Página principal de PROFESIONALESPCM.ORG Página principal de PROFESIONALESPCM.ORG Afíliate el Partido Comunista de España

Secciones: Correo recibido -  Marxismo -  México

Título: TESIS SOBRE EL FRENTE SOCIALISTA.

Texto del artículo:

Tesis que presenta la Comisión Organizadora de la Segunda Asamblea Nacional de las Izquierdas Socialistas para ser discutidas en el segundo punto de la agenda denominado "Discusión del carácter y programa como base para la formación del Frente Socialista".


1.- Constituimos el Frente Socialista convencidos en primer lugar de la propuesta y el programa socialista para la construcción de un mundo mejor. Al mismo tiempo convencidos de que el desarrollo actual de la lucha de clases exige fortalecer en el seno del movimiento de masas y en la sociedad toda, la opción socialista como propuesta de salida a la crisis actual. Después de años de
hegemonía de la política económica y social del neoliberalismo y de su
pensamiento -incluso entre sectores identificados con la izquierda- hay ahora un importante crecimiento de la resistencia de sectores de masas, notablemente sindicales, al neoliberalismo. Y hay también una crisis y desprestigio crecientes de las formas de hacer política prevalecientes especialmente en lo que mediáticamente es presentado como la izquierda y en otros proyectos marcados
por el pragmatismo, el abandono de principios, el electoralismo y por tanto el mercantilismo en la política con sus secuelas de clientelismo, corporativismo y el predominio del dinero sobre los programas y las propuestas políticas. Pese a la crisis y al crecimiento de la resistencia de masas frente al neoliberalismo, la propuesta de la izquierda socialista aparece débilmente
como alternativa por lo que el reagrupamiento en un Frente Socialista nos parece un primer paso necesario para el fortalecimiento de la izquierda socialista como una referencia nacional necesaria.



2.- Ninguno de los partidos reconocidos institucionalmente representa la opción,
el programa y la política de la izquierda socialista y revolucionaria. El Frente
Socialista aspira a conformar una organización política militante unificada.
Iniciamos ahora un proceso de elaboración programática y de acción política
conjuntas que nos dotará de las bases y la identidad necesarias en un proceso
que no obedece a plazos legales institucionales pues no priorizamos la idea del
registro de un partido electoral, sino la conformación de una organización
política militante. Por lo pronto se trata de una unidad frentista que no
elimina la existencia separada y autónoma de las organizaciones que constituimos
hoy el Frente Socialista.

3.- Compartimos la convicción de que más allá de la constitución actual del
Frente Socialista es necesaria la conformación de un partido socialista y
revolucionario con fuerte presencia nacional y en el seno de la clase
trabajadora como garantía del éxito de la lucha por el socialismo. No
descartamos la posibilidad de que el Frente Socialista pueda avanzar hacia la
conformación de ese partido o que agrupando a la mayoría de corrientes de la
izquierda socialista, en el seno del Frente se puedan producir esfuerzos
simultáneos de reagrupamiento y unificación de corrientes con mayor afinidad
entre sí y de constitución de diversos partidos socialistas o comunistas.

4.-Nos constituimos como Frente Socialista compartiendo el grito de organización
de las luchas actuales de resistencia contra el proyecto uniformador y
excluyente del neoliberalismo que dice que otro mundo es posible. Al mismo
tiempo, proponemos que la resistencia contra el neoliberalismo construya un
camino alternativo no solo a la fase neoliberal sino al capitalismo en su
conjunto y por eso pensamos que ese otro mundo posible es el construido sobre la
base de un proyecto socialista y revolucionario.

5.- Al definirnos como anticapitalistas y no simplemente como opuestos al
neoliberalismo, asumimos nuestro compromiso también como antiimperialistas.
Nuestro antiimperialismo no tiene que ver con aquellas concepciones que
justifican con esta posición su subordinación ante la burguesía. No existen
sectores de la burguesía nacional consecuentemente antiimperialistas y esta
orientación solamente puede llevarse desde una perspectiva proletaria y popular.
Entendemos que en la lucha contra el neoliberalismo son posibles acuerdos
puntuales en un frente plural, incluso socialmente considerado y comprendemos
también que en diversos aspectos continúan expresándose conflictos
interimperialistas por el control del mundo, de sus mercados y en definitiva por
la hegemonía de algunos de los centros imperialistas. Lo anterior, sin embargo,
no nos obliga, incluso en una relación de fuerzas desfavorables, a desarrollar
una política de subordinación con la burguesía, sino por el contrario a disputar
la
hegemonía en un frente antiimperialista y a realizar éste en función de
objetivos concretos y particulares y no es torno a un programa de gobierno o de
conjunto de sectores de la burguesía.

6.-Es equivocado pensar -como dicen, entre otros, los ideólogos de la derecha-
que el socialismo fracasó. Lo que fracasó fue una experiencia burocrática que no
permitía la expresión democrática de las masas aunque hablara a nombre del
socialismo y el comunismo, al mismo tiempo que en la práctica se alejaba de ese
objetivo. Es la experiencia burocrática cuya traición permitió la restauración
capitalista en Europa Oriental y la antigua Unión Soviética. Para nosotros el
proyecto socialista conserva su vigencia y necesidad en virtud de las
contradicciones sociales que el capitalismo continúa sin resolver favorablemente
para las masas trabajadoras y los pueblos del mundo. Nuestro modelo de
socialismo por tanto no tiene que ver con experiencias burocráticas, sino con la
concepción original del marxismo revolucionario que integra el poder de los
trabajadores y la lucha por el fin de la explotación de clase con la más amplia
democracia proletaria. La necesaria crítica y autocríticas en el
seno de la izquierda socialista y marxista tiene que ver con orientaciones,
líneas de conducta y políticas que incluso justificaron aquellas desviaciones o
crímenes en nombre del socialismo, pero sin que eso implique el fracaso del
socialismo sobre la base de una experiencia histórica que no representó al
socialismo.

