Documentos del militante 

IZQUIERDA UNIDA ANTE EL NUEVO CURSO POLÍTICO
HACIA LA VIIª ASAMBLEA FEDERAL

RESOLUCIÓN APROBADA DEL CONSEJO POLÍTICO  FEDERAL DE
IZQUIERDA UNIDA

(Aprobada con todos los votos a favor, excepto 2 votos en contra y 2 abstenciones)

19 de Julio de 2003

El nuevo curso político se anuncia lleno de sobresaltos y de posibilidades.

Despues de las elecciones municipales, el PP intenta romper el reflejo politico de la movilizacion social. Continuan las mentiras sobre la guerra y el gobierno implica directamente a España en la ocupacion militar de Iraq. En la Comunidad de Madrid, el PP se insubordina contra la mayoria, mostrando lo peor de su modelo especulativo de crecimiento, negando el derecho constitucional a la vivienda y frenando la investigacion judicial con la injerencia del ministerio fiscal.

Ante las elecciones

El contexto internacional, en el que también se mueve España, se caracteriza por una coyuntura económica entre el estancamiento y la recesión; por la profundización de las políticas neoliberales y los ataques al Estado del bienestar y a las libertades y derechos civiles; por la globalización autoritaria y, frente al derecho internacional, el uso ilegal de la guerra preventiva como instrumento de hegemonía política y de control de los recursos naturales. En este proceso incipiente, el presidente Aznar se ha puesto al frente de la contrarrevolución conservadora y atlantista, actuando en conjunción con Tony Blair como caballo de Troya de la Administración Bush en Europa.

Las elecciones del 25 de Mayo y el debate sobre el estado de la Nación indican que, pese a la movilización social y al deterioro de su credibilidad, el PP ha recuperado la iniciativa, con fuertes dosis de propaganda. El PP ha resistido el embate de la huelga general, la guerra y el Prestige. Aunque ofrece síntomas de fatiga, mantiene un amplio respaldo de las clases medias con un discurso basado en la eficacia de la gestión, la reducción de impuestos directos, el orgullo nacional-patriótico, la utilizacion partidista de la politica antiterrorista y la defensa de la unidad de España frente a las veleidades nacionalistas. La derecha desde el poder está configurando un bloque donde al viejo conservadurismo social y a los residuos franquistas, se han añadido sectores empresariales y capas medias que propiciaron las políticas neoliberales y se han beneficiado de ellas.

Los medios de comunicación publicos controlados por el gobierno son utilizados como plataforma de propaganda del PP, presentando un pais irreal, monopolizando el discurso politico y censurando las posiciones criticas.

En el debate sobre el estado de la Nación, Aznar no ha dado respuestas ni asumido responsabilidades. No ha dado respuesta a los dos millones de parados ni a la mitad de las familias españolas, que tienen dificultades para llegar a fin de mes. Tampoco a esa mayoría que no puede acceder a una vivienda digna porque su precio ha triplicado desde que gobierna el PP. No ha ofrecido ninguna perspectiva de mejora a los jóvenes y a los cuatro millones de asalariados con contratos precarios, ni a los trabajadores con un salario mínimo de 450,96 euros, la mitad de la media europea. Silencio también para los cientos de miles de ancianos que esperan en vano su plaza en una residencia. No ha dado respuesta a los agricultores preocupados por la reforma de la PAC, frente a la que se han pronunciado las organizaciones sindicales y cooperativas más representativas. Tampoco hubo reacción del presidente Aznar ante los 15.000 despidos programados en Telefónica, a los que se anuncian en Renfe y a la amenaza que pesa sobre 72.000 empleos del sector textil, amenazado de colapso por la liberalización del sector. Tambien cabe apuntar la flagrante precarizacion laboral que se viene produciendo en el sector de las telecomunicaciones de nuestro pais, la dispersion y deslocalizacion de que vienen siendo objeto empresas como Valeo. Todo ello respondiendo a una politica que el gobierno auspicia y avala, de masificacion de beneficios y de destruccion sistematica de empleos con derechos para sustituirlos por empleos precarios y sin derechos basicos; una politica que genera un gravisimo deterioro social, laboral y economico para los intereses de la inmensa mayoria de la sociedad. Por todo ello, son urgentes politicas de empleo de calidad, favoreciendo e impulsando, a la vez, una dinamica social de respuesta de acuerdo con el movimiento sindical de nuestro pais.

A partir de septiembre, el PP endurecerá su política económica a través de la Contrarreforma Tributaria, la nueva ley presupuestaria con la obsesión del déficit cero y la injusticia fiscal, el proceso de liberalización del transporte ferroviario, las privatizaciones, en un contexto de enfriamiento económico, incremento del paro y de la precariedad, con regulaciones masivas de empleo. El Círculo de Empresarios quiere más y exige la privatización parcial del INEM, el abaratamiento del despido y que los parados cobren un poco menos cada mes para "incentivar" la búsqueda de empleo. Todo ello, en medio de una preocupación creciente por el rodillo parlamentario y el control gubernamental sobre la Justicia, el retroceso de las libertades y la participación ilegítima de tropas españolas en la ocupación colonial de Iraq. El PP, además, tendrá que resolver en otoño el problema de la sucesión, enturbiado por la confrontación que aflora en Madrid entre Rodrigo Rato y Alberto Ruiz-Gallardón y por el problema de bicefalia que puede plantearse en el futuro entre Aznar como presidente del partido y el candidato a la presidencia del gobierno.

