CORREO RECIBIDO y [Documentos militante]    

Ante el "nuevo comienzo" de IU: propuesta alternativa

"Capacidad para soñar, capacidad para gobernar": esta franca y legítima
ambición, lema de la VII Asamblea federal de Izquierda Unida, resume, como única
cosecha política, el contenido y alcances de una convocatoria diseñada para
marcar amplia distancia de los anteriores procesos congresuales y del propio
carácter de IU.

En primer lugar, la adhesión lograda por Llamazares, con más del 90% como cabeza
de lista para las próximas generales de marzo y de casi el 80% como renovado
coordinador general, tuvo por contrapartida y requisito previo el aplazamiento
de los debates y decisiones colectivas sobre el proyecto de Constitución
Europea, sobre la propuesta de organización y funcionamiento interno presentadas
a la Asamblea y sobre los estatutos (con un cambio de nombre de IU para
anexionar a los verdes), e incluso hubo también un pacto previo de "no hacer
sangre" sobre la situación del Pais Vasco e IU-EB.

En segundo lugar, junto con estos aplazamientos, que hurtaron al máximo órgano
decisorio de IU su capacidad para pronunciarse sobre cuestiones de indudable
calado, también hay que destacar la composición de la lista mayoritaria, que
integró bajo un mismo discurso contemporizador posturas políticas tan
enfrentadas como las de Javier Madrazo y Rosa Aguilar (junto con la dirección
del PC), dejando también sitio para los demás dirigentes y principales
impulsores de las erráticas, o en todo caso cuestionables, políticas de alianzas
que se vienen practicando en las comunidades autónomas (pactos institucionales
con la derecha en el País Vasco, con la "izquierda plural" en Cataluña, echando
los tejos a los socialistas o a los nacionalistas en otras partes).

Todo esto indica que la VII Asamblea de IU no fue un congreso o una asamblea,
porque ni definió la política a seguir en el inmediato futuro ni permitió
articular candidaturas cohesionadas en función de las diversas posiciones
políticas internas, que a su vez dieran lugar a una dirección con un mandato
nítido de actuación hasta la próxima Asamblea Federal (dentro de tres años). E
igualmente, esta Asamblea tampoco puede considerarse una convención electoral,
desde el momento en que no se habló de programa o propuestas de esta índole.

Han sido las urgencias y expectativas (sin ningún rigor analítico) de mejora
electoral en las próximas elecciones generales, por el supuesto aislamiento del
PP y el efecto vasco-catalán, las que condujeron a la dirección saliente y a las
cúpulas territoriales a cerrar filas en torno a la misma lista y candidatura.
Como ya indicaba el lema escogido para presidir la Asamblea, fue el "sueño de
gobernar" (en un momento, además, donde la organización de IU presenta graves
dificultades de identidad política y de conexión social) el aglutinante
definitivo para formar la nueva dirección, antes que un programa político claro
y compartido por el conjunto de la organización. Ya en su día, hace varios años
pero con admirable virtud prospectiva, un dirigente de Izquierda Republicana
-Isabelo Herreros- argumentó, para explicar su dimisión de la presidencia
federal: "IU se ha convertido en una corporación de políticos rodeados de
aspirantes a políticos".

Esto es justamente lo que acaba de escenificar la VII Asamblea y retratan
fielmente hasta los reportajes fotográficos de los tres días que duró el evento.
Esa es, también, la interpretación que cabe sacar de otros hechos, como la
"desmemoria" mostrada por los organizadores en materia de imagen y proyección
pública de la Asamblea, pues no dudaron en anular (en el vídeo congresual, en
las declaraciones públicas y como eventual electo o dirigente) al anterior
coordinador general, Julio Anguita, así como a la minoría crítica, cada vez más
"desubicada" (en parte por la falta de debate político real y en parte por las
intensas presiones para "salir en la foto" también ellos), mientras daban cancha
a personajes y trayectorias como las que representan Carrillo, Sartorius o
Fidalgo en la vida política española.

El balance que corresponde hacer de esta Asamblea de IU, con prácticamente "todo
el pescado vendido", es que, en efecto, esta teniendo lugar el "nuevo comienzo"
propugnado por Llamazares, aunque ni siquiera llegaran a aprobarse sus
propuestas contenidas en los documentos oficiales de la Asamblea. La argucia de
que pase el jugador aunque no la pelota, por utilizar una expresión
futbolística, además de quebrar lo más básico de un partido de militantes
(democracia interna, decisión colectiva...) para cambiarlo por un modelo del
estilo de los partidos electoralistas, supone igualmente una re-definición
política en toda regla.

El mensaje de clausura de Llamazares a esta Asamblea lo resume perfectamente:
"Pedimos la palabra" (¿al rey y los poderes fácticos, al gobierno de turno?).
También posteriores declaraciones, como la entrevista periodística publicada el
pasado 23 de diciembre, donde afirma: "la polémica ideológica no deberá ser
nunca más motivo de rupturas" (¿dónde estaba este señor cuando las crisis de
Nueva Izquierda, el PASOC e Izquierda Republicana?) evidencian esta
"reorientación" corporativista y políticamente oportunista, que conduce a IU a
convertirse en cajón de sastre electoral y "chico de los recados" encargado,
bajo palabrería radical, de dificultar que prospere una verdadera alternativa
política por la democracia y las libertades en nuestro país.

Sin embargo, esta es hoy la cuestión central, el eje que vertebra todas las
problemáticas y las luchas, en base al cual forjar la alianza de los
trabajadores y de la juventud, junto con sus organizaciones de clase y gran
parte de la población. Pero este movimiento unitario por la democracia y las
libertades, para desalojar a la derecha del poder y también para impedir las
políticas de este signo bajo unas siglas u otras, para abrir un futuro de paz y
fraternidad entre los pueblos, exige operar la ruptura democrática que no se
hizo en el 75. Hay que acabar con la herencia franquista, con el poder de la
gran banca, de las multinacionales, de la reacción incardinada en las actuales
instituciones políticas, supeditadas a los dictados de la Unión Europea. Esto es
lo que muestran los 25 años de constitución y el incesante recorte de derechos y
conquistas sociales que se viene produciendo, así como la ofensiva del PP de
máxima confrontación civil e institucional.

Pero, por desgracia, la VII Asamblea federal de IU se aleja bastante de estos
objetivos. Frente a la unidad imprescindible de los trabajadores de los pueblos
de España y de la gran mayoría de la sociedad, en torno a la defensa y
desarrollo de la democracia en todos los ámbitos, la filosofía del "nuevo
comienzo" y el cierre de filas de los dirigentes que "sueñan con gobernar"
arrecian el peligro de convertir esta fuerza política en defensora del mismo
régimen constitucional que la derecha y la clase política vienen instrumentando
contra los trabajadores y los pueblos de España, a fin de quebrar las
organizaciones políticas y sociales de clase que se resisten y restringir la
vida política a las instituciones herederas del franquismo.

Para derrotar a la derecha y las políticas de este signo, como hemos visto una
vez tras otra durante 25 años de elecciones, hace falta este movimiento político
y social por la democracia y las libertades. Contribuir a construirlo, desde una
perspectiva de clase y de independencia de los poderes establecidos, es el gran
reto que debieran proponerse las organizaciones y militancia de Izquierda Unida
y del PC.

30 de diciembre de 2003

Juanjo Llorente, Jorge LLácer

areabs@ono.com 


Anarquismo - Antiglobalización  -  Antivirus  -  Archivo Sonoro  -  Argentina  -  Bibliografía/Citas  - Brasil - CGT - CCOO -   Ciencia - CineColombia -  Contactos / Foro - Convenios ColectivosConvocatorias  - Convocatorias defensa FERROCARRIL  -  Correo recibido  -  Chile  -  Cuba  -  Documentos -  Documentos militante -  Ecología -  Economía -  Empleo -  Enlaces -  EE.UU. -  EuropaFormación -  Fotografía - HumorHUELGA GENERAL  - Infancia - LegislaciónLiteratura  - Memoria HistóricaMéxico - Mujer-   Mundo Insurgente - Mundo del Trabajo -   No Fumar -  Organigrama -  Palestina -  Plan de trabajo -  Prensa -  Problema Español -  Profesionales y Comunistas -  Resoluciones  - Sáhara Occidental - Salud - SIDA - Sexualidad -   Software Libre -  Venezuela -  XVI Congreso Federal y  -  VI Congreso de Madrid - Yugoslavia
Volver a la página de inicio

Novedades


Los comentarios son bienvenidos (profpcm@profesionalespcm.org): Carta a profpcm@profesionalespcm.org
Teléfono: (+34) 91 539 20 05 Fax. 91 539 03 37
Domicilio Social: C/Fray Luis de León, 11 - Esc. 2-2º (28012) Madrid. 

  Envíanos tu aportación, o comentarios via formulario. PAGINA PRINCIPAL DE WWW.PROFESIONALESPCM.ORG
Recomendado reproducir material citando su procedencia..

Gracias por no fumar en los lugares comunes - http://tobacco.who.int GRACIAS POR NO FUMAR EN LUGARES COMUNES