Página principal de PROFESIONALESPCM.ORG Página principal de PROFESIONALESPCM.ORG Afíliate el Partido Comunista de España

Secciones: República Española, La Tercera y Socialista -  El Problema Español

Título: Teatro Real, reflexiones críticas sobre la monarquía y por restablecimiento legalidad republicana - por Jaume d'Urgell- Enlace 1 - Enlace 2 - Enlace 3

Texto del artículo:

"Teatro Real"

Reflexiones críticas con la institución de la monarquía,
en defensa del restablecimiento de la legitimidad republicana

Jaume d'Urgell [1] Madrid, 2 de mayo de 2006. Derechos NO reservados, reproducción permitida. (CopyLeft)


Hace unos días tuve el privilegio de conversar con un buen amigo,
arquitecto, honesto y capaz, y me planteó su inquietud ante la existencia de una parte de la ciudadanía que adopta una actitud pasiva ante los desafíos que plantea la más elemental reflexión crítica de la sociedad en que vivimos: los desequilibrios socio-económicos, la desigualdad de derechos entre seres humanos, la proliferación de conflictos bélicos, lo insostenible de nuestra relación con el medio natural, el empobrecimiento cultural al que asistimos no solo en los medios de comunicación de titularidad privada sino también en los entes públicos de difusión e información, la censura previa contra personas e ideas, el sometimiento a los dictados de oscuras
corporaciones empresariales y aún potencias extranjeras, la invención de barreras contra la libre circulación de los seres humanos, la indiferencia ante el sufrimiento o la marginación ajena que anida en la forma de vida de quienes el azar ha visto nacer en situación privilegiada y, por encima de todo: la negación de la democracia. Negación sostenible solo media nte el uso intencionado de incultura, silencio e inercia, al servicio de intereses creados por clases dominantes como el ejército, el capital, los partidos, la
banca y la iglesia.



Pasividad la hay de muchas formas, y una de ellas –acaso la más cruel–, es la que opta por la autocomplacencia relativa para escudarse en el “yo ya he cumplido”. Es una especie de desmovilización por vacuna: el sujeto que la padece se inyecta una dosis disminuida de actividad reivindicativa, hasta que su intelecto decide que “ya hay bastante… ahora que siga otro”.



El resultado suele ser un elenco de personas cuya única participación en la
política activa se limita a ir a algunas manifestaciones (si no llueve) y
ocasionalmente, a apuntarse a alguna lista de distribución de correo, o
algún foro de debate (en el que rara vez llegan a intervenir). Y no está
mal, peor sería no actuar en absoluto, y permanecer agazapado entre el resto
del rebaño… pero señores, que nadie se llame a equivocación: eso no es
participar, así jamás lograremos nada.



No pretendo regañar a nadie, ni hacer un llamamiento a la rebelión (me
caerían 35 años). No. Solo quiero llamar vuestra atención sobre el hecho
deque es necesario hacer algo más. Debemos movernos, actuar: protestar,
reivindicar, reflexionar, votar, informar, difundir, dar ejemplo… crear,
porque resistir es crear, y crear es resistir.



Es cierto que nos movemos contra corriente, pero ganaremos, estad
convencidos de ello, es solo cuestión de tiempo. Lo único que pretendemos
los republicanos es lograr una forma de organización de la sociedad en la
que todos los cargos públicos sean electos, que nadie mande por ser hijo de
alguien, que el voto de cualquier ciudadano tenga el mismo valor, que la
Iglesia se mantenga separada del Estado, que no existan relaciones de
servidumbre entre los jueces, el gobierno y quienes hacen las leyes, que los
cargos públicos tengan una duración determinada, que se proteja los derechos
de toda persona, en especial de los más humildes, que se renuncie al uso de
la guerra como método para resolver los conflictos políticos, que se apueste
por la cultura, que las elecciones sean libres, justas, directas,
proporcionales y universales, que los partidos políticos sean también
democráticos, que no tengan listas cerradas, que su financiación sea
transparente y honesta, que no se juegue con el hogar, que se trate a todo
el mundo por igual… los republicanos solo pretendemos democracia, sin
límites ni mentiras.



