Página principal de PROFESIONALESPCM.ORG Página principal de PROFESIONALESPCM.ORG Afíliate el Partido Comunista de España

Secciones: Ecologismo, Movilidad y Soberanía Alimentaria -  Ciencia

Título: Un análisis de la ofensiva pro nuclear- Enlace 1

Texto del artículo:

DESCARGA en ENLACE 1 documento de 12 páginas en formato PDF

Anticipo del texto:

UN ANÁLISIS DE LA OFENSIVA PRO NUCLEAR
Presentación
Los últimos siete años han supuesto una ofensiva propagandística de la industria nuclear que
nos retrotrae al inicio de su historia, cuando “lo nuclear” se presentaba como la clave de un
futuro esplendoroso para la Humanidad.
Las causas de dicha ofensiva son varias pero todas comparten un denominador común: el
miedo. El miedo de la industria nuclear al final de una época marcada por su protagonismo.
Aunque su terrorífico legado perdurará durante muchos años, la mayoría de las centrales
actualmente operativas fueron concebidas para un ciclo de funcionamiento de 25 años;
construidas durante la década de los 70 y 80 del pasado siglo, actualmente son mecanismos
envejecidos que carecen de sustitución. El negocio se acaba.
La campaña nace del miedo y se alimenta del miedo. Se utilizan las incertidumbres del cambio
climático y las incógnitas relacionadas con el agotamiento de los combustibles fósiles; está en
peligro el despilfarro energético que practica la “clase consumidora” mundial1, se busca una
movilización y una intervención de dicha clase sobre las fuerzas políticas correspondientes. A
partir de una enumeración de problemas y peligros asociados al futuro, que se formulan como
“retos”, se concluye que la energía nuclear es uno de los garantes de que el período histórico
excepcional que se ha vivido en los últimos 50 años podría alargarse durante varios más. En la
terminología impuesta por el triunfo del neoliberalismo la energía nuclear se presenta como
“parte de la solución”.
Los defensores de la nuclear han cambiado de discurso: han trocado el optimismo y las
promesas idílicas de sus inicios, por una llamada a la movilización en defensa del actual
“estatus quo”. El cambio no es poca cosa. Han comprobado que, para salvarse, su principal
recurso es la invocación de un miedo superior al que ellos mismos provocan.
En este artículo analizaremos dicha campaña, expondremos sus falsedades2 y haremos
mención a la experiencia compartida de resistencia que supone la coordinadora “Tanquem les
Nuclears – 100%RENOVABLES”, una de las entidades sobre temas de energía que actúa en
Catalunya. Se trata de facilitar la información necesaria para que cualquier lector o lectora con
un mínimo de sensibilidad disponga de los argumentos necesarios para entender los procesos
que la han originado, y las falacias que encierran los “argumentos” que repiten.
El origen de la ofensiva.
Diferenciemos entre la propaganda del llamado “renacimiento nuclear”3, y las decisiones de los
centros de poder político y económico que la han desencadenado. La propaganda, que
trataremos con detalle más delante, consiste en una retórica renovada en torno a las mentiras
1
El Worldwatch Institute en su informe “El estado del mundo 2004” define una clase formada por 1700 millones de
habitantes del planeta (aproximadamente 1/4 de la población mundial) que, tanto en países ricos como pobres,
mantienen un nivel elevado de consumo de bienes y servicios. Ver: http://www.letra.org/spip/article.php?id_article=5
2
La denuncia de las mentiras de la industria nuclear es una actividad histórica del movimiento ecologista. La falta de
novedades tecnológicas de la actual ofensiva hace que la mayor parte de los textos “clásicos” (los libros escritos
durante la década de los 70 y los 80) sigan teniendo vigencia. No obstante, una parte importante de la documentación
de este artículo procede de dos actualizaciones absolutamente recomendables: el libro “El espejismo nuclear”, de
Marcel Coderch i Nuria Almirón (Editorial Los libros del Lince, 2008), es una exposición, desarrollada con una lógica
implacable, de la irracionalidad histórica de la energía nuclear y de las falsedades sobre las que se ha construido la
actual ofensiva pro nuclear. La otra obra, el libro “Casi todo lo que usted desea saber sobre los efectos de la
energía nuclear en la salud y el medio ambiente”, de Eduard Rodríguez Farré y Salvador López Arnal (Ed. El
Viejo Topo, 2008) es una detallada exposición de sus peligros ambientales y sociales. Ambas obras se complementan
perfectamente y combinan el rigor científico con un excelente nivel divulgativo.
3
La expresión “renacimiento nuclear” o la idea de “segunda oportunidad de la energía nuclear” han hecho fortuna no
solo por la reiteración de estos términos entre los/las periodistas que han actuado de portavoces de dicha ofensiva
(uno de los primeros artículos, de la periodista Milagros Pérez Oliva en el diario “El País” el 24 de octubre del 2005, lo
planteaba bajo la idea de “retorno”), sino porque uno de sus principales valedores, el ex-presidente de los EE.UU.
Bush “junior”, se ha definido en varias ocasiones como un “renacido” religioso.
(o medias verdades) de siempre, enriquecida con dos nuevos “argumentos”: el cambio
climático y el final del petróleo barato.
Los poderes que la han desencadenado ayudan a entender las pautas del discurso, porque se
trata de los “viejos poderes” de siempre. No hay que olvidar que, a pesar de la sordina que
impusieron al discurso nuclear acontecimientos como la ruina del programa de construcciones
de centrales en la década de los setenta, el accidente de la “Isla de las tres Millas” en EE.UU.
(1979), y la catástrofe de Chernóbil en la antigua URSS (1986), en ningún caso el potente
conglomerado de empresas nucleares, y sus personajes asociados, perdieron la situación
privilegiada de que gozaban en los sistemas de generación eléctrica de los países con
centrales, ni disminuyó su incidencia en las decisiones relacionadas con las infraestructuras
eléctricas. La opacidad del sistema energético permitió que la descalificación social de la
energía nuclear no afectase a sus valedores; estos se limitaron a esperar una ocasión propicia
para volver a alzar la voz, contando con que el paso del tiempo fomenta el olvido.
Dicha ocasión llegó con el final del siglo. Se ha dado la casualidad de que el envejecimiento del
parque nuclear, y el reconocimiento de la amenaza que el cambio climático significa a nivel
ecológico y social, coincidan en el tiempo. Dicha coincidencia, rápidamente aprovechada por el
grupo de empresas y personajes de diversa jaez (incluyendo algunos ex-ecologistas
arrepentidos) que configuran lo que podemos denominar el “lobby” nuclear, se tradujo en un
giro propagandístico en clave “ecologista”.