El PSOE, aunque ha superado en votos al PP, ha recibido avisos muy significativos en comunidades y municipios donde gobernaba, a veces con unas alianzas contradictorias. Ahora se encuentra en la disyuntiva de ampliar su espacio apoyándose en la movilización social, aunque sea desde el centro-izquierda, o de regresar a los pactos con el PP para disputarle el voto moderado. El hecho de que haya renunciado a presentar una enmienda a la totalidad de la Ley de Extranjería parece indicar un retorno a la vieja estrategia pactista. La crisis de Madrid, con el retorno del fantasma de la corrupción, traslada la imagen de un partido con dificultades para gestionar los resultados electorales y profundizar en su renovación interna, sumido en la parálisis, sin iniciativa política que le consolide como alternativa de gobierno. Si no lo remedia, el PSOE seguirá preso de su estrategia de pactos y acuerdos con el PP. Aunque se ha dado cuenta de que está siendo utilizado por la derecha, ha reaccionado tarde y no atina en la definición de un perfil propio de oposición. El pacto sistemático desdibuja la necesaria alternativa de izquierdas, legitima la política del PP, desmoviliza los sectores más críticos y desmotiva a los más pasivos que, sencillamente, no ven razones para cambiar lo que hay. Además, los acuerdos bipartidistas excluyentes alejan a los nacionalistas democráticos, aliados necesarios en la construcción de la alternativa al Régimen del PP. Esta evolución depende de la dinámica de movilización y del empuje unitario de IU desde posiciones de izquierdas.

IU, tras detener su caída y superar los resultados de 1999 y 2000, ha iniciado su recuperación con una política de confrontación con la derecha. Hemos recuperado pulso, consistencia y credibilidad. En el nuevo período que se anuncia, nos proponemos intensificar nuestra oposición al régimen instaurado por el PP, impulsando propuestas de regeneración democrática y de participación política y planteando la necesidad de un giro social en la política española. Frente a la contrarrevolución conservadora en curso, y con la mirada puesta en la construcción de una alternativa política de izquierdas y de progreso, IU se propone dedicar sus mejores energías a la articulación entre los movimientos sociales y la política, con una voluntad transformadora y alternativa. Nos proponemos desarrollar este proceso unitario desde la identidad de nuestro proyecto, reforzando el perfil independiente y soberano de IU.

 

Retomar la movilización, con la mirada en el horizonte de 2004

A partir de septiembre, manteniendo la ilusion, presentaremos nuestras alternativas en materia de política fiscal y presupuestaria retomaremos la más intensa movilización desde la izquierda, demostrando su utilidad en torno a los objetivos de empleo y progreso social, en defensa de la escuela pública laica y en contra de la participación de España en la ocupación colonial de Iraq. También potenciaremos las nuevas perspectivas de movilización que se abrirán en el II Foro Social Europeo que se celebrará del 12 al 16 de noviembre en los municipios parisinos de Saint-Denis, La-Villette, Bobigny e Ivry.

1) Con nuevas acciones y movilizaciones, queremos contribuir desde España al reforzamiento del movimiento antiglobalizacion, del movimiento social mundial por la Paz, la democracia y la justicia social. El Foro Social Mundial, el Foro Social Europeo y la construcción de una formación política europea de la izquierda transformadora y alternativa serán nuestros principales referentes en ese camino.

En España, la entrada en política de los más jóvenes posibilita su implicación activa en los movimientos y representa un acicate para el establecimiento de una nueva relación entre lo social, lo político y lo cultural.

Las movilizaciones del año transcurrido tuvieron una traducción política parcial en las elecciones del 25 de mayo. El Gobierno pretende fracturar a la izquierda sirviéndose de la situación en Euskadi y de un enfoque xenófobo y represivo de la política de inmigración. Al mismo tiempo, pretende que la conspiración de Madrid y las mentiras de la guerra rompan la politización y desactiven la movilización.

2) Para conjurar las maniobras del gobierno, IU desarrollará una estrategia orientada, desde la oposicion al PP, hacia

la movilización política contra la participación militar de España en la ocupacion de Iraq;

la movilización social en defensa de los servicios públicos (educación, sanidad, etc.), por la estabilidad y la calidad del empleo, el acceso a la vivienda, por nuevas políticas de integración de los inmigrantes, por el reforzamiento de las políticas medioambientales (Plan Hidrológico, Cambio Climático);

y el despliegue del Foro Social en España, en Europa y en el mundo, frente al Acuerdo General del Comercio y los Servicios y las medidas de liberalización proyectadas en Cancún..

Nuestra estrategia tendrá un momento clave durante el debate de los Presupuestos Generales del Estado para 2004.

3) Antes de las elecciones legislativas, la VII Asamblea federal de IU, por su carácter unitario, por su voluntad de cambio y por su renovación programática, será un trampolín para el relanzamiento político de IU y su despliegue en red, en el seno de la sociedad, como fuerza ecopacifista y socialista que defiende la pluralidad, el federalismo, la paridad entre los géneros y el reconocimiento de los derechos sociales y civiles de los inmigrantes y de las demás minorías.

Estas serán nuestras prioridades:

Los despidos masivos y las regulaciones de empleo que se anuncian en Renfe, en empresas privatizadas como Telefónica y en distintos sectores económicos, junto a las amenazas que se ciernen sobre las pensiones, requieren una respuesta contundente a favor del empleo estable y de calidad, y en defensa de las prestaciones sociales. Esto implica la exigencia de un verdadero giro social, que ha de redundar, muy particularmente, en beneficio de los jovenes.

La inclusión de la enseñanza obligatoria de la religión católica en el sistema educativo, con igual consideración que las demás asignaturas y con profesores nombrados y despedidos a dedo por la Conferencia Episcopal, ha sido percibida por una parte importante de la ciudadanía como una decisión preconstitucional que nos retrotrae a otros tiempos en los que no existía la separación del Estado y de la Iglesia. La defensa de la escuela pública, laica y de calidad nos invita a la movilización desde el inicio del nuevo curso.

El problema de la vivienda exige una movilización contundente. La Comisión Europea ha señalado que sólo el 11% de las familias españolas utilizan el alquiler como modalidad de vivienda, mientras que en Europa lo hacen el 39%. En España, el Consejo Económico y Social acaba de denunciar que, en los últimos cinco años, el precio de la vivienda ha subido un 70% mientras los sueldos tan solo han aumentado un 10%.

