Página principal de PROFESIONALESPCM.ORG Página principal de PROFESIONALESPCM.ORG Afíliate el Partido Comunista de España

Secciones: Documentos, opinión, debate -  Europa -  Marxismo

Título: ALGUNAS CLAVES IDEOLOGICAS DE LA INICIATIVA DEL PARTIDO POPULAR EUROPEO. EL TEMOR DE LA DERECHA EUROPEA- Enlace 1 - Enlace 2 - Enlace 3

Texto del artículo:

Estimados camaradas:

En ENLACE 1 podéis leer en formato PDF un articulo sobre la propuesta del PPE en el Consejo de Europa. Quería hacer algo más corto, más rápido y más claro pero ha salido esto. Lo envío por que mejor esto que llegar más tarde. No desisto de mejorarlo, así que espero críticas, sugerencias y mejoras.

Un abrazo de
Joan Tafalla
Enero de 2006

ENLACE 2 A INICIATIVA DE RECOGIDA DE FIRMAS CONTRA EL INTENTO DE CRIMINALIZACIÓN DEL COMUNISMO:
http://www.profesionalespcm.org/firmas

ENLACE 3 a otra recogida de firmas:
http://no2anticommunism.org


CONTENIDO DEL ARTÍCULO:

Algunas claves ideológicas de la iniciativa del Partido Popular Europeo.

El temor de la derecha europea.

Por Joan Tafalla

Enero de 2006


Los días 23 a 25 de enero, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE) discute una propuesta de resolución presentada por el diputado sueco Jordan Lindblad, del partido popular europeo (PPE) bajo el título “Necesidad de una condena internacional de los crímenes de los regímenes comunistas totalitarios”[i] (a partir de ahora, NCI). Esta iniciativa tiene como objeto criminalizar, no unos determinados regímenes políticos, si no la propia idea del comunismo. La propuesta está recibiendo diversas respuestas en el ámbito europeo por parte de diferentes sujetos políticos. Destaca, por su carácter combativo y de masas la respuesta en Grecia, en Bélgica y en Italia. La
respuesta en España se muestra un poco tardía y dispersa. Hay que mencionar la iniciativa tomada por la Agrupación de Profesionales y Técnicos del PC de Madrid y el llamamiento unitario aprobado por diversas organizaciones en Catalunya. De forma complementaria a esas respuestas que esperamos se extiendan y se profundicen, conviene resaltar algunos aspectos ideológicos de la propuesta de resolución del PPE. Una propuesta que es básicamente ideológica y la que hay que dar respuesta en el terreno ideológico.



Un fantasma que no se deja exorcizar.



Tras una primera lectura de la propuesta de resolución, lo primero que se me
ocurre es que la derecha no ha decidido iniciar una cruzada sólo para
exterminar los restos orgánicos de un movimiento que fue el sujeto político
esencial de la historia del siglo XX: el comunismo. Los restos de los
sujetos políticos del comunismo del siglo XX están, en Europa occidental al
menos y por el momento, derrotados, dispersos y en algunas ocasiones se
mueven en el mundo de la marginalidad política. Contra eso no precisa la
derecha hacer muchas propuestas de resolución en ninguna asamblea
parlamentaria del Consejo de Europa, ni en el Parlamento Europeo.

La propuesta de resolución no apunta solamente contra esos restos del
naufragio. La resolución apunta contra el propio comunismo. La derecha es
consciente, quizás más que los propios comunistas, de que el comunismo,
desde al menos 1794, ha sufrido muchas derrotas. Pero, tras cada derrota
siempre ha reaparecido, con nuevas formas y con nuevos impulsos y ha marcado
etapas enteras de la lucha de clases. El viejo topo no dejará nunca de hozar
y de reaparecer en el sitio más inesperado, bajo la forma más insólita,
mientras el capitalismo sea el modo de producción imperante.

Las formas que adoptó el comunismo en cada reaparición fueron diferentes
pero las aspiraciones de libertad, igualdad y fraternidad fueron, en
definitiva las mismas. Y la nueva etapa de desarrollo del capitalismo a
nivel mundial está más preñada que nunca de comunismo. La contradicciones a
las que el capitalismo somete a la humanidad nunca han sido tan explosivas.
La propia existencia de la humanidad está en peligro, si el capitalismo no
es superado de una vez por todas. Y la humanidad siente como nunca había
sentido, nostalgia de un futuro de felicidad común.

Lejos del pesimismo imperante en medios comunistas sobre las condiciones de
posibilidad del comunismo en Europa, la derecha es consciente de que el
fantasma continúa recorriendo el viejo continente y que está lejos de
dejarse exorcizar. La propuesta de Jordan Lindblad es una manifestación de
ese miedo de la derecha. Un miedo que apunta prioritariamente hacia el Este
del viejo continente. Que apunta sobre las consecuencias del desmontaje del
bienestar social existente en los antiguos países socialistas. El auténtico
genocidio social ( por ejemplo: la baja de la esperanza de vida a la URSS y
demás países ex -socialistas, la aparición bajo formas espeluznantes de la
miseria y del paro, la barbarie creciente en las relaciones entre las clases
y entre las diversas naciones, el desmantelamiento hasta niveles increíbles
del estado del bienestar...) causado por la reinstauración del capitalismo
tiene consecuencias políticas: fuerte presencia de partidos que se reclaman
o provienen del comunismo en diversos países: Checoslovaquia, Rúsia, antigua
RDA... Eso significa un grave inconveniente para la construcción de Europa
como nuevo espacio económico, social y político funcional a la nueva fase de
desarrollo capitalista. Un grave obstáculo para la construcción de Europa
como nuevo polo imperialista.

