Página principal de PROFESIONALESPCM.ORG Página principal de PROFESIONALESPCM.ORG Afíliate el Partido Comunista de España

Secciones: Correo recibido -  Marxismo -  Memoria Histórica

Título: Ser Comunistas: un debate necesario, por Angel Rojo.(En respuesta a Carlos Gutiérrez, de Corriente Roja)

Texto del artículo:


El compañero Carlos Gutiérrez, miembro de Corriente Roja, ha publicado, bajo el título “ser comunistas” una respuesta a mi texto de crítica a las propuestas que los miembros de C. Roja presentaron para el Congreso del PCE. Me permito responderle con algunas observaciones a su escrito.
En primer lugar, una cuestión de estilo. Estoy absolutamente de acuerdo en que para hacer frente a la crisis del movimiento comunista hace falta, como propone Carlos Gutiérrez, una discusión “lo más fraternal posible”. Pero para tener una discusión fraternal es necesario discutir fraternalmente,. Y Carlos Gutiérrez señala pocas líneas después de esa declaración de intenciones que él está dispuesto a discutir pese a que “que es incuestionable que la crítica de A.R. está preñada de dogmatismo, prejuicios y conclusiones apriorísticas” para poco después acusarme de afirmar la infalibilidad de Lenin o preguntarse si pienso que “Lenin, Trotski o el mismísimo Pierre Lambert acertaron siempre”. Creo que ese método dificulta la discusión fraternal y abierta que necesitamos. Y para tranquilidad de C. Gutiérrez, estoy convencido de que Lenin no eras infalible, de que Trotsky se equivocó no pocas veces (especialmente, respecto de la cuestión del Partido, desde 1903 hasta 1917) y Pierre Lambert unas cuantas más.
A lo que no estoy dispuesto, por el contrario, es a que me niegue la evidencia. El texto presentado por los 4 miembros de C. Roja al Congreso del PCE decía que“Seriamos enormemente injustos si despreciáramos el enorme potencial que supone para los comunistas el ejemplo y la tradición de la lucha antifascista y de las experiencias unitarias del siglo XX” , y que “El rápido abandono de experiencias, muy positivas, como los frentes populares antifascistas y la liquidación en el este europeo de las experiencias de democracia popular supusieron golpes, quizá definitivos, para el movimiento comunista internacional y especialmente para el europeo occidental.”. Todo el que sepa leer puede ver que los firmantes opinan no se debe despreciar el ejemplo de las “experiencias unitarias” tipo frente popular. Aunque según C. Gutiérrez, a esa conclusión sólo podemos llegar quienes pensamos que el marxismo es algo sujeto a unos textos canónicos que no deben de ser interpretados al calor de la historia y de la lucha de clases”. Los compañeros de Corriente Roja son muy libres de atribuir a los Frentes Populares enormes virtudes, hasta el punto de que su abandono supusiera un enorme golpe (yo espero que no definitivo) para el movimiento comunista internacional. Lo que no vale es escribir una cosa para luego negarla y arremeter contra el que señala lo que está puesto, negro sobre blanco, en un papel.
Pero quizá C. Gutiérrez alegue que yo les acuso de proponer una “reedición mecánica” de los Frentes Populares. Si los compañeros están contra los Frentes populares, tienen en ello todo mi apoyo. Pero ¿Cómo estar en contra de algo “muy positivo” cuyo “ejemplo y tradición” suponen un “enorme potencial”. El propio C. Gutiérrez me aclara esa duda, cuando inmediatamente después sale en defensa del frente popular español, que llevó al proletariado español a la derrota frente a Franco.