7.- El movimiento contra la guerra se ha desarrollado en el mundo como nunca
antes. El nivel de movilización alcanzado en su apogeo el 15 de febrero de 2003,
fue sin precedente histórico, aunque no logró evitar la invasión de Irak ni ha
logrado obligar a las tropas invasoras a retirarse del país. La experiencia,
nivel de coordinación y conciencia debe aprovecharse para continuar los
esfuerzos, a los que el Frente Socialista en México se suma, para oponerse a la
continuación de la ofensiva guerrerista del imperialismo yanqui que la
reelección de Bush ha anunciado. La amenaza imperialista contra lo que llama "el
eje del mal" donde incluye disímbolos países y fueras políticas como Irán,
Corea, Colombia ( o más particularmente las FARC) y Cuba debe implicar un
reforzamiento de un amplio movimiento antiguerra como parte de la lucha
antiimperialista que el Frente Socialista sostiene. Pero además, en ese
contexto, oponernos a la ofensiva imperialista -que incluye muchos elementos y
no
solamente el recurso inmediato de la ocupación militar- contra Cuba. En este
caso se trata del intento imperialista de siempre por derrotar el ejemplo que
representa para América Latina y el mundo la revolución Cubana. Nuestra
oposición a la agresión imperialista es también expresión de nuestra solidaridad
con la Revolución Cubana. En el caso del Plan Colombia se trata también de la
ofensiva contra las fuerzas insurgentes, la izquierda y el movimiento popular en
Colombia, pero también, como lo muestran los intentos golpistas de los últimos
años, contra Venezuela y el gran ascenso de la movilización y la acción de las
masas populares, así como del movimiento antiimperialista.

8.- Para el Frente Socialista esta postura antiimperialista es señal distintiva
de nuestro movimiento no solamente en el terreno del movimiento contra la
guerra, sino también, en la construcción de una alternativa anticapitalista en
nuestro país que plantea como parte de esa alternativa la ruptura con el
imperialismo con medidas como el desconocimiento de la deuda externa, ancla
estructural que impide el desarrollo de nuestros países. Pero nuestra visión
internacional no se queda solamente en la opción antiimperialista y contra la
guerra, así como en la solidaridad con movimientos y luchas de relevancia
internacional, como el del Movimiento de los Sin Tierra en Brasil, o con
revoluciones triunfantes como la de Cuba y procesos con una dinámica
revolucionaria como el de Venezuela, caracterizado por rupturas parciales tanto
con el antiguo régimen en el terreno político, económico y social, así como con
el imperialismo, como en general con el movimiento contra la globalización
capitalista o el neoliberalismo como el que se expresa en espacios como el del
Foro Social Mundial. Ubicamos esta orientación de solidaridad y
antiimperialista, como parte de una concepción propia del internacionalismo
proletario que busca también fortalecer una relación y articulación con
movimientos y fuerzas políticas de la izquierda revolucionaria en América Latina
y el mundo en un marco de colaboración, intercambio, respeto y solidaridad.

9.- Concientes de la debilidad de una referencia propia de la izquierda
socialista que proponga y luche por esta alternativa en una situación política
muy dinámica por la crisis y los cambios que están ocurriendo, así como por el
reacomodo de fuerzas y corrientes políticas que ocurrirán en los próximos años
hemos constituido el Frente Socialista. Se trata de un esfuerzo de
reagrupamiento necesario en vista de la disgregación que la crisis política de
las últimos años, especialmente desde fines de los 80's y principios de los
90's, llevó a la izquierda socialista. Esta debilidad y en cierto sentido
ausencia como referencia nacional por parte de la izquierda socialista no puede
ser llenada a corto plazo por ninguno de los agrupamientos o corrientes
actuales. Por esta razón es que realizamos este reagrupamiento con el propósito
de más rápidamente superar esta situación y poder participar en el movimiento de
masas con mayores posibilidades de tener éxito y ser útiles al propio
movimiento. El reagrupamiento, sin embargo, no es en sí mismo la solución de
todos estos problemas pues se requiere, al mismo tiempo, como tratamos de
desarrollar más adelante, dotarlo de una orientación política consecuente, así
como la disgregación de la izquierda socialista de la que hablamos antes no es
en sí mismo el problema, como insiste una versión que dice que el problema de
la izquierda es "su división", sino que ésta es el reflejo, el resultado de
orientaciones y líneas políticas equivocadas.

10.- Un primer nivel de definición en el seno del Frente Socialista es de
carácter ideológico. En una perspectiva de largo plazo esta definición es
fundamental, más aún en la confusión prevaleciente en los últimos años y la
crisis que se identifica como pérdida de los paradigmas. Por esta razón es que
igualmente consideramos fundamental el desarrollo y actualización del programa
socialista y en consecuencia el desarrollo de una labor teórica y de elaboración
necesarias para la izquierda socialista en las nuevas circunstancias. Pero el
actual reagrupamiento no pretende quedarse solamente en una definición
ideológica como socialistas, sino potenciarse como una referencia política, es
decir, presente en la vida política como una fuerza política y militante propia
de la izquierda socialista. Desechamos toda pretensión autoproclamatoria
vanguardista, pero estamos convencidos que el programa socialista y la acción
militante de los socialistas puede contribuir al desarrollo y éxito de las
luchas del pueblo trabajador. Especialmente para mostrar que en la lucha por un
mundo mejor, en la lucha contra el neoliberalismo y por las libertades
democráticas, hay una propuesta, que es la socialista, que más allá de
conquistas y derrotas parciales, ofrece una visión de reorganización de conjunto
de la sociedad sobre bases radicalmente diferentes. En consecuencia nos
constituimos como un esfuerzo de agrupamiento político que encuentra su sentido
en la participación en el seno del movimiento de masas y en el impulso y la
lucha por sus demandas, no para pretender sustituirlo, pero tampoco para
simplemente diluirnos, sino para proponer y defender la propuesta socialista
como opción viable a la lucha.