Este miedo de la derecha quizás sea difícil de percibir desde Occidente y
concretamente en nuestro país, tras la profunda derrota política, pero
sobretodo cultural e ideológica, sufrida por el movimiento comunista en
España tras la transición. Quizás alguien considere que hablar de temor de
la derecha al comunismo sea excesivamente optimista. Quisiera decirle a ese
alguien que, en este caso, ser optimista solamente es ser un pesimista bien
informado. Infórmese, si quiere salir del pesimismo paralizador, leyendo la
propuesta del PPE. Encontrará cosas como la siguiente: “ … el juicio moral y
la condena de los crímenes cometidos desempeñan un papel importante en la
educación consagrada a las jóvenes generaciones”[ii]. O, por ejemplo: “En
primer lugar, en cuanto a la percepción en el público, debería ser claro que
todos los crímenes, incluidos los cometidos en nombre de una ideología que
predica los ideales más respetables tales como la igualdad y la justicia,
tienen que ser condenados, y que este principio no debe sufrir ninguna
excepción. Este aspecto es particularmente importante para las jóvenes
generaciones que no tienen experiencia personal de los regímenes
comunistas”[iii]. Más: “Parecería que una suerte de nostalgia del comunismo
esté todavía presente en ciertos países, con el peligro de que los
comunistas vuelvan el poder en uno u otro de estos países”[iv]. Y: “Los
símbolos comunistas son abiertamente utilizados y el público es muy poco
consciente de los crímenes comunistas. Este grado débil de conciencia es
particularmente sorprendente en comparación con el conocimiento que el
público tiene crímenes nazis. La educación consagrada a las jóvenes
generaciones en muchos países ciertamente no contribuye a reducir esta
desviación”[v].

De estas y otras expresiones debemos concluir que para la derecha europea,
el comunismo está lejos de haber desaparecido de la historia y que, según
ella, es preciso tomar medidas precisas de lucha política e ideológica en
esta nueva fase de la lucha de clases.



Construir la memoria, reescribir la historia.



Es preciso pensar bien el carácter de la propuesta del PPE. Ahora, éste
pretende algo más que una enésima condena “política” en un órgano
institucional. La propuesta del PPE no es la reiteración de un
posicionamiento conocido y recurrente. Es algo más que eso: es un plan de
trabajo político y de lucha ideológica que trata de orientar el trabajo
político de la derecha europea, y de quienes quieran seguirles, en las
próximas décadas. Y como tal hay que tomarla.

Hace ya 50 años, que el propio movimiento comunista denunció los crímenes
del estalinismo a partir de XX Congreso del PCUS[vi], en 1956. Quizás lo
hizo de forma insuficiente como señalara Togliatti en el Memorial de
Yalta[vii]. Quizás, tras la derrota de Kruschev y su substitución por
Breznev, esa denuncia y sobre todo las consecuencias políticas de la misma
quedaron frenadas y se perdió la oportunidad de regenerar las sociedades
post-estalinianas con inyecciones de más socialismo y de más democracia,
evitando la caída posterior de unos regímenes envejecidos e incapaces de
competir con el capitalismo. Pero lo cierto es que la denuncia del
estalinismo partió de las propias filas comunistas y ello, por sí mismo, es
muestra de que el estalinismo no es una consecuencia inevitable del
comunismo.

La idea central de la campaña consiste en afirmar que el terror es
consustancial con el comunismo. Que el Gulag[viii] estaría ya en Marx.
Incluso se afirma que el Gulag ya venía incorporado a la acción de
Robespierre y del jacobinismo. La lectura de la proposición NCI nos muestra
el uso recurrente del término “terror” para identificarlo con el comunismo.
Recordemos que “la terreur” era el término usado por sans-culottes y
jacobinos para referirse a las medidas extraordinarias tomadas durante el
periodo del gobierno revolucionario ( junio 1793-julio 1794) para derrotar
la amenaza externa, ( bajo forma de la coalición de monarcas absolutistas) e
interna ( en forma de aristocracia y burguesía moderada) para tratar de
consolidar la democracia.

Lo que pretende la proposición del PPE, es construir una memoria oficial del
siglo XX, reescribir la historia del “siglo de los extremos”. Que la
historia la escriben siempre los vencedores, es algo más que un tópico.
Desde la caída de Robespierre, la derecha ha tergiversado la historia y ha
construido una memoria oficial. El Terror del gobierno revolucionario, se
transformó en leyenda negra que ocultaba la magnitud, varias veces mayor del
terror blanco[ix]. Por otra parte, se confunde intencionadamente a
Robespierre con los excesos cometidos durante el Terror ya fuera por
multitudes incontroladas o por algunos emisarios del Comité de Salud Pública
en algunas zonas. Justamente, fueron Robespierre y sus partidarios fueron
los únicos que trataron de moderarlo y precisamente fue este intento de
moderación del Terror lo que les costó la cabeza el 10 de Thermidor[x]. Por
otro lado, Babeuf, comunista continuador del robespierrismo fue un crítico
sin piedad de los excesos del Terror[xi].

La caída de la Comuna de Paris en 1871, fue otra ocasión similar de
monstruosa manipulación de los hechos históricos y de tratar de destruir la
memoria colectiva. Diversas anécdotas puntuales de excesos de los
revolucionarios ( como el fusilamiento de 48 curas y gendarmes el 26 de mayo
de 1871, en la calle Haxo por parte del pueblo, en el fragor batalla, cuando
los versalleses estaban masacrando a los comuneros y a pesar de los intentos
de las autoridades comuneras presentes[xii]) pasaron a construir un discurso
cuya misión era encubrir la barbarie de los piquetes de ejecución
versalleses cuyas masacres inmediatas alcanzaron hasta las primeras semanas
de junio de 1871, los veinte mil muertos reconocidos por las propias fuentes
oficiales. A los que hay que añadir las cuarenta mil detenciones, en los
meses subsiguientes, acompañadas en muchas ocasiones de tortura, largos años
de cárcel o deportaciones a la Guayana. Una represión que duró más de cuatro
años[xiii]. Más recientemente, Jacques Rougerie ha recontado aún más
exhaustivamente las victimas: “¿ Cuantos muertos en total? Mac-Mahon, jefe
de las operaciones confiesa 17.000; creo que se podría doblar la cifra.
Nunca se tendrá la prueba exacta, pero ¡recordemos! Paris alcanzaba casi 2
millones de habitantes en 1870; se censan 1.818.710 en 1872 – cuando los
burgueses que habían huido retornan. La diferencia es de 180.000. Hubo el
sitio, su mortalidad duplica la ordinaria, los muertos de la guerra.
Versalles hizo 40.000 prisioneros. Algunos comuneros pudieron escapar a
provincias o al extranjero; muchos obreros se marcharon de Paris, donde el
trabajo escaseaba; sería preciso que fueran cien mil por lo menos para que
el número de fusilados no excediera los treinta mil. Esta contabilidad es
honesta: los Versalleses tuvieron 877 muertos en la batalla y 183
desaparecidos y los comuneros ejecutaron un centenar de prisioneros”[xiv].