El Frente Popular de 1936
Carlos Gutiérrez reconoce conmigo que el programa del Frente popular español de 1936 era extremadamente moderado, aunque para de inmediato preguntarse si era o no moderado el programa bolchevique de 1917 ¿cómo si una cosa se pareciera en lo más mínimo a la otra!. El programa bolchevique de 1917 era un programa de ruptura con la burguesía liberal y con el imperialismo de la Entente par dar al pueblo ruso el pan, la paz, la tierra, sobre la base de la entrega de todo el poder a los soviets de obreros, campesinos y soldados. El programa del frente popular de 1936 era la alianza con la burguesía liberal, sobre la base de la renuncia a las principales reivindicaciones obreras y campesinas (entre ellas, casualmente, la tierra), y con el compromiso de los partido obreros de respetar un programa impuesto por la burguesa liberal.
Los Partidos Obreros entran en esta alianza “sin perjuicio de dejar a salvo los postulados de sus doctrinas”, postulados que no se ponen en práctica porque el gobierno lo “habrán de desarrollar los partidos republicanos de izquierda, con el apoyo de las fuerzas obreras, en el caso de victoria”.
Los Puntos I y II se refieren a la amnistía, incluyendo la amnistía laboral. Es la parte más popular del programa y no en vano está al comienzo del mismo.
El punto III habla de reformas constitucionales y de las leyes. Pero parte de que “se declara en todo su vigor el principio de autoridad; pero se compromete su ejercicio sin mengua de las razones de libertad y justicia”. Y hablamos de la autoridad de la república burguesa, que puede ejercerse contra huelguistas, piquetes...
El punto IV comienza diciendo “Los republicanos no aceptan el principio de la nacionalización de la tierra y su entrega a los campesinos, solicitado por los delegados del partido socialista. En cambio, consideran conveniente una serie de medidas que se proponen la redención del campesino y del cultivador medio” Y a continuación vienen medidas de moderadísima reforma agraria, que no tocan la propiedad de la tierra, y medidas industriales de apoyo a las industrias.
El punto V sobre obras públicas añade que “Los republicanos no aceptan el subsidio de paro solicitado por la representación obrera.”
El punto VI sobre la banca dice que “No aceptan los partidos republicanos las medidas de nacionalización de la Banca propuestas por los partidos obreros; reconocen, sin embargo, que nuestro sistema bancario requiere ciertos perfeccionamientos”, perfeccionamientos que se reducen a un mayor control del Banco de España y a “Someter la Banca privada a reglas de ordenación que favorezcan su liquidez. Mejorar el funcionamiento de las Cajas de Ahorro”
Según el punto VII, “La República que conciben los partidos republicanos no es una República dirigida por motivos sociales o económicos de clases, sino un régimen de libertad democrática impulsado por motivos de interés público y progreso social, de modo que en materia social “la política republicana tiene el deber de elevar las condiciones morales y materiales de los trabajadores hasta el límite máximo que permita el interés general de la producción”, es decir, el interés de los propietarios de las industrias y tierras, de modo que “No aceptan los partidos republicanos el control obrero solicitado por la representación del partido socialista.”. Aquí lo único salvable es el establecimiento de un salario mínimo en el campo.
¡Comparar esto, aunque sea por omisión, con el programa bolchevique de 1917!

El Frente Popular y la derrota de la República
Carlos Gutiérrez dice que “Afirmar que la derrota de la República española fue debida a la política del Frente Popular es algo, cuando menos, aventurado. Tan aventurado como afirmar que la resistencia al golpe no fue organizada por los partidos del frente sino por parte de las organizaciones obreras.”
Afirmaciones que ahí quedan porque el compañero Gutiérrez no hace nada por probarlas. Pero yo sí voy a dar algunos argumentos sobre el papel del Frente Popular en la derrota dela República.

La incapacidad de frenar la preparación del golpe militar
Para empezar, la actitud del gobierno del frente Popular frente a la conspiración militar. Es sabido que desde el mismo día de la victoria electoral del Frente Popular, los militares empezaron a conspirar. Portela Valladares reveló más tarde que el general Franco le había ofrecido el apoyo del ejército para anular las elecciones. Tras la negativa de Portela, los jefes de la Unión Militar Española celebraron consultas y acordaron que el ejército, contagiado de la efervescencia política, no era segura. Era mejor esperar y preparar el golpe.
El gobierno fue informado de esto. Pero no tomó más medidas que el traslado de los conspiradores. Franco, el Jefe de Estado Mayor, fue privado de su cargo y trasladado al Comando Militar de las Canarias. Goded, Inspector General del Ejército del Norte, fue trasladado a las Baleares, y el General Mola, que perdió el mando del Ejército de África, fue trasladado a Navarra. La conspiración cambió de planes pero siguió adelante.
De qué servía enviar a las Canarias al general Franco, cuando este exilio lo acercó al Ejército de Marruecos en el que era muy popular, y siendo que los conspiradores en Madrid, podrían contar todavía con el Inspector General del Ejército que, él sí, se había quedado en el lugar? La asignación de Mola a Navarra, lejos de debilitar la insurrección, colocó a un jefe peligroso en uno de los focos más activos de conspiración. Y Goded, desde las Baleares, podría dirigir sin dificultad el levantamiento de Barcelona. Y más todavía, mediante una nota del 18 de marzo, el gobierno encubrió a los militares que conspiraban protestando contra los rumores de golpe de Estado que consideraba injuriosos.
La timidez de las medidas tomadas contra los conspiradores, la declarada voluntad del gobierno de cerrar los ojos, no tuvieron más resultado, sin duda, que sumar al golpe de fuerza a muchos oficiales vacilantes.
Casares Quiroga, lo mismo que Azaña, vacilaron y tergiversaron porque habían quedado cogidos entre dos fuegos. De un lado, los militares golpistas amenazaban la democracia de la que obtenían sus escaños, sus privilegios como políticos. Del otro lado, Largo Caballero, en nombre de la UGT reclamaba armas para los trabajadores para hacer frente a la insurrección. Pero armar a los trabajadores era armar a los albañiles de la CNT, que acababan de llevar a cabo una larga huelga llena de enfrentamientos con la Falange y las fuerzas del orden, armar a los jornaleros de UGT que durante un mes habían levantado al campo andaluz y extremeño en una huelga que había sufrido 12 muertos y centenares de detenciones. Era armar a la revolución. Por eso, el Frente Popular era incapaz de hacer frente hasta el fin a la conspiración militar.