11.- Debido a lo anterior y a la necesidad de un proceso de clarificación de
nuestras coincidencias y desacuerdos políticos buscando superarlos es que en
este momento hemos adoptado esta estructura frentista. El Frente nos permite
empezar a actuar juntos y continuar el proceso de elaboración política y
programática propios y al mismo tiempo mantener la autonomía de cada
organización y fuerza política que decide participar en el frente Socialista..
Sin embargo, entendemos el carácter del Frente también como un proceso abierto a
un nivel superior de organización. En realidad se requiere un salto para llegar
a constituir una organización política militante de la izquierda socialista
unificada, un partido socialista revolucionario no en el sentido limitado de un
partido electoral, registrado institucionalmente para ese exclusivo propósito,
sino como organización revolucionaria. Hacemos este reagrupamiento para avanzar
a superar la debilidad de la izquierda socialista, pero sin pretender
una visión exclusionista que considere la existencia de un partido único de la
izquierda socialista, sino, incluso con la posibilidad de que en el Frente
Socialista puedan realizarse procesos paralelos y simultáneos de reagrupamientos
partidarios entre aquellos que tenga mayor afinidad. El carácter del frente que
aquí describimos no puede funcionar más que con criterios democráticos que
permitan la expresión de todas las opiniones, al mismo tiempo que aseguren
procedimientos que no impidan la acción unida de la mayoría del Frente cuando se
alcancen acuerdos en ese sentido.

12.- Cuando afirmamos que no existe partido de los actualmente reconocidos que
represente la propuesta, la política y el programa socialista sostenemos que
este reagrupamiento busca proyectar al Frente Socialista como otra opción
política presente en la vida política nacional y al mismo tiempo, obviamente,
que siendo una opción alternativa es por tanto una opción independiente, no
subordinada, a ninguna de las otras fuerzas políticas existentes. No quiere
decir esto que desarrollamos una línea sectaria, autoexclusionista, por el
contrario impulsamos la unidad en la acción en el seno del movimiento de masas
con todas las corrientes políticas que se coincida en demandas o puntos de
defensa de las libertades democráticas o de oposición a las reformas
estructurales o aspectos del plan neoliberal que se impone desde el poder. De la
misma manera desarrollamos relaciones y diálogos con todas las fuerzas políticas
necesarias en esa lógica. Al mismo tiempo, por el carácter actual del Frente
Socialista que actúa unido pero respeta la autonomía de cada organización y por
tanto de militantes participando en otros espacios políticos, la independencia y
autonomía políticas que sostenemos se refleja en las decisiones como Frente
Socialista. En general implica independencia política con respecto a la
burguesía y los agentes imperialistas, así como imposibilidad de acuerdos
político electorales con el PAN y el PRI.

13.- En el caso del PRD existe en el seno del Frente Socialista un debate sobre
la definición y el carácter de esa organización. Sin embargo, existe
coincidencia en que este partido no representa a la izquierda socialista, aunque
mediáticamente y desde la óptica de la institucionalidad electoral se le ubica
en la opinión pública como la izquierda, es decir, como si fuera la
representación de toda la izquierda lo que es equivocado. En todo caso la
evolución y situación actual del PRD lo muestran como adaptado y asimilado a la
institucionalidad vigente que se supone que la izquierda combate por lo que está
marcado por el electoralismo sin principios, el clientelismo y por una visión de
gobernabilidad que lo lleva a ceder a las condiciones del modelo neoliberal en
aras del "realismo político". Es decir, en un carril de participación diferente
al de la izquierda revolucionaria. Por eso es que, independientemente de
acuerdos tácticos y de coincidencias en ciertas luchas políticas y
sociales, es obvio que el Frente Socialista representa una opción diferente que
es independiente y no subordinada al PRD, pese a la participación en el propio
Frente de afiliados, militantes o corrientes internas del PRD que lo hacen a
título individual o como expresiones políticas que se identifican con las
posiciones socialistas, pero no a nombre y representación del PRD. Entendemos
que incluso la conformación de un partido socialista y revolucionario de masas
como el que plantea el Frente Socialista implica un proceso complicado de
confluencia de militantes con orígenes y adscripciones actuales muy diferentes
que por el camino de la clarificación política en conjunto y la prueba de la
acción política conjunta producirá ese paso en el reagrupamiento y
realineamiento de las fuerzas políticas en México.

14.-Recientemente el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) ha
anunciado su intención de explorar otros caminos de participación política,
realizar una campaña política construyendo una alternativa frente a la situación
actual y los partidos reconocidos y ha planteado estar dispuesto a dialogar
estas ideas y propuestas con "la mera izquierda", específicamente la izquierda
no registrada y los movimientos de trabajadores que han estado en la resistencia
contra el neoliberalismo, de los cuales esperaría invitaciones para estas
discusiones o para acordar fecha y lugar para un encuentro. Al Frente Socialista
le parece que se trata de un cambio político muy importante por parte del EZLN
para no limitarse a representar un movimiento social legítimo, como es la causa
indígena y la lucha por sus derechos, entre ellos especialmente el de la
autonomía indígena, sino de ayudar a construir una alternativa política a nivel
nacional de izquierda. La constitución del Frente Socialista este
9 y 10 de julio es un primer paso en el esfuerzo que hemos venido haciendo
desde la izquierda socialista por reconstruir un referente político de la
izquierda socialista alternativo a la descomposición política que campea en el
sistema político y de partidos institucionales. El anuncio del EZLN ha ocurrido
a escasos días de la realización de esta Segunda Asamblea que convocamos y
acordamos realizar desde el mes de abril de este año, pero de todos modos
hacemos pública nuestra invitación a estos trabajos y discusiones que tendremos
a los compañeros del EZLN. Si por la premura de los plazos no pudieran asistir a
esta asamblea obviamente estamos abiertos a concertar otro encuentro de
discusión de ideas y propuestas para la construcción de esta alternativa
política necesaria y urgente.