La lucha por la plenitud de los derechos civiles tiene su piedra de toque en el reconocimiento de los derechos ciudadanos de más de un millón de trabajadores inmigrantes en España. La tercera reforma de la Ley de Extranjería, sin hacer balance del cumplimiento de la anterior y evitando el preceptivo dictamen del Poder Judicial, restringe el derecho a la reagrupación familiar y endurece las condiciones de empadronamiento de los inmigrantes indocumentados, con el riesgo de que sean excluidos del acceso a derechos básicos como la sanidad y la educación. La reforma no crea mejores condiciones de integración para los inmigrantes legales y niega los recursos necesarios para desarrollar una verdadera política de integración social, cultural y ciudadana. Para IU, el reconocimiento a los inmigrantes de la igualdad de derechos económicos y sociales, junto al derecho de voto en las elecciones locales, son los mejores antídotos frente a la xenofobia y la barrera más eficaz frente a la extrema derecha, que ha empezado a emerger en algunos municipios.

La regeneración democrática requiere todo nuestro empeño en la lucha contra la corrupción, en el reforzamiento de la dimensión ética de la política como base creíble para potenciar la revolución de la participación democrática, impulsando la transparencia informativa, la gestión participativa y el referéndum.

La exigencia de del cumplimiento de servicio publico informativo neutral por parte de RNE y TVE, respetando el Estatuto y los principios de programación democrática con el reconocimiento de los derechos de los informadores (estatuto de los consejos de informacion) y la creacion de una Autoridad audiovisual independiente que vele por un desarrollo democratico y plural de los medios de comunicación, sean publicos o privados, independientemente del canal de difusion, sean analogicos o digitales, por satelite o cable. La sentencia dictada contra TVE por la Audiencia Nacional el 24 de julio, por no informar con objetividad sobre la huelga general del 20 de junio de 2002 no ha sido mas que una confirmacion de la desinformacion destilada de forma sistematica por TVE durante la catastrofe del Prestige, la guerra de Iraq y la crisis de la Asamblea de Madrid.

Por último, seguiremos defendiendo la propuesta federal como modelo de Estado alternativo, plurinacional y solidario, como desarrollo constitucional y político del Estado autonómico.

4) Ahora se abre un nuevo período ante los retos que nos aguardan en los próximos meses, con las elecciones madrileñas en octubre, posiblemente en coincidencia con las andaluzas; las catalanas en noviembre, seguidas de las legislativas en marzo y de las europeas el 13 de junio, con posible referéndum sobre la Constitución europea. Las elecciones gallegas y vascas cerrarán el ciclo en una sucesión casi sin pausa.

Para abordar esos retos, no partimos con las manos vacías. Las elecciones locales del 25 de mayo sancionaron un avance significativo, aunque insuficiente, de las fuerzas de izquierdas. La suma de votos conseguidos por el PSOE, IU, ICV-EUiA, BNG, CHA, ERC y PSM superó en 2.760.000 a los que obtuvo el PP. La opción verde confrontada con IU ha fracasado, no así el espacio verde alternativo que debe ser atendido y articulado por IU.

Sin embargo, la derecha no ha reconocido su derrota, sino que se ha subordinado frente a ella. Las elecciones han demostrado que el PP puede ser derrotado, y el 25 de Mayo lo fue a manos de la izquierda social y política.

Ahora debemos consolidar el cambio de tendencia y, para conseguirlo, las elecciones de octubre en la Comunidad de Madrid, las autonómicas de noviembre en Cataluña y las elecciones andaluzas, son cruciales para el triunfo de alternativas de izquierdas. Por ello, reafirmamos el compromiso electoral de toda IU por que estas elecciones se transformen en unas verdaderas primarias de las legislativas.

Aspiramos a que la derecha salga derrotada en marzo de 2004 y a que IU amplíe su espacio dentro de la izquierda e influya más en ella.

 

El debate sobre el estado de la Nación

El debate sobre el estado de la Nación ha puesto en evidencia las incertidumbres del momento. La despedida de Aznar desplazó el foco de la oposición hacia el presidente del Gobierno. Un presidente que se va, pero que ha puesto sordina a la movilización social y contra la guerra. Un presidente que ha dirigido la contrarrevolución conservadora, que ha impuesto un Nuevo Régimen, modificando las reglas del juego, rompiendo los consensos construidos durante la transición e impugnando la democracia pluralista y el federalismo político de competencias compartidas. Y un presidente que defiende un proyecto euro-atlántico que subordina Europa a los EEUU y a su modelo neoliberal y autoritario.

Más que a hacer balance de un año de gobierno, Aznar se ha dedicado a atacar las propuestas de la oposición. Solo contra todos, en un tono agresivo, el presidente del Gobierno ha confirmado su deriva desde el más rancio conservadurismo a la derecha extrema. Una deriva caracterizada por la ausencia de diálogo con las demás fuerzas políticas y de voluntad de compromiso en temas relevantes para la vida de los ciudadanos y ciudadanas. Y un proyecto político que, desde una interpretación restrictiva de la Constitución, aspira a reeditar el modelo decimonónico de la centralización de España. La política económica, basada en la especulación, en la privatización de lo público y en la liberalización de los mercados, no ha dado una respuesta eficaz a los males que aquejan a nuestra economía: la fragilidad de un modelo basado en la construcción, el turismo y los fondos europeos; la debilidad en materia de investigación y formación profesional; el descontrol de una inflación vinculada a los beneficios empresariales; la existencia de un mercado laboral caracterizado por su elevada precariedad y su alta siniestralidad; la privatización y el deterioro de los servicios públicos; la persistencia de un porcentaje de economía sumergida que, según la Comisión Europea, supera el 20%; y la consolidación de un modelo que no garantiza un desarrollo sostenible.

 

Todo ello indica que el PP ha roto su linaje socialcristiano, emparentándose con la nueva derecha neoliberal, de inspiración norteamericana, y se aleja de los pactos que originaron el Estado social y democrático de derecho. Siguiendo la máxima militar que la mejor defensa es el ataque, el PP se prepara a abordar el próximo ciclo electoral con tres argumentos centrales: la "coalición socialcomunista" pone en peligro la bonanza económica; la izquierda carece de alternativas programáticas creíbles y el contubernio entre "rojos y separatistas" pone en peligro el orden constitucional y la unidad de España.