búsqueda de acuerdos con los golpistas
Cuando el 18 de julio se produce la insurrección de los militares en Marrruecos, el gobierno de Frente Popular niega la evidencia, e incluso intenta un acuerdo por medio de la constitución de un gobierno de Martínez Barrios (que había sido ministro de la derecha durante el “bienio negro”, y que formaba parte del Frente Popular en 1936), que llama por teléfono a Mola y le ofrece formar parte de ese gobierno, al lo que Mola se niega.
El propio 19 de julio, el gobierno declaraba lo siguiente: "El gobierno declara que el movimiento se limita exclusivamente a ciertas ciudades de Marruecos y que nadie en la península se ha sumado a tan absurda maniobra", al mismo tiempo que se niega en redondo a tomar ninguna medida para evitar la extensión del levantamiento. Los ministros republicanos avisados de los preparativos militares, dejan hacer, durante 48 horas, a los insurrectos, sin movilizar las fuerzas leales del ejército, ni impartir una sola orden.
El 18 de julio el gobierno lanza un nota en estos términos: "El gobierno habla de nuevo para confirmar la absoluta tranquilidad en toda la Península.
El gobierno agradece las ofertas de apoyo que ha recibido (de las organizaciones obreras) y, aunque da las gracias por ellas, declara que la mejor ayuda que se le puede dar al gobierno es garantizar la normalidad de la vida diaria, para dar ejemplo de serenidad y confianza en los medios de las fuerzas militares del estado.
Gracias a los previsores medios adoptados por las autoridades, un amplio movimiento de agresión contra la república se estima que ha sido destruido; no ha encontrado ayuda en la Península y sólo ha conseguido asegurarse seguidores en una sección del ejército de Marruecos...
Estas medidas, junto con las habituales órdenes a las fuerzas de Marruecos que están trabajando para aplastar el alzamiento, nos permite afirmar que la acción del gobierno será suficiente para restablecer la normalidad”. Mientras Sevilla, Algeciras, La Línea, Ecija, Cádiz, Pamplona, Burgos y Valladolid caen bajo el control de los militares fascistas.¿Qué dice el gobierno? "Quien facilite armas sin mi consentimiento será fusilado", proclama Casares Quiroga.
Por la tarde del 18 de julio, los Comités Nacionales de los partidos Comunista y Socialista, lanzaron una declaración conjunta:
"El momento es difícil, pero de ninguna manera desesperado. El gobierno está seguro de poder contar con los suficientes medios para poder superar el intento criminal... En la eventualidad de que los medios del gobierno no sean suficientes, la república tiene la promesa solemne de que el Frente Popular, que reúne bajo su disciplina a la totalidad del proletariado español, serena y desapasionadamente está decidido a intervenir en la lucha tan pronto como se le llame... El gobierno manda y el Frente Popular obedece."
Una declaración que es la misma esencia del Frente Popular: el gobierno manda ... no hacer nada frente al golpe, y los partidos obreros han de permanecer impasibles. ¡Pero el gobierno no llegó a dar la señal! Afortunadamente, los trabajadores no esperaron a ella. Las masas obreras en Madrid y Barcelona se echan a la calle para exigir armas, y entonces el gobierno cede ante ellas. Y aquí habría que recordar que quienes organizan la resistencia al golpe desde el primer momento no son los partidos burgueses del Frente Popular ¿En qué frente había milicias de Izquierda Republicana?, sino las organizaciones obreras y en especial los sindicatos.