15.- El Frente Socialista es un frente político. No es alternativo y competitivo
con los esfuerzos por realizar un frente social de masas contra el
neoliberalismo. Es un espacio diferente. Apoyamos la construcción de frente
amplios, de carácter social, como los realizados por organizaciones sindicales y
sociales en torno a las sesiones del diálogo nacional por un proyecto de nación
alternativo al del neoliberalismo. El frente amplio de masas es necesario para
lograr la mayor unidad en la lucha contra el neoliberalismo. En el marco de esa
amplitud obviamente es que se expresa una pluralidad política y social
necesaria, mientras mayor mejor. La izquierda anticapitalista, en este caso el
Frente Socialista, participa en el frente amplio, independientemente del nombre
que adopte, para contribuir a la unidad en la lucha, aunque al mismo tiempo
mantiene su independencia política. En la medida que experiencias de frente
amplio adoptan demandas o programas de mayor alcance o de tipo político
es que esta táctica de frente unido va tomando la forma de un frente político
de masas. Para construirlo, organizaciones sindicales y de trabajadores
frecuentemente avanzan primero por frentes de clase. El Frente Socialista, sin
embargo, responde a una situación diferente. Se trata, como hemos dicho, de un
frente político de carácter militante y en torno al proyecto ideológico y
político del programa socialista. Participa de las experiencias de frentes
amplios de masas, pero se mantiene como esfuerzo permanente de tipo político.

16.- Sobre estas bases y definiciones constituimos el Frente Socialista. Al
mismo tiempo que revindicamos la vigencia de la crítica marxista al capitalismo
y la actualidad de esta alternativa, entendemos que la propuesta socialista debe
ser actualizada y enriquecida usando el mismo método marxista. Por eso una de
las tareas del Frente Socialista será la realización de seminarios, encuentros
y publicaciones necesarios para este proceso de actualización y enriquecimiento
del pensamiento socialista e incluso para el debate de nuevas concepciones que
colocándose también en una perspectiva libertaria proponen ciertos
cuestionamientos al marxismo o al leninismo. Este proceso servirá también para
el enriquecimiento del programa del Frente Socialista.

17.- Pero entendemos el programa del Frente Socialista como definición de una
perspectiva revolucionaria y no como simple programa de gobierno, de propuestas
de políticas públicas en el marco de la institucionalidad vigente o como un
programa para una campaña electoral o en la concepción que los órganos e
instituciones electorales actuales entienden por los "documentos básicos" de un
partido. El programa de los socialistas más que un articulado y una
codificación de demandas y propuestas legislativas o de gobierno debe
representar la estrategia de lucha por el socialismo, la estrategia de lucha por
el poder proletario, para una transformación radical de la sociedad, las vías
hacia el fin del capitalismo. Ese programa incluye, por supuesto, demandas,
objetivos, propósitos, conquistas a lograr, aunque sean parciales en cuanto al
objetivo más general, pero ubicadas dentro de una estrategia que incluyen otras
definiciones como las que antes hemos señalado, es decir la necesidad de un
partido socialista revolucionario, la independencia de clase con respecto a la
burguesía, la relación dialéctica entre la organización socialista y el
movimiento de masas, una perspectiva de poder que no es para un aparato
partidario que busca sustituir al actual, en un nuevo proceso de alternancia
partidaria, sino en la creación de órganos de poder para las masas, etc. Es
decir nuestro programa de lucha no es un programa de gobierno por el que
llamamos a las masas a votar para que otros apliquen, sino para que las masas lo
retomen como programa de lucha porque tampoco es un programa para exigir que los
que manden -es decir los que tienen el poder- lo obedezcan, sino un programa
para sustituir al poder actual de las clases dominantes. Por todas estas razones
es que el programa del Frente Socialista no puede presentarse ahora como un
programa acabado y detallado hasta el aspecto más pequeño. La asamblea de las
izquierdas socialistas decide sobre la base de las definiciones básicas
que hoy presentamos y que reflejan el perfil particular de los socialistas
frente a otras opciones. El programa se seguirá enriqueciendo y elaborando desde
estas definiciones básicas en contacto también con la lucha de clases y la
experiencia del movimiento de masas y sus reivindicaciones, luchas y
experiencias. De ahí también nos alimentamos como socialistas en la elaboración
de nuestro programa y no solamente de una necesaria labor teórica de estudio de
las experiencias y aportaciones históricas.