Aunque el inicio de la ofensiva coincide con la creación del denominado “Forum Internacional
de la Cuarta Generación”, o GIF, en julio del año 2001 (ver http://www.gen-4.org/ ), las
maniobras del “lobby” nuclear para beneficiarse de la catástrofe climática se remontan a las
primeras reuniones de los firmantes de la Convención Marco de la Naciones Unidas sobre el
Cambio Climático (denominadas COPs). Los representantes del “lobby” nuclear intentaron
conseguir que la energía nuclear figurase como una de las tecnologías que daba derecho a
certificados de reducción “de emisiones” de CO2, incluyéndola dentro de los denominados
“mecanismos de desarrollo limpio” para combatir el cambio climático. En la segunda edición de
la COP 6 (Bonn, 2001) dichos representantes comprobaron el rechazo definitivo de una
aspiración que se remontaba a las primeras reuniones de la COP. Evidentemente, dicho fracaso
no restó ni un ápice a la intensidad de la campaña desarrollada desde el GIF.
En septiembre del 2005, aproximadamente medio año antes del 20o aniversario de la
catástrofe de Chernóbil, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó un informe con un
título tan largo como engañoso: “Chernobyl: the true scale of the accidente. 20 Years
Later a UN Report Provides Definitive Answers and Ways to Repair Lives” (Chernóbil:
la verdadera escala del accidente. 20 años más tarde un informe de Naciones Unidas
suministra respuestas definitivas y caminos para reparar vidas), informe que implicaba un
replanteamiento del peor accidente nuclear.
Como analiza el doctor Rodríguez Farré en su libro, el informe, redactado en realidad por la
Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA), organismo con la que la OMS mantiene
una relación de subordinación, constituía una apología del regreso de la energía nuclear
minimizando las consecuencias de la catástrofe. Partiendo de un extenso documento de
investigación, solo se daba publicidad a un resumen que sembraba dudas sobre el alcance de
la destrucción padecida en Ucrania y Bielorrusia, amparándose en la complejidad metodológica
que significa investigar las secuelas de la radiación en la salud de las personas.
Veinte años después, venía a decir el informe, lo que había pasado en Chernóbil no era tan
grave como siempre se había afirmado. Se rebajaba la cifra total de víctimas a “solo” 4000
personas, mediante el procedimiento de restringir el campo de investigación sobre el que se
obtenían las cifras. Evidentemente, la maniobra provocó respuestas que denunciaban su
inconsistencia4, pero significó el disparo de inicio de la campaña. Porque en temas nucleares
4
Ver
http://www.elpais.com/articulo/sociedad/ONU/rebaja/drasticamente/muertes/causadas/accidente/Chernobil/elpporsoc
/20050906elpepisoc_8/Tes y sus críticas inmediatas en
veinte años son mucho; la mayoría de la gente que recuerda Chernóbil tiene la sensación de
que se trata de algo “que ya pasó”. Tan solo una minoría sabe que las secuelas de la catástrofe
continúan siendo hoy tan terribles como en los primeros meses, si no más.
Por lo tanto, a partir del 2005 la campaña se aceleró. Partiendo del impulso del Departamento
de Energía de los Estados Unidos, con la inevitable colaboración del Estado francés, se
organizaron “jornadas informativas” en el Reino Unido y en los EE.UU., jornadas dedicadas
principalmente al “tratamiento de la imagen” de la energía nuclear ante la opinión pública; lo
que traducía en que sujetos que trabajaban en las empresas que fabrican los componentes de
las centrales analizaban problemas y peligros asociados a las nucleares minimizándolos al
tiempo que intentaban ridiculizar las posibilidades de que se pudiesen dar alternativas
energéticas que no tuviesen en cuenta las centrales nucleares.
El que el enfoque del “renacimiento nuclear” se concentrase en la “imagen” o “percepción” ya
dice mucho de las limitaciones de la campaña. Aunque el discurso renovado insiste
ocasionalmente en “novedades” tecnológicas que parecen sacadas de novelas de ciencia-
ficción (nuevos modelos de reactores, avances en el tratamiento de los residuos, la fusión,
etc.), la ausencia de logros tangibles aconseja no profundizar en la tecnología, ni permite
afrontar una campaña en positivo. Lo seguro era centrarse en el cambio climático.
Así, en España, desde hace unos años los informes del Foro Nuclear incorporan detallados
análisis sobre el retraso que acumula el país para alcanzar los objetivos del Protocolo de
Kioto5; con el añadido ocasional de consideraciones sobre la proximidad del “cenit en la
extracción de petróleo” (“peak–oil”); todo ello para difundir la idea de que la energía nuclear
es necesaria para afrontar la crisis que provocaría la carencia de petróleo y gas. Esta
estrategia, vincular la referencia nuclear a la difusión de problemas ecológicos o sociales para
que la información sobre ellos lleve aparejada su dosis de propaganda nuclear, funciona con
notable éxito.
Un coro de empresarios, ex-presidentes de diversos gobiernos, banqueros, “creadores de
opinión”, ingenieros, periodistas y medios de comunicación afines, los líderes de los dos
sindicatos mayoritarios, parte de los políticos y presidentes de gobiernos europeos, se pusieron
en movimiento bajo la batuta de George Bush y Tony Blair, como directores de orquesta. Se
trataba de repetir en cualquier medio, lugar y momento (conferencia, reunión para debatir
cualquiera de los muchos aspectos de la crisis, tertulia radiofónica o televisiva, noticia, artículo
de opinión, cualquier entrevista, etc.), y tanto si venía a cuento como si no, un catecismo de
ideas diseñado por el GIF, unas ideas simples y maniqueas que deberían arraigar a cualquier
precio en la “percepción” social de la crisis6.
http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Expertos/rusos/ucranios/critican/ONU/minimizar/dano/Chernobil/elpporsoc/2
0050907elpepisoc_1/Tes
5
A destacar el monográfico “Energía Nuclear y cambio climático” editado por el Foro Nuclear, Foro de la Industria
Nuclear Española, disponible en http://www.foronuclear.org/
6
La lista de personajes que han realizado declaraciones repitiendo el catecismo de GIF, asumido en versión doméstica
por el Foro Nuclear, resulta interminable. Destacan por su importancia y reiteración los casos de Feliciano Fidalgo y
Cándido Mendez, Felipe González, Carlos Robles Piquer, Eduardo González Gómez y Maria Teresa Domínguez, Antonio
Garamendi, responsable de energía de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán presidente de la CEOE, Agustín Alonso Santos,
Javier Penacho director de la AEGE (las 40 empresas integradas en la Asociación de Grandes Consumidores de
Energía), José Montilla, José Luís Díaz (presidente de la Asociación Española para la Economía Energética y de la
Fundación Repsol-YPF), y un largo etcétera. A estos, digamos, profesionales interesados en la desinformación hay que
sumar diversos personajes que se apuntan a la moda. El Grup de Científics i Tècnics per un Futur No Nuclear
(GCTPFNN) mantiene una página web con un listado actualizado de líderes empresariales, profesores universitarios,
“comunicadores”, etc., en sintonía con la defensa de la energía nuclear, junto con los tópicos y falacias que repiten
(ver http://www.energiasostenible.org/sec.asp?id_link=134&id_up=20 ).