impotencia para frenar el golpe
En los primeros días del levantamiento militar podía haberse decidido el fin del mismo. Los facciosos vencieron fácilmente en Navarra, donde contaban con el apoyo popular de los requetés, y en Marruecos, donde disponían de unidades militares profesionales como la Legión, los regulares (mercenarios rifeños) y apenas había organización obrera que se les opusiera. Pero en el resto del país la victoria de los facciosos dependió de muchas contingencias.
El Movimiento venció muy rápidamente cada vez que los insurgentes se adelantaron a la organización de sus adversarios. Venció también, con un poco de retraso, cada vez que los dirigentes obreros se dejaron engañar por las declaraciones de lealtad de los oficiales. Fue menos en la acción de los rebeldes que en la reacción de los obreros, de los partidos y de los sindicatos, y de su capacidad de organizarse militarmente, en una palabra, en su perspectiva política misma, donde residió la clave del resultado de los primeros combates. En efecto, cada vez que las organizaciones obreras se dejaron paralizar por el cuidado de respetar la legalidad republicana, cada vez que sus dirigentes se contentaron con la palabra dada por los oficiales, éstos últimos vencieron. Por el contrario, el Movimiento fracasó cada vez que los trabajadores tuvieron oportunidad de armarse, cada vez que se lanzaron inmediatamente a la destrucción del ejército en cuanto tal, independientemente de las tomas de posición de sus jefes o de la actitud de los poderes públicos "legítimos".
Así, en Andalucía Los insurgentes vencieron rápidamente en Algeciras, donde el gobernador se negó a armar a los trabajadores mientras los militares se declarasen leales. Cuando, al final, se decidió, ante las evidencias, a detener al jefe de la guarnición, él mismo fue hecho prisionero... En Cádiz, la huelga era general desde el 19 y los guardias de asalto distribuyeron armas a los sindicatos, pero el gobernador salió fiador de la lealtad de los oficiales. El 20, al recibirse la noticia de la caída de Algeciras, y con la llegada de un barco de guerra sublevado, la guarnición se rebeló: al día siguiente, toda resistencia había sido aplastada y el comandante general prohibió la huelga y las reuniones sindicales. En Córdoba, el gobernador se negó a dar armas a los obreros en huelga: la guardia civil y la guarnición, a las órdenes de un oficial que tenía fama de republicano, el coronel Cascajo, se sublevaron al mismo tiempo y aplastaron toda resistencia. En Granada, los guardias de asalto se sublevaron con la guardia civil y la guarnición: aplastaron rápidamente la resistencia armada organizada en los barrios. En Huelva, el gobernador concentró a la guardia civil: los mineros de Río Tinto, movilizados por su sindicato, marcharon contra la Sevilla sublevada. Los guardias civiles que los acompañaban les tendieron una emboscada y los asesinaron. Luego, se lanzaron a la conquista de las minas.
Pero la gran victoria de los sublevados fue la toma de Sevilla, bastión de las organizaciones obreras. El general Queipo de Llano, que el gobierno no quiso detener, llegó de incógnito a la capital andaluza, en la que sólo el mando de la guardia civil estaba comprometido en la conjuración. En los cuarteles de la guardia civil, se armó y se organizó militarmente a los falangistas y a los señoritos voluntarios para participar en la sublevación. Los grupos de choque así formados atacaron por sorpresa el cuartel de los guardias de asalto, que se defendieron hasta el último cartucho en el edificio y en la central telefónica. Mientras tanto, un pequeño destacamento había ocupado sin disparar un tiro la emisora de Radio Sevilla. Queipo de Llano hizo tocar el himno republicano y luego anunció bruscamente que era dueño de la ciudad. Las organizaciones obreras no reaccionaron. Cuando, finalmente, la C.N.T. y la U.G.T. comenzaron a reagrupar a sus militantes para la lucha armada, era demasiado tarde: los guardias de asalto fueron batidos hasta el último hombre y los primeros refuerzos de soldados marroquíes aterrizaron en el aeródromo, del que los rebeldes se habían apoderado en las primeras horas.
Fue una victoria de igual clase la que obtuvo el ejército en Zaragoza, otro bastión obrero. Allí, el jefe de la guarnición, el general Miguel Cabanellas era también el jefe de la conspiración. Era un francmasón que pasaba por ser republicano El 17 de julio, al recibirse la noticia de la sublevación de Marruecos lanzó una proclama de fidelidad a la República y decretó el estado de sitio para enfrentarse a las "tentativas fascistas". Tuvo que renunciar ante la amenaza de guerra general esgrimida por la C.N.T., pero incorporó rápidamente en sus tropas a los falangistas y a los señoritos. El gobernador suplicó a los dirigentes obreros que no perturbaran el orden, se negó a dar armas a los trabajadores y predicó la calma. A instancias de él, los dirigentes de la C.N.T. invitaron a los obreros a que volvieran a sus casas. Y el día 19 por la mañana, un ejército depurado y reforzado por militantes de derecha, junto con la guardia civil, ocupó la capital de Aragón e instaló cañones en batería. Aquí también, los dirigentes obreros no se dieron cuenta de lo que les ocurría hasta que la policía comenzó a detener a los suyos.
Sorprendentemente, la insurrección triunfó en Oviedo, en el corazón de Asturias, donde los militantes socialistas y anarco-sindicalistas tenían una sólida tradición de combate, una experiencia en la lucha armada, cuadros entrenados, algunas armas. Fue una edición especial, no sometida a la censura, del periódico de Caballero Avance la que, desde el mediodía del 18, anunció la sublevación. Inmediatamente, los mineros se reunieron en sus locales sindicales, improvisaron unidades, desenterraron las armas ocultas desde octubre de 1934. Bajo su presión, partidos y sindicatos constituyeron un Comité provincial que se encargó de secundar y de vigilar la acción del gobernador Liarte Lausín, de cuya lealtad sospechaban algunos.
El coronel Aranda, jefe de la guarnición, se apresuró a tranquilizar a los dirigentes obreros y republicanos: se proclamó fiel a la República y condenó solemnemente a los facciosos. Sin embargo, en la víspera, había hecho transportar a los cuarteles todas las armas disponibles y había dado en secreto a la guardia civil la orden de marchar sobre Oviedo. Cuando los obreros asturianos cayeron en la cuenta, tuvieron que sitiar la ciudad. La toma de Oviedo por los rebeldes no trajo consigo la caída de Asturias, pero inmovilizó a decenas de miles de obreros que, por lo demás, carecían casi de armas. La habilidad de Aranda y la ingenuidad de algunos dirigentes detuvieron allí a combatientes cuya ausencia se sintió cruelmente en otras partes.
En Madrid, en Barcelona, los trabajadores no esperaron. Al tener noticias de la insurrección militar, se dirigieron a su organizaciones, se movilizaron con ellas, buscaron armas, exigieron armas al gobierno. Se organizaron. Frente a ellos, la resistencia de los militares pronto se disolvió. Los soldados empezaron a desertar.
De nuevo, donde los trabajadores confiaron en el Frente Popular, en la legalidad republicana, fueron traicionados y derrotados. Donde asumieron su propia acción, organizaron su destacamentos de combate, el enemigo se disolvió como un azucarillo.
El resultado de esta combinación de circunstancia distintas era que el 20 de Julio, la insurrección había triunfado en Marruecos, en Andalucía, salvo Málaga y Almería, en Castilla y Galicia y en parte de Aragón. Empezaba la guerra civil.

