pensó el gobierno de Aznar sacándolo de aguas territoriales pero el petróleo se mueve por las corrientes y el viento, no por las leyes internacionales.

Mientras estos "cascarones de nuez" estén sobre el mar se ponen en peligro poblaciones enteras. Un accidente de este tipo se puede dar en cualquier lugar, aunque ciertos sitios como Galicia, por su situación geográfica, o el llamado "tercer mundo", donde resultan menos llamativos por su dependencia económica y política de las potencias imperialista, sean más vulnerables.

Por su parte, las multinacionales del petróleo y los armadores hacen su agosto matriculando los barcos en los paraísos capitalistas. La garantía de que no van a dejar el océano lleno de bombas de relojería, de acabar con la superexplotación que soportan los marineros de estos buques, con los salarios de miseria sin el menor derecho laboral es prohibiendo absolutamente las banderas de conveniencia y expropiando a los armadores que las utilicen.

Pero no serán los organismos internacionales como la UE los que garanticen esta prohibición. Los gobiernos de la UE, sus compañías petroleras (Royal Duch, Repsol, Total Elf Aquitaine, etc.), sus armadores, son los primeros interesados en la existencia de esos "paraísos·capitalistas" que les permiten abaratar costes en el transporte del petróleo. Sólo podemos confiar en la movilización de los trabajadores y los pueblos afectados.

 

A Coruña, 22 de noviembre de 2002


  Antiglobalización  -  Antivirus  -  Archivo Sonoro  -  Argentina  -  Bibliografía/Citas  -  Ciencia - CineColombia -  Contactos / Foro -  Convocatorias  -  Correo recibido  -  Chile  -  Cuba  -  Documentos -  Documentos militante -  Ecología -  Empleo -  Enlaces -  EE.UU. -  Formación -  Fotografía -  HUELGA GENERAL   - LegislaciónLiteratura  - México   Mundo Insurgente -  No Fumar -  Organigrama -  Palestina -  Plan de trabajo -  Prensa -  Problema Español -  Profesionales y Comunistas -  Resoluciones - SIDA - Sexualidad -   Software Libre -  Venezuela -  XVI Congreso Federal y  -  VI Congreso de Madrid
Volver a la página de inicio

Novedades


Sito Web de la Agrupación de Profesionales y Técnicos del Partido Comunista de Madrid  http://www.profesionalespcm.org 
Los comentarios son bienvenidos
(profpcm@profesionalespcm.org): Carta a profpcm@profesionalespcm.org
Teléfono: (+34) 91 539 20 05 Fax. 91 539 03 37
Domicilio Social: C/Fray Luis de León, 11 - Esc. 2-2º (28012) Madrid. 
Domicilio

  Envíanos tu aportación, o comentarios via formulario.
Recomendado reproducir material citando su procedencia..Impreso en papel reciclado y reciclable