18.- Lo anterior quiere decir que en primer lugar la izquierda socialista apoya
y retoma las demandas y el programa que en un nivel político, es decir general y
más allá de demandas coyunturales, ha logrado elaborar el propio movimiento de
masas y de resistencia al neoliberalismo. En los tiempos recientes, esta
experiencia de elaboración, de recapitulación, de síntesis política más
desarrollada que se ha logrado desde el movimiento de masas es el que ha
resultado de los Diálogos, de noviembre del 2004 en la Ciudad de México y de
febrero del 2005 en Querétaro por "un proyecto alternativo de nación al
neoliberalismo". Esta elaboración no es tampoco un programa de gobierno para
una campaña electoral, sino un programa de lucha para organizar al pueblo
trabajador en una perspectiva alternativa al neoliberalismo. La crítica a estos
planteamientos no se debe ubicar, como lo hacen algunos críticos a la izquierda
por no ser "propositivos", en que estén marcados por la oposición a algunos
proyecto de los neoliberales. La mera oposición o la formulación "en contra
de", generalmente lo que refleja es el estado actual del movimiento de masas,
su situación de resistencia frente al embate neoliberal, sobre la base de
derrotas previas, es decir el que estamos colocados todavía a la defensiva por
una relación de fuerzas desfavorables. No es simplemente incapacidad teórica de
elaboración de propuestas alternativas. Y generalmente la presión para presentar
propuestas concretas significa hacerlo bajo el marco, la lógica y la relación de
fuerzas actuales para justificar políticas "posibilistas", el abandono de
"utopías" para ceder frente a los llamados al "realismo político".

19.- Para escapar a la lógica del "posibilismo" y el "realismo político" es que
hay que entender el planteamiento hecho en el Diálogo por un Proyecto
Alternativo de Nación por un Programa Mínimo No Negociable. No se trata de
aquellas demandas que se diferenciaban entre un programa mínimo y un programa
máximo y donde las demandas mínimas son aquellas asimilables por el sistema por
su carácter limitado, coyuntural y parcial, sino de aquel cuerpo de demandas y
objetivos que constituyen la base mínima de unidad entre nosotros, pero que no
son negociables con el sistema en el sentido de intercambiarse por conquistas
menores. Son no negociables porque en su dinámica cuestionan el funcionamiento
mismo del sistema, aunque no sean presentadas como revolucionarias, pero que al
no ser asimilables por el funcionamiento actual del sistema representan
realmente un Proyecto de Nación Alternativo al Neoliberalismo. Es decir, se
trata de la elaboración de un programa de transición entre el nivel de
lucha actual de resistencia al neoliberalismo y la lucha por un mundo nuevo
mejor, es decir alternativo al del neoliberalismo y el capitalismo. O como decía
la propia convocatoria al diálogo nacional "la elaboración de un diagnóstico
sobre los grandes problemas nacionales e internacionales, trazando los aspectos
esenciales de un proyecto de nación alternativo y uniendo a todas las
resistencias frente al capitalismo salvaje y al sistema corporativo para
construir una propuesta capaza de disputar la conducción de la nación a la
barbarie neoliberal"

20.- En la lógica anterior es que respaldamos y rescatamos para la elaboración
del programa del Frente Socialista las elaboraciones que el propio movimiento de
masas en resistencia se ha dado en el marco de los Diálogos antes mencionados
con planteamientos como los siguientes.

a) Recuperar y restablecer la soberanía de la nación, devolviendo al pueblo
la autoridad suprema para decidir el destino de la patria, restituyendo a la
nación la propiedad exclusiva sobre el territorio, los recursos naturales y las
fuentes energéticas, y cancelando todos los tratados comerciales y militares que
lesionen los intereses del país.

b) Romper con el modelo neoliberal, sustituyéndolo por un nuevo modelo
económico para el desarrollo del país, orientado a terminar con la pobreza, a
recuperar y preservar los derechos sociales y de los trabajadores, a la creación
de empleos, a generar el crecimiento económico y a la distribución equitativa de
la riqueza, bajo la conducción y la rectoría económica del Estado.

c) Recuperar la autosuficiencia y la soberanía alimentaría sobre la base de
un nuevo impulso al reparto agrario, al ejido y al cooperativismo social,
garantizando la asistencia técnica y los recursos financieros para la
producción.

d) Renegociar y en su caso, canelar el pago de la deuda externa, así como
el pago de la deuda generada por el rescate bancario y carretero.

e) Una democracia integral basada en la implementación de diversos
mecanismos de participación directa del pueblo, para la decisión en asuntos
públicos como son el plebiscito, el referéndum, la iniciativa popular, la
consulta, la contraloría social y la revocación del mandato.

f) Una reforma integral al sistema judicial y de impartición de justicia,
orientada a terminar con la corrupción, la violación a los derechos humanos y
que contemple la elección popular de jueces y magistrados.

g) La defensa de los derechos de los pueblos indios, plasmados en los
Acuerdos de San Andrés.

h) La defensa de la Educación Pública y el patrimonio cultural, asegurando
que se destine al menos 8% del PIB a educación y el 1% del PIB a Ciencia y
Tecnología, garantizando la cobertura de la educación gratuita en todos los
niveles.

i) Para lograr la justicia social y condiciones de vida digna para todas
y todos los mexicanos se debe asegurar su acceso a los derechos universales a la
alimentación, a la salud, a una vivienda digna, a un trabajo socialmente útil y
al respeto irrestricto de los derechos humanos.

j) La defensa de los derechos laborales contemplados en la Constitución y
en la Ley federal del trabajo, asegurando las condiciones para el ejercicio de
la democracia en los sindicatos y el fin del corporativismo y el control
estatal.

k) Garantizar la plena equidad en derechos y oportunidades para las
mujeres.

l) La libertad de todos los presos políticos, la presentación con vida de
los desaparecidos y la desmilitarización del país.

21.- De la propuesta programática surgida de los diálogos podemos continuar la
elaboración y enriquecimiento desde la perspectiva socialista. Esto implica
completar esta visión de programa con la definición de las fuerzas sociales
motoras de este cambio a las que el Frente Socialista convoca a organizarse para
esta perspectiva de lucha, así como los métodos y formas de lucha, como las
propuestas y objetivos políticos que coronan esta lógica de ruptura con el
sistema. Porque de lo que se trata, como hemos señalado antes, es de un programa
de nación alternativo al del capitalismo, no simplemente de oposición a los
aspectos más agresivos del neoliberalismo, ni a la pretensión de humanizar o
administrar al capitalismo. Participamos en todas las luchas parciales o por
demandas defensivas, de resistencia, pero buscamos ligarlas en una perspectiva
transitoria hacia una perspectiva política anticapitalista de conjunto.

22.- Los socialistas no somos opuestos a la participación electoral por
principio o abstencionistas por principio. Incluso de acuerdo a la concepción
que defendemos de un socialismo no burocrático, no dictatorial, que garantiza la
democracia desde el poder proletario, lo asumimos como un proyecto democrático y
por tanto que reivindica métodos democráticos de consulta, de toma de
decisiones, de revocación de mandatos. Lo que criticamos y cuestionamos es el
sistema electoral vigente en México precisamente por no ser democrático, por un
lado y por el otro, la concepción que pretende limitar la participación política
del pueblo trabajador y por tanto de la izquierda exclusivamente al ejercicio de
la democracia electoral representativa. Es decir, con la hegemonía del modelo
neoliberal y de su pensamiento se ha impuesto la concepción de la política que
la ha convertido en otra mercancía, priorizando el individualismo sobre los
derechos, propuestas y organizaciones colectivas. Por tanto
haciendo hegemónica la concepción de que lo determinante es el individuo, es
decir el candidato o el líder y no el programa, el proyecto o el partido. De ahí
se desprende la visión de que lo determinante es ofertar el producto, es decir
el candidato y por tanto saber usar los recursos mercadotécnicos necesarios para
la competencia de la mejor imagen. Y en consecuencia el peso determinante que
tiene el dinero no solo para comprar votos, sino para destinarlo
mayoritariamente a la compra de publicidad en los medios electrónicos. La
legislación electoral vigente otorga recursos pero en forma completamente
inequitativa entre lo que reciben los tres partidos viejos y lo que reciba
cualquier opción partidaria nueva que está condenada, en esas condiciones,
siempre a perder el registro y ser humillada como no viable electoralmente o ser
absolutamente minoritaria, aunque los 3 partidos viejos representen en realidad
a una minoría del electorado, como lo viene evidenciando el permanente nivel
de abstencionismo de los últimos años. Por eso es que parte del programa
socialista implica una crítica y oposición al sistema electoral y de partidos
actualmente vigente y en todo caso la necesidad de una reforma política
verdaderamente democrática que permita la expresión de todas las opciones
políticas y la ruptura con la lógica de registro-prerrogativas-mercadotecnia.
Adicionalmente está la concepción particular de los socialistas que entendemos
la participación en política no simplemente como el día de las votaciones en que
al depositar un papel en la urna eliges a quien te representará durante tres o
seis años y se encargará en tu nombre de tomar todas las decisiones políticas,
de gobierno y políticas públicas. La izquierda socialista plantea la lucha
política cotidiana en la organización y movilización del pueblo trabajador. No
hacemos organización simplemente de ciudadanos electores, sino de trabajadores,
campesinos, indígenas, estudiantes en defensa de sus derechos
políticos y sociales como parte del pueblo trabajador, como explotados, como
clase social o por ser oprimidos, perseguidos, discriminados por razones de
género, de diversidad o preferencia sexual, cultural, racial, elementos
opresivos sostenidos por la sociedad capitalista. Tomamos partido en este
sentido. No pretendemos representar y hablar a nombre de toda la ciudadanía,
sino hacerlo desde una perspectiva de clase. Y por eso proponemos hacer política
desde el sindicato, el ejido, la escuela, el centro de trabajo o de vivienda, no
solamente para votar cada tres años, sino para luchar en la calle, en la
movilización. Eventualmente nuestra propaganda electoral debe llamar a confiar
en la movilización de masas, especialmente para el triunfo de su demandas
históricas. En la asamblea de las izquierdas socialistas en que se funda el
Frente Socialista adoptamos estas tesis en relación a la cuestión electoral,
pero no tomamos un acuerdo sobre la táctica electoral a adoptar frente a las
campañas y la elección presidencial del 2006. En esta ocasión, el tema
principal es constituir el Frente Socialista. Una vez constituido, el Frente
Socialista deberá convocar a una asamblea especial para resolver sobre su
táctica frente a un proceso electoral que ciertamente será de gran importancia
en el país y frente al cual los socialistas deberán pronunciarse.