La cuestión colonial
Los mercenarios marroquíes eran una parte fundamental del dispositivo militar de Franco. La mayoría de esas tropas de Regulares eran montañeses del Rif, fieros combatientes. Eran las tropas de choque de los insurrectos.
Esos mismos soldados o quizá su padres habían combatido fieramente contra el colonialismo español durante la guerra del Rif al comienzo de los años 20, bajo la dirección del caudillo Abd-El –Krim. Sólo los más fieros bombardeos –utilizando incluso armas químicas- y el apoyo de las tropas francesas habían conseguido doblegarles.
La República había perdido Marruecos desde el primer día. Pero evidentemente, cualquier movimiento a favor de la libertad de un Marruecos militarmente perdido habría tenido un significado enorme en la retaguardia de Franco y en la propia moral de los Regulares que combatían en España.
Abd-el-Krim, el líder nacionalista marroquí exiliado en Francia, envió una carta a Largo Caballero pidiéndole que interviniese ante León Blum para que se le permitiese volver a Marruecos con el fin de dirigir una insurrección contra Franco. Pero fomentar una insurrección en el Marruecos español hubiera puesto en peligro la colonización francesa en el resto de Marruecos, en Argelia, incluso el dominio de Inglaterra sobre Egipto. Y el gobierno Giral primero y el de Largo Caballero después no querían enemistarse con las “democracias”. Una importante baza militar hubo de ser sacrificada.
Frente a esta avalancha de datos históricos que señalan la responsabilidad del gobierno del frente Popular en el desarrollo del golpe militar, el compañero C. Gutiérrez no opone sino una afirmación: “El Frente Popular como expresión unitaria de lucha contra una amenaza concreta, el fascismo, supuso, a mi juicio, la única posibilidad real de enfrentar a un enemigo muy poderoso, y ante el cual, la desunión y el aventurerismo hubieran hecho, como quedó demostrado, caer mucho antes nuestra República.”. ¿Dónde “quedó demostrado”?

Los Frentes populares de 1945
Carlos Gutiérrez dice que “Es erróneo pensar que las colaboraciones de gobierno surgidas en distintos países (Francia, Italia) sobre la base de la alianza antifascista que había derrotado al Eje, eran una especie de prolongación de los frentes anteriores a la guerra.” ¿por qué es erróneo? El compañero Gutiérrez no se molesta en demostrarlo. Debe ser cuestión de fé, y sólo personas tan imbuidas de “dogmatismo” y de “ esquematismo reduccionista” como yo podemos pensar lo contrario.
Pero en 1945, tras la derrota militar del fascismo, en Francia y en Italia se constituyen gobiernos de coalición entre la burguesía “antifascista” y los partidos obreros, gobiernos que incluyen la presencia de los PCs. C. Gutiérrez tiene razón al negar que sen aun prolongación de los F. Populares de antes del guerra, son nuevos frentes populares. Es la fórmula de los años 30, colaboración entre los partidos obreros y la burguesía antifascista para enfrentar al fascismo. El objetivo de esos gobiernos no era otro que el de reconstruir el Estado Burgués, desarmar a los partisanos revolucionarios, mantener la propiedad privada, frenar todo avance hacia la revolución, que en Italia, por ejemplo, era un hecho. El compañero Gutiérrez les atribuye enormes virtudes. Pero el gobierno de frente popular francés de 1945 bombardeó a sangre y fuego a los trabajadores y al pueblo de Argelia en Sétif en 1945.

La política de Frente Popular en España 1956-77
El compañero Gutiérrez dice que “En el marco del esquematismo reduccionista de la crítica de Ángel Rojo podemos enmarcar su afirmación según la cual la táctica del Frente Popular se extiende en nuestro país de 1956 a 1977. Nada más falso que esta afirmación.” Puedo tener razón o equivocarme, pero creo tener el derecho a una refutación, a que al menos me explicaran las cosas. Sin duda, pretender que se argumenten las cosas es una forma nefasta de “esquematismo reduccionista”, y es mucho más claro y democrático dar las afirmaciones por probadas.
El compañero Gutiérrez dice que “Confundir la lucha contra el fascismo y la necesidad de organismos unitarios para llevar a cabo esta lucha con la política entreguista y traidora llevada por el PCE durante la llamada "Transición democrática" no hace otra cosa sino sembrar la confusión”. Pero precisamente la política de Carrillo desde 1956 hasta 1977 era la alianza del PCE con la burguesía “antifranquista”, basada en la constitución de (“organismos unitarios”), organizaciones emanadas de la Junta Democrática o la asamblea de Cataluña en cada ciudad o pueblo, en cada fábrica o centro de estudio. ¿esa no es una forma de la táctica de frente popular?. El compañero Gutiérrez conoce la táctica del PCE durante la transición, y la rechaza justamente. Pero no acaba de comprender que no es sino la forma que adopta la táctica de frente popular durante la etapa final del franquismo. No soy yo quien siembra la confusión,. Es él quien la lleva en su cabeza.

La cuestión sindical
Quiero empezare diciendo que verdaderamente aquí es donde más atónito me deja la respuesta de C. Gutiérrez. Dice : “Nuestra afirmación de que UGT y CCOO "no constituyen herramientas eficaces para la defensa de los intereses de los trabajadores, sino todo lo contrario", es interpretada como un llamamiento expreso a los comunistas al abandono de estas centrales sindicales”.
El texto presentado por los cuatro miembros de Corriente Roja al Congreso del PCE decía textualmente: “En la actualidad ni UGT ni CCOO constituyen herramientas eficaces para la defensa de los intereses de los trabajadores, sino todo lo contrario: forman parte y son sostén imprescindible de la estructura de dominación, por lo que el partido debe apoyar todas las experiencias sindicales que se desarrollen bajo premisas democráticas, combativas y de clase.” Vosotros opináis que UGT y CCOO no son herramientas eficaces para defender los intereses de los trabajadores. Creéis que por el contrario son parte dela estructura de dominación del burguesía. Esas afirmaciones no se acompañan de ninguna invitación a pelear, a pesar de todo, dentro de UGT y CCOO para que defiendan las reivindicaciones obreras, sino de una invitación a apoyar las experiencias sindicales “democráticas, combativas y de clase”. ¡Y es aventurado pensar que esa cadena de razonamientos es una invitación a romper con UGT y CCOO! . Sin duda se trata de un “juicio de intenciones con muy poco fundamento”.
El compañero Gutiérrez me acusa de “interpretar los textos desde el presentismo histórico, esto es, sin contextualizarlos históricamente; la Internacional comunista lo que está haciendo es explicitar un programa de actuación para un momento concreto. Un momento en el que la presencia de los obreros era masiva en los sindicatos reformistas y en los partidos socialdemócratas, un momento en el que los sindicatos y los partidos de masas actuaban como elemento fundamental de socialización de una parte muy importante de la clase obrera.” Y cree solventar la cuestión utilizando un cita mutilada. El compañero dice que “la resolución del III Congreso comienza con el siguiente texto: "Durante el próximo período, la tarea capital de los comunistas es trabajar con energía...".Si pasamos por alto que la resolución no empieza así, y que es el punto III de la misma el que tiene ese encabezado, vamos a la cita completa: “Durante el próximo período, la tarea capital de todos los comunistas es la de trabajar con energía, perseverancia, encarnizamiento para conquistar a la mayoría de los sindicatos. En ningún caso los comunistas deben dejarse desanimar por las tendencias reaccionarias que se manifiestan actualmente en el movimiento sindical y tienen que dedicarse, mediante la más activa participación en todos los combates cotidianos, a conquistar a los sindicatos para el comunismo pese a todos los obstáculos y las oposiciones.”
El compañero Gutiérrez opina que lo característico del periodo en cuestión era que “la presencia de los obreros era masiva en los sindicatos reformistas y en los partidos socialdemócratas”. Pero el II Congreso del a IC define el momento de una manera distinta. La base del Congreso era la convicción de que la situación revolucionaria abierta tras 1917 y el final del Guerra mundial había pasado, y los jóvenes partidos comunistas debían replegarse y agrupar fuerzas. En el interior de la URSS se imponía un retroceso; la NEP. Para la Internacional Comunista, la búsqueda de las masas. En palabras del manifiesto del propio congreso: “Los partidos comunistas de todos los países y la clase obrera no deben aprestarse para un período de agitación y de organización sino que por el contrario deben esperar y prepararse para las grandes luchas que el capital impondrá pronto al proletariado para aplastarlo y sofocarlo con todo el peso de su política.”. El objetivo de la resolución sindical era cómo atraer al PC a los obreros organizados en los sindicatos. Y cómo buscar el frente único obrero para defender en común con los obreros reformistas las conquistas obreras. Una tarea tan actual entonces como ahora. Como tan actuales son las resoluciones sindicales de eso congresos.