Nos movemos contra corriente, pero el tiempo está a nuestro favor. Cada
segundo que pasa nos encontramos un segundo más cerca de la abolición de la
arbitrariedad. La monarquía tiene caducidad, porque no es justa, no es
seria, no es actual y cada vez es más difícil ocultarlo.



Estos son tiempos difíciles, en los que el engaño campa a sus anchas por
doquier. Lamentablemente, abundan la personas dispuestas a prostituir su
cerebro con tal de satisfacer su estómago. Y la falsedad, frecuentemente se
alía con el silencio y la tergiversación, para arañar unos meses más de
buena vida a costa del erario público.



Es cierto, no lo tenemos fácil. Si estuviéramos cerca de conseguirlo, esto
estaría plagado de “cuñados”, cada vez habría más tertulianos y columnistas
de opinión que se saldrían del guión establecido y apostarían por la
República[2]. ¿Por qué? porque de algo hay que vivir, y porque si los héroes
abundaran, no haría falta llamarles así, serían simplemente, ciudadanos.



Pero no os creáis las mentiras de quienes desean que nada cambie: quienes
reclamamos legitimidad democrática no somos un puñado de utópicos
marginales, no somos personas estrafalarias ni consumidores miméticos de
pensamientos precocinados, tampoco somos necesariamente de izquierdas ni de
derechas –ya les gustaría–. ¡No! somos ciudadanos, conscientes de nuestra
ciudadanía, y exigimos respeto para nuestra voluntad expresada a través de
las urnas.



Analicemos la realidad que nos envuelve: los grandes partidos políticos
rehúsan tratar abiertamente de la cuestión de la república… muchos de los
políticos de primer orden piensan que: “cuando todo esto cambie, si alguien
saca a relucir una grabación en la que aparezcan mis declaraciones en contra
de la República, mis posibilidades de seguir chupando del bote se verán muy
mermadas”. Otros muchos incluso acarician veladamente la idea de la
República, como cuando se le atribuye la cualidad de republicano
precisamente al monarca. Si los dictados rezan que hay que tratar bien al
rey, y se le tilda de republicano, eso es un modo subliminal de decir que la
República es buena.



La realidad es que los grandes partidos le siguen haciendo el juego aparente
a los intereses familiares del ciudadano Juan Carlos Borbón, pero nadie se
arriesga a decir claramente que la República sería mala o que la monarquía
debe ser para siempre.



La tergiversación (y el revisionismo) lleva a muchos intelectuales a sueldo
a relacionar tendenciosamente República y Guerra Civil[3], lo cual es tanto
como vincular la bondad con la muerte de la bondad; culpabilizar a la
República del desencadenamiento de un conflicto armado es tan injusto como
establecer una relación de causa efecto entre resultar elegido concejal y
ser objeto de un atentado. Pero ¡basta! Pongamos las cosas en claro:
tergiversar es mentir, y quien miente, algo tiene que ocultar.



Nosotros no tenemos nada que ocultar, porque tenemos la extraordinaria
suerte de defender lo justo, estamos en el lado bueno, sin duda. Defendemos
la democracia. Sí, democracia. Porque monarquía y democracia son antónimos,
le pese a quien le pese, y no me salgan con lo de “monarquía parlamentaria”,
porque es una contradicción en términos, es como decir “paz armada”, o
“amenaza relativa”. ¡Por favor! somos mayores, pensamos por nosotros mismos.
Si democracia significa que el poder reside en el pueblo, ¿qué papel juega
en todo eso una Jefatura del Estado[4] vitalicia y hereditaria?



A mi me enseñaron de pequeño, que cuando un mandatario público transfiere
poderes a su hijo –porque sí–, que cuando un mandatario utiliza dinero
público para pagar la casa de su hijo, que cuando un dirigente presiona
medios de comunicación para ocultar informaciones que le resultarían
incómodas, eso, tiene un nombre, y ese nombre es: corrupción. Sí amigos,
hablemos en plata: la monarquía es una forma de corrupción institucional.
¿Por qué? porque todo el mundo sabe que si cualquier otro cargo público se
comportara como lo hace un monarca, sin serlo, sería reo de corrupción
(cohecho, malversación de caudales públicos, usurpación, prevaricación
continuada, etc.). ¿Quieren una prueba más? al escribir estas líneas estoy
cometiendo un delito, ¿por qué? porque en un Estado no-libre como España,
ciertas opiniones políticas no son legales.



Y bien, ¿dónde queda la cosa? ¿en qué estado se encuentran las cosas? Todo
parece indicar que el cuestionamiento final de la monarquía es algo no muy
lejano en el tiempo. Es incluso posible que el ciudadano Felipe Borbón[5]
acceda a la Jefatura del Estado de España sin contar con el apoyo de la
ciudadanía –es posible, quien sabe–, pero es impensable que esta farsa
post-franquista se prolongue por más de tres o cuatro legislaturas, o lo que
es lo mismo: antes de 2020 habrá República en España.



Yo lo sé, y ahora vosotros también lo sabéis, y lo que es más importante:
seguramente la Casa Real[6] también lo sabe. ¿Por qué digo eso? Lo digo,
porque el más elemental planteamiento lógico hace pensar que seguramente,
existe un plan. Nadie se enfrenta a algo tan serio como perder semejante
chollo sin tener una estrategia con la que intentar perpetuarse en tan
privilegiada posición. Y eso me trae a la memoria el circo del 23-F[7], sí

amigos, nuestro JFK[8] autóctono, el autogolpe rebajado –volvemos a la
técnica de vacunación consistente en una dosis atenuada de aquello que se
trata de evitar–. En otras palabras: es muy probable que la familia real
española haya previsto alguna forma de crear una nueva pantalla de humo
legitimador, un nuevo montaje fantástico y dramático, que proporcione una
cortinilla de gloria, algo que aleje el fantasma del referéndum o la
abdicación a favor del Pueblo (destronamiento).



Vamos a ver, analicemos: algo ocurrirá –eso es seguro–, dónde o cuándo es
todavía una incógnita, pero seguro que existe un plan. Hoy en día recurrir
al ejército no está bien visto, y cualquier nuevo embuste masivo deberá
contar con el consenso de los grandes partidos… siempre que estos se avengan
a participar en una nueva escenificación que –como en 1981–, convierta a
todo el país en un gran Teatro Real.



La última vez, depositaron su confianza en un puñado de pistoleros
ignorantes y un par de fascistas con mando sobre fuerza… pero hoy en día, la
información es más incontrolable, la opinión pública es más crítica… sea lo
que sea lo que piensen hacer, deberá estar bien pensado.



Contra esto solo nos cabe confiar en el civismo de la ciudadanía. Muchas
cosas han cambiado desde que la vieja dictadura franquista se refundara en
la presente monarquía borbónica… recuerdo que hace tan solo quince años,
cuando me encontraba prestando el servicio militar, se me obligaba a saludar
y mostrar respeto marcial a un cáliz (un ídolo religioso). Sí, las cosas han
cambiado. ¿Cómo lo harán? ¿En qué habrán pensado para continuar viviendo
como reyes (sensu stricto)?



Una de las formas más suaves y pacíficas de que los monárquicos se salieran
con la suya sería provocar un referéndum prematuro, es decir, aprovechar
ahora que gran parte de la ciudadanía todavía se encuentra bajo los efectos
de 36 más 30 años de constante campaña electoral (una calculada propaganda
militar destinada a intentar que el Pueblo asuma la injusticia, e incluso
llegue a desarrollar sentimientos de complicidad hacia lo arbitrario). En
efecto, si se nos “sorprende” con una consulta electoral sin tiempo para
exponer alternativas, cabe la posibilidad de que los orates sean mayoría.
Asistiríamos a una epidemia de síndrome de Estocolmo[9] (reacción de afecto
que establecen algunas víctimas de secuestro hacia sus captores). Y no es
que la gente no sepa pensar… es que nos encontramos ante un oponente
formidable: nada menos que el rey.



Pero ¡ah! hay buenas noticias: los apoyos del monarca podrían no ser tantos
ni tan capaces como se pudiera pensar. Cualquier jugador de ajedrez sabe
bien que el rey es omnipotente a corto alcance, pero precisa de la fuerza de
elementos mayores para seguir coleando. Entonces ¿cuáles son los apoyos del
rey? Dicho sea de otro modo: ¿Quién o qué permite que el rey siga siéndolo?



El rey lo es porque así lo permiten el ejército, el Partido Popular[10] y el
Partido Socialista Obrero Español. Tres pilares, solo tres.



Ahora bien, revisemos la fortaleza de cada uno de esos tres pilares: el
primero, el ejército, tenía una enorme capacidad de influencia en el momento
en el que el régimen franquista evolucionó a lo que ahora es. El ejército de
hoy no goza del mismo poder que cuando el ciudadano Juan Carlos era la mano
derecha del dictador, cuando trabajaban juntos, y llegaba a presidir su
consejo de ministros. Sí, era el becario de Franco… el suplente, el que le
cubría las bajas.



Volviendo a la cuestión, por fortuna, en nuestros días el ejército tiene la
misma influencia que el servicio postal o el gremio de carpinteros.



Sigamos. Otro de los tres apoyos de la monarquía es el Partido Socialista
Obrero Español[11], sí, el partido de Pablo Iglesias[12] y Juan Negrín[13].
El mismo partido que en 1978 consintió a regañadientes (bajo amenaza del
ejército) que la única forma de existir era manteniendo al delfín de
Franco[14] en la Jefatura del Estado. Algo que algunos han llegado a definir
como: una “República coronada”. Pero, de la misma forma que cualquier cuerpo
suspendido en el aire cae cuando sus apoyos desaparecen, cabe pensar que en
su fuero interno, el Partido Socialista Obrero Español es republicano, y
que, al desaparecer la amenaza del ejército –que condicionó su discurso
confeso en 1978–, volverá a erigirse en defensor de la legitimidad
institucional.



Luego queda el partido cuyo Presidente Fundador es oficialmente el Manuel
Fraga Iribarne[15], el ex ministro dictatorial de Información y Turismo. La
persona que inventaba las mentiras con las que justificar los asesinatos de
opositores políticos como el de Julián Grimau[16]. Sí, la misma persona que
lleva 30 años tratando de desvincularse de ese alter ego que otrora fue
ministro de Gobernación (Interior) a las órdenes de Arias Navarro[17], el
mismo bajo cuyo mandato en 1976 se abría fuego contra una asamblea obrera
reunida en la iglesia de San Francisco de Asís en Vitoria.



El Partido Popular es un partido conservador, y conservador viene de
conservar, o lo que es lo mismo: mantener. Es decir, que su apoyo está
condicionado a lo que en cada momento satisfaga mejor las necesidades de
aquellos a quienes representa –que por descontado, no son sus diez millones
de electores–. Por una parte, no hay duda de su espíritu inmovilista, las
clases bien estantes no contemplan ningún escenario distinto de este que tan
favorable les está resultando. Por otro lado, está la ilimitada ambición de
poder de algunos de sus más destacados líderes… líderes que ven con
desesperación como la familia les priva de toda posibilidad de convertirse
en los comandantes en jefe de las fuerzas armadas, o les aleja de toda
posibilidad de alzarse con la Jefatura del Estado. Cómo molestaba al bigotes
el tener que cargar a todos lados con el sujeto no-electo, cómo le
importunaba esa incontrolable e indeseada multilateralidad y cómo le debe
molestar ahora pensar que el otro sigue ahí, mientras a él, en cambio, ni
siquiera le han mandado al osario (el Senado), sino que se encuentra en el
osario del osario (el Consejo de Estado). Y gracias.



Pese a su terror a los cambios, son muchos en Génova quienes ya están más
que hartos de la monarquía. Lo que unido a la dificultad de evitar que la
gente piense, a la falta de apoyos del ejército (la Iglesia ya ni nombrarla,
porque Internet le ha hecho el mismo daño que la imprenta, y el Pueblo ya no
les permite seguir quemando vivos a los científicos). Como decía, pese a su
terror a los cambios, a poco que la situación se desestabilice un poco más,
el Partido Popular será también favorable a la abolición de la monarquía.



Y hablando de estabilidad política, recordemos la existencia de un
preocupante nivel de endeudamiento privado, la existencia de ciclos
macroeconómicos, nuestra creciente dependencia del sistema económico global,
la pérdida de poder adquisitivo de la clase obrera, la disminución de la
clase media, el alza del precio del crudo y de los tipos de interés, la
pésima gestión del fenómeno de la inmigración, el coste de la vivienda
absolutamente disparatado, el envejecimiento de la población, la existencia
de enormes bolsas de dinero negro, el alcance de la economía sumergida, la
corrupción urbanística en sus niveles más altos, la pérdida de ingresos
procedentes de los fondos de cohesión estructural de la Unión Europea, el
estancamiento del proceso de europeización, la paupérrima oferta cultural
autóctona, el aumento de la cifra de personas que se encuentran en el umbral
de la pobreza…



Nos encontramos en el año 2006, lo que significa que es cada vez más difícil
tratar de jugársela con financiación irregular, listas cerradas (de amigos),
fiscales nombrados a dedo, magistrados de confianza, Ley d’Hondt[18],
noticias de las que no hablar, tribunales especiales (y sin presupuesto),
café para todos (o al menos 17), tertulianos a sueldo, 54 circunscripciones
para un único gobierno, y como guinda: el sucesor de Franco, vitalicio y
hereditario... demasiadas mentiras.



Hace falta tener mucha memoria para ser un buen embustero. Dicho sea de otro
modo: papá Estado tiene que estar atento a demasiados detalles para
permitirse enmarañar de esta forma algo que podría ser mucho más honesto y
sobretodo: sencillo.



Y es que algunos se han creído que España es un Teatro Real: se nos obliga a
pagar entrada y presenciar la función sin derecho a intervenir. Estamos
hartos de la alternancia entre comediantes coronados. ¡No señor! ni
Zapatero[19] es Sagasta[20]; ni Rajoy[21], Cánovas del Castillo[22]. Nos
cambiaron por la fuerza el guión que tanto nos gustaba, y éste no es al
director que todos elegimos, hay demasiados extras y a los buenos actores no
se les da ningún papel, los coros están muy altos, el apuntador lleva
pistola y entre bastidores anda un sacerdote. ¡Esto no es serio!



La gestión de un país moderno es algo demasiado serio como para
entremezclarlo con escenas sacadas de un cuento de cuna, con princesas y
brujos. ¡Basta ya de mentiras! Es urgente regresar a la democracia de
verdad.



¿Rebelión?

Sí, rebelión ilustrada, rebelión pacífica y electoral.

Revolución de los claveles, de las ideas, de las letras y la memoria.

Mas, ¡ni un disparo! ¡ni una gota de sangre que manche nuestra razón!

Ideas ¡solo ideas! ideas… ¡y reflexión!

Palabras y compromiso, argumentos… y honestidad.

Mas no solo palabras, del verbo… ¡a la acción!



No es utopía, son hechos: en el momento de escribir estas líneas, 1.262
personas habían firmado el manifiesto contra la monarquía[23]; el pasado 10
de febrero presentamos una petición al Congreso de los Diputados[24]
exigiendo la restauración de la legitimidad republicana, que ya se ha
admitido a trámite; estamos ultimando los términos de una querella criminal
contra el rey, ante la Sala Quinta del Tribunal Supremo[25], sobre la base
de que un militar no debe hacer declaraciones políticas en clave partidista;
asistimos al reverdecimiento de instituciones libres de enseñanza; numerosas
organizaciones trabajan por la recuperación de la memoria histórica;
proyectamos la presentación de sendas peticiones al Tribunal de Cuentas[26]
y a los organismos de inspección de finanzas del Estado exhortándoles a que
se fiscalicen los movimientos patrimoniales y los activos de los miembros de
la familia real y de las personas su área de influencia, en condiciones de
igualdad al resto de la ciudadanía; en estos momentos, prestigiosos equipos
de juristas se encuentran preparando los recursos ante el Defensor del
Pueblo[27], ante el Tribunal Constitucional[28] e incluso organismos
internacionales para responder a las previsibles inadmisiones de las
acciones presentadas; se ha creado un medio de comunicación republicano que
no está sujeto al control de ninguna fuerza política ni corporación
empresarial. Y esto es solo el principio.



No faltará quien diga que somos pocos, que estamos divididos. Quien diga que
nada tenemos que hacer. No faltarán quienes más tarde digan que ellos ya
eran republicanos cuando a nuestros oídos arribaba solo el eco de las dunas.
No faltarán quienes retrocedan, quienes no vuelvan, ni quienes ni siquiera
quieran ir… pero el hecho es que aquí estamos… no somos pocos, somos la avanzadilla de todos los demás, y no vamos a rendirnos. Por ti, por mi, por ellos, por todos:

¡Viva la República!


Jaume d'Urgell, Madrid, 2 de mayo de 2006.

http://www.durgell.com/

---

La licencia de uso y reproducción de este artículo es Creative Commons, 2.5. Es usted libre de copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra, hacer obras derivadas y otorgar un uso comercial de esta obra, bajo la condición de reconocimiento de la autoría de la obra original. Dispone de una versión completa de la licencia de uso en:
<http://creativecommons.org/licenses/by/2.5/legalcode>
http://creativecommons.org/licenses/by/2.5/legalcode



El presente artículo lo escribe Jaume d'Urgell a título particular e
individual, y como tal, no expresa necesariamente la línea editorial ni cuenta con el reconocimiento, aprobación ni representación del periódico LA REPÚBLICA, <www.larepublica.es>, ni de la empresa
que lo edita.

Artículo de www.profesionalespcm.org insertado por: El administrador web - Fecha: 03/05/2006 - Modificar

Comparte el artículo en las REDES SOCIALES: delicious Delicious | meneame Meneame | facebook Facebook | twitter Twitter | Technorati | barrapuntoBarrapunto
Próximamente disponible también para * Digg * Google Bookmarks* Wikio * Bitacoras.com * Reddit * * RSS * Technorati * Tuenti
Accedido o leido aproximadamente 2262 veces desde 20/01/2008
MARCELINO CAMACHO, ACTIVIDADES CENTENARIO- octubre 2018 y documental "Lo posible y lo necesario"
Sitio web de Adelante Andalucía

Sitio Web del Núcleo de Profesionales y Técnicos del Partido Comunista de Madrid PCM/PCE- http://www.profesionalespcm.org 
Actualizado a 12/11/18
Los comentarios y colaboraciones son bienvenidos
(comunistas_ARROBA_profesionalespcm_PUNTO_org): Carta a comunistas_ARROBA_profesionalespcm_PUNTO_org
Envíanos tu colaboración, o comentarios vía formulario.
¡¡AFÍLIATE EL PARTIDO COMUNISTA DE MADRID - PCE
!

BÚSQUEDAS en este sitio web
AGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content FeedsAGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content FeedsAgregador RSS de noticias y contenidos - Aquí OTRA VERSIÓN DEL AGREGADOR RSS XML  AGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content FeedsAGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content Feeds

IMPRIMIR Imprimir ESTA PAGINA (sólo si es imprescindible)  

Secciones: 
    [11-M Terror y Manipulación]  [15M, Unid@s Podemos, mareas, unidad popular, PAH]  [Acta Moderna]  [África]  [Anarquismo]  [Antiglobalización]  [Antivirus, Seguridad Informática]  [Archivo Sonoro, música y vídeo]  [Argentina]  [Bibliografía/Citas]  [Brasil]  [CC.OO.]  [CGT]  [Chile]  [China, R.P.]  [Ciencia]  [Cine]  [Colombia]  [Congresos]  [Contactos]  [Convenios Colectivos]  [Convocatorias]  [Convocatorias defensa FERROCARRIL]  [Correo recibido]  [Cuba Socialista]  [Documentos militante IU/ PCE]  [Documentos, opinión, debate]  [Ecologismo, Movilidad y Soberanía Alimentaria]  [Economía]  [El Problema Español]  [Empleo (ofertas)]  [Enlaces]  [Esperanto]  [Estados Unidos de América]  [Europa]  [FIRMAS DE APOYO A MANIFIESTOS]  [Formación / Educación]  [Foro/Lista de Correo]  [Fotografías]  [Huelga General]  [Humor]  [Infancia / Juventud]  [Legislación]  [Literatura y otras Artes]  [Marxismo]  [Memoria Histórica]  [México]  [Movimiento Obrero/Mundo del Trabajo]  [Mujer / Feminismo]  [Mundo Insurgente]  [No Fumar /Derecho Fumadores Pasivos]  [Organigrama]  [Palestina]  [Plan de Trabajo]  [Prensa / Medios comunicación]  [Profesionales y Comunistas]  [República Española, La Tercera y Socialista]  [Resoluciones]  [Rusia, URSS, Centenario Revolución Soviética]  [Sáhara Occidental]  [Salud]  [Sexualidad y mundo gay]  [SIDA]  [Software y Conocimiento Libre]  [Venezuela Bolivariana]  [Yugoslavia y la autogestión socialista]
Volver a la página principal de www.profesionalespcm.org

Volver a la página de inicio
Código QR para dispositivos móviles:


Novedades

     ¡ PINCHA AQUÍ PARA VER LISTADO COMPLETO Y CRONOLÓGICO DE LAS NOVEDADES PINCHA AQUÍ PARA LISTADO COMPLETO Y CRONOLÓGICO DE LAS NOVEDADESPINCHA AQUÍ PARA VER LISTADO COMPLETO Y CRONOLÓGICO DE LAS NOVEDADES

PCE - IU - Construyendo Unidad Popular:

Página principal de www.profesionalespcm.orgINCLUYE EL BANNER EN TU SITIO WEB   PCE
Recomendado reproducir material citando su procedencia. Esta publicación es copyleft. Puede ser copiada sin ninguna restricción siempre que se mantenga esta nota. Apostamos por una Internet para todos y por el Software Libre EL NÚCLEO DE PROFESIONALES Y TÉCNICOS DEL PCM SE IDENTIFICA Y HACE RESPONSABLE EXCLUSIVAMENTE DE LOS TEXTOS INCLUIDOS EN ESTE SITIO WEB, QUE FIRME COMO RESOLUCIONES O COMUNICADOS DE LA MISMA. Todos los datos públicos de este sitio web están tomados de la Red o enviados por sus creadores, su único fin es divulgar la noticia, nunca apropiarse de textos y fotos, Siempre publicamos  la fuente cuando es conocida



Blog de debate NEURONASROJAS.profesionalespcm.org

Muro en Facebook NEURONASROJAS de profesionalespcm.org


Canal en YouTube de profesionalespcm.org

Sitio desnuclearizado, camapaña de Ecologistas en Acción
Sitio desnuclearizado, campaña de Ecologistas en Acción


NO PAGUES LA CRISIS

Declaración del PCE sobre ataque a Siria -
NO A LA GUERRA
La agresión militar lanzada contra Siria por EE.UU., Gran Bretaña y Francia abre un escenario de extrema gravedad ante el que el mundo debe responder

NO AL CANON DE CDs DE LA SGAE
NO A LAS PATENTES DE SOFTWARE

No acepto ser fumador pasivoEl humo ambiental del tabaco mata. No fumes en lugares comunes
GRACIAS POR NO FUMAR EN LUGARES COMUNES
EL COCHE DEVORA A TU CUIDAD, TU PLANETA Y TUS AMIGOS, APARCA EL COCHE PARA SIEMPREAPÁRCALO PARA SIEMPRE