23.- En conclusión el programa del Frente Socialista a la vez que toma en cuenta
las elaboraciones que al respecto vienen desde el movimiento de masas lo ubica
en una perspectiva política necesaria si realmente se trata de un programa
mínimo no negociable, es decir un programa de transición hacia una perspectiva
revolucionaria, socialista. Las propuestas que plantean una lógica de cabeza a
la lógica capitalista, es decir aquellos que tienen como prioridad no la
ganancia, sino las necesidades básicas del pueblo como salario, empleo,
educación, salud, vivienda, generalmente son respondidas con llamados a ser
realistas y adaptarse a condiciones en que no existen los recursos suficientes
para satisfacer esas demandas. Este punto es el decisivo en una lógica de
ruptura con los intereses imperialistas. Efectivamente los recursos no son
suficientes, si te mantienes en la lógica del neoliberalismo, pero existen los
recursos sí se rompe con los intereses imperialistas. Es decir, si se
desconoce la deuda externa (y se convoca a otras naciones deudoras a hacerlo
conjuntamente), si se desconoce también la deuda y se suspende la canalización
de recursos para el rescate bancario y carretero, si se desconoce el Tratado de
Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá, si se rechaza definitivamente el
ALCA y el Plan Puebla Panamá (y en paralelo puede tomarse como modelo
alternativo el ALBA planteado entre Venezuela y Cuba), si se renacionaliza la
banca (y no para privatizarse) y se afirma la negativa a la privatización de los
recursos energéticos, así como la renacionalización sobre aquellos aspectos
donde ha avanzado ya la privatización. Si este conjunto de programa mínimo no
negociable se lleva adelante, lo cual implica un gobierno y un poder con
voluntad política y acuerdo programático para hacerlo, el resto del programa de
desarrollo social y de elevación del nivel y calidad de vida del pueblo, así
como de entrada de reducción de la desigualdad puede realizarse.
Obviamente para imponer un programa así se requiere una relación de fuerzas
diferente, por lo tanto una organización y movilización popular que lo aseguren.
Pero en esta lógica, la realización de este programa, así como el relativo a
derechos políticos y democráticos (desde la reforma judicial, el cese a la
impunidad, la liberación de presos y desparecidos políticos, la reforma al
sistema electoral, el fin del corporativismo, etc) requiere ser coronado con la
propuesta y objetivo de un Congreso Constituyente que elabore una nueva
Constitución para recoger el contenido del programa mínimo no negociable
alternativo. No es posible lograr un proyecto de nación alternativo por partes o
por pasos. Si es alternativo requiere un nuevo pacto social impuesto por las
fuerzas sociales y políticas opuestos al proyecto neoliberal en que el
capitalismo nos ha hundido. Por esta otra razón es que también entendemos el
programa mínimo no negociable como un programa de transición que nos lleva a un
nuevo Constituyente, una nueva Constitución y por tanto a un poder diferente,
no sólo en cuanto a un gobierno diferente, sino un poder estatal diferente.

24.- Para llevar adelante un programa de esta naturaleza es que se requiere la
expresión política, independiente de los partidos burgueses y de su lógica
política, del movimiento de masas, de los trabajadores y todos los sectores
explotados y oprimidos por el capitalismo y su ideología. Se requiere para ello
también la organización, presencia, influencia social y nacional de una fuerza
de la izquierda socialista. No porque la izquierda socialista lo realizará a
nombre de las masas, sino porque son los socialistas quienes proponen a las
masas esta perspectiva de ruptura con el sistema y no solamente buscar mejores
condiciones en el marco de del propio sistema.

25.- La organización del Frente Socialista es relativamente sencilla y simple
pues corresponde a la fase actual y el acuerdo logrado. Es una estructura
frentista que reconoce la existencia autónoma de todas las organizaciones y
corrientes de la izquierda socialista que decidan ser parte del Frente. Aunque
estemos de acuerdo en la necesidad de un partido socialista y revolucionario o
aspiremos a constituir una organización militante unificada, hoy somos un
frente. Un frente, además de agrupamientos con dimensiones, tradiciones y formas
de organización diferentes entre las que son grupos políticos militantes
autónomos hasta los que son parte de movimientos políticos más amplios o
corrientes dentro de partidos como el PRD o militantes que llegan en lo
individual sin afiliación actualmente. No podemos crear una organización y unos
estatutos acabados como si fuéramos ya un partido o una sola organización
unificada. Lo que mínimamente debe operar es asegurar un funcionamiento
democrático
de forma que todas las opiniones y propuestas se conozcan y puedan tomarse en
cuenta, discutirse y eventualmente acordarse. No es necesario ni posible una
representación formal y permanente a nombre del Frente Socialista tipo la
tradición presidencialista existente en México porque no hay tal nivel de
identificación y el perfil que queremos, necesitamos y nos conviene es el de una
convergencia de distintas -quizá la mayoría- expresiones de la izquierda
socialista mexicana. Por eso mantenemos el funcionamiento de una comisión
coordinadora colectiva del Frente Socialista, quizá solamente precisando el
número de representantes de cada agrupación integrante para mayor operatividad,
es decir planteando un máximo de tres por organización. Estableciendo también
que esta Comisión Coordinadora es la que habla y decide por el Frente Socialista
mientras no ocurre otra reunión del máximo órgano de decisión que es la Asamblea
Nacional. El mecanismo de funcionamiento y de toma de decisiones de la
Comisión Coordinadora deberá buscar, de inicio, el convencerse sobre la base de
intercambiar y discutir las diferentes propuestas sin tener que llegar a una
votación. Obviamente en aquellos temas operativos o de funcionamiento mínimo es
posible recurrir a votaciones económicas entre los asistentes a las sesiones de
la Comisión Coordinadora. Cuando la propia Comisión considere que se trata de
diferencias políticas de fondo proponemos que el criterio que se utiliza para
tomar una decisión que implique la expresión del Frente Socialista sea el de
que haya una mayoría calificada para que se considere en ese carácter. La
Comisión coordinadora también será la que integre las comisiones de trabajo que
vaya considerando necesarias , pero su composición no tendrá carácter permanente
ni su pertenencia a la misma significa que sus integrantes funcionan como
representantes del Frente Socialista.

Sobre estas bases es que constituimos el Frente Socialista después de un largo
periodo de discusiones y búsquedas de acuerdos para pasar ahora a hacer realidad
el intento de reconstrucción de una fuerte referencia política de la izquierda
socialista en el movimiento de masas y en la nación toda.