Vuestra actuación en el 1 de mayo de Madrid
El compañero C. Gutiérrez opina que “el mejor ejemplo para resumir y definir cual es la línea del trabajo en el movimiento obrero de Corriente Roja es nuestra actitud en la manifestación del Primero de Mayo en Madrid: lucha sin cuartel, en todo lugar y en todo momento, contra la burocracia.”
He de reconocer que no estuve en el 1 de mayo en Madrid, y que sólo conozco vuestra actividad en esa manifestación por la prensa, que vosotros reproducís en la lista de correo de C. Roja.
Por lo que sé, acudisteis a la manifestación conjunta de UGT y CCOO para criticar a la burocracia sindical al grito de “no nos representáis” y repartisteis una hoja, firmada conjuntamente con Co.bas, ATRAIE y un sindicato de un ayuntamiento, que acusaba a CCOO y UGT de ser los sindicatos del gobierno.
Me pregunto si esa actuación es la más correcta. Este 1 de mayo, las manifestaciones han sido poco numerosas. Es la consecuencia natural de la política de pacto Social de los dirigentes de UGT y CCOO. Había unos cientos de sindicalistas, los dirigentes y una representación de empresas en lucha. En Madrid estaban los compañeros del Hospital de Leganés, por ejemplo. Este último componente de las manifestaciones no es desdeñable: demuestra que, a pesar de todo, los compañeros que quieren pelear por su derechos y reivindicaciones han de hacerlo con los sindicatos que tenemos, y en concreto, con UGT y CCOO. Y que quizá no os representen a vosotros, pero sin duda -y aunque a mí me gustaría que fuera de otra manera- representan a los trabajadores.
Ciertamente, hay que luchar sin cuartel contra la burocracia. Pero la pregunta es ¿cuál es la mejor manera?. ¿basta con los insultos? ¿con intentar boicotear sus discursos? ¿y los dos millones de afiliados de UGT y CCOO?. Yo creo que combatir contra la burocracia en este 1 de mayo no es dar la cuestión por resuelta a los ojos del conjunto de los trabajadores (¡No nos representáis!). Por ejemplo: ¿quines se manifestaban con UGT y CCOO están por una nueva reforma laboral? ¿Están por un nuevo recorte de pensiones? ¿hace más daño a la burocracia sindical el insultarla o el recoger masivamente entre sus afiliados firmas para que no suscriban una nueva reforma laboral? ¿hacer campaña junto con los afiliados a UGT y CCOO presentes en la manifestación contra la firma de una nueva reforma laboral no habría demostrado que los comunistas tenemos todo en común con los afiliados a los sindicatos y que ambos tenemos poco en común con la burocracia?
En resumen ¿vale la línea de frente único obrero definida por la Internacional Comunista en tiempos de Lenin y su concreción en la lucha por reconquistar los sindicatos de manos de la burocracia? ¿O es preferible la línea de Stalin de ruptura sindical?
En el terreno político, ¿hay que optar por la línea de Lenin “clase contra clase” o por la de Stalin: frente popular?. Son algunas de las preguntas que debemos responder los comunistas en el siglo XXI.

Ángel Rojo

Artículo de www.profesionalespcm.org insertado por: El administrador web - Fecha: 12/05/2005 - Modificar

Comparte el artículo en las REDES SOCIALES: delicious Delicious | meneame Meneame | facebook Facebook | twitter Twitter | Technorati | barrapuntoBarrapunto
Próximamente disponible también para * Digg * Google Bookmarks* Wikio * Bitacoras.com * Reddit * * RSS * Technorati * Tuenti
Accedido o leido aproximadamente 1237 veces desde 20/01/2008
¡Participa en nuestro blog de debate NEURONAS ROJAS!
20-12-2019 Concentración en el Hospital 12 de Octubre de Madrid contra los recortes en la atención primaria.

Sitio Web del Núcleo de Profesionales y Técnicos del Partido Comunista de Madrid PCM/PCE- http://www.profesionalespcm.org 
Actualizado a 19/10/19
Los comentarios y colaboraciones son bienvenidos
(comunistas_ARROBA_profesionalespcm_PUNTO_org): Carta a comunistas_ARROBA_profesionalespcm_PUNTO_org
Envíanos tu colaboración, o comentarios vía formulario.
¡¡AFÍLIATE EL PARTIDO COMUNISTA DE MADRID - PCE
!