Afortunadamente para la Comuna y para los comuneros mártires, todas las
organizaciones del movimiento obrero transformaron, cada una a su modo a la
Comuna en símbolo y ejemplo. Supieron rebatir la leyenda negra y preservar
la memoria de la clase trabajadora[xv].



El revisionismo histórico contemporáneo.



Tras 1989, vivimos una ofensiva de la historiografía conservadora, ofensiva
paralela y complementaria a la ofensiva general que hemos conocido como
neoliberalismo. El llamado revisionismo histórico, que pretende negar la
magnitud de los crímenes del nazismo, y equiparar el nazismo, el fascismo y
el comunismo bajo el equívoco rótulo del totalitarismo, tiene un auge
inusitado. Señalando 1989 como fecha de arranque no queremos ignorar toda la
historiografía reaccionaria producida durante los años de la guerra fría.
Queremos señalar que durante toda la guerra fría esta historiografía estuvo
contenida, combatida y/o derrotada por las corrientes historiográficas
progresistas.

Fue en 1989, en el marco de la conmemoración del Bicentenario de la
revolución francesa[xvi] que esta corriente empezó su auge actual.
Recordemos que la conmemoración que se realizaba paralelamente al proceso
del implosión de los seniles y burocráticos regímenes del socialismo real.
El Bicentenario, salvo excepciones se constituyó como una conmemoración
ideológica y de reescritura de la historia de la madre de todas las
revoluciones de los siglos XIX y XX. Y es que la derecha no es ciega. Sabe
que el comunismo contemporáneo surgió en el interior de la revolución
francesa. Sabe que nació en el interior de dos movimientos sociales
igualitaristas insertos en esa revolución como fueron el movimiento
campesino ( “ley agraria”, llamaban al comunismo) y en el interior del
movimiento urbano de los sans-culotte. Sabe que los jacobinos
robespierristas fueron la fracción de intelectuales orgánicos que fueron
capaces de elaborar las propuestas y la experiencias del movimiento
revolucionario en forma de leyes y de gobierno revolucionario y que sólo
fueron vencidos por sus propias divisiones.

Sabe que la cultura política del socialismo y del comunismo se ha construido
entre otras cosas, reflexionando sobre la narración de los hechos que van
desde 1789 a 1799. Este carácter constituyente del discurso revolucionario
hizo de la narración de la Revolución una “narración maestra”. La derecha
sabe que el hilo rojo conductor entre la democracia y el comunismo pasó de
Robespierre a Babeuf, de éste a Filippo Buonarroti, de éste al comunismo
francés de los años treinta y cuarenta, hasta Marx y Lenin. En ese
Bicentenario manipulado, ejerció Furet, ex miembro del PCF, un papel central
de demoledor de la memoria revolucionaria. Su discurso revisionista llevaba
años elaborándose[xvii]. También ex – marxistas como Ferenc Frehér, dejaron
constancia de su cambio de camisa, con su ensayo sobre el
jacobinismo[xviii], cuya conclusión esencial es la necesidad “clausurar la
narración maestra”, es decir: “… es hora ya de cerrar la Revolución
francesa”.



La gestión de la memoria: el siglo XX en cuestión.



La propuesta del PPE es, básicamente una propuesta de gestión de la memoria
y de reescritura de la historia desde el estado y desde la sociedad civil.
La propuesta de resolución propone diversas iniciativas como: la creación de
un “comité compuesto de expertos independientes encargado de recoger y de
analizar informaciones y la legislación relativas a las violaciones de los
derechos del hombre cometidas bajo diferentes regímenes comunistas
totalitarios… una declaración oficial a favor de la condena internacional de
los crímenes cometidos por los regímenes comunistas totalitarios, y rendir
homenaje a las víctimas de estos crímenes, cualquiera que sea su
nacionalidad…una campaña pública de sensibilización con los crímenes
cometidos por los regímenes comunistas totalitarios a nivel europeo… una
conferencia internacional sobre los crímenes cometidos por los regímenes
comunistas totalitarios con la participación de representantes de los
gobiernos, los parlamentarios, los catedráticos de universidad, los expertos
y las ONG… crear comités compuestos de expertos independientes encargados de
recoger y de analizar informaciones sobre las violaciones de los derechos de
hombre cometidas bajo el régimen comunista totalitario a nivel nacional con
vistas a colaborar estrechamente con un comité de expertos del Consejo de
Europa… revisar la legislación nacional con el fin de hacerla plenamente
conforme con la Recomendación (2000) 13 del Comité de los Ministros sobre
una política europea de comunicación de los archivos …lanzar una campaña
nacional de sensibilización a los crímenes cometidos en nombre de la
ideología comunista, incluyendo la revisión de los manuales escolares y la
introducción de un día conmemorativo para las víctimas del comunismo y la
apertura de museos … animar a las colectividades locales a erigir monumentos
conmemorativos que rindan homenaje a las víctimas de los regímenes
comunistas totalitarios”[xix].