 

IU asumió en este debate un perfil de oposición nítida frente al proyecto de la derecha. Demostramos que las políticas del PP están al servicio de intereses minoritarios y que el ejercicio del poder se está haciendo con una prepotencia que atenta contra la división de poderes en beneficio exclusivo del Ejecutivo. Intentamos que nuestro discurso estuviera vinculado a la perspectiva desde la que los movimientos sociales y las movilizaciones ciudadanas están contestando la acción del Gobierno del PP. Igualmente, propugnamos una política educativa, económica y social que no haga a los jóvenes rehenes del mercado y les permita opciones de vida no hipotecadas por la precariedad y la ausencia de expectativas. Del mismo modo, reclamamos una política medioambientalmente sostenible y el reconocimiento pleno de derechos para todas las personas, con independencia de su orientación sexual. Aquí también el PP nos ha recordado que, desde un punto de vista ideológico, aún sigue unido al franquismo por un cordón umbilical.

 

En definitiva, el debate sobre el estado de la Nación ha trazado un retrato de la España de la mayoría, esa España en precario que no va tan bien, y de la España que va muy bien, una minoría que, disfrutando de la especulación y de suculentos beneficios, se atreve incluso a desafiar la voluntad de los ciudadanos con tal de prolongar su dominio económico.

 

 

Acuerdos de la izquierda plural

 

El mensaje de la ciudadanía no ha sido el de la vuelta al centro para neutralizar el conflicto mediante pactos bipartidistas PP-PSOE, sino el de promover mayorías y programas de izquierdas en municipios y comunidades autónomas.

 

Tras las elecciones del 25 de Mayo, IU ha desarrollado una política de alianzas coherente, basada en el objetivo de arrebatar el poder a la derecha y acordar programas municipales y autonómicos con otras fuerzas de izquierda y progresistas, con expresiones que se concretan y se adaptan a las necesidades de los distintos territorios. En función de estos criterios, participamos en gobiernos municipales con el PSOE en todo el país y con otras fuerzas políticas de progreso según las características locales. Cabe destacar, por ejemplo, el éxito alcanzado en Cataluña por la coalición formada por ICV e EUiA, y la novedad que supone en Navarra la formación de gobiernos conjuntos de PSOE, IU y nacionalistas demócratas.

 

Allí donde gobernamos, en solitario o con otros, IU es una clara referencia para la concreción de políticas transformadoras y garantía de confrontación con el PP. No prometemos futuribles, mostramos realizaciones concretas. Nuestro modelo de gobierno no es un modelo trasnochado, como pretende Aznar en su delirio anticomunista, sino el que venimos practicando al servicio de la ciudadanía en decenas de gobiernos municipales a lo largo y a lo ancho de nuestro país.

 

Para IU, la participación activa en gobiernos plurales de la izquierda debe ser compatible con la construcción simultánea de un espacio de la izquierda política y social alternativa. La transparencia y la participación ciudadana, junto al carácter innovador de nuestras propuestas sociales y medioambientales, han de ser las principales señas de identidad allí donde gobierne IU.

 

La politica de acuerdos municipales entre IU, PSOE y nacionalistas democraticos en Navarra ha supuesto la expresion de que es posible buscar encuentros entre partidos e izqueirda y el nacionalismo democratico; de que es necesario y posible la busqueda de consensos y encuentros, alejando la confrontacion entre nacionalistas y federalistas.

En Asturias, pese a las resistencias iniciales del PSOE, hemos conseguido un buen programa de Gobierno. Después de las experiencias de Aragón y Baleares, y tras la interrupción de las negociaciones en la Comunidad de Madrid, que iban por buen camino, es la primera vez que el PSOE acepta la participación de IU en un gobierno autonómico conjunto.

 

Madrid, bajo el volcán

 

La rocambolesca fuga, con el escaño bajo el brazo, de dos diputados del PSOE, ha provocado una tormenta política y un vacío de poder institucional en la Comunidad de Madrid, dejando en suspenso el proyecto de gobierno de coalición entre el PSOE e IU, paralizando la acción de gobierno y que, con toda probabilidad, va a provocar la repetición de los comicios madrileños a finales de octubre.

 

Día tras día, se acumulan los indicios de la existencia de una trama urbanística que, con el conocimiento y respaldo de algunos dirigentes del PP, conspiró de forma premeditada para impedir la formación de un gobierno de izquierdas y forzar la convocatoria de nuevas elecciones que dieran al PP una segunda oportunidad.

 

Por su trascendencia, este golpe a la democracia es el más grave desde el 23-F, aunque en este caso el ruido de sables sea un ruido de cheques.

 

Para que, además de los corruptos, se puedan conocer los corruptores y los inductores, urge que se investigue la trama en toda regla para que se llegue al fondo, caiga quien caiga. Pero, en un intento de dar carpetazo a la trama, el fiscal general del Estado está recurriendo a todos los instrumentos de que dispone para retrasar o impedir la investigación.

 

A lo sucedido en Madrid no es ajena la vorágine de la política neoliberal, con la especulación desbocada por doquier y que se apoya en la corrupción política.

 

La crisis no afecta sólo al PP y al PSOE, sino a la propia esencia de la democracia en España. La compraventa de diputados produce el descrédito de la política y ahonda la distancia entre los partidos y la juventud.

 

Lo más preocupante es que el PP no ha querido reaccionar de forma clara ante un hecho que perjudica a todas las fuerzas políticas y, lo más importante, que perjudica a los ciudadanos. Al aceptar los beneficios que le han reportado las actuaciones de los tránsfugas - la presidencia de la Asamblea de Madrid y la continuidad de Gallardón al frente del gobierno de la Comunidad – y al guillotinar cualquier posibilidad de acuerdo institucional, el PP ha sembrado la duda sobre su verdadera disposición a defender y desarrollar el Pacto Antitransfuguismo. El PP conoce, transige o es cómplice de tránsfugas y corruptos. No sólo en Madrid, sino en determinados pactos con el GIL o en Canarias, donde apoyó la elección de un condenado por cohecho al frente del Cabildo de Lanzarote. La situación creada en Madrid tampoco exime al PSOE de depurar las posibles responsabilidades políticas por la inclusión en sus listas de Tamayo y Sáez.

