CORREO RECIBIDO y [El Problema Español

Elecciones en Cataluña y crisis institucional
Juanjo Llorente (areabs@ono.com ) (Consejo Político de EUPV)

20.11.03

No caben análisis lineales de una realidad disyuntada, de una sociedad que desde hace tiempo muestra en cada ocasión su distancia de las instituciones del vigente régimen y sus partidos, o a la inversa. Por ello, antes que atender a las declaraciones y brindis al sol de los dirigentes que concurrieron a las elecciones autonómicas catalanas, conviene examinar lo que evidencian los datos electorales, inapelables en su consistencia.

A estas elecciones, celebradas el pasado 16 de noviembre, fueron convocad@s 5.300.000 electores (166.000 nuevos) y votaron a partidos 3.300.000. Pero la mayor participación obtenida con respecto a las anteriores autonómicas del 99 vino acompañada por una pérdida de 160.000 votantes por parte de CIU, de 157.000 del PSC y de 5.000 en el caso de la reciente coalición ICV (en 1999 ambos partidos obtuvieron por separado casi 123.000 votos: IC-Verds 78.000 y EUiA 44.000). Sólo ERC ha incrementado sus votos en 270.000, convirtiéndose en bisagra de cualquier posible gobierno de la Generalitat, mientras que el PP sumó otros 93.000 más que en el 99. (Fuente: PAIS, 18 nov 03).

Lo primero a señalar es, pues, que como ya ocurrió en las elecciones autonómicas de Madrid de hace casi un mes, han sido los dos partidos mayoritarios los más perjudicados por el electorado (también IU, que perdió casi 2.000 votos en octubre). Pero, a diferencia de Madrid, esta vez se ha producido una cierta polarización en contra y a favor de las opciones más extremas en cuanto al modelo competencial del estado, de modo que el PP crece probablemente a expensas de Convergencia, mientras que ERC lo hace en parte con anteriores votantes socialistas, defraudados por la deriva estatal de este partido y su seguidismo de las políticas del PP.

Esta cierta polarización resulta explicable, principalmente, por la fuerte ofensiva (institucional, policial, judicial, económica...) que viene planteando el PP (como estrategia para mantenerse en el poder) y que se expresa, entre otras cosas, en una máxima confrontación -avalada por la dirección socialista y parte del aparato de IU- contra el pueblo vasco y sus instituciones. Una ofensiva que tiene por doble trasfondo el fracaso cada vez más palpable del “estado monárquico de las autonomías” forjado por los Pactos de la Moncloa, así como la inminente instauración de una Unión Europea “constituida” a expensas tanto de la soberanía de los países como de las conquistas sociales logradas por los trabajadores y los pueblos europeos. Una Unión Europea, ampliada, aún más al servicio del capital y las multinacionales, y que imponga no sólo una mayor desregulación, sino también la disolución de los derechos sociales y las libertades democráticas en cada uno de los países, junto con el desmantelamiento de las organizaciones de clase organizadas en unos marcos de soberanía estatales que se persigue cercenar.

Las elecciones en Cataluña, realizadas mirando las próximas generales y europeas, ofrecen unos resultados, en definitiva, que evidencian un escenario complejo de crisis y precaria legitimidad institucional, en el que los poderes postfranquistas y diversos sectores de la burguesia pugnan entre sí por que prevalezcan sus particulares intereses, mientras que sigue faltando un referente político creíble y de alternativa, en el que los trabajadores y los sectores populares puedan apoyarse para dar respuesta a sus exigencias de democracia (política, social, económica) y de libertades reales, tal como vienen manifestando en las calles una vez tras otra, a propósito de un amplio abanico de cuestiones.

Esta exigencia básica, que la vigente monarquia partitocrática se muestra crecientemente incapaz de satisfacer, mediante la campaña electoral fue “traducida” por los partidos de la oposición (PSC, ERC e IC-EUiA) en una reivindicación autonomista que no ha tenido los resultados esperados, del mismo modo que tampoco el PP ha conseguido polarizar lo suficiente la sociedad catalana en torno a la defensa de la Constitución juancarlista. Pero los máximos perdedores y perdedoras en esta contienda siguen siendo los mismos: los trabajadores y la juventud, que siguen sin reconocerse en las políticas copulares de estos partidos institucionalizados, cada vez menos democráticos y más “conservacionistas”, y buena parte de los cuales aun no comprenden que la única salida pasa por el cambio social, mediante la defensa firme de la democracia y de la independencia de las organizaciones de clase.


Anarquismo - Antiglobalización  -  Antivirus  -  Archivo Sonoro  -  Argentina  -  Bibliografía/Citas  - Brasil - CGT - CCOO -   Ciencia - CineColombia -  Contactos / Foro - Convenios ColectivosConvocatorias  - Convocatorias defensa FERROCARRIL  -  Correo recibido  -  Chile  -  Cuba  -  Documentos -  Documentos militante -  Ecología -  Economía -  Empleo -  Enlaces -  EE.UU. -  EuropaFormación -  Fotografía - HumorHUELGA GENERAL  - Infancia - LegislaciónLiteratura  - Memoria HistóricaMéxico - Mujer-   Mundo Insurgente - Mundo del Trabajo -   No Fumar -  Organigrama -  Palestina -  Plan de trabajo -  Prensa -  Problema Español -  Profesionales y Comunistas -  Resoluciones  - Sáhara Occidental - Salud - SIDA - Sexualidad -   Software Libre -  Venezuela -  XVI Congreso Federal y  -  VI Congreso de Madrid - Yugoslavia
Volver a la página de inicio

Novedades


Los comentarios son bienvenidos (profpcm@profesionalespcm.org): Carta a profpcm@profesionalespcm.org
Teléfono: (+34) 91 539 20 05 Fax. 91 539 03 37
Domicilio Social: C/Fray Luis de León, 11 - Esc. 2-2º (28012) Madrid. 

  Envíanos tu aportación, o comentarios via formulario. PAGINA PRINCIPAL DE WWW.PROFESIONALESPCM.ORG
Recomendado reproducir material citando su procedencia..

Gracias por no fumar en los lugares comunes - http://tobacco.who.int GRACIAS POR NO FUMAR EN LUGARES COMUNES