La contribución de periodistas que repiten los tópicos del “lobby” nuclear en artículos divulgativos, sin tomarse la
molestia de investigar o de contrastarlos con la realidad, es también inestimable para el desarrollo de la campaña.
Personas como Milagros Pérez Oliva, Carlos Gómez, Rafael Méndez, Andreu Missé o Inmaculada G. Mardones, son tan
solo una pequeña muestra.
Analizaremos el caso de España. Pero los métodos se aplican igual en países tan dispares como
Chile, Brasil, o China; ya que la estrategia es uniforme.
Las características de la ofensiva.
La estrategia del “lobby” nuclear implica un cambio en la actuación y en el mensaje.
Las actuaciones económicas han seguido una estrategia más elaborada. En lugar de proponer
proyectos de nuevas centrales nucleares en los países industrializados, donde se construyó la
mayor parte del parque nuclear de los años 70 – 80, y donde existen amplios sectores sociales
con información sobre los impactos de la energía nuclear, las propuestas se concentran en las
denominadas economías “emergentes” o “de crecimiento rápido”; se trataba de conseguir
compromisos de construcción de centrales en países pobres con expectativas de crecimiento
económico (China, India, Rusia, Corea, etc.), para presionar luego al resto con un mensaje de
urgencia7 sobre la necesidad de construir nucleares para “no perder el tren”, usando el recurso
al “atraso”, la “falta de competitividad” y toda la panoplia argumentativa a que nos tiene
acostumbrado la retórica neoliberal.
Aunque parezca paradójico, no son las compañías energéticas las que sintonizan plenamente
con el “renacimiento” propugnado por el “lobby” nuclear; su reivindicación se halla en el
mantenimiento de la privilegiada situación de la que gozan hoy, pero son extremadamente
prudentes antes de apostar por una opción que implica elevados costes y un gran margen de
incertidumbre. Los principales valedores del “renacimiento nuclear” son las grandes empresas,
las patronales como la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), que
ha comenzado una nueva campaña para promover el “renacimiento” como una de las
alternativas a la crisis y, naturalmente, el Foro Nuclear.
Ya hemos analizado parte del mensaje, la campaña se reduce a propaganda en el sentido más
duro: repetir una serie de tópicos, minimizando las opiniones discrepantes y haciendo caso
omiso de los datos que demuestren su invalidez, su parcialidad o su mentira. Se trata de
desinformar la “opinión pública” a cualquier precio o, en su defecto, provocar una sensación de
apatía, cansancio y desinterés por el tema que neutralice cualquier actitud crítica.
El análisis detallado del conjunto de mensajes implicaría la redacción de un libro8. Hemos
optado por desenmascarar el trasfondo de un argumento “doméstico”, la moratoria nuclear, y
por analizar la “estrella” del discurso renovado: la nuclear como tecnología que permitiría
mitigar los efectos del cambio climático.
El viejo cuento de la “moratoria” nuclear.
El uso sistemático de la mentira y los recursos habituales de la campaña pueden comprobarse
analizando la tan repetida “reivindicación” de que se derogue la “moratoria nuclear vigente en
España”. Este tópico fue puesto originariamente en circulación por Felipe González, y resulta
muy representativo de los métodos utilizados en la campaña.
Reconvertido en propagandista nuclear, y aprovechando una asamblea de ex mandatarios
mundiales realizada en Madrid en octubre del 2006, el ex-presidente del gobierno Felipe
González declaró que “ante los avances producidos en materia de seguridad y en la
eliminación de residuos” el gobierno se debería replantear la moratoria nuclear9 promulgada
por él mismo en 1984.
7
Como ejemplo, ver el artículo “Europa se retrasa en la carrera nuclear” publicado el 22 de julio del 2008 en la sección
“Vida&artes” del diario “El País”, por Andreu Missé, disponible en
http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Europa/retrasa/carrera/nuclear/elpepisoc/20080722elpepisoc_1/Tes
8
Aparte de los textos mencionados al inicio resulta interesante leer el informe de Greenpeace: “Una energía sin futuro.
Desmontando las mentiras de la industria nuclear”, disponible en
http://www.greenpeace.org/raw/content/espana/reports/una-energ-a-sin-futuro-desmon.pdf
9
Diario “El País”, 21/10/2006.
Se denominó “moratoria nuclear” a la decisión tomada por el primer Gobierno de Felipe
González de detener la construcción de cinco grupos nucleares (Lemóniz I y II, en Vizcaya;
Valdecaballeros I y II, en Badajoz, y Trillo II, en Guadalajara); algunos de dichos grupos
estaban en avanzado estado de realización, y se decidió “compensar” a las compañías
eléctricas afectadas a través de unas tasas incluidas en la tarifa. Las consecuencias
económicas de dicha “compensación” sobre las economías domésticas aún perduran hoy. Pero
analicemos los términos de la “reivindicación”.
La primera falsedad consiste en que las causas de la moratoria nada tuvieron que ver ni con la
“seguridad”, ni con los “residuos” mencionados por González. Si estos hubiesen sido los
motivos reales, se debería haber procedido a un cierre ordenado de las tres centrales
nucleares que ya funcionaban, y a paralizar todas las que se encontraban en proceso de
construcción. Resulta difícil creer que la cancelación de cinco proyectos podía afectar de alguna
manera a los problemas de seguridad, o a la escala temporal de la herencia que dejan los
residuos nucleares, en un momento en que se hallaban en diversas etapas de planificación y
construcción un total de 12 reactores más.
Las causas reales fueron económicas. Como reflejan unas declaraciones muy difundidas (y
nunca desmentidas) del Sr. Juan Manuel Eguiagaray, ex - Ministro de Industria y Energía del
PSOE, "hubo que rescatar financieramente a las empresas eléctricas españolas que
se habían embarcado en un proceso de inversión faraónico, la construcción de más
grupos nucleares de los razonablemente necesarios; lo que llevó, por razones mucho
más financieras que de cualquier otro tipo a la llamada moratoria nuclear. Los
costes de paralización de proyectos de construcción en curso, así como el
saneamiento financiero de las empresas, recayeron sobre los consumidores durante
largos años mediante recargos en el recibo de la luz"10. Lo más opuesto a los motivos
esgrimidos en el discurso de González.