Profr. José Luis Alonso Vargas
Correo-e: jlav_2003ARROBAyahooPUNTOcomPUNTOmx
jlavcnapARROBAhotmailPUNTOcom

Artículo de www.profesionalespcm.org insertado por: El administrador web - Fecha: 07/07/2005 - Modificar

Comparte el artículo en las REDES SOCIALES: delicious Delicious | meneame Meneame | facebook Facebook | twitter Twitter | Technorati | barrapuntoBarrapunto
Próximamente disponible también para * Digg * Google Bookmarks* Wikio * Bitacoras.com * Reddit * * RSS * Technorati * Tuenti
Accedido o leido aproximadamente 2776 veces desde 20/01/2008
27 a 29-9-2019 FIESTA del PCE en Rivas-VaciaMadrid

Sitio Web del Núcleo de Profesionales y Técnicos del Partido Comunista de Madrid PCM/PCE- http://www.profesionalespcm.org 
Actualizado a 12/09/19
Los comentarios y colaboraciones son bienvenidos
(comunistas_ARROBA_profesionalespcm_PUNTO_org): Carta a comunistas_ARROBA_profesionalespcm_PUNTO_org
Envíanos tu colaboración, o comentarios vía formulario.
¡¡AFÍLIATE EL PARTIDO COMUNISTA DE MADRID - PCE
!

BÚSQUEDAS en este sitio web
AGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content FeedsAGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content FeedsAgregador RSS de noticias y contenidos - Aquí OTRA VERSIÓN DEL AGREGADOR RSS XML  AGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content FeedsAGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content Feeds

IMPRIMIR Imprimir ESTA PAGINA (sólo si es imprescindible)  

Secciones: 
    [11-M Terror y Manipulación]  [15M, Unid@s Podemos, mareas, unidad popular, PAH]  [Acta Moderna]  [África]  [Anarquismo]  [Antiglobalización]  [Antivirus, Seguridad Informática]  [Archivo Sonoro, música y vídeo]  [Argentina]  [Bibliografía/Citas]  [Brasil]  [CC.OO.]  [CGT]  [Chile]  [China, R.P.]  [Ciencia]  [Cine]  [Colombia]  [Congresos]  [Contactos]  [Convenios Colectivos]  [Convocatorias]  [Convocatorias defensa FERROCARRIL]  [Correo recibido]  [CORRUPCIÓN, puertas giratorias,impuestos, transparencia]  [Cuba Socialista]  [Documentos militante IU/ PCE]  [Documentos, opinión, debate]  [Ecologismo, Movilidad y Soberanía Alimentaria]  [Economía]  [El Problema Español]  [Empleo (ofertas)]  [Enlaces]  [Esperanto]  [Estados Unidos de América]  [Europa]  [FIRMAS DE APOYO A MANIFIESTOS]  [Formación / Educación]  [Foro/Lista de Correo]  [Fotografías]  [Huelga General]  [Humor]  [Infancia / Juventud]  [Legislación]  [Literatura y otras Artes]  [Marxismo]  [Memoria Histórica]  [México]  [Movimiento Obrero/Mundo del Trabajo]  [Mujer / Feminismo]  [Mundo Insurgente]  [No Fumar /Derecho Fumadores Pasivos]  [Organigrama]  [Palestina]  [Plan de Trabajo]  [Prensa / Medios comunicación]  [Profesionales y Comunistas]  [República Española, La Tercera y Socialista]  [Resoluciones]  [Rusia, URSS, Centenario Revolución Soviética]  [Sáhara Occidental]  [Salud]  [Sexualidad y mundo gay]  [SIDA]  [Software y Conocimiento Libre]  [Venezuela Bolivariana]  [Yugoslavia y la autogestión socialista]
Volver a la página principal de www.profesionalespcm.org

Volver a la página de inicio
Código QR para dispositivos móviles:


Novedades

     ¡ PINCHA AQUÍ PARA VER LISTADO COMPLETO Y CRONOLÓGICO DE LAS NOVEDADES PINCHA AQUÍ PARA LISTADO COMPLETO Y CRONOLÓGICO DE LAS NOVEDADESPINCHA AQUÍ PARA VER LISTADO COMPLETO Y CRONOLÓGICO DE LAS NOVEDADES

PCE - IU - Construyendo Unidad Popular:

Página principal de www.profesionalespcm.orgINCLUYE EL BANNER EN TU SITIO WEB   PCE
Recomendado reproducir material citando su procedencia. Esta publicación es copyleft. Puede ser copiada sin ninguna restricción siempre que se mantenga esta nota. Apostamos por una Internet para todos y por el Software Libre EL NÚCLEO DE PROFESIONALES Y TÉCNICOS DEL PCM SE IDENTIFICA Y HACE RESPONSABLE EXCLUSIVAMENTE DE LOS TEXTOS INCLUIDOS EN ESTE SITIO WEB, QUE FIRME COMO RESOLUCIONES O COMUNICADOS DE LA MISMA. Todos los datos públicos de este sitio web están tomados de la Red o enviados por sus creadores, su único fin es divulgar la noticia, nunca apropiarse de textos y fotos, Siempre publicamos  la fuente cuando es conocida



Blog de debate NEURONASROJAS.profesionalespcm.org

Muro en Facebook NEURONASROJAS de profesionalespcm.org


Canal en YouTube de profesionalespcm.org

Sitio desnuclearizado, camapaña de Ecologistas en Acción
Sitio desnuclearizado, campaña de Ecologistas en Acción


NO PAGUES LA CRISIS

Declaración del PCE sobre ataque a Siria -
NO A LA GUERRA
La agresión militar lanzada contra Siria por EE.UU., Gran Bretaña y Francia abre un escenario de extrema gravedad ante el que el mundo debe responder

NO AL CANON DE CDs DE LA SGAE
NO A LAS PATENTES DE SOFTWARE

No acepto ser fumador pasivoEl humo ambiental del tabaco mata. No fumes en lugares comunes
GRACIAS POR NO FUMAR EN LUGARES COMUNES
EL COCHE DEVORA A TU CUIDAD, TU PLANETA Y TUS AMIGOS, APARCA EL COCHE PARA SIEMPREAPÁRCALO PARA SIEMPRE