BÚSQUEDAS en este sitio web
AGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content FeedsAGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content FeedsAgregador RSS de noticias y contenidos - Aquí OTRA VERSIÓN DEL AGREGADOR RSS XML  AGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content FeedsAGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content Feeds

IMPRIMIR Imprimir ESTA PAGINA (sólo si es imprescindible)  

Secciones: 
    [11-M Terror y Manipulación]  [15M, Unid@s Podemos, mareas, unidad popular, PAH]  [Acta Moderna]  [África]  [Anarquismo]  [Antiglobalización]  [Antivirus, Seguridad Informática]  [Archivo Sonoro, música y vídeo]  [Argentina]  [Bibliografía/Citas]  [Brasil]  [CC.OO.]  [CGT]  [Chile]  [China, R.P.]  [Ciencia]  [Cine]  [Colombia]  [Congresos]  [Contactos]  [Convenios Colectivos]  [Convocatorias]  [Convocatorias defensa FERROCARRIL]  [Correo recibido]  [CORRUPCIÓN, puertas giratorias,impuestos, transparencia]  [Cuba Socialista]  [Documentos militante IU/ PCE]  [Documentos, opinión, debate]  [Ecologismo, Movilidad y Soberanía Alimentaria]  [Economía]  [El Problema Español]  [Empleo (ofertas)]  [Enlaces]  [Esperanto]  [Estados Unidos de América]  [Europa]  [FIRMAS DE APOYO A MANIFIESTOS]  [Formación / Educación]  [Foro/Lista de Correo]  [Fotografías]  [Huelga General]  [Humor]  [Infancia / Juventud]  [Legislación]  [Literatura y otras Artes]  [Marxismo]  [Memoria Histórica]  [México]  [Movimiento Obrero/Mundo del Trabajo]  [Mujer / Feminismo]  [Mundo Insurgente]  [No Fumar /Derecho Fumadores Pasivos]  [Organigrama]  [Palestina]  [Plan de Trabajo]  [Prensa / Medios comunicación]  [Profesionales y Comunistas]  [República Española, La Tercera y Socialista]  [Resoluciones]  [Rusia, URSS, Centenario Revolución Soviética]  [Sáhara Occidental]  [Salud]  [Sexualidad y mundo gay]  [SIDA]  [Software y Conocimiento Libre]  [Venezuela Bolivariana]  [Yugoslavia y la autogestión socialista]
Volver a la página principal de www.profesionalespcm.org

Volver a la página de inicio
Código QR para dispositivos móviles:


Novedades

     ¡ PINCHA AQUÍ PARA VER LISTADO COMPLETO Y CRONOLÓGICO DE LAS NOVEDADES PINCHA AQUÍ PARA LISTADO COMPLETO Y CRONOLÓGICO DE LAS NOVEDADESPINCHA AQUÍ PARA VER LISTADO COMPLETO Y CRONOLÓGICO DE LAS NOVEDADES

PCE - IU - Construyendo Unidad Popular:

Página principal de www.profesionalespcm.orgINCLUYE EL BANNER EN TU SITIO WEB   PCE
Recomendado reproducir material citando su procedencia. Esta publicación es copyleft. Puede ser copiada sin ninguna restricción siempre que se mantenga esta nota. Apostamos por una Internet para todos y por el Software Libre EL NÚCLEO DE PROFESIONALES Y TÉCNICOS DEL PCM SE IDENTIFICA Y HACE RESPONSABLE EXCLUSIVAMENTE DE LOS TEXTOS INCLUIDOS EN ESTE SITIO WEB, QUE FIRME COMO RESOLUCIONES O COMUNICADOS DE LA MISMA. Todos los datos públicos de este sitio web están tomados de la Red o enviados por sus creadores, su único fin es divulgar la noticia, nunca apropiarse de textos y fotos, Siempre publicamos  la fuente cuando es conocida



Blog de debate NEURONASROJAS.profesionalespcm.org

Muro en Facebook NEURONASROJAS de profesionalespcm.org


Canal en YouTube de profesionalespcm.org

Sitio desnuclearizado, camapaña de Ecologistas en Acción
Sitio desnuclearizado, campaña de Ecologistas en Acción


NO PAGUES LA CRISIS

Declaración del PCE sobre ataque a Siria -
NO A LA GUERRA
La agresión militar lanzada contra Siria por EE.UU., Gran Bretaña y Francia abre un escenario de extrema gravedad ante el que el mundo debe responder

NO AL CANON DE CDs DE LA SGAE
NO A LAS PATENTES DE SOFTWARE

No acepto ser fumador pasivoEl humo ambiental del tabaco mata. No fumes en lugares comunes
GRACIAS POR NO FUMAR EN LUGARES COMUNES
EL COCHE DEVORA A TU CUIDAD, TU PLANETA Y TUS AMIGOS, APARCA EL COCHE PARA SIEMPREAPÁRCALO PARA SIEMPRE