Por ello, las siete centrales más modernas del parque nuclear español se construyeron después
de la promulgación de la moratoria. Que se detuviese la tramitación y construcción de unas
centrales mientras se daba permiso para acabar otras, ilustra más sobre el verdadero sentido
de la moratoria que las cifras que se puedan aportar sobre la crisis financiera de las compañías
eléctricas, que también existen.
Pero la falsedad intrínseca de la “reivindicación” de que la moratoria se “derogase” radica en el
hecho de que cuando Felipe González iniciaba la campaña la tal moratoria ya no existía. La
moratoria dejó de tener vigencia a partir de la promulgación de la Ley 54/1997 del Sector
Eléctrico, que liberalizaba el sistema de generación, por parte del gobierno del Partido Popular.
En realidad, como la moratoria afectaba a unas centrales nucleares concretas, en cualquier
momento, y especialmente a partir de 1997, cualquier empresa podía solicitar una licencia de
construcción de una planta nuclear. Otra cosa es que hubiese alguna compañía dispuesta a
suicidarse económicamente haciéndolo.
Si la moratoria no existía desde 1997 la demanda de “derogación”, formulada con nueve años
de retraso, tan solo servía para cobertura a una mentira insistentemente repetida por los
portavoces nucleares: fue una decisión “política” la que “obligó” a abandonar unos planes que,
de no haber sido por dicha decisión, se hubiesen llevado a cabo. Hacer creer que todos los
proyectos nucleares se hubiesen construido, y que la culpa de que no se construyesen la tuvo
un gobierno que cedió a la presión de grupos ecologistas que habían creado una falsa
preocupación social, perjudicando al país, ha sido una de las constantes de propaganda del
“lobby” nuclear en los últimos años. De paso, el discurso disimula el fracaso de la energía
nuclear, presentando la crítica situación existente como resultado de “presiones externas”.
10
“Reflexiones sobre la incertidumbre energética”, Cuadernos de Energía, no21, junio 2008, Club Español de la
Energía. Disponible en:
http://www.enerclub.es/frontEnerclubAction.do;jsessionid=734C74BF78488A21167DAB1D6F170AEB?action=getFile&fi
leID=58164
Que fuese el presidente del gobierno que promulgó la moratoria el que se enfrentase a otro
presidente de gobierno de su propio partido no es una casualidad. Forma parte de la campaña
de acoso y derribo impulsada por el “lobby” nuclear contra Rodríguez Zapatero, uno de los
pocos representantes políticos de alto nivel que han osado declararse escéptico respecto a la
energía nuclear11. Que un supuesto compañero de partido sea el que se preste a semejante
juego dice mucho, no tan solo de las mezquindades de la política sino del poder del “lobby”
nuclear.
La propaganda también se revela en la elección de las falsas razones expuestas por González
para la reivindicación del “levantamiento” de la inexistente moratoria. La mención a mejoras
en la seguridad y en el problema de los residuos, dos motivos que no se mencionaron en su
momento, servían para repetir dos de las consignas de la propaganda nuclear, creando
confusión sobre dos de las causas de descrédito de la energía nuclear.
Como veremos, ni se han producido avances ni en el campo de la seguridad ni en el del
tratamiento de los residuos. Pero repetir continuamente mentiras, medias verdades y frases
vacías con contundencia, permite hacer creer a la sociedad que se trata de hechos probados.
Es una de las claves de la ofensiva. Se trata de una estrategia de comprobada eficacia en otros
casos (recordemos que mucha gente creyó que en Irak había armas de destrucción masiva que
justificaban una invasión). El caso de la falsa moratoria también nos brinda un ejemplo que
ilustra el alcance de la repetición continuada.
Cuando en 2006 se difundieron las declaraciones de González, todas las organizaciones
ecologistas que hacían seguimiento del tema denunciaron repetida e insistentemente que se
trataba de una falsedad: demostraron la vigencia de la Ley 54/1997 del Sector Eléctrico y sus
implicaciones. Pero, pese a que se trataba de algo fácilmente comprobable, la “exigencia” de
“derogación” se siguió planteando por diversos portavoces del “lobby” nuclear durante el año
2007 y el 200812. Y los medios de comunicación continuaron recogiéndola, sin hacer mención a
los datos que demostraban que se trataba de una falacia.
Podemos elegir un ejemplo, entre muchos, de contradicción y desinformación. El diario “El
País” encabezaba el domingo 27 de julio del 2008 su suplemento “Negocios” con un editorial
titulado “El verdadero debate nuclear”, que se iniciaba con el siguiente párrafo “La
defensa de la energía nuclear, castigada con una moratoria en España desde 1991,
(...)”. El editorialista no tan solo erraba en la fecha de la moratoria (el rigor nunca parece ser
una exigencia cuando se trata de defender a las nucleares), sino que reiteraba la falacia más
adelante escribiendo “En el supuesto de que acabara hoy la moratoria, el Gobierno
autorizase proyectos nucleares (...)”, asociándola inicialmente a la idea de “castigo”; con
lo que energía nuclear aparece como “víctima” de una especie de oscuro complot.
No obstante, en el artículo de fondo del mismo suplemento, titulado “¿Nucleares? Tal vez,
gracias”, el periodista Carlos Gómez escribía: “Pese a su defensa de esta energía, y a
que no hay impedimento legal hoy en España para tramitar una solicitud de licencia
para una nueva nuclear, ninguna eléctrica se lo plantea.” De esta forma el artículo de
fondo contradecía lo que se afirmaba en el editorial: en un mismo ejemplar el diario ofrecía
11
Con independencia de sus vacilaciones, la toma de postura de Rodríguez Zapatero le ha valido una campaña de
descalificación permanente presentándolo como el único responsable de supuestos males que se derivan de una
“parálisis nuclear” del gobierno. La campaña ha llegado a elevados extremos de ridiculización de su postura, y de
imputaciones realmente demagógicas. Ver, como ejemplo, los editoriales del diario “El País” del 27 de julio, y del
semanario “Expansión” del 19 de noviembre. El propio ex-presidente González ha participado en la campaña,
acusando directamente a Rodríguez Zapatero de oponerse a la energía nuclear en España, pero “comprar electricidad
nuclear a Francia”. Otra falsedad, ya que el análisis de los balances de Red Eléctrica Española demuestran que España
es un exportador neto de energía eléctrica.
