Página principal de PROFESIONALESPCM.ORG Página principal de PROFESIONALESPCM.ORG Afíliate el Partido Comunista de España

Secciones: Documentos, opinión, debate -  México

Título: LA DEMOCRACIA ES OTRA COSA

Texto del artículo:

ELEMENTOS DE LA DEMOCRACIA
LA DEMOCRACIA ES OTRA COSA
para reflexionar en grupo

1. La familia “democrática”

Muchos jóvenes que en el año 2000 no fuimos al voto “útil”, conciente y (mal)
calculado por los más viejos, sino que nos ilusionamos con Vicente Fox, guiados
sólo por el mercantilismo de la época, educados en la TV y sin conciencia social
ni experiencia política, sin formación ideológica, aunque también sin culpa,
ahora nos curtimos pronto con la desilusión del vergonzoso presidente: nuestro
triste primer voto; y hasta caemos en la cuenta de una tal izquierda que como
adolescentes de los años 90 difícilmente podíamos conocer. A nosotros se dedican
fraternalmente estas opiniones, en el contexto de las elecciones federales del
2003, donde se elegirán nuevos diputados. Se pretende que ya no queden dudas:
PAN y PRI son hijos de la misma madre derecha, alimentándose con igual ambición
de poder, riquezas y… el PRD es el hermano menor. Como políticos van tras el
erario; como empresarios, directo al bolsillo del pueblo. Quisiéramos aquí tocar
el fondo de estas cuestiones aunque
sea sólo con las yemas de los dedos, y demostrar que el sistema “democrático”
de partidos no puede tener izquierda seria, que se trata de constantes alianzas
y enfrentamientos en familia para mantenerse en el poder.

2. Dos caminos
Para ello, a continuación definiremos primero qué es eso de izquierda, o mejor
dicho, lo que queremos que sea, de forma que no se entienda por ello cualquier
cosa. Pero antes de emprender cualquier análisis social, recordemos que se puede
concebir al ser humano como principio y fundamento de todo alrededor, o como
esclavo del mundo, incluso de sí mismo. Porque desde ahí se desarrolla la
historia de la humanidad, abriendo dos caminos contrarios que hoy llamamos
izquierda y derecha,* y que llevaron a la organización del socialismo y el
capitalismo respectivamente: dos estructuras sociales cuyos sistemas de
funcionamiento se oponen, dividiendo internamente a la conciencia de la persona
y a la sociedad. Por eso no funciona del mismo modo una organización
cooperativa, de principios socialistas, y una sociedad anónima de capitalistas,
por ejemplo; ni proceden igual los zapatistas de Atenco y los empresarios de un
pretendido aeropuerto. Entonces, como ya se advierte, nadie puede
andar por ambos caminos a la vez sin rasgarse la entrepierna. Se requiere una
definición.

* Los términos surgieron en la Asamblea Nacional francesa, en 1789, donde los
diputados liberales y republicanos se sentaban a la izquierda del presidente, y
los conservadores a la derecha. Luego, en el siglo XIX, diferenciaban a los
seguidores del filósofo idealista Friedrich HEGEL: Los de derecha eran
conservadores de su obra, mientras los de izquierda evolucionaron hacia el
materialismo, ateismo y los procesos revolucionarios; entre éstos Karl MARX,
quien se apoyaría en la dialéctica de Hegel (tesis, antítesis, síntesis) para
introducir el Materialismo Dialéctico, base del comunismo y la lucha de clases.
Con todo, en los inicios del siglo XX la izquierda ya se hallaba dividida en
tres corrientes principales: comunismo, socialdemocracia y anarquismo.
Efectivamente, el marxismo cayó en el juego parlamentario de partidos, llamado
por algunos socialdemocracia, y que fuera la primera corriente marxista,
destacando Engels, Bernstein, Kaustky, y luego Lenin; sin embargo, cabe
apuntar que Karl Marx, en el Manifiesto Comunista y en La Ideología Alemana,
señalaba que los cambios estructurales de la sociedad no son evolutivos o
graduales como sugiere el sistema parlamentario, sino revolucionarios.

3. Principio y fundamento

En efecto, el hombre y la mujer son la medida de todas las cosas; son los
dueños de las ideas, las leyes, los métodos y todo cuanto existe, siempre que
los aprovechan para servir con libertad a sus semejantes. Nada de lo que vea
usted alrededor cobra sentido sin la presencia de una persona. Las personas son
el fin último y todo debe estar en función de ellas, inclusive sus propias
acciones, para su servicio, no para su esclavitud. En la fábrica el trabajador
será más importante que el trabajo, y el productor más que el producto. En la
escuela el estudiante importará más que el estudio, y el jugador más que el
juego. En el tribunal el delincuente vale más que las leyes. En la iglesia el
creyente será más importante que la religión o la fe. Cada individuo importará
más que su comunidad, y los socios más que su organización. ¿Ya decíamos, no hay
enfermedades sino enfermos?, ahora diremos que el enfermo importa más que la
salud misma; y que el drogadicto o el alcohólico
importan sobre la moral o las buenas costumbres. ¿Y los pobres importan más que
la pobreza o la riqueza?, pues sí. Esto es la izquierda.


4. Utopía, a la izquierda

Ahora bien, la extrema izquierda –o comunismo– se dice utopía porque se
presenta como un ideal inalcanzable para la especie humana. Por su lado, la
derecha se afirma espontánea o natural, pero reconoce sin vergüenza que el
egoísmo está detrás.* Pronto la izquierda toma ventaja, porque el sentido común
de su utopía también es natural del ser humano, mientras que las injusticias de
la derecha no pueden ser utópicas como es obvio. Además, el bienestar general de
la izquierda es más un asunto de sentido común que un sueño utópico. Ciertamente
este socialismo parece inalcanzable por la difícil educación comunitaria que se
necesita para cooperar y compartir; mientras el capitalismo es impulsivo,
egocéntrico, fruto de un instinto casi siempre inconsciente –o animal– y
entonces se dice que se da naturalmente. Pero uno y otro lado parten de la
naturaleza humana. Más aún, la izquierda es posible y menos utópica cada vez que
uno cede el paso a otro o le comparte algo, digamos; ya
con eso son más reales la justicia, la democracia y el bienestar común de esa
izquierda mal apodada utopía; claro, esto también lo hace la derecha, veremos
luego, pero por error, confusión o engaño.