Conviene resaltar que algunos de los historiadores-totem de esta
campaña son antiguos comunistas como François Furet i Stephane Courtois[xx].
Otros proceden directamente del campo próximo a la extrema derecha como
Ernst Nolte[xxi]. Las cantidades de victimas del “comunismo totalitario”
citadas en la parte tercera del documento del PPE, proceden directamente de
la obra de Estephane Courtois y de otros autores “El libro negro del
Comunismo”[xxii]. Esta obra ha sido publicada en grandes tirajes en Francia
(1997), en Italia (1998) y en España (1997). Un tiraje y unas ventas de esas
dimensiones no son producto de una casualidad. La burguesía contrariamente a
nosotros, presta una gran importancia a la lucha cultural e ideológica por
la hegemonía.

Tanto en Francia como en Italia se ha prestado una gran atención por parte
de los historiadores y de diversos sectores de la izquierda a dar respuesta
cumplida a las insidias y a las falsedades del Libro Negro. Para el caso
francés podemos citar: “Le siècle des communismes” y “Cultures communistes
au XXe. siècle”[xxiii].

Para las reacciones en Italia podríamos citar la obra de Marco Revelli,
desigual pero de gran interés, y además con la facilidad para los lectores
españoles de haber sido publicada en España[xxiv]. Una respuesta a todo este
tipo de campañas, nos lo ofrece Luciano Canfora en “La democracia . historia
de una ideología”[xxv]. Libro, que por cierto ha sido censurado en la
República Federal Alemana. Por su parte, Domenico Losurdo, ha criticado el
revisionismo histórico y ha ido más allá construyendo una contra-historia
del liberalismo[xxvi].

En España, el libro de Furet fue objeto de un análisis pormenorizado por
parte del historiador Alejandro Andreassi: “Convulsiones político-sociales y
mitos neoliberales en la historiografía del siglo XX”[xxvii]. Empieza a
haber una buena historiografía sobre el fascismo y sobre el nazismo. Sin
embargo, no existe en nuestro país un esfuerzo comparable al realizado por
los colegas franceses e italianos. Las razones, de esta situación tienen
mucho que ver con el modo en que se resolvió la transición del fascismo al
régimen liberal-representativo actual.



El totalitarismo, un concepto para no pensar.



La propuesta del PPE hace referencia en todo momento a la
necesidad de condenar los crímenes del régimen “comunista totalitario”.
Cuando se pretende combatir una campaña de tamaña ambición y dimensiones,
tenemos la obligación de tomar muy en serio su léxico. La formulación
“comunismo totalitario” no es, en absoluto, una formulación neutral ni
inocente. Pretende, por un lado, dar la impresión de matizar y distinguir
entre comunistas totalitarios y comunistas no totalitarios. Pero nadie
debiera engañarse, para Lindblad, comunismo totalitario es sinónimo de
comunismo.

Así pues, cualquiera que tenga como objetivo superar
revolucionariamente el sistema capitalista, está incluido en esa formulación
y debe ser objeto de condena. Como ha dicho Zizek: “Desde el momento en que
se muestra la más ligera inclinación a tomar parte en proyectos políticos
que pretenden oponerse seriamente al orden existente, la respuesta es
inmediata: ‘¡Por bienintencionada que sea, acabará necesariamente en un
nuevo Gulag!’ ”[xxviii].

Así pues, la recurrencia del concepto “comunismo totalitario” en el texto de
NCI, no es un inocente problema de redacción de un determinado documento,
sino que busca precisamente asociar el concepto de totalitarismo a la propia
idea del comunismo, facilitando con ello la identificación del mismo con el
nazismo. En esto, Lindblad se muestra como buen seguidor de Stephane
Courtois que defiende en la introducción del libro negro que los crímenes
del comunismo fueron, cuantitativa y cualitativamente peores que los del
fascismo y del nazismo[xxix].

Quizás algunos crean que en tanto ellos no son “comunistas totalitarios”,
sea por que siendo comunistas han condenado desde hace décadas el
estalinismo, sea por que son socialdemócratas o trotsquistas, anarquistas o
anticapitalistas de cualquier tipo, a ellos no les afecta la condena que el
diputado popular sueco pretende arrancar a la Asamblea Parlamentaria. Quizás
crean, inocentemente, que la cosa no va con ellos.

A estos, quizás convenga hacerles memoria y recordarles aquello que el gran
Inquisidor Arnaud Amaury, en 1209, durante el sitio y saqueo de Béziers,
cuando los cruzados que estaban masacrando a los habitantes de la ciudad le
advirtieron que muchos de ellos pedían clemencia aduciendo que no eran
herejes, les contestó diciéndoles: “¡Matadles a todos, Dios ya reconocerá a
los suyos…!”[xxx]. Efectivamente, a pesar de algunas concesiones verbales,
la intención del PPE no es hacer distingos de este estilo. Cierto que el
título del documento llama a denunciar a los llamados “regímenes comunistas
totalitarios”, pero en el apartado en que se pretende resumir las
características comunes de todos ellos se habla de comunismo a secas. Los
crímenes del comunismo totalitario pasan a ser crímenes del comunismo. Y,
simplemente, se trata de acabar con el comunismo en el siglo XX, aunque sea
a costa de tergiversar la historia del todo un siglo. Cómo hemos visto más
arriba no es la primera ni la última vez que lo hacen.

El apartado de conclusiones del documento es bastante claro en este
aspecto: “Parece que se pueda valorar como confirmado que la dimensión
criminal de los regímenes comunistas no fue el fruto de las circunstancias,
sino más bien la consecuencia de políticas deliberadas concebidas por los
fundadores de estos regímenes hasta antes de alcanzar el poder”[xxxi]. O:
“La ideología comunista, por todas partes y en cada época cuando ha sido
puesta en ejecución, esté en Europa o en otro lugar, siempre acabó en un
terrorismo masivo, crímenes y violaciones de los derechos del hombre a gran
escala. Quienquiera que analice las consecuencias de la aplicación de esta
ideología puede sólo comprobar analogías con los efectos de la puesta en
práctica de otra ideología del siglo 20, el nazismo. A pesar de su
hostilidad mutua, estos dos regímenes tienen en común un cierto número de
características” [xxxii]. Lindblad sigue en sus conclusiones punto por punto
las conclusiones del Libro Negro, escritas por Courtois[xxxiii]. y que han
creado polémica incluso entre algunos de los colaboradores del libro, como
Nicolás Werth, autor del apartado dedicado a Rusia.

De ese modo tan simple se pretende, sin ningún tipo de prueba histórica,
negar la diversidad real de los comunismos, identificar comunismo con
totalitarismo y finalmente, asimilar el comunismo con el nazismo. Lindblad
pretende identificar a Bukharin con Vishinsky[xxxiv], a Trotsky con Ramón
Mercader y a Artur London con sus verdugos, primero nazis y estalinistas
después.

De ese modo se pretende englobar fenómenos que no tienen ningún punto en
común entre ellos bajo el rótulo mixtificador del “totalitarismo”. Enzo
Traverso ha mostrado de forma exhaustiva el nacimiento, la evolución y los
diversos usos del concepto de totalitarismo[xxxv]. Un concepto que ha
evolucionado a lo largo del siglo XX y que ha servido para objetivos
absolutamente contradictorios.

Un concepto que aplicado indistintamente al nazismo y al
comunismo muestra una polisemia desmesurada. Un concepto tan polisémico deja
de servir para definir ningún fenómeno político concreto. En este sentido,
ha podido decir Zijek que se trata de un concepto que impide pensar y
comprender el objeto que pretende describir[xxxvi].



La guerra de las cifras.



Puesto que Jordan Lindblad, quiere desarrollar la guerra de las
cifras, habrá que descender a la misma. Digamos de entrada que para mí, el
hecho de que un sistema que se reclamase del comunismo practicase la
tortura, los juicios sumarios y las condenas a muerte al por mayor, me
parece la peor cosa que podía pasarle, a parte de las víctimas, al propio
comunismo. Y no solamente por que una parte considerable de las víctimas
fueran comunistas, condenados por el simple hecho de pensar diferente que
Stalin. Simplemente por que esa plasmación histórica del comunismo es la
negación de sus mismos principios. Ciertamente, Iagoda, Ezov o Beria, tenían
tanto que ver con Marx y Lenin, como Arnaud Aumary, Nicolau Eymeric y
Torquemada con Jesucristo. El estalinismo es la negación del comunismo.

Digo esto por que me parece que la batalla de las cifras puede
tomar caminos no deseados. Por ejemplo: si las cifras de Courtois, que son
las usadas por el ponente del PPE, resultan ser falsas o infladas ( que lo
son), ello significaría para algunos, la exoneración del estalinismo.

Por el contrario, creo que un régimen uno de cuyos primeros actos fue, de
acuerdo con la tradición del movimiento obrero, abolir la pena de muerte,
podía suspender transitoriamente esta abolición para enfrentarse a la guerra
civil y a la intervención extranjera. Lo que no podía hacer era, una vez
consolidada la dictadura proletaria transformar la pena de muerte en un
sistema, ni en la forma de resolver los debates políticos. Ello no tiene
nada que ver con la dictadura del proletariado que fue definida tanto por
Marx como por Lenin como el más democrático de los regímenes políticos.

Por eso, si deseo hablar de cifras no es para encubrir la realidad dolorosa
de los crímenes del estalinismo. Creo que la realidad de estos crímenes está
establecida y cuantificada y no merece otra cosa que la condena.

Sin embargo, hablar de cifras es necesario para mostrar el carácter
ideológico y acientífico del autor de un libro de gran éxito editorial
inducido (cómo Courtois), así como de un diputado que no duda en dar por
buenas unas cifras sin ningún tipo de contraste histórico, por el simple
hecho de que convienen a sus intereses. Que llega a escribir que las cifras
mencionadas se basan en “evaluaciones prudentes ( las cifras no son
conocidas) ” y que: “ Las cifras más arriba se apoyan en documentos
históricos y si se trata sólo de una estimación es porque se tienen buenas
razones para pensar que son mucho más elevadas de hecho. Desgraciadamente
las restricciones impuestas el acceso a los archivos, en Rusia en
particular, no permiten alcanzar una comprobación más exactas de las cifras”
[xxxvii].

Empecemos diciendo que no es cierto que no se pueda trabajar en
los archivos de la URSS. Hoy ya existen bastantes trabajos sólidamente
fundamentados en el estudio de los archivos abiertos en Rusia que documentan
de forma suficiente la falsedad de las cifras de Courtois. El propio Nicolas
Werth ha reducido la cifra de víctimas del Goulag a un millón tras el
análisis realizado en esos archivos, cuya gestión preocupa tanto a
Lindblad[xxxviii].

Existe un libro reciente que trabaja directamente con los
archivos abiertos o bien con estudios históricos realizados en base al
examen de los mencionados archivos, que viene a poner las cosas en su sitio.
Se trata del libro del sovietólogo independiente Moshe Lewin. “Le siècle
soviétique”[xxxix]. Este autor. En sus capítulos “VII. Hacia el reino de lo
arbitrario”, “IX. Las purgas y su ‘razón’ ”, “X. La extensión de las purgas”
y “XI.Los campos y el imperio industrial del NKVD”, muestra una visión nada
complaciente del estalinismo, sin caer nunca en el error de analizar un
régimen en base a conceptos ideológicos. Por el contrario, su análisis parte
más de la historia social, trata de elaborar una visión de conjunto y de
profundizar en la multiplicidad de causas que provocan ese desarrollo. Nadie
podrá acusar a Lewin de complacencia con el estalinismo.

El libro, en ningún momento entra en polémica con las cifras
aportadas por el Libro Negro. Sí que lo hace con las exageraciones
realizadas en su momento por Roy Medvedev y por Olga Satunovskaya. Basándose
en las investigaciones de V.N. Zemskov dice: “Medvedev afirmaba que, durante
las purgas de 1937-1938, el número de detenidos en el Gulag había aumentado
en varios millones, y que entre 5 y 7 millones de personas habían sido
víctimas de la represión. De hecho, la población de los campos pasó de
1.196.369 detenidos en enero de 1937 a 1.881.570 detenidos en enero de 1938,
y caído a 1.672.438 detenidos en enero de 1939. Hubo una explosión del
número de detenidos en 1937- 1938, pero ella se cifra en centenares de
miles, no en millones. Krjuszkov ( jefe del KGB bajo Gorbachov) declaró que
“no hubo más de un millón de detenidos” en 1937-1938. Zemskov subraya… que
alrededor de 700.000 personas arrestadas por razones políticas fueron
ejecutadas entre 1921 y 1953. Satunovskaya ( ella misma víctima de la
represión, y que participó en la campaña de rehabilitación bajo Kruschev)
afirmó que sólo para el período de 1935-1941, más de 19 millones de personas
habían sido arrestadas y 7 millones fusiladas ( cifras retomadas con
entusiasmo en Occidente)- avenido desaparecido las demás en los campos. Sin
embargo, Zemskov escribe que Satunovskaya multiplicó las cifras por 10. ¡Una
exageración de talla!”[xl].

Lewin, por otro lado, cita las cifras aportadas por otro
historiador ruso, B.P. Kurasvili que ha usado los archivos soviéticos. Según
el detallado cuadro que abarca entre 1921 y 1953, debido al trabajo de este
historiador las personas condenadas por crímenes contrarrevolucionarios y
otros crímenes particularmente peligrosos serían 4.060.306 ( distribuidas
del siguiente modo: penas de muerte 799.455, campos, colonias o cárcel
2.631.397, exilio 413.512 y otras penas 215.942), para el conjunto del
periodo.[xli]

Comparemos estas cifras con las del Libro Negro y veremos como ese libro, al
menos en la presentación y en la conclusiones de Courtois, no es más que un
panfleto anticomunista que difícilmente puede ser considerado como
perteneciente a la historiografía. Lo más grave e inaudito del caso es que
una propuesta que se discute en el año 2006, base sus datos en un libro
propagandístico publicado en 1997, cuando existe historiografía anterior y
posterior al mismo que, con trabajo de campo en los archivos soviéticos
abiertos que deja las cifras de Courtois en la nada. El colmo de la
desfachatez se da cuando la propuesta de acuerdo afirma sin inmutarse: “ Las
cifras más arriba se apoyan en documentos históricos y si se trata sólo de
una estimación es porque se tienen buenas razones para pensar que son mucho
más elevadas de hecho. Desgraciadamente las restricciones impuestas el
acceso a los archivos, en Rusia en particular, no permiten alcanzar una
comprobación más exactas de las cifras”[xlii].



La memoria del comunismo en el siglo XX en juego. El futuro del comunismo en
el siglo XXI, tambien.



Lo que llevamos comentado nos muestra que es preciso y posible
dar una respuesta clara a la ofensiva anticomunista en marcha. Para ello
será preciso algo más que aprobar resoluciones en los órganos de dirección
de los partidos o bien, convocar manifestaciones o concentraciones o
publicar artículos como éste. Será preciso realizar un esfuerzo muy
importante en el campo del debate político cultural y de la investigación
historiográfica sobre la realidad del siglo XX, sobre la realidad del
movimiento comunista en este siglo, sus grandes luces y también sus sombras.
Será preciso restablecer en su verdadero sitio el papel desarrollado por los
comunistas y de la URSS en la derrota del fascismo y del nazismo. Todo este
trabajo ello no saldrá de la nada. Será preciso organizarlo, impulsarlo,
dotarlo de medios y darle una continuidad. ¿Quién se apunta a una batalla
como esa? Nuestra memoria, nuestra identidad están en juego. También lo está
la virtualidad del comunismo como instrumento emancipatorio del futuro.




Joan Tafalla

Sabadell, 24 de enero de 2006








_____


_____

[i] “Necesidad de una condena internacional de los crímenes de los regímenes
comunistas totalitarios”, en inglés y francés en la página de del Consejo de
Europa. En español, en www.espaimarx.org <www.espaimarx.org/" target=_blank>http://www.espaimarx.org/> .

[ii] Punto 7 de NCI

[iii] Punto 6 la exposición de motivos de NCI.

[iv] Punto 7 la exposición de motivos de NCI.

[v] Punto 47 de la parte II de NCI.

[vi] Véase N. Khrouchtchev, “Rapport secret” así como “Résolution concernant
Le rapport du camarade Khrouchtchev sur le culte a la personnalité et ses
conséquences” en “1956. Le choc du XXe. Congrès du PCUS. Textes et
documents”, edición realizada y presentada por Roger Martelli. Éditions
Sociales, Paris, 1982.

[vii] Sobre las insuficiencias en esa denuncia, véase Palmiro Togliatti
“Entrevista con Nuovi Argumenti” (mayo-junio 1956) y “Memorando sobre las
cuestiones del movimiento obrero internacional y sobre su unidad” conocido
como memorial de Yalta ( 1964). Georg Luckács insistió también durante los
años sesenta del siglo XX sobre esas insuficiencias en “El Hombre y la
democracia”, Editorial Contrapunto, Buenos Aires 1989 y en las
“Conversaciones”, Alianza editorial, Madrid, 1971.

[viii] Glavnoe upravlenie lagerej o sea: “Dirección general de campos del
NKVD. Cifra: Moshe Lewin, “Le siècle soviétique”, Fayard/Le Monde
Diplomatique, Paris, agosto de 2003.

[ix] Véase Albert Mathiez, “La Terreur blanche”, capítulo 10 de “La réaction
thermidorienne”, Slatkine-Megariotis reprints, Genève, 1975, reimpresión del
original de 1929, pags. 210 a 235.

[x] Véase Albert Mathiez, “Robespierre terroriste”: “Podemos concluir que
Robespierre representó en el periodo del Terror la medida, la indulgencia y
la honestidad”, en “Etudes sur Robespierre”, editado por la Société des
Études Robespierristes, Éditions Sociales, Paris, 1958, pag. 87. Prefacio de
Georges Lefebvre.

[xi] Véase “Le système de la dépopulation ou la vie et les crimes de
Carrier”, en “Babeuf. Écrits. Introduction et annotations par Claude
Mazauric”, Messidor/ Éditions Sociales, Paris 1988.

[xii] H. Prosper-Olivier Lissagaray, “Historia de la Comuna”, Tomo II,
Editorial Estela, Barcelona, 1971, pags. 84 a 86.

[xiii] Véase una prolija descripción de esa represión y los mecanismos de
creación dela leyenda negra en P-O Lissagaray, Ibid. Páginas 111 a 187.

[xiv] Jacques Rougerie, “Paris Libre.1871”, Éditions du Seuil, Paris, 1971.
Yo manejo la edición de 2004. Página 257.

[xv] Georges Haupt ha estudiado este fenómeno que contrasta con la triste
realidad actual, en “La Comuna como símbolo y como ejemplo”, en “El
historiador y el movimiento social”, Editorial Siglo XXI, Madrid 1986.

[xvi] Para una crítica del Bicentenario, véase el nº 91 de la revista
“Raison Présente” titulado bajo el título “Bicentenaire: la Révolution sans
la révolution?”, Paris, 1989.

[xvii] Véase su “Penser la Révolution française”, Gallimard, 1978.

[xviii] Ferenc Fehér, “La revolución congelada. Ensayo sobre el
jacobinismo”, ed. Siglo XXI, Madrid, 1989.

[xix] Punto 4 de la NCI.

[xx] François Furet, “El pasado de una ilusión. Ensayo sobre la idea
comunista en el siglo XX”, FCE, México DF, 1995. Stéphane Courtois y otros
“El Libro negro del comunismo.Crímenes, terror y represiones”,
Planeta-Espasa, Madrid/Barcelona, 1997. Aquí se maneja la edición italiana:
“Il libro nero del comunismo”, Arnoldo Mondadori , Editore, Milano 1998.

[xxi] François Furet, Ernst Nolte, “Fascismo y comunismo” Alianza editorial,
Madrid 1999.

[xxii] “URSS, 20 millones de muertos, China, 65 millones de muertos,
Vietnam, 1 millón de muertos, Corea de Norte, 2 millones de muertos,
Camboya, 2 millones de muertos, Europa del Este, 1millón de muertos, América
Latina, 150.000 muertos, Africa, 1 millón 700.000 muertos, Afganistán, 1
millón 500.000 muertos, movimiento comunista internacional y partidos
comunistas en la oposición, cerca de 10.000 muertos. El total se acerca a
100 millones de muertos”, Stephane Courtois, “Los crímenes del comunismo” en
“Il libro nero…”, pag. 6. Compárese con las cifras de Jordan Lindblad en el
apartado 26 de la exposición de motivos de la propuesta Lindblad. Compárese
también los datos de Rúsia del apartado 31 de dicha exposición de motivos
con los datos aportados por Courtois en la misma introducción del Libro (
página 11). Son los mismos datos. Unos datos que han sido rebatidos por la
historiografía reciente usando los archivos que tanto preocupan a Lindblad.

[xxiii] “Le siècle des communismes”, sous la direction de Michel Dreyfus,
Bruno Groppo, Claudio Sergio Ingerflom, Roland Lew, Claude Pennetier,
Bernard Pudal, Serge Wolikow, Les Editions de l'Atelier, Paris 2000, pp.
541. y “Cultures communistes au XXe siècle. Entre guerre et modernité” sous
la direction de Jean Vigreux et Serge Wolikow, La Dispute, Paris 2003.

[xxiv] Marco Revelli, Más allá del siglo XX. La política, las ideologías y
las asechanzas del trabajo”, El Viejo Topo, Barcelona, 2002. Edición
Italiana: “Oltre il Novecento. La politica, le ideologie e le insidie del
lavoro”. Einaudi, Torino, 2001.

[xxv] Luciano Canfora, “La democracia. Historia de una ideología”, Editorial
Crítica, Col. La construcción de Europa, Barcelona, 2004.

[xxvi] Domenico Losurdo, “Controstoria del liberalismo”, ed. Laterza, Roma
2005; ID. “Il revisionismo storico. Problemi e miti”, Laterza, 1996; Id.
“Il Pecatto originale del Novecento”, Laterza, 1998 I

[xxvii] Alejandro Andreassi: “Convulsiones político-sociales y mitos
neoliberales en la historiografía del siglo XX”, en:
<http://www.espaimarx.org/convulsiones-politico-sociales-y-mitos.pdf>
http://www.espaimarx.org/convulsiones-politico-sociales-y-mitos.pdf .

[xxviii] Slavoj Zizek, “¿Quién dijo totalitarismo?” , Pretextos, Valencia
2002, pág. 14.

[xxix] Stephane Courtois, Ibid.Pags. 14 y 15.

[xxx] Paul Labal, “Los Cátaros. Herejía y crisis social”, Ed. Crítica,
Barcelona, 1988, pág. 157.

[xxxi] Punto 44 de NCI.

[xxxii] Punto 45 de NCI.

[xxxiii] Stephane Courtois , “Perché?” Ibid. Págs. 679 a 707.

[xxxiv] Información bastante completa del proceso contra Bujarin y de su
contexto político en el capítulo 9, “la caída de Bujarin y el advenimiento
de la revolución de Stalin”en Stephen Cohen, “Bujarin y la Revolución
Bolchevique” Siglo XXi de España, editores, Madrid, 1976. Véase también la
parte tercera ( “Buoukharine, 1938. Le procès, ses echos”) del libro de
Yannick Blanc y David Kaisergruber, “L’affaire Boukharine”, Ed.
Dialectiques, Interventions, François Maspero, Paris 1979.

[xxxv] Enzo Traverso: “Le totalitarisme”, Éditions du Seuil, paris 2001.
Véase, también, del mismo autor: “El totalitarismo, historia de un debate”,
Publicaciones de la Universidad de Valencia, 2002.

Artículo de www.profesionalespcm.org insertado por: El administrador web - Fecha: 25/01/2006 - Modificar

Comparte el artículo en las REDES SOCIALES: delicious Delicious | meneame Meneame | facebook Facebook | twitter Twitter | Technorati | barrapuntoBarrapunto
Próximamente disponible también para * Digg * Google Bookmarks* Wikio * Bitacoras.com * Reddit * * RSS * Technorati * Tuenti
Accedido o leido aproximadamente 1704 veces desde 20/01/2008
27 a 29-9-2019 FIESTA del PCE en Rivas-VaciaMadrid

Sitio Web del Núcleo de Profesionales y Técnicos del Partido Comunista de Madrid PCM/PCE- http://www.profesionalespcm.org 
Actualizado a 12/09/19
Los comentarios y colaboraciones son bienvenidos
(comunistas_ARROBA_profesionalespcm_PUNTO_org): Carta a comunistas_ARROBA_profesionalespcm_PUNTO_org
Envíanos tu colaboración, o comentarios vía formulario.
¡¡AFÍLIATE EL PARTIDO COMUNISTA DE MADRID - PCE
!

BÚSQUEDAS en este sitio web
AGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content FeedsAGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content FeedsAgregador RSS de noticias y contenidos - Aquí OTRA VERSIÓN DEL AGREGADOR RSS XML  AGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content FeedsAGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content Feeds

IMPRIMIR Imprimir ESTA PAGINA (sólo si es imprescindible)  

Secciones: 
    [11-M Terror y Manipulación]  [15M, Unid@s Podemos, mareas, unidad popular, PAH]  [Acta Moderna]  [África]  [Anarquismo]  [Antiglobalización]  [Antivirus, Seguridad Informática]  [Archivo Sonoro, música y vídeo]  [Argentina]  [Bibliografía/Citas]  [Brasil]  [CC.OO.]  [CGT]  [Chile]  [China, R.P.]  [Ciencia]  [Cine]  [Colombia]  [Congresos]  [Contactos]  [Convenios Colectivos]  [Convocatorias]  [Convocatorias defensa FERROCARRIL]  [Correo recibido]  [CORRUPCIÓN, puertas giratorias,impuestos, transparencia]  [Cuba Socialista]  [Documentos militante IU/ PCE]  [Documentos, opinión, debate]  [Ecologismo, Movilidad y Soberanía Alimentaria]  [Economía]  [El Problema Español]  [Empleo (ofertas)]  [Enlaces]  [Esperanto]  [Estados Unidos de América]  [Europa]  [FIRMAS DE APOYO A MANIFIESTOS]  [Formación / Educación]  [Foro/Lista de Correo]  [Fotografías]  [Huelga General]  [Humor]  [Infancia / Juventud]  [Legislación]  [Literatura y otras Artes]  [Marxismo]  [Memoria Histórica]  [México]  [Movimiento Obrero/Mundo del Trabajo]  [Mujer / Feminismo]  [Mundo Insurgente]  [No Fumar /Derecho Fumadores Pasivos]  [Organigrama]  [Palestina]  [Plan de Trabajo]  [Prensa / Medios comunicación]  [Profesionales y Comunistas]  [República Española, La Tercera y Socialista]  [Resoluciones]  [Rusia, URSS, Centenario Revolución Soviética]  [Sáhara Occidental]  [Salud]  [Sexualidad y mundo gay]  [SIDA]  [Software y Conocimiento Libre]  [Venezuela Bolivariana]  [Yugoslavia y la autogestión socialista]
Volver a la página principal de www.profesionalespcm.org

Volver a la página de inicio
Código QR para dispositivos móviles:


Novedades

     ¡ PINCHA AQUÍ PARA VER LISTADO COMPLETO Y CRONOLÓGICO DE LAS NOVEDADES PINCHA AQUÍ PARA LISTADO COMPLETO Y CRONOLÓGICO DE LAS NOVEDADESPINCHA AQUÍ PARA VER LISTADO COMPLETO Y CRONOLÓGICO DE LAS NOVEDADES

PCE - IU - Construyendo Unidad Popular:

Página principal de www.profesionalespcm.orgINCLUYE EL BANNER EN TU SITIO WEB   PCE
Recomendado reproducir material citando su procedencia. Esta publicación es copyleft. Puede ser copiada sin ninguna restricción siempre que se mantenga esta nota. Apostamos por una Internet para todos y por el Software Libre EL NÚCLEO DE PROFESIONALES Y TÉCNICOS DEL PCM SE IDENTIFICA Y HACE RESPONSABLE EXCLUSIVAMENTE DE LOS TEXTOS INCLUIDOS EN ESTE SITIO WEB, QUE FIRME COMO RESOLUCIONES O COMUNICADOS DE LA MISMA. Todos los datos públicos de este sitio web están tomados de la Red o enviados por sus creadores, su único fin es divulgar la noticia, nunca apropiarse de textos y fotos, Siempre publicamos  la fuente cuando es conocida



Blog de debate NEURONASROJAS.profesionalespcm.org

Muro en Facebook NEURONASROJAS de profesionalespcm.org


Canal en YouTube de profesionalespcm.org

Sitio desnuclearizado, camapaña de Ecologistas en Acción
Sitio desnuclearizado, campaña de Ecologistas en Acción


NO PAGUES LA CRISIS

Declaración del PCE sobre ataque a Siria -
NO A LA GUERRA
La agresión militar lanzada contra Siria por EE.UU., Gran Bretaña y Francia abre un escenario de extrema gravedad ante el que el mundo debe responder

NO AL CANON DE CDs DE LA SGAE
NO A LAS PATENTES DE SOFTWARE

No acepto ser fumador pasivoEl humo ambiental del tabaco mata. No fumes en lugares comunes
GRACIAS POR NO FUMAR EN LUGARES COMUNES
EL COCHE DEVORA A TU CUIDAD, TU PLANETA Y TUS AMIGOS, APARCA EL COCHE PARA SIEMPREAPÁRCALO PARA SIEMPRE