12
Entre muchas otras declaraciones, destacan las del presidente de la Confederación Española de Organizaciones
Empresariales (CEOE), Gerardo Díaz Ferrán, que volvía a insistir en el tema de la necesidad de “eliminar la moratoria”
en un encuentro con periodistas, el 4 de noviembre del 2008. Sin que ningún representante de la prensa cuestionase
la muy discutible afirmación
dos versiones contradictorias sobre el mismo hecho. Ejemplo claro del “todo vale”.
La “moratoria” es un ejemplo de manual de las tácticas de desinformación utilizadas. Pero la
reiteración y el menosprecio al razonamiento, son aplicados a todos los aspectos de la
propaganda. Podemos comprobarlo con un repaso somero a los principales “argumentos” que
se utilizan en la campaña, apuntando los datos que permiten descalificarlos. Las frases
entrecomilladas pertenecen a diversas declaraciones o documentos del “lobby” nuclear.
Los portavoces del “lobby” aseguran que esta tecnología “garantiza el suministro por su
funcionamiento ininterrumpido en ciclos de hasta 24 meses”. Basta realizar un
recuento anual de los períodos en que las centrales permanecen detenidas por
incidentes y averías para desenmascarar dicha falacia. Por supuesto, esta realidad
permanece al margen del “argumento”.
Insisten en que una central nuclear “consume un combustible abundante” (el uranio).
Pero no mencionan que los datos oficiales de lo que se denominan “reservas
razonablemente aseguradas” de dicho mineral indican que, al ritmo de consumo
actual, su disponibilidad queda limitada a unos 40 años. Los datos sobre las reservas de
mineral de uranio son tan especulativos y confusos como todos los relacionados con los
yacimientos de combustible. A la hora de hacer cálculos, en ocasiones se contabilizan las
“reservas razonablemente aseguradas” junto a los que se denominan “recursos adicionales
estimados”13. Toda esta confusión terminológica apunta a que existen limitaciones en el
suministro contando tan solo con el funcionamiento de los actuales reactores; y no digamos si
se construyen nuevas centrales.
Las centrales nucleares han sido calificadas como fuentes de energía que permiten la
“soberanía energética” porque “presentan una logística de suministro diversificada y
fiable”. El “argumento” calla el dato de que tan sólo 6 países del mundo disponen del
84% de las reservas mundiales de uranio (con casos políticamente tan estables
como Níger o Kazajstán), y que el 78% del total de dichas reservas pertenece sólo a
7 compañías internacionales. También calla que el 99% del concentrado de uranio, que es
el elemento básico para obtener el combustible de las centrales, se fabrica en 12 países, pero
sólo existen 6 complejos industriales de enriquecimiento de dicho concentrado en
todo el mundo. Y tan solo 4 compañías realizan el 92% del proceso de
enriquecimiento. Sin uranio enriquecido no hay combustible nuclear, pero pese a todos estos
datos la energía nuclear sigue siendo clasificada como “autóctona”14.
La tecnología nuclear, argumentan sus defensores, “dispone de equipos humanos
cualificados de operación y mantenimiento”. Aquí se silencia el hecho de que la política
de jubilaciones anticipadas, de despidos, de temporalidad, y de reducción de costes a
cualquier precio, que ha sido la constante del neoliberalismo económico se halla
detrás de los continuos fallos en materias de seguridad, detrás de episodios como la
fuga radioactiva de la central de Ascó15. También se silencia que a nivel mundial las
universidades no llegan a cubrir las expectativas de titulados en física o ingeniería
nuclear16.
13
Se puede consultar el artículo http://www.nea.fr/html/pub/newsletter/2006/NEA_News_Vol_24_No_1_uranium.pdf ,
o el informe http://browse.oecdbookshop.org/oecd/pdfs/browseit/6608031E.PDF para hacerse una idea del carácter
especulativo sobre el que se cimienta el “renacimiento nuclear”.
14
Se pueden comprobar estos datos en las presentaciones de los directivos de ENUSA disponibles en
http://www.upm.es/consejosocial/Seminario_Nuclear_06.pdf y
http://www.foronuclear.org/pdf/UMP_j_luis_gonzalez.pdf
15
Ver las notas de prensa de los sindicatos en http://www.elmundo.es/papel/2008/06/11/catalunya/2416634.html
(UGT) y http://ecodiario.eleconomista.es/sociedad/noticias/477207/04/08/Nucleares-ccoo-achaca-el-accidente-de-
ascO-a-la-falta-de-recursos-materiales-y-humanos.html (CC.OO.)
16
Ver el “INFORME DEL 2007 SOBRE EL ESTADO DE LA INDUSTRIA NUCLEAR EN EL MUNDO”
Redactado a partir de una iniciativa del Grupo Verde del Parlamento Europeo por los consultores energéticos
independientes Mycle Schneider, i Antony Froggatt, con datos actualizados a 31 de diciembre de 2007 y un elevado
Hasta aquí se desarrollarían los “argumentos” clásicos, enriquecidos por una retórica renovada.
Luego viene el recurso a la ciencia-ficción, recurso que también tiene su dosis de oportunos
silencios.
Comencemos por la mención a las nuevas generaciones de reactores nucleares. La industria
nuclear, leemos, “ha desarrollado modelos de reactores de nueva generación dotados
con seguridad pasiva”17. El silencio, en este caso, consiste en omitir que los modelos de esta
“nueva generación” ni tan solo han salido de las mesas de diseño, por lo que resulta falaz
presentarlos como realidades inmediatas; y que su realización práctica depende del éxito de
los modelos actualmente en desarrollo.
El primero, el denominado EPR (European Pressurized Reactor) francés, que también ha sido
denominado “reactor de tercera generación”, ya acumula una considerable cantidad de fallos,
retrasos, e incrementos de presupuesto en los prototipos que están en construcción en
Finlandia y Francia18. La propaganda omite, además, que los modelos que funcionan
actualmente, los que han tenido multitud de fallos y accidentes, también se presentaron en su
día como “totalmente seguros”.
La segunda apelación a la ciencia-ficción consiste en declarar que “la industria nuclear ha
hecho adelantos substanciales en la gestión de los residuos”, recordemos la expresión
de Felipe González repetida frecuentemente en la propaganda del Foro Nuclear. La realidad
silenciada consiste en que, una vez descartados delirios como enviarlos al espacio o
encerrarlos en profundas capas oceánicas, el único intento que se ha hecho para crear un
almacén de residuos radioactivos de alta actividad, el proyecto norteamericano de Yucca
Mountain, no tiene ni fecha de inicio de las obras, ni presupuesto definitivo. La realidad es que
estos residuos marcarán la existencia de los seres vivos de nuestro planeta cuando las
centrales nucleares que los produjeron no sean ni tan solo un recuerdo. La realidad es que no
se han dados avances en la solución al problema de los residuos nucleares, residuos que las
centrales en funcionamiento continúan produciendo a un ritmo de 75 toneladas por reactor y
año.