* Este egoísmo capitalista, jalando cada quien para su santo, es lo que Adam
SMITH llamó mano invisible, la cual, según él, guiaría a todos hacia una
economía con equilibrio. Cfr. La Riqueza de las Naciones, 1776.

5. Democracia no es resignación
Democracia significa gobierno del pueblo todo, no de unos pocos encumbrados
sobre los demás mediante la ley bruta de la fuerza. Por eso la izquierda es la
única que puede salir en defensa de la democracia, rechazando –a la luz de la
razón, que no del instinto– la injusticia, el bienestar exclusivo, el
acaparamiento, todo aquello que daña a la especie humana y que sólo puede
encontrarse a la derecha. Más que nada, la izquierda repudia de la derecha su
propiedad privada de los medios de producción, como origen de muchos males –si
no de todos–. Y en general, ambos bandos son intolerantes entre sí por
contrarias razones; lo vemos a diario en los conflictos obrero-patronales, por
ejemplo, donde la relación no es democrática o tolerante, sino injusta para el
obrero, y de resignación para el patrón cuando aquel reclama sus derechos
inevitablemente. Injusticia y resignación se hallan a la derecha, no la
democracia, porque la democracia es de izquierda.

6. La democracia no divide
Divide y vencerás ha sido la estrategia cardinal de toda derecha en la
historia de la humanidad. El pueblo unido… dice la izquierda. En la izquierda
las personas comparten, cooperan, unifican y tienen poder sobre sí mismos; en la
derecha acaparan, compiten, dividen y tienen poder sobre los demás. En la
primera las personas son comunidad, en la segunda sólo individuos. Una libera,
la otra conquista. Etcétera. Entonces, el sistema electoral de partidos que en
efecto parte, divide, confronta y ejerce poder de unos sobre otros, no puede ser
democrático, cooperativo o de izquierda. Pero viene lo confuso: en campaña todos
se dicen de izquierda y reclaman el diálogo, el bienestar común… al tiempo que,
contrariamente, se basan en las individualidades, compiten, desplazan al más
débil, dividen y se subdividen en múltiples corrientes. Y a esta competencia la
llaman democracia. También predican la justicia, la autonomía indígena, exaltan
la soberanía nacional, a tolerar dicen;
prometen al pobre, ¿y qué? Ya somos 70 millones de pobres, mientras los
funcionarios de la Suprema Corte, por ejemplo, reclaman pensiones de 170 mil
pesos mensuales; y los presidentes de la república mantienen sus sueldos el
resto de sus vidas, pues no les bastan los derechos que les otorga la ley
expedida por el propio Vicente Fox.*

* Cfr. Ley de las Personas Adultas Mayores, artículo 5°; Diario Oficial de la
Federación, 21 de junio del 2002.


7. La democracia no es competencia
La competencia es el motor del capitalismo y no puede formar parte de la
cultura socialista, ni en las relaciones sociales ni mucho menos
interpersonales. Y el motor de la competencia es la envidia:* en todo ser humano
que compite por algo hay envidia. Y en toda envidia reina el egoísmo, principal
obstáculo de la izquierda y fondo de todo este asunto. La competencia nos ha
traído mejores marcas y productos, no mejores personas ni mayor justicia
social.* Mientras el socialismo tiene por esencia la sociedad, los capitalistas
o materialistas la materia y el lucro, aunque digan defender con su
individualismo lo que en el fondo no les interesa: el individuo, en cuanto
persona. Eso sí, pese a las confusas apariencias, ambos sistemas son coherentes
consigo mismos, o no lograrían sus objetivos. Y así la competencia, injusta en
cuanto desplaza y despoja, produce riquezas y poder igualmente injustos; se dice
democrática pero nada más. Tal vez esto explique en parte, desde un punto
de vista ideológico, por qué en Cuba y en muchas comunidades indígenas no se
quiere la competencia partidista.

* Cfr. Carlos MARX (1818-1883), Manuscritos económico-filosóficos de 1844, ed.
Grijalbo, México, 1975, p. 112: “La idea de propiedad privada se vuelve envidia
y afán de nivelación en contra de la propiedad privada más rica, y esta envidia
forma la esencia de la competencia.”
* Los mismos capitalistas han enriquecido la definición de competencia
últimamente, llamándola conflictos de interés, y pues sí, es eso.

8. La democracia no justifica los medios

El socialista tiene su principio y fin en el otro; como medio se tiene
libremente a sí mismo, en una relación solidaria, no de sometimiento. Pero
vienen las tantas confusiones y contradicciones de esos gobiernos “democráticos”
que todo lo pervierten, haciendo del fin medio y del medio fin. Luego, cuando
afirman que el fin justifica los medios, que no importa obrar mal si el bien se
busca, resulta una contradicción moral; y de sentido común porque, vamos, no se
puede llegar al sur caminando hacia el norte. Nada de esto tiene un gobierno de
izquierda, donde principio, medio y fin son coherentes, y no les mueve la
competencia como principio. Pero a la hora de las elecciones, los principios de
izquierda son cambiados por votos, y así los candidatos son delincuentes porque
aseguran el triunfo, porque prefieren ganar corrompidos que perder con dignidad.
El resultado de este voto “útil” es un infantil fracaso, pues los gobiernos “de
izquierda” o “democráticos” resultan incluso
peores y los partidos exhiben su falta de calidad moral. La única alegría es
que este sistema de partidos así se desmorona.