 

Siendo IU una fuerza política que no ha sido salpicada por la corrupción, a ella le corresponde en primer lugar promover la investigación política y judicial, impulsar alternativas frente al desgobierno y proponer medidas de regeneración política. A ello responde también la propuesta avanzada por IU de la Comunidad de Madrid, de formar un gobierno de gestión que garantice unas elecciones limpias y transparentes.

 

La ciénaga en que se ha convertido la traición de Madrid no puede contaminar la credibilidad de las instituciones democráticas. La democracia tiene derecho a defenderse frente a la pestilencia de la corrupción, evitando la berlusconización de la vida política española. Los partidos, fomentando la transparencia y la democracia interna, como instrumentos fundamentales de la participación política. Y el sistema pactando unas leyes y un Código Ético de obligado cumplimiento para anular los efectos institucionales del transfuguismo. Necesitamos una política regeneradora frente a la corrupción, que refuerce la división entre lo público y lo privado, que imponga la más severa incompatibilidad entre cargos públicos y negocios privados, que garantice la independencia del poder judicial y que respete unas reglas del juego compartidas por todos. Reivindicamos la política como ética de lo público.

 

 

La independencia del poder judicial

 

El fiscal general del Estado se ha declarado partidario de suprimir la Fiscalía Anticorrupción, decisión que no es de su competencia, sino de las Cortes. Esta opinión se produce en el peor momento, cuando la oposición de Cardenal a que se investigue el caso de la Asamblea de Madrid está siendo criticada. Hasta ahora sabíamos que se estaba instigando una caza de brujas para apartar a los fiscales más incómodos para el Gobierno. Ahora sabemos que se pretende acabar con la Fiscalía Anticorrupción, quitándole su rango actual, relegando y diluyendo sus funciones precisamente ahora, cuando mayor es la necesidad de vigilancia del Estado sobre los delitos de corrupción económica y política.

 

Mediante la apertura de expedientes disciplinarios y sanciones a jueces y fiscales que han dictado resoluciones con las que el Gobierno ha estado en desacuerdo, el poder ejecutivo está utilizando al Consejo General del Poder Judicial y al fiscal general del Estado para controlar el poder judicial. Con la reforma del estatuto fiscal, el Gobierno quiere un Ministerio Fiscal cómodo e incluso servil, que defienda los intereses políticos del Gobierno que, en ocasiones, son los de ciertas personas o intereses económicos. Con el férreo control del fiscal general del Estado y de los fiscales jefes, lo que se pretende es controlar los procedimientos judiciales en los que el Ejecutivo tenga algún interés. De este modo, se atenta contra los principios que la Constitución establece como pilares de la justicia: la independencia judicial, la imparcialidad y el solo sometimiento en el ejercicio de sus funciones al principio de legalidad y a la satisfacción del interés público.

 

 

El debate sobre el futuro de la Unión Europea

 

Creemos que existe una demanda democrática y una exigencia de alternativas frente a la globalización neoliberal para defender un modelo de construcción europea que otorgue el protagonismo a la ciudadanía, con el fin de hacer de Europa un espacio integrado, dotado de cohesión económica y social, democrático y solidario con los menos favorecidos del planeta. El PP defiende para Europa un modelo de integración limitado a un gran mercado con débiles conexiones políticas, conservando el déficit democrático y el poder exclusivo de los Estados frente a toda dinámica federal. Un modelo que se apoya en las políticas europeas de Estabilidad, en la contención del gasto público y en la liberalización de los mercados que se extiende a los nuevos países de la ampliación.

 

En los próximos meses, desde el inicio del semestre de la presidencia italiana de Berlusconi, se desarrollará un importante debate sobre el futuro de Europa, con el proyecto de Tratado constitucional elaborado por la Convención Europea y que ahora deberá ser estudiado por la Conferencia Intergubernamental. El texto aprobado por la Convencion supone un importante avance en la arquitectura institucional de la Union y en el desarrollo de las politicas comunes. Sin embargo, no se ha querido reconocer formalmente las referencias a la "federacion" y a "los pueblos" de Europa, que figuraban en el primer borrador. En politica de defensa, hemos criticado el alineamiento del documento Solana con el concepto de "guerra preventiva".

 

A partir de septiembre, IU estará presente en este debate en el seno de nuestra organización, y también convocará a las demás fuerzas de la izquierda política y social y a nuestros homologos en otros paises de Europa para contrastar nuestros conocimientos y valoraciones, evitando caer en maniqueísmos. Un debate que, además de su dimensión política e institucional, debe estar vinculado a la defensa del estado del bienestar, frente al dogma del déficit cero, contra el deficit democratico y prestando gran atención a las consecuencias de la reforma de la PAC en nuestro país y propiciando un debate sobre el comercio justo, especialmente en relacion con America Latina.

 

La reforma de la PAC esta hecha a la medida del sector industrial agroalimentario y de las multinacionales de la distribucion. Responde a los designios de la OMC y su principal objetivo es tirar los precios usando como referencia precios internacionales de dumping. Es una reforma insolidaria, que favorece a los paises ricos y arruina las economias locales del tercer mundo. Representa una renacionalizacion encubierta, que permite a los estados miembros cofinanciaciones adicionales distintas a las previstas hasta ahora. El desacoplamiento de las ayudas de la produccion usando referentes historicos fomentara la agravacion de las desigualdades sociales y territoriales (solo un 20% de los productores recibe el 80% de las ayudas). La deslegitimacion social de las ayudas es un hecho. Se mercantilizan los derechos de produccion (en España, Arias Cañete ha promulgado un decreto de liberalizacion de las cuotas). Y, finalmente, la reforma no avanza en las politicas medioambientales, de mantenimiento del empleo y de seguridad alimentaria.

 

La reciente reunión mundial de gobiernos de izquierdas, convocada en Londres por Tony Blair, ha sido un intento de recuperar el protagonismo de la Tercera Vía sin romper con el neoliberalismo. Sin embargo, cabe apuntar algunos elementos novedosos: la preocupación por estar en el movimiento antiglobalización e influir en él sin chocar con los ejes del sistema; el desarrollo de conceptos y políticas de "racionalidad" dentro del sistema, renacionalizando intereses; y el intento de reconducir la dependencia de EEUU y de la OTAN, pero sin romper el vínculo transatlántico.

 

Todo ello indica la necesidad de reforzar la dimensión europea e internacional de nuestra política, proponiendo y concretando posiciones y acciones conjuntas con los demás protagonistas políticos y movimientos sociales. En este contexto, IU está comprometida en la construcción de una formación política de la izquierda europea transformadora y alternativa, en el nuevo marco jurídico de "partido europeo" generado por las instituciones de la Unión Europea.

 

 

Mentiras para una guerra

 

La presunta liberación de Iraq se complica. Lo que se anunció que se hacía para devolver la libertad a una población oprimida, en la práctica es una ocupación militar sin más horizonte que una Administración colonial por tiempo indefinido. La creciente resistencia de los iraquíes encuentra su legitimidad en el secuestro prolongado de su soberanía. Todo ello, después de una guerra sin base legal, planeada conjuntamente por Bush y Blair en el verano de 2002.

 

A pesar de la manipulacion informativa, es imposible ocultar el numero creciente de bajas, la desmoralizacion de las tropas anglo-norteamericanas y lo que mas les importa, el aumento espectacular del coste de la ocupacion. Según datos del Pentagono, la prevision de reduccion de tropas en Iraq y la disminucion del gasto militar despues de la guerra no se estan cumpliendo debido a los crecientes ataques contra las fierzas de EEUU. La cifra del gasto actual, 3,9 millones de dolares al mes, duplica la prevista inicialmente.

 

Si la guerra fue una ignominia, la postguerra es la representacion misma de la barbarie perpetrada dia a dia por quienes se autoatribuyen la garantia de la democracia y la libertad. Son los mismos que han violentado la legalidad internacional y quebrantado los mecanismos parlamentarios.

 

El Gobierno decidió el 11 de julio enviar a Iraq un contingente de 1.300 soldados españoles a una zona desértica y peligrosa, con una parte importante de la población hostil hacia los militares extranjeros. La brigada "Plus Ultra", que además de los militares españoles incluye a 1.200 soldados centroamericanos, encuadrados en una división polaca y bajo mando estadounidense, corre el riesgo de ser recibida como una fuerza de ocupación colonial, cuyo objetivo no es otro que el de proteger los intereses económicos de las potencias ocupantes y apoyar la estrategia de dominación de EEUU en la región.

 

Para IU, la brigada "Plus Ultra" no es una fuerza humanitaria. Es una fuerza de ocupación, al margen de la ONU y de nuestra Constitución. Porque una cosa es ayudar al pueblo de Iraq a recuperar su soberanía y reconstruir el país y otra muy distinta es perpetuar la ocupación colonial de EEUU y sus aliados.

 

El descubrimiento de fosas comunes en Iraq ha revelado el exterminio de los opositores al régimen de Sadam en torno a 1990, entre ellos miles de comunistas y cristianos. Pero las atrocidades de la dictadura no pueden justificar a posteriori una guerra ilegal. Tan sólo demuestran la pasividad de los gobiernos que entonces consentían o apoyaban a Sadam, entre ellos los de EEUU y el Reino Unido. Una situación parecida se observa hoy en el Congo, donde el mundo ha dado la espalda a una guerra civil que ha provocado 3 millones de muertos desde 1998, y en Guinea Occidental, donde el gobierno Aznar muestra su complacencia con el dictador Obiang Nguema y, con el mismo cinismo que, tras la muerte del periodista Julio Anguita Parrado, le lleva a no exigir responsabilidades a EEUU por el asesinato de José Couso, se niega a investigar la muerte de Ana Isabel Sánchez, la joven voluntaria española asesinada por un militar, en unas circunstancias que son el pan de cada día para el pueblo guineano.

 

IU reforzara su solidaridad con el pueblo saharaui. La resolucion que el Consejo de Seguridad de la ONU tiene previsto adoptar por unanimidad el 31 de julio, que incluye la celebracion de elecciones autonomicas y, tras cuatro o cinco años, un referendum de autodeterminacion, ha sido interpretado positivamente por el Frente Polisario, pero el Reino de Marruecos se opone frontalmente a su aplicacion.

 

La supuesta defensa de los derechos humanos en Iraq por parte del gobierno del PP contrasta con la oposicion del fiscal Fungairiño a la extradicion y juicio en España de los militares argentinos acusados de tortura y asesinatos de españoles y argentinos durante la dictadura del general Videla.

 

Mientras tanto, las mentiras de la guerra minan como una gota malaya la credibilidad de Bush, Blair y Aznar. El trío de las Azores ya no puede ocultar sus mentiras y exageraciones sobre el peligro que suponía el arsenal de Sadam. Ni tenía capacidad para lanzar un ataque químico en menos de una hora como dijo Blair, ni compró uranio en África como proclamó Bush, ni mantenía contactos con Al Qaeda que amenazaban a España como afirmó Aznar. La Casa Blanca ha reconocido la falsedad de sus acusaciones sobre el uranio y la BBC ha demostrado que Tony Blair manipuló y exageró los informes de los servicios secretos británicos sobre el peligro químico y biológico del armamento iraquí.

 

Si, como es probable, el PP persiste en su negativa a crear una comisión parlamentaria de investigación sobre las pruebas de la existencia de armas de destrucción masiva que llevaron al presidente Aznar a implicar a España en la guerra, IU propondría la creación de una comisión independiente, con personalidades y expertos de prestigio, que realice una investigación y un dictamen siguiendo el modelo del Tribunal Bertrand Russell.

 

En este sentido, IU insiste en la necesidad de utilizar todos los medios legales disponibles para revitalizar las movilizaciones de rechazo al envio de tropas y para que se ponga fin a la ocupacion de Iraq. Tambien apoyamos las manifestaciones convocadas para el 27 de septiembre contra la ocupacion de Iraq y en solidaridad con la lucha del pueblo palestino.

 

 

 

La VII Asamblea de Izquierda Unida

 

Tal y como aprobamos en el pasado Consejo Político celebrado en el mes de junio:

"La próxima Asamblea ordinaria de IU debe confirmar este camino hacia la transformación de la organización, hacia la apertura de un Nuevo Comienzo, desde los presupuestos del mayor consenso, la mayor integración y el mayor acuerdo. Nadie debe quedar excluido de las tareas de hacer de IU una fuerza fundamental en el panorama político en nuestro país. La Asamblea debe encaminarse, desde el fortalecimiento de la unidad conseguida, a la transformación de Izquierda Unida al compás de nuestro compromiso con la movilización social. La Asamblea debe confirmar la apertura de un nuevo inicio social, político y cultural en IU. Nuestra apuesta decidida por la refundación de la política alternativa en nuestro país. Uno de sus resultados debe ser el del rejuvenecimiento de su representación, haciendo real la relación entre la base social de IU, su base electoral, la representación pública y la representación orgánica. Este es un imperativo imprescindible para nuestro crecimiento y consolidación".

 

Una Asamblea orientada al relanzamiento del proyecto de Izquierda Unida

 

Entendemos que esto significa apostar por una Asamblea claramente orientada al relanzamiento del proyecto de Izquierda Unida. En estos últimos dos años hemos acumulado una importante experiencia en la movilización social. Hemos estado en todas y cada una de las iniciativas que los diferentes movimientos sociales han tomado en respuesta a las agresiones de la derecha que gobierna. Así fue desde la Huelga General hasta las impresionantes movilizaciones contra la guerra de Irak.

 

La sociedad nos ha reconocido un papel protagonista en este nuevo ciclo de protestas y podemos afirmar que nuestro perfil de fuerza alternativa y transformadora se ha visto claramente reforzado.

 

En estos dos años hemos alejado el fantasma del ostracismo y hemos recuperado pulso y protagonismo político.

 

Pero no consideramos que sea suficiente. Debemos admitir que estamos aún por debajo de lo que podemos y necesitamos representar políticamente. Hay muchos sectores sociales críticos con la situación actual, comprometidos con cambios en la política económica, social o política que aún no ven en IU su referente político e institucional.

 

Debemos reforzar nuestra capacidad alternativa relacionando lo social, la sostenibilidad, los derechos civiles y la paz. Para ello, la Asamblea debe definir unos ejes alternativos frente a la contrarrevolución conservadora del PP, facilitando la articulación de lo social y lo político, profundizando en la estrategia y el programa socialista y ecopacifista, dando la prioridad al giro social, al modelo federal, a los derechos humanos y civiles y a la política de solidaridad con la inmigración. En consonancia con las nuevas propuestas, se propondrán cambios organizativos que permitan adecuar la dirección y el conjunto de la organización a las necesidades de incidir en la realidad social. También ahondaremos en los contenidos de un Código ético en la política, y en los cauces necesarios para una verdadera revolución en la participación.

 

En definitiva, la VII Asamblea debe mostrar a la sociedad nuestro perfil más positivo, más integrador y más propositivo.

 

Una Asamblea para hacer de IU la izquierda de los movimientos sociales críticos

 

Necesitamos también que el resultado de esta Asamblea implique un claro acercamiento de nuestro proyecto a la sociedad. Nunca hemos tenido ninguna duda y menos aún en el último período: la izquierda alternativa, la izquierda ecosocialista y pacifista, la izquierda rojiverde, vive en la movilización, en la rebeldía, en la respuesta, en la construcción de una alternativa desde abajo, que a su vez sea capaz de estimular el desarrollo de una sociedad civil critica con lo existente.

 

En este tiempo, también, hemos recuperado una relación fluida y muy provechosa con el movimiento sindical en nuestro país. Esta capacidad para establecer puentes y relaciones entre los nuevos movimientos y los movimientos tradicionales forma parte también de nuestros objetivos. Para ello es fundamental arraigar y fortalecer nuestra presencia organizada, así como robustecer una dinámica de relaciones sólidas con todos los sectores que conforman el conjunto del tejido social organizado.

 

Tampoco tenemos ninguna duda, este tiempo ha mostrado la utilidad de una izquierda que con su presencia en las instituciones ha dado voz a la movilización y la protesta y que ha impedido de esta manera el fiasco de un sistema representativo que limita la voz de los de abajo a su voto cada cuatro años. Necesitaremos esforzarnos por coordinar mejor el trabajo institucional con la actividad de nuestros militantes y organizaciones y con su vinculación al movimiento social real, creando una nueva cultura de la relacion entre gestion y alternativa, poniendo el acento en la participacion, el ecologismo y la preocupacion social.

 

Estas son las exigencias de los nuevos tiempos y es parte de la nueva cultura política que hay que aprender. Esto implica abrir la organización a nuevas formas de colaboración con los movimientos, a hacer de nuestra organización un lugar de encuentro de las diferentes redes críticas que operan en nuestras localidades. Significa también apostar por hacer de la representación política un nuevo espacio para la organización de la sociedad crítica. Pero significa sobre todo reforzar la diversidad de colores que forman el arco iris de la emancipación política. IU debe ser con más convicción y coherencia la izquierda rojiverde, la izquierda del nuevo pacifismo y de los nuevos valores eticos y morales, la izquierda ecosocialista, la izquierda feminista o de los nuevos movimientos ciudadanos.

 

La VII Asamblea debe ayudarnos a construir ese archipiélago de complicidades y de encuentros que debe ser Izquierda Unida si queremos construir la izquierda alternativa y transformadora del Siglo XXI.

 

Una Asamblea para integrar la pluralidad programatica y federal y cohesionar nuestro proyecto

 

Seguimos defendiendo que la pluralidad es un patrimonio que nos enriquece y hace visible lo que es parte fundamental de nuestro discurso: el sujeto político que hoy hace pensable la alternativa a este sistema es un sujeto plural, complejo y diverso y lo será aún más en el futuro.

 

Constatamos también que la pluralidad se ha enriquecido con nuevas complejidades. El pluralismo en nuestra organización se reconoce hoy también en diferencias de modos y estilos de vida y militancia, en el hecho territorial, en las diferencias intergeneracionales. El pluralismo de base programática ha pasado a ser una de las maneras en las que se expresa la diferencia en el seno de la izquierda alternativa, pero no es la única y no hay ninguna buena razón para considerar que ninguna de ellas sea estructuralmente determinante en relación con las otras.

 

Por esta razón nuestros órganos de dirección deben dar respuesta a esta diversidad de posibilidades e integrar, de acuerdo a procedimientos reglados, las diferentes pluralidades que hoy conviven en nuestro seno.

 

Estamos en condiciones de defender la necesidad de un nuevo pluralismo que recoja otras complejidades y que asegure, al tiempo, los mínimos de compromiso con el proyecto que son exigibles a cualquier afiliado a esta u otra organización.

 

El convencimiento sobre el significado del pluralismo y de la diversidad debe ayudarnos a fortalecer también nuestra vocación integradora, particularmente en los órganos de dirección.

 

Esta Asamblea debe dar como resultado una dirección orientada al trabajo en común, al debate leal y a la búsqueda de iniciativas políticas que hagan más creíble y necesario el proyecto de Izquierda Unida. Por ello, la Asamblea estará basada en un método y en un proceso abierto, asambleario y participativo, dialogado y unitario. Los documentos políticos y organizativos se elaborarán a través de Comisiones plurales y federales.

 

Una Asamblea para una nueva etapa, abierta a toda IU y a la izquierda

 

Nuestros documentos y reflexiones han dado cuenta en reiteradas ocasiones de la radical novedad del momento que viven nuestras sociedades.

 

Esta novedad ha venido marcada en primer lugar, por las consecuencias de todo orden que han traído dos décadas de políticas neoliberales. Después de veinte años de desregulación, flexibilización e involución democrática, nuestras sociedades han mutado y han aparecido nuevos sujetos, nuevos problemas, nuevas miradas que exigen de nosotros una enorme capacidad de comprensión y de respuesta. Nunca antes la izquierda alternativa había sido tan necesaria y, probablemente, nunca antes nuestras condiciones políticas hayan sido tan difíciles.

 

La fecha del 11 de septiembre ha venido a rubricar el cambio radical en las condiciones en las que se realizaba hasta ahora la política.

 

Creemos que esta Asamblea, centrada en el mensaje político y en el despliegue organizativo, debe servir para hacer saber a la sociedad de nuestra comprensión de las nuevas realidades y las nuevas exigencias y de nuestra voluntad de confrontar, en estas circunstancias, las globalización neoliberal y sus consecuencias.

 

Pero también esta Asamblea debe ser un punto de inflexión en la capacidad de cambio y adaptación de Izquierda Unida a las nuevas aportaciones de la movilización y la rebeldía. Son nuevas realidades marcadas por un intenso activismo del movimiento social, un movimiento social que responde a contradicciones y exigencias radicalmente nuevas; un movimiento social que promueve nuevas relaciones entre lo social y lo político y que plantea nuevas exigencias a la política desde una nueva mirada ética. Estas son las nuevas condiciones a las que dar respuesta, desde nuestra experiencia, desde nuestra realidad, desde nuestra presencia en las instituciones.

 

Estamos ante un Nuevo Comienzo en la vida de Izquierda Unida y necesitamos saber bien lo que queremos conservar y sobre todo lo que necesitamos incorporar de manera perentoria para convertirnos en la organización que decimos querer ser.

 

Cita en Madrid, los días 19, 20 y 21 de diciembre

 

De acuerdo con los Estatutos y la convocatoria del reciente Consejo político Federal, la VII Asamblea federal de IU se celebrará los días 19, 20 y 21 de diciembre, en el período ordinario que le corresponde, en fecha compatible con los compromisos electorales y atendiendo a las mejores condiciones políticas de acuerdo a nuestras exigencias y necesidades.

 

La VII Asamblea debe favorecer al máximo la elaboración colectiva, el debate abierto, la capacidad de síntesis y de integración de las diferentes propuestas y sensibilidades. Una VII Asamblea que impulse nuestro proyecto, que ofrezca de nosotros una imagen clara de acercamiento a la sociedad crítica, que tenga como consecuencia una organización y una dirección plural, cohesionada y renovada; una Asamblea que se oriente a dar respuesta a los interrogantes del nuevo contexto, tendrá, sin dudarlo, efectos claramente positivos sobre los enormes desafíos que nos esperan en el próximo año.

 

 

 

Madrid, 14 de julio de 2003

 


Izquierda Unida

 


Antiglobalización  -  Antivirus  -  Archivo Sonoro  -  Argentina  -  Bibliografía/Citas  -  Ciencia - CineColombia -  Contactos / Foro -  Convocatorias  -  Correo recibido  -  Chile  -  Cuba  -  Documentos -  Documentos militante -  Ecología -  Empleo -  Enlaces -  EE.UU. -  Formación -  Fotografía -  HUELGA GENERAL   - LegislaciónLiteratura  - México   Mundo Insurgente -  No Fumar -  Organigrama -  Palestina -  Plan de trabajo -  Prensa -  Problema Español -  Profesionales y Comunistas -  Resoluciones - SIDA - Sexualidad -   Software Libre -  Venezuela -  XVI Congreso Federal y  -  VI Congreso de Madrid
Volver a la página de inicio

Novedades


Los comentarios son bienvenidos (profpcm@profesionalespcm.org): Carta a profpcm@profesionalespcm.org
Teléfono: (+34) 91 539 20 05 Fax. 91 539 03 37
Domicilio Social: C/Fray Luis de León, 11 - Esc. 2-2º (28012) Madrid. 

Envíanos tu aportación, o comentarios via formulario.
Recomendado reproducir material citando su procedencia..Impreso en papel reciclado y reciclable