Desmentir mentiras tan evidentes como que la energía nuclear “es barata y eficiente” tan
solo requiere recordar el dinero que hemos pagado y seguimos pagando por la moratoria
nuclear, y las subvenciones encubiertas al sector, por ejemplo, bajo el pretexto de la
“transición a la competencia”. Si recordamos, además, que tan sólo un 33% de la energía
térmica que genera un reactor nuclear se transforma en energía eléctrica se deshace el mito
de la “eficiencia”. Y llegamos finalmente a la mentira estrella del discurso del “renacimiento
nuclear”: la nula emisión de CO2 de las centrales nucleares, que las hacen necesarias para
hacer frente al problema de la mitigación de los efectos del cambio climático.
Pero las centrales nucleares SÍ que emiten CO2
La refutación de esta mentira se puede realizar por dos vías: demostrando de que la energía
nuclear nunca será una alternativa al consumo de energía eléctrica (ni siquiera en un escenario
de elevado nivel de ahorro y eficiencia), o demostrando que la energía nuclear sí que emite
gases de efecto invernadero. Solo esbozaremos la primera vía, dedicando más atención a la
segunda.
Sabiendo que la mayor parte de las emisiones de CO2 y de los denominados gases de “efecto
rigor en el análisis. La versión castellana ha sido redactada por Josep Puig, Dr. Ingeniero y consultor energético.
Disponible en http://www.tanquemlesnuclears.org/pentadius/materials/WNISR2007ES.pdf
17
Por ejemplo, INMACULADA G. MARDONES - “El País – NEGOCIOS” 4 de junio del 2006 “Los próximos reactores
nucleares”
18
Para informarse sobre las vicisitudes de la construcción de los reactores de Flamanville y Okiluoto 3 se pueden
consultar las páginas http://www.energiasostenible.org/ o http://www.greenpeace.org/espana/campaigns/energ-a-
nuclear
invernadero” provienen del transporte y de la generación de residuos, resulta difícil imaginar
como pueden las centrales nucleares reducir dichas emisiones. La realidad es que ni tan solo
en la generación de energía eléctrica podría la energía nuclear cubrir la cuota de los
combustibles fósiles.
Se puede hacer un sencillo cálculo sobre cuantos reactores nucleares habría que construir para
conseguir la substitución de los aproximadamente 11,5 millones de Gigavatios hora de energía
eléctrica que se produjeron mundialmente en 2004 a partir del carbón, gas y petróleo.
Teniendo en cuenta que los 440 reactores nucleares que funcionaban en dicho año habían
producido 2,8 millones de Gigavatios hora, cubrir la demanda total implicaría mínimamente
quintuplicar el número actual de reactores.
Pero hay que considerar que la energía nuclear depende del petróleo y de otros combustibles
fósiles: para construir un reactor nuclear se necesitan grandes cantidades de hormigón, acero,
materiales eléctricos, y el desplazamiento de ingentes cantidades de materiales; toda una
infraestructura industrial fuertemente dependiente de combustibles fósiles abundantes,
disponibles y baratos. Sin ellos no se puede abordar un proyecto de construcción de una
central nuclear que no implique una ruina económica. Marcel Coderch ha demostrado en
diversos trabajos19 como “el frenazo” en los pedidos de construcción de reactores nucleares en
la década de los 70 no fue consecuencia del accidente de Harrisburg (1979), como
repetidamente se ha intentado hacer creer, sino que se produjo antes, a raíz de la crisis del
petróleo de 1973.
Pero, insensible a cualquier racionalidad, la mentira de una energía nuclear que se presenta
como carente de emisiones de CO2 se repite de manera abrumadora. Prácticamente no existe
página web, documento, análisis o nota de prensa del “lobby” nuclear que no insista en la
misma. Lo que nos lleva a la segunda vía de refutación: calcular las emisiones que provoca el
funcionamiento de las centrales.
Se trata de una tarea difícil, porque el “lobby” nuclear compensa la abundancia de propaganda
con una notable carencia de datos útiles, pero se han realizado diversas aproximaciones con
abundante material analítico20.
En nuestros cálculos no hemos contabilizado una importante fuente de emisión: las que
resultan de la construcción y el desmantelamiento futuro de las propias centrales nucleares.
Partimos del hecho de que el mineral de uranio es bastante escaso y se halla muy disperso.
Aunque la fisión atómica no sea una combustión, y no libere CO2, la fabricación del
combustible implica el movimiento de ingentes cantidades de mineral, su tratamiento y el
transporte a largas distancias. También hay que contabilizar las emisiones de las fábricas en
que se produce el llamado “enriquecimiento” del uranio, la fabricación de las pastillas de
combustible y su transporte a las centrales donde se utiliza21.
La mayor o menor emisión de CO2 en todo ese proceso depende de dos variables principales y
de otras secundarias. Las principales son el grado de riqueza del mineral de uranio que se
extrae (lo que implica remover una mayor o menor cantidad de material para obtener la
cantidad necesaria de combustible, dentro de una escala que siempre es gigantesca), y el tipo
de combustible fósil usado para que funcionen las industrias extractoras y la generación de
electricidad que utilizan las diversas fábricas en todo el proceso de enriquecimiento y
fabricación de componentes.
19
Ver, entre otros, “El espejismo nuclear”, páginas. 75 y 76, y 137 – 141.
20
Uno de los más rigurosos es el informe de SOVACOOL, B. K., “Valuing the greenhouse gas emissions from nuclear
power: A critical survey” publicado en la revista Energy Policy, 2008, disponible en inglés en:
http://www.elsevier.com/locate/enpol.
21
Una aproximación a las emisiones de las diversas etapas del ciclo del combustible nuclear se halla en
http://www.tanquemlesnuclears.org/pentadius/materials/nuclearsico2.pdf (disponible solo en catalán), todos los
datos sobre las emisiones del ciclo de Ascó 2 provienen de dicho análisis. Para una aproximación a los aspectos del
ciclo nuclear existe una presentación en castellano en
http://www.ecologistesenaccio.cat/temes/nuclear/tln/presentacionantinuclearbreve.ppt
Las variables secundarias son las diferentes tecnologías utilizadas en el proceso de
enriquecimiento y la disparidad de cifras sobre la producción energética de una tonelada de
combustible nuclear, temas a los que nos referiremos sin entrar en detalles.