9. El voto inútil

Los partidos en verdad no tienen tales principios y valores de izquierda, pues
éstos se hacen con hechos y acciones, que no vemos. Y porque cualquier fin toma
la fuerza del camino recorrido: el peso de los medios, las herramientas y el
proceso por el que se llega. El peso del presente está en su historia. Por eso
la supuesta democracia electoral del 2000 no pesó, porque no tiene pasado;
sabemos que no votó un proceso de maduración ciudadana sino el hastío y la
inmadurez. Sobre todo sucedió lo que sospechábamos, que otra vez fueron
elecciones amañadas políticamente, financieramente y… el voto resultó inútil.
Continuó el mismo sistema de gobierno y en mayor grado, lo que era lógico con un
partido de ultraderecha como el PAN; pero hubo mucha confusión y la gente creyó
que comenzaba la democracia. Se trató de una tomada de pelo que habremos de
reconocer con humildad o no hay esperanza de verdadero cambio.

10. La democracia es autonomía

De nada sirve un gobierno que se presume democrático, si todavía no llega al
poder y ya compromete todo al extranjero; de qué sirve si no manda obedeciendo a
su pueblo. ¿Qué democracia hay en un pueblo sometido a otro? Un país que no se
gobierna a sí mismo, no tiene autonomía ni gobierno del pueblo. Manejado por
políticas internacionales, por intereses de empresarios extranjeros, no puede
tener democracia. No hay autonomía en un pueblo que no vive en territorio
propio, que trabaja tierras y fábricas ajenas, con otras leyes, otra cultura…
Porque nadie gobierna en casa ajena: es el dueño quien decide cómo se ordenarán
las cosas. Es lo que pasa en México, teniendo todo nada nos pertenece; nos
quedamos sin recursos y por tanto otras leyes nos gobiernan, imponiendo hasta
candidatos y presidentes. Vivimos en casa ajena. Por eso la democracia y la
autonomía requieren indispensablemente de lo económico: la propiedad común de
los medios de producción. Esto no sólo lo entendió
Marx, también Zapata.

11. La democracia no es esa representatividad

Se dice, con error, que un gobierno es democrático y justo cuando una mayoría
desplaza una propuesta contraria, o si de algo le corresponde más. Pero una
“democracia” así, produce desigualdades proporcionales según el tamaño de cada
cual. Si un partido político es grande, rico, poderoso, denle mayor presupuesto,
no al revés; el partido chico así que quede. A los que tienen mucho así les
toca; a los que tienen poco, poco; y a los que nada… nada de esto es la
verdadera democracia. A unos les sobra porque a otros les falta. Los
funcionarios se sorben el bienestar del pueblo con sueldos descomunales,
privilegios y otras corrupciones sólo porque representan más gente. Y estas
injusticias, semejantes desproporciones, resultan legales. ¿Cuál bienestar
común? Esa “democracia” de representatividades cumple otros fines pues no
produce justicia, sino desigualdad y representantes de sus propios intereses.
Diputados y senadores, concretamente, en la práctica no representan a nadie,
mucho menos los plurinominales; son elegidos para decidir lo que quieran; se
premian y perdonan entre ellos, previa comedia de desafuero; ni la población ni
sus partidos los controlan… ¡y todavía explican que se trata de un voto de
confianza!

12. La democracia tiene ideología

La izquierda y la derecha abarcan toda la realidad humana. Además de ser
estructuras políticas y económicas, les cobija la ideología, expresada en una
forma de vivir, pensar, creer, sentir, vaya, una cultura. Entonces, también la
ideología puede ser de un lado o del otro. Hasta la religión será claramente
capitalista o de derecha cuando promueva el individualismo, el conformismo o el
respeto a la autoridad del tirano. Pero no es correcto clasificar la tendencia
de la gente por su clase social, pues la derecha requiere de ricos como de
pobres, y la izquierda igualdad de clases. En la derecha el rico pensará como
capitalista, y el pobre espera ser otro acaparador –no se diga las clases
medias–. ¿El motor de este acaparamiento? No puede ser otro, el egoísmo. En
cambio, la izquierda es conciencia en práctica contra las diferencias sociales,
y aquí viene lo crudo: en la desigualdad puede haber pobres de derecha, pero
ricos de izquierda no, porque no bastan las ideas. Para
superar la idea de la propiedad privada, es suficiente la idea del comunismo;
pero para superar la realidad de la propiedad privada es necesaria la realidad
del comunismo, decía Marx.* Compartir es tan difícil.

* Cfr. MARX, op. cit., p. 139.

13. ¿Voto secreto?

Con todo, no pretendamos extinguir la derecha; ya decíamos que su esencia
instintiva, competitiva, materialista, también forma parte de la natura humana.
Ensalzamos la izquierda pues no excluye ni combate a su rival: las personas
analizan las circunstancias encontradas de la vida, no compiten ni negocian. No
hay vencedores ni vencidos, dice el zapatista. Ni siquiera compite contra el
mal, la democracia no sabe competir: dialoga, analiza y concluye a favor del ser
humano. Nadie esconde la mano al votar, nada hay qué temer, ni motivo de
vergüenza salvo que se vote con la derecha en plena conciencia. En efecto, la
competencia no es tanto reflexión como un impulso egocéntrico que desplaza; el
diálogo le es ajeno, no son sus modos. También por eso el voto en nuestro
sistema dizque democrático es competitivo, individualizado, secreto, sin el
análisis comunitario que lleva a la unidad. Acaso esto explique un poco porqué
los zapatistas no votan en este sistema; es que no están
peleando contra un partido, ya dijeron, luchan contra el sistema y, claro, no
le van a hacer el caldo gordo con su voto.