Las emisiones de las variables principales pueden calcularse de diversas maneras. Por ejemplo,
analizando un ciclo completo de funcionamiento de la central de Ascó 2 (Tarragona),
calculando las emisiones de CO2 que resultan de la fabricación de las 75 toneladas de
combustible necesario y los transportes implicados, el funcionamiento de la propia central, y el
transporte de los residuos de media y baja actividad al cementerio nuclear de El Cabril.
Así, en la hipótesis más favorable a las nucleares, se calcula que un ciclo de funcionamiento de
Ascó 2 significa la emisión de un mínimo de 457.995 toneladas de CO2 a la atmósfera. Pero
este resultado surge tan solo de un cálculo ideal, considerando un mineral de uranio de una
riqueza del 0,29% (la correspondiente a las minas de Canadá, las más ricas del mundo), y de
una fabricación de materiales que usaría gas natural (el combustible fósil que emite menos
CO2) para fabricar la energía eléctrica utilizada.
Si, en cambio, debemos producir el combustible nuclear de dicho ciclo con electricidad
generada a partir de gas-oil las emisiones ya se elevarían a 525.696 toneladas de CO2. Si el
uranio proviene de un mineral con una riqueza del 0,1% (la de las actuales minas de Rusia o
Australia) las emisiones ya serian de 693.760 toneladas (778.284 utilizando en el proceso
electricidad de térmicas de gas-oil). Si el combustible proviniese de un mineral con el 0,068%
de riqueza (las actuales minas de Namibia), se llegaría a emitir un total de 873.792 toneladas
(971.162, si se produce con electricidad de gas-oil). Si, finalmente, el mineral tuviese una
riqueza del 0,057% (las minas que actualmente se explotan en Kazajstán), se emitirían
984.467 toneladas de CO2, que aumentarían a 1.089.734 si el combustible se fabrica con
electricidad producida con térmicas de gas-oil.
Otro aspecto que incrementa las emisiones son las técnicas en el proceso de enriquecimiento
del uranio22. El análisis de las emisiones de Ascó se calcula partiendo de un enriquecimiento
por centrifugado (el que consume menos energía), pero en el caso de utilizar técnicas de
difusión gaseosa, más consumidoras, sería necesario añadir un mínimo de 250.000 toneladas
más de CO2 a cada una de las variables de fabricación del combustible, y unas 125.000
toneladas más si en este enriquecimiento por difusión se usase electricidad de térmicas de
gas-oil. Con estos dos supuestos, aplicados a un combustible de la riqueza del de Kazajstán, se
llegaría a unas emisiones de 1.464.734 toneladas de CO2.
Finalmente, hay un aspecto en el que el “lobby” nuclear, con su obsesión por los efectos
propagandísticos y las grandes cifras, acaba haciendo el ridículo. Es el caso de la producción de
energía eléctrica que resulta de la fisión de una tonelada de Uranio.
Considerar la emisión de CO2 por unidad de energía implica saber exactamente cuál es la
cantidad total de energía eléctrica generada por una carga de combustible. Y nos encontramos
con que de las diversas fuentes consultadas se obtienen resultados tan diferentes como
37.563,78 GWh, 33.039,5 GWh, o 29.500 GWh. Lo que haría variar las emisiones entre un
mínimo de 12,2 Kg por MWh y un máximo de 36,9 quilogramos por MWh (llegando a los 45 y
49 quilogramos por MWh en caso de utilizar técnicas de difusión en el enriquecimiento, con
electricidad generada con gas-oil). En este punto se llega a rozar el ridículo, partiendo de los
datos del Anuario 2001 del Foro Nuclear.
En la página 12 del informe 2001 del Foro Nuclear aparece una ilustración en la que bajo la
indicación “Potencialidad de los diferentes combustibles:” los redactores informan
enfáticamente de que “1 kg de Uranio genera 50.000 kWh de energía electrica”. Esta
cifra resulta tan impactante en apariencia que aparece repetida en el artículo “La gobernanza
22
El tema tiene una cierta complejidad técnica. En internet pueden obtenerse datos relativamente fiables en
http://es.wikipedia.org/wiki/Enriquecimiento_de_uranio
y la energía nuclear”, publicado en “Cuadernos de Energía. Número 21., Junio 2008” (Club
Español de la Energía), por Juan E. Iranzo, Director General del Instituto de Estudios
Económicos. Catedrático de Economía Aplicada, señor que, evidentemente, no se toma la
molestia de realizar cálculos.
El problema está en que los cálculos básicos a partir de las 75 toneladas de una carga
completa de combustible nuclear, y asumiendo a favor de los redactores que cuando dicen
“uranio” se refieren al óxido de uranio y no al contenido de uranio del elemento combustible
(que es inferior), nos darían una producción eléctrica de tan solo 3759 GWh para una carga
completa de combustible. Por ello, y en función de la riqueza del mineral de uranio, se
generarían entre un mínimo de 140 y un máximo de 290 Kg. de CO2 por MWh; es decir, casi
tanto como una Central Térmica de Ciclo Combinado.
Por todo ello, nada más ajeno a la realidad que unas centrales nucleares que no producen
emisiones de efecto invernadero.
La trampa económica
Volvamos a la “moratoria”. Si no existen impedimentos para construir centrales nucleares en
España desde 1997. Si dichos impedimentos tampoco existen a nivel mundial. Si la energía
nuclear goza de todas las ventajas que proclama propaganda ¿Por qué las empresas eléctricas
no están haciendo cola con decenas de proyectos?
La vieja realidad económica se impone. En 1979, poco después del accidente de Harrisburg,
Pedro Durán Farrell, una de las personas claves en la configuración del sector energético
durante los años 70 – 80, y miembro de los consejos de administración de diversas empresas
energéticas, intervino en la Comisión de Industria y Energía, presidida por entonces ministro
del ramo Rodolfo Martín Villa (que posteriormente dirigiría ENDESA), y que se hallaba en pleno
proceso de redacción del Plan Energético Nacional. Sorprendiendo a todos aquellos que
confiaban en una repetición del entonces habitual discurso empresarial sobre la alta
rentabilidad del ciclo nuclear, Durán Farrell pidió que todas las fases de explotación de la
energía nuclear fuesen nacionalizadas, debido a la imposibilidad de que las empresas pudiesen
hacer frente a unos costes crecientemente elevados (y no digamos ya a un cierre por
accidente). Su intervención resultó tan escandalosa que incluso un diputado de derechas como
Miguel Herrero de Miñón (de la desaparecida UCD) consideró que se estaba planteando una
“socialización de pérdidas”.