14. Es otro tipo de consenso

Ahora bien, el resultado de dicho diálogo es el consenso, que incluye a todos.
Pero no es como dice el gobierno, que las partes negocian y quedan conformes con
lo suyo, donde cada cual busca más para sí. No, el verdadero consenso desemboca
en un fin común. Tampoco todos piensan igual; es un cambio de opinión en aras
del bienestar común y la justicia, propiciado por el diálogo y el control de la
competencia −que no está erradicada sino contenida, latente−.
Alguien cede ante la razón y se da el acuerdo. Pero no es de mayorías, pues a
veces sólo uno tiene la razón como pasa en muchas asambleas indígenas. Por eso,
las mayorías de la falsa democracia se equivocan mucho, porque no dialogan,
porque están divididas entre sí, desgajadas, manipuladas, porque no reina el
sentido común. Entonces el sistema de partidos no, lo de veras democrático es el
consenso. Pero el sistema de partidos no puede, pues todos buscan sus propios
intereses.
15. No sólo por sobrevivir
Es materia de otro estudio si esa democracia indígena ya la había antes de la
conquista, o surgió con ésta como un instinto egocéntrico de supervivencia que
llegó a convertirse en una cultura de genuina democracia. Pero vale comentarlo
aquí, porque puede suceder que hoy el consenso en la humanidad se dé así, hasta
que peligre la propia especie, como instinto de supervivencia y no por la
conciencia ciudadana o la esforzada izquierda. Muy ordinario es esto. De hecho
ya lo vemos cuando las potencias del mundo deciden frenar las armas nucleares,
combaten el terrorismo o la drogadicción del propio pueblo, o si las grandes
empresas reducen su contaminación ambiental… nada es por el bienestar común,
quieren salvar su pellejo… y sus negocios. Ojalá que una “democracia” tal,
aunque sea fruto de ese instinto de supervivencia, no llegue demasiado tarde a
emprender el camino hacia la democracia consciente que se necesita.

16. La democracia es deber

Ahora bien, a la democracia la impulsa el deber de la razón: aquello que debe
ser porque es provechoso para todos, no lo dañino. Esta necesidad de elegir
entre lo bueno y lo malo, convierte al bien en deber. Se trata de una conclusión
moral, lógica e ineludible del pensamiento. Quizá esta convicción personal –que
se potencia mucho cuando surge del análisis comunitario– sea lo que Kant llamaba
“imperativo categórico”:* Obra como si la máxima de tu acción pudiera ser
erigida, por tu voluntad, en ley universal de la naturaleza. Obra de tal modo
que uses en todo momento humanidad, tanto en tu persona como en la ajena,
siempre como fin y nunca exclusivamente como medio. De aquí, todo lo que
beneficie al ser humano resulta un deber de la razón, digamos la democracia, la
justicia, etc., incluso el amor, como veremos adelante. Y de esta razón puede
seguir una voluntad que toma decisiones justas, aun con sentimientos contrarios,
sólo por el sentimiento del deber; porque éste no
sólo se entiende, también lo siente uno. Así, aunque el egoísmo, la envidia u
otros sentimientos rechacen el bienestar general, siempre queda el deber de la
razón, que tiene sentido y es sentido. El hecho de que el hombre sea consciente
de que puede hacerlo porque debe –decía el mismo Kant–, abre en él un abismo de
disposiciones divinas que le hace experimentar una especie de estremecimiento
sagrado, frente a la grandeza y a la sublimidad de su verdadero destino.
* Immanuel KANT, Crítica de la razón práctica, 1788.

17. La democracia es radicalidad
Entonces, no habiendo modo de confundir las partes, la división social y la
pluralidad han de procurarse al mínimo de esas dos inevitables, y pues a ninguna
conviene subdividirse. Con esto, la izquierda resulta más beneficiada, pues con
tal polarización deja en claro que la derecha nada le aventaja en el terreno de
lo que debe ser. Por ello, ésta busca la confusión, la ambigüedad, la aparente
neutralidad y se tiñe de prudente; no le conviene mostrar lo radical de su
perversa identidad. Pero como ambas irán a sus propios métodos, ya que fracasan
en los terrenos del otro, surge una muy tensa calma donde la izquierda no está
dispuesta a competir y a la derecha no le conviene dialogar, mirándose
mutuamente la desnudez de sus contrarias intenciones. De este enfrentamiento
saldrá una síntesis distinta al diálogo y a la competencia. Y esa síntesis, esa
otra cosa, es la guerra.

18. ¿La democracia es guerra?
En la práctica no es fácil decir: los de izquierda acá, los de derecha váyanse
a otros pueblos, vivan como quieran y santa paz. No, al fin comparten el mismo
territorio que es el mundo. Y en este enfrentamiento se da la sublevación de la
izquierda ante la represión de la derecha, que no son diálogo para una ni
competencia para la otra. Son guerra. Porque la competencia y el diálogo sólo se
entienden en la legalidad, el consentimiento, acaso la resignación… y en la
guerra no hay nada de eso. La guerra verdadera es total desacuerdo; la guerra
legalizada y con reglas es un juego. Entonces, la guerra es un medio neutral de
fines adversos: independencia para unos y conquista para los otros. Pero otra
vez, sólo la izquierda tiene una justificación seria para la intolerancia; su
revolución es ética, de supervivencia, de defensa e independencia, de
liberación, de amor a la vida, a la humanidad, intensa como si fuera el último
día –lo que se dice guerra de veras–. Esto el
capitalista no lo aguanta, ya que está dispuesto a arriesgar el capital robado
en los negocios, pero nunca la propia vida. Por eso, cuando el socialista dice
patria libre o morir, el conquistador huye. Mas nadie piense que se quiere
incitar a la violencia, sólo tratamos de explicar por qué la revolución es
inevitable, y obligada.

19. Amor, odio y dignidad

Decía el Che Guevara que la revolución es una cuestión de amor… y también de
odio, no lo negaremos. Y de dignidad. De amor, porque la cooperación, la
generosidad, el convite, la tolerancia, el servicio, la paciencia, el respeto,
la justicia, la amabilidad, la responsabilidad, la compasión, la comprensión, la
fraternidad, el perdón, la solidaridad… todo eso son expresiones del amor. De
odio, porque la violación a lo que se ama no produce otra cosa. Y de dignidad,
porque a nadie gusta que lo traten como animal. Ahora, si uno tiene ciertos
escrúpulos religiosos, vale abundar que esta guerra de izquierda –la revolución,
la independencia– no es vengativa, basada en la Ley del Talión, ni contra el
evangelio. Es de amor, odio y dignidad cuando ya se ha quedado uno sin mejillas;
porque el evangelio dice pon la otra, pero no que todo el tiempo. Y permitir al
enemigo su tiranía, no es amarle, ni es amarse a uno mismo. Cuánto más si los
marginados son el meollo del asunto.* Estas
cosas también influyen en la democracia y requieren mayor análisis, mas no
vamos a enredarnos ahora en ellas.

* Cfr. José Ignacio GONZÄLEZ FAUS, S. J.; Jesús y los ricos de su tiempo; CRT;
México, 1987, t. 1, p. 37.

20. La tolerancia tiene límites

Ahora llaman tolerancia al hecho de aceptar las diferencias. Así, tolerancia
puede ser cualquier cosa y en su nombre se hace lo que sea. Pero si tolerancia
es aguantar alguna falta o la injusticia de otro, entonces implica compasión,
comprensión… alguna dosis de amor, o tal vez sería masoquismo. Nos referimos al
otro porque no es algo ajeno a los seres humanos. Por ejemplo, nadie tolera el
sol por tolerar o por amor al sol, sino que usa un sombrero; en cambio, uno
puede tolerar el sol para ceder el sombrero a otro. Pero hasta el amor humano
tiene mojoneras, porque uno no puede, digamos, amar a plenitud a cualquier
persona. Así, cuando mi libertad invade los derechos del otro, es hora de
ponerle un hasta aquí o lo pondrá la tolerancia, porque estamos en su
territorio, y quien tolera tiene derecho a poner límites sin faltar por ello a
la justicia. Esta tolerancia abriga en el fondo una esperanza de cambio para
bien de los dos. Es a la vez permisividad y límite; su función
es hacer excepciones, sólo excepciones, pues conforme aumenta su licencia la
injusticia se acostumbra, se hace ley.

21. ¿Quién está tolerando a quién?

De por sí, entre los quehaceres de cualquier orden o ley, de izquierda o
derecha, está precisamente limitar la tolerancia. Y en las leyes de izquierda
hay cosas que no se deben tolerar siquiera un poco, como la masacre de Acteal o
las muertas de Ciudad Juárez, digamos. Así también, la derecha tiene en México
su tolerancia cero para lo que amenace su sistema de resignaciones llamado
“democrático”, impulsada por empresarios mexicanos, estadounidenses los
asesores. Ya ni chingan, primero cero crecimiento y ahora cero tolerancia,
comentaban dos pobres tirados sobre la banqueta en una caricatura de Helguera.
Pronto el zapatista se pregunta ¿quién está tolerando a quién? Por eso, cuando
las injusticias del gobierno empeoran; cuando la tolerancia tiende al infinito y
no es de amor la cosa; si ya no existen fundamentos para la esperanza… la
tolerancia debe terminar.

22. El derecho de rebelión
(…) El derecho de rebelión penetra en las conciencias, el descontento
crece, el malestar se hace insoportable, la protesta estalla al fin y se inflama
el ambiente. Se respira una atmósfera fuerte por los efluvios de rebeldía que la
saturan y el horizonte comienza a aclararse. Desde lo alto de su roca el Buitre
Viejo acecha: De las llanadas no suben ya rumores de quejas, ni de suspiros ni
de llantos: es rugido el que se escucha. Baja la vista y se estremece; no
percibe una sola espalda: es que el pueblo se ha puesto de pie. Bendito momento
aquel en que un pueblo se yergue. Ya no es el rebaño de lomos tostados por el
sol, ya no es la muchedumbre sórdida de resignados y de sumisos, sino la hueste
de rebeldes que se lanza a la conquista de la tierra ennoblecida porque al fin
la pisan hombres. El derecho de rebelión es sagrado porque su ejercicio es
indispensable para romper los obstáculos que se oponen al derecho de vivir.
Rebeldía, grita la mariposa al romper el capullo
que la aprisiona; rebeldía, grita la yema al desgarrar la recia corteza que le
cierra el paso; rebeldía, grita el grano en el surco al agrietar la tierra para
recibir los rayos del sol; rebeldía, grita el tierno ser humano al desgarrar las
entrañas maternas; rebeldía, grita el pueblo cuando se pone de pie para aplastar
a tiranos y explotadores. (…) Y el Buitre Viejo acecha desde lo alto de su roca,
fija la sanguinolenta pupila en el gigante que avanza, sin darse cuenta aún del
porqué de la insurrección. El derecho de rebelión no lo entienden los tiranos.*

* Cfr. Ricardo FLORES MAGÓN, El derecho de rebelión, “Regeneración”,
10-sep-1910. Semilla Libertaria: 1.13-15. Cfr. Antología, UNAM, 1972, p. 3-5.
Desde luego, el Buitre Viejo se refiere a Porfirio Díaz, hoy son otros.

23. Democracia es otro tipo de poder

Dicen con razón que el “poder” no puede ser parte de la democracia
socialista,* pues el poder que conocemos en la política no le sirve al ser
humano porque es un poder sobre el otro, no para el otro ni del otro como
sugieren la autonomía o la soberanía. Pero también es cierto que el poder debe
ser redefinido, ya que un pueblo sin poder para decidir su voluntad no tiene
autonomía; y una nación que no puede gobernarse a sí misma ¿qué soberanía tiene?
¿Hay un fulano sin poder sobre sí mismo?, ¿será libre? Más aún, no existe
democracia real sin un poder de gobierno en manos del pueblo. Al dejar que los
poderosos monopolicen el concepto y el ejercicio del poder, éste siempre será
sinónimo de corrupción y perversidad como así quieren, con la consiguiente auto
exclusión del pueblo conciente que se queda sin poder mandar a sus gobernantes.
Es necesario construir nuevos conceptos de poder, de violencia, de tolerancia,
de democracia… una revolución ideológica.

* Cfr. John HOLLOWAY, Cambiar el mundo sin tomar el poder; ed. Herramienta,
Argentina, 2002.

24. Propuestas para el sistema electoral
De esta forma hemos tocado grosso modo el fondo de la democracia desde una
visión de izquierda. Sólo subrayaremos a la postre que la construcción de un
gobierno democrático ha de limar la competencia en sus estructuras y sistemas
electorales, lo que requiere ciertas medidas prácticas que demuestren la
voluntad de cambiar el rumbo. Algunas propuestas que se pueden discutir para
nuestro sistema electoral de partidos son:

a) Que el primer acuerdo popular sea el sueldo austero de los altos
funcionarios. Así disminuirá la competencia por el poder; se evita el robo legal
y sistemático; convierte los puestos de poder económico y político en honor y
servicio. Y porque también se trata de erradicar la extrema riqueza, no sólo la
extrema pobreza. Analicemos, pues, un salario mínimo y pensiones de 200 pesos
diarios para todo ciudadano y un máximo de 800, al menos en el sector público,
incluyendo al presidente de la república y a esos magistrados. Esto no resuelve
la pobreza del país pero el gobernante adquiere coherencia y calidad moral.
b) Que los candidatos no pertenezcan a partidos políticos, de modo que se
escojan libremente; y se obstaculicen las carreras políticas personalistas. La
competencia bajará. Los partidos quedarán reducidos a promotores de políticas
públicas, sin acceso al poder. Porque hoy los partidos parecen más pequeños
estados que organizaciones civiles; y no se comportan como brazo de la sociedad
civil sino como cabeza y fin en sí mismos.
c) Que ningún funcionario de elección popular abandone su puesto para ser
candidato a otra cosa; ni repita nunca un mismo cargo. La capacidad y
experiencia de los funcionarios no importarán tanto como la alternancia en los
cargos; así los ciudadanos elegirán los candidatos más convenientes y éstos
cumplirían sus obligaciones más cabalmente. Además se impide el fuero al delito
y la impunidad; se evitan grupos oligarcas, así como posiciones ventajosas y
corrupciones desde el poder en los procesos electorales; de nuevo se trunca el
ascenso personalista; y el gobierno es representado por más ciudadanos.
d) Que las elecciones se reduzcan a un máximo de dos opciones, que
resultarán del acuerdo o alianza entre partidos y organizaciones, no por
exclusión o competencia. Esto impide que la sociedad se fragmente demasiado;
propicia mejor definición de las partes; y se posibilita el consenso si no
difieren en esencia. Además, el proceso electoral será más de encuentros de
diálogo que costosas campañas mercadotécnicas.
e) Que la concordancia de principios partidistas sea una guía para los
planes de gobierno. Esto los unifica a todos. Y los principios no serían simple
discurso.
f) Que los partidos no sean financiados por el Estado ni por las
organizaciones para fines electorales. Así decrecen la competencia y la ambición
de poder. El financiamiento de los partidos será responsabilidad de sus miembros
militantes, y la aportación máxima debe estar al alcance de cualquier ciudadano,
nunca extranjero; así se evita el privilegio a grandes “accionistas” del capital
partidista.
g) Que el Instituto Federal Electoral divulgue equitativamente, y con un
mismo formato, las propuestas electorales en los medios de comunicación. Para
que no sea el dominio del mercado sino la calidad de las propuestas lo que guíe
al ciudadano; y porque no se trata de tener igualdad de oportunidades sino de
posibilidades.
h) Que se permitan otros métodos electorales diferentes al sistema de
partidos, para que los pueblos indígenas adopten el sistema que deseen de
acuerdo a sus necesidades.
i) Que se invaliden los convenios internacionales que no han sido
avalados por el pueblo; de suerte que se recupere nuestro patrimonio nacional y
la soberanía.

Desde luego, la prioridad de estas medidas puede ser otra discusión.

25. Cómo elegir el candidato a diputado

Había una vez, en un distrito electoral, un grupo de personas que se reveló
contra el sistema electoral de partidos, y se organizó como comité para elegir
democráticamente un candidato a diputado de la sociedad civil, de manera
independiente y externa a cualquier partido. Convocaron al pueblo por todos los
medios de comunicación para que las organizaciones civiles presentaran a sus
precandidatos según los siguientes requisitos:

a) No debe ser funcionario de partido ni de gobierno, ni ser miembro de la
organización que lo propone.
b) Saber leer y escribir.
c) Edad entre 50 y 60 años.
d) Debe hacer una carta de compromiso ante notario público, donde se
compromete a endosar su sueldo, aguinaldo y cualquier otra prestación a una
organización civil denominada “Consejo Distrital”, que le pagará un sueldo
máximo de 10 mil pesos al mes.

e) El resto del sueldo será para pagar 5 mil pesos a cada integrante del
Consejo Distrital, conformado por el suplente, como coordinador, y un
representante por municipio; y financiará los trabajos de consulta popular.
f) Al partido que acepte esta candidatura sólo se le dará un informe
mensual de actividades.
g) Las FUNCIONES DEL DIPUTADO serán informar de manera permanente sus
actividades, así como las disposiciones y agenda de trabajo en el Congreso de la
Unión; representar en las cámaras las decisiones que tomen los ciudadanos de su
distrito; y reunirse con el Consejo Distrital al menos cada 15 días.
h) Las FUNCIONES DEL CONSEJO DISTRITAL serán llevar a consulta en cada
municipio los temas que se debaten en el Congreso, evaluar y pagar al diputado y
al suplente cada mes; reunirse cada semana; y presentarse todos en cada
municipio por lo menos una vez al año.
i) Las asambleas municipales elegirán y evaluarán el trabajo de cada
consejero; mientras que el Consejo evaluará el trabajo del diputado, contando el
suplente con voto de calidad.
j) El diputado, el suplente y el Consejo Distrital se comprometen a
trabajar de manera conjunta en favor de los grupos más marginados de la región y
del país.

La mayoría de los aspirantes no aceptó esta cartilla, pues tenían otros
intereses que no eran de servicio y obediencia al pueblo; otros eran
profesionistas o empresarios cuyos ingresos actuales eran mayores, y tampoco
aceptaron al no poder abandonar su estilo de vida. De modo que sólo quedaron
tres precandidatos que sí aceptaron estas condiciones y fueron llevados a
consulta, organización por organización, colonia por colonia y comunidad por
comunidad. En una hoja, los líderes y representantes de más de 200
organizaciones civiles fueron asignando puntos a los precandidatos, puntos de 1
al 3 según su preferencia, previa consulta a sus bases, y firmando por un lado.
Al final se sumaron todos los puntos y quien obtuvo más fue designado el
candidato oficial de la sociedad civil, suplente el que le siguió. Enseguida se
convocó a una rueda de prensa para informar los resultados de la votación sobre
la terna, extendiendo una copia de todas las firmas a cada organización.
Luego se ofreció el candidato a los partidos políticos bajo estas
condiciones, pero sólo dos partidos pequeños lo aceptaron. El comité promotor se
decidió por el partido que más se acercaba a la izquierda, previo análisis de
trayectorias, líderes, militantes y estatutos. Cuando comenzaron los tiempos de
campaña, todos los demás partidos desplegaron gran propaganda, mientras que el
pequeño y pobre partido elegido por la sociedad civil ya no lo necesitó. A la
hora de las elecciones resultó triunfador sin mayor gasto, pues incluso las
organizaciones que habían votado por otro precandidato, al ver la manera
transparente y democrática de elegir al candidato de la sociedad civil,
cambiaron de opinión y votaron por él. Ésta es la propuesta para la sociedad
civil que todavía crea en los partidos.

26. Tres alternativas

Como lo anterior difícilmente sucede, concluimos con tres alternativas que
usted estará pensando como posibles ante la próxima coyuntura electoral. 1) Se
puede votar por el partido que más se acerque a la izquierda, o por el menos
peor, pero ya sabemos que es lo mismo. 2) Se puede protestar invalidando la
boleta, pero así se valida al sistema electoral partidista y se suele abandonar
cualquier otra acción de cambio. Y 3) Se puede NO VOTAR: aunque esto pueda
beneficiar a los partidos grandes, se debilita este sistema electoral de
partidos y nos obliga a organizarnos para emprender algo nuevo, ya que no
podremos quedarnos con los brazos cruzados. ¢

México. Abril del 2003

___________________

[1] Los términos surgieron en la Asamblea Nacional francesa, en 1789, donde
los diputados liberales y republicanos se sentaban a la izquierda del
presidente, y los conservadores a la derecha. Luego, en el siglo XIX,
diferenciaban a los seguidores del filósofo idealista Friedrich HEGEL: Los de
derecha eran conservadores de su obra, mientras los de izquierda evolucionaron
hacia el materialismo, ateismo y los procesos revolucionarios; entre éstos Karl
MARX, quien se apoyaría en la dialéctica de Hegel (tesis, antítesis, síntesis)
para introducir el Materialismo Dialéctico, base del comunismo y la lucha de
clases. Con todo, en los inicios del siglo XX la izquierda ya se hallaba
dividida en tres corrientes principales: comunismo, socialdemocracia y
anarquismo. Efectivamente, el marxismo cayó en el juego parlamentario de
partidos, llamado por algunos socialdemocracia, y que fuera la primera corriente
marxista, destacando Engels, Bernstein, Kaustky, y luego Lenin; sin embargo,
cabe apuntar que Karl Marx, en el Manifiesto Comunista y en La Ideología
Alemana, señalaba que los cambios estructurales de la sociedad no son evolutivos
o graduales como sugiere el sistema parlamentario, sino revolucionarios.
2 Este egoísmo capitalista, jalando cada quien para su santo, es lo que Adam
SMITH llamó mano invisible, la cual, según él, guiaría a todos hacia una
economía con equilibrio. Cfr. La Riqueza de las Naciones, 1776.
3 Cfr. Ley de las Personas Adultas Mayores, artículo 5°; Diario Oficial de la
Federación, 21 de junio del 2002.
4 Cfr. Carlos MARX (1818-1883), Manuscritos económico-filosóficos de 1844, ed.
Grijalbo, México, 1975, p. 112: “La idea de propiedad privada se vuelve envidia
y afán de nivelación en contra de la propiedad privada más rica, y esta envidia
forma la esencia de la competencia.”
5 Los mismos capitalistas han enriquecido la definición de competencia
últimamente, llamándola conflictos de interés, y pues sí, es eso.
6 Cfr. MARX, op. cit., p. 139.
7 Immanuel KANT, Crítica de la razón práctica, 1788.
8 Cfr. José Ignacio GONZÄLEZ FAUS, S. J.; Jesús y los ricos de su tiempo; CRT;
México, 1987, t. 1, p. 37.
9 Cfr. Ricardo FLORES MAGÓN, El derecho de rebelión, “Regeneración”,
10-sep-1910. Semilla Libertaria: 1.13-15. Cfr. Antología, UNAM, 1972, p. 3-5.
Desde luego, el Buitre Viejo se refiere a Porfirio Díaz, hoy son otros.
10 Cfr. John HOLLOWAY, Cambiar el mundo sin tomar el poder; ed. Herramienta,
Argentina, 2002.




Artículo de www.profesionalespcm.org insertado por: El administrador web - Fecha: 19/06/2006 - Modificar

Comparte el artículo en las REDES SOCIALES: delicious Delicious | meneame Meneame | facebook Facebook | twitter Twitter | Technorati | barrapuntoBarrapunto
Próximamente disponible también para * Digg * Google Bookmarks* Wikio * Bitacoras.com * Reddit * * RSS * Technorati * Tuenti
Accedido o leido aproximadamente 1193 veces desde 20/01/2008
Ayuda a financiar las campañas electorales de IU para 2019 suscribiendo un microcrédito
22-2-2019 Acto “La izquierda para un país que lucha” con Alberto Garzón en Madrid
#BoycottEurovision2019 Firma para pedir que Eurovisión 2019 no se celebre en Israel
Venezuela : Lo que Todo el Mundo Debe Saber sobre el Golpe Dirigido por EE.UU.

Sitio Web del Núcleo de Profesionales y Técnicos del Partido Comunista de Madrid PCM/PCE- http://www.profesionalespcm.org 
Actualizado a 19/02/19
Los comentarios y colaboraciones son bienvenidos
(comunistas_ARROBA_profesionalespcm_PUNTO_org): Carta a comunistas_ARROBA_profesionalespcm_PUNTO_org
Envíanos tu colaboración, o comentarios vía formulario.
¡¡AFÍLIATE EL PARTIDO COMUNISTA DE MADRID - PCE
!

BÚSQUEDAS en este sitio web
AGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content FeedsAGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content FeedsAgregador RSS de noticias y contenidos - Aquí OTRA VERSIÓN DEL AGREGADOR RSS XML  AGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content FeedsAGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content Feeds

IMPRIMIR Imprimir ESTA PAGINA (sólo si es imprescindible)  

Secciones: 
    [11-M Terror y Manipulación]  [15M, Unid@s Podemos, mareas, unidad popular, PAH]  [Acta Moderna]  [África]  [Anarquismo]  [Antiglobalización]  [Antivirus, Seguridad Informática]  [Archivo Sonoro, música y vídeo]  [Argentina]  [Bibliografía/Citas]  [Brasil]  [CC.OO.]  [CGT]  [Chile]  [China, R.P.]  [Ciencia]  [Cine]  [Colombia]  [Congresos]  [Contactos]  [Convenios Colectivos]  [Convocatorias]  [Convocatorias defensa FERROCARRIL]  [Correo recibido]  [CORRUPCIÓN, puertas giratorias,impuestos, transparencia]  [Cuba Socialista]  [Documentos militante IU/ PCE]  [Documentos, opinión, debate]  [Ecologismo, Movilidad y Soberanía Alimentaria]  [Economía]  [El Problema Español]  [Empleo (ofertas)]  [Enlaces]  [Esperanto]  [Estados Unidos de América]  [Europa]  [FIRMAS DE APOYO A MANIFIESTOS]  [Formación / Educación]  [Foro/Lista de Correo]  [Fotografías]  [Huelga General]  [Humor]  [Infancia / Juventud]  [Legislación]  [Literatura y otras Artes]  [Marxismo]  [Memoria Histórica]  [México]  [Movimiento Obrero/Mundo del Trabajo]  [Mujer / Feminismo]  [Mundo Insurgente]  [No Fumar /Derecho Fumadores Pasivos]  [Organigrama]  [Palestina]  [Plan de Trabajo]  [Prensa / Medios comunicación]  [Profesionales y Comunistas]  [República Española, La Tercera y Socialista]  [Resoluciones]  [Rusia, URSS, Centenario Revolución Soviética]  [Sáhara Occidental]  [Salud]  [Sexualidad y mundo gay]  [SIDA]  [Software y Conocimiento Libre]  [Venezuela Bolivariana]  [Yugoslavia y la autogestión socialista]
Volver a la página principal de www.profesionalespcm.org

Volver a la página de inicio
Código QR para dispositivos móviles:


Novedades

     ¡ PINCHA AQUÍ PARA VER LISTADO COMPLETO Y CRONOLÓGICO DE LAS NOVEDADES PINCHA AQUÍ PARA LISTADO COMPLETO Y CRONOLÓGICO DE LAS NOVEDADESPINCHA AQUÍ PARA VER LISTADO COMPLETO Y CRONOLÓGICO DE LAS NOVEDADES

PCE - IU - Construyendo Unidad Popular:

Página principal de www.profesionalespcm.orgINCLUYE EL BANNER EN TU SITIO WEB   PCE
Recomendado reproducir material citando su procedencia. Esta publicación es copyleft. Puede ser copiada sin ninguna restricción siempre que se mantenga esta nota. Apostamos por una Internet para todos y por el Software Libre EL NÚCLEO DE PROFESIONALES Y TÉCNICOS DEL PCM SE IDENTIFICA Y HACE RESPONSABLE EXCLUSIVAMENTE DE LOS TEXTOS INCLUIDOS EN ESTE SITIO WEB, QUE FIRME COMO RESOLUCIONES O COMUNICADOS DE LA MISMA. Todos los datos públicos de este sitio web están tomados de la Red o enviados por sus creadores, su único fin es divulgar la noticia, nunca apropiarse de textos y fotos, Siempre publicamos  la fuente cuando es conocida



Blog de debate NEURONASROJAS.profesionalespcm.org

Muro en Facebook NEURONASROJAS de profesionalespcm.org


Canal en YouTube de profesionalespcm.org

Sitio desnuclearizado, camapaña de Ecologistas en Acción
Sitio desnuclearizado, campaña de Ecologistas en Acción


NO PAGUES LA CRISIS

Declaración del PCE sobre ataque a Siria -
NO A LA GUERRA
La agresión militar lanzada contra Siria por EE.UU., Gran Bretaña y Francia abre un escenario de extrema gravedad ante el que el mundo debe responder

NO AL CANON DE CDs DE LA SGAE
NO A LAS PATENTES DE SOFTWARE

No acepto ser fumador pasivoEl humo ambiental del tabaco mata. No fumes en lugares comunes
GRACIAS POR NO FUMAR EN LUGARES COMUNES
EL COCHE DEVORA A TU CUIDAD, TU PLANETA Y TUS AMIGOS, APARCA EL COCHE PARA SIEMPREAPÁRCALO PARA SIEMPRE