¿Han cambiado las condiciones a tenor de lo que proclama la propaganda nuclear? En
absoluto. Desde el momento en que los responsables de las empresas eléctricas no se animan
a presentar proyectos, y los representantes del “lobby” nuclear, encabezados por la CEOE, el
Foro Nuclear y los dirigentes sindicales, no cesan de pasar la pelota a los representantes
políticos exigiendo consenso e implicación de todos mediante un pacto de Estado.
Porque si no consiguen un gobierno suficientemente imbécil que les pague la totalidad del
costo de la construcción de nuevas nucleares con cargo a los presupuestos del Estado, buscan,
por lo menos, que el gobierno les garantice que las centrales que aún les funcionan aún
funcionen 40 años más, sea cuál sea el coste humano y ambiental que se haya de pagar. A
este objetivo se reduce toda la campaña del “renacimiento nuclear”23, a conseguir un
alargamiento del funcionamiento hasta los 60 años, y la crisis actual se llama Garoña. El
“lobby” nuclear ha hecho cuestión de principio que a la central nuclear de Garoña, “la central
de las mil grietas”, que lleva 38 años en funcionamiento, y cuyo permiso de explotación
caduca en julio del 2009, se le alargue su vida útil durante 10 años más. Impedir semejante
aberración está tan solo en manos de la sociedad civil.
23
Entre las muchas muestras de periodismo agresivo exigiendo el alargamiento del funcionamiento de unas centrales
nucleares llenas de problemas hay que destacar el ya mencionado editorial del suplemento “Negocios” de “El País” (27
de julio del 2008), o el de la revista “Expansión” del 19 de Noviembre del 2008.
Tanquem les Nuclears
La coordinadora ciudadana “Tanquem les Nuclears – 100% Renovables” (Cerremos las
Nucleares – 100%Renovables, en adelante TLN – 100%EER) surgió originariamente como
ámbito de coordinación destinado a que el vigésimo aniversario de la catástrofe de Chernóbil
no pasase inadvertido. Las entidades que participan llevan años trabajando sobre la
problemática de la energía en Catalunya, trabajo que se podría sintetizar en dos frases:
oposición a las nucleares, y actividades favorables al despliegue de las energías renovables.
Con tres reactores nucleares en funcionamiento, y una densa red de centrales térmicas,
Catalunya siempre ha dispuesto de una infraestructura de generación energética acorde con su
tradición industrial: resumidamente, se trata de una de las comunidades más ricas del Estado,
con uno de los consumos energéticos más elevados y una de las más atrasadas en el
despliegue tecnológico para el aprovechamiento de sus recursos renovables. El conglomerado
de poder energético, nuclear (FECSA, posteriormente integrada en ENDESA i Iberdrola) y fósil,
con un progresivo predominio del sector del gas (a las anteriores hay que añadir a Gas
Natural, como compañía que ha dado el salto de la distribución de gas a la generación
eléctrica); constituye uno de los poderes que mandan en Catalunya. La presencia de
semejante conglomerado de intereses ha sido una de las causas de que las tecnologías de
aprovechamiento de las energías renovables no hayan pasado de una presencia simbólica en
las infraestructuras de generación.
La campaña del “lobby” nuclear cogió a TLN-100%EER tan de sorpresa como al resto del
movimiento antinuclear. En el lapso de unas pocas semanas pasamos de debatir mensajes
imaginativos para que el recuerdo de Chernóbil no cayese en el olvido, a replicar el
“catecismo” de consignas que se repetían de manera machacona e insistente en todos los
medios de comunicación. Disponer de una estructura de coordinación unitaria ha permitido
que, sin necesidad de que cada grupo deba renunciar a la cuota de protagonismo que
corresponde a su trabajo, se hayan organizado respuestas sociales coordinadas y eficaces.
Las nucleares son una realidad arraigada en Catalunya, el hecho de convivir con las centrales
ha habituado a los municipios situados en sus cercanías a recibir compensaciones económicas,
y al resto de la población a resignarse a su presencia. En todo caso, la propia dinámica de la
campaña pronuclear, que está consiguiendo hacer olvidar los peligros e impactos de la energía
nuclear, incentiva la necesidad de una coordinación de las entidades ecologistas y sociales que
intentan evitar que la pesadilla nuclear se prolongue 40 años más.
Miguel Muñiz Gutiérrez - Coordinadora Tanquem les Nuclears – 100% RENOVABLES

Artículo de www.profesionalespcm.org insertado por: El administrador web - Fecha: 18/01/2010 - Modificar

Comparte el artículo en las REDES SOCIALES: delicious Delicious | meneame Meneame | facebook Facebook | twitter Twitter | Technorati | barrapuntoBarrapunto
Próximamente disponible también para * Digg * Google Bookmarks* Wikio * Bitacoras.com * Reddit * * RSS * Technorati * Tuenti
Accedido o leido aproximadamente 866 veces desde 18/01/2010
Cambia de Bando: contra el abuso de las grandes compañías eléctricas,deja de enfadarte y actúa
#Caminando24y27O - Movilizaciones del 24 y 27 de octubre de 2018 - Si nos movemos, lo cambiamos todo
25-10-2018 Manifestación contra llegada de restos del dictador Franco a la Almudena

Sitio Web del Núcleo de Profesionales y Técnicos del Partido Comunista de Madrid PCM/PCE- http://www.profesionalespcm.org 
Actualizado a 19/10/18
Los comentarios y colaboraciones son bienvenidos
(comunistas_ARROBA_profesionalespcm_PUNTO_org): Carta a comunistas_ARROBA_profesionalespcm_PUNTO_org
Envíanos tu colaboración, o comentarios vía formulario.
¡¡AFÍLIATE EL PARTIDO COMUNISTA DE MADRID - PCE
!

BÚSQUEDAS en este sitio web
AGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content FeedsAGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content FeedsAgregador RSS de noticias y contenidos - Aquí OTRA VERSIÓN DEL AGREGADOR RSS XML  AGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content FeedsAGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content Feeds

IMPRIMIR Imprimir ESTA PAGINA (sólo si es imprescindible)  

Secciones: 
    [11-M Terror y Manipulación]  [15M, Unid@s Podemos, mareas, unidad popular, PAH]  [Acta Moderna]  [África]  [Anarquismo]  [Antiglobalización]  [Antivirus, Seguridad Informática]  [Archivo Sonoro, música y vídeo]  [Argentina]  [Bibliografía/Citas]  [Brasil]  [CC.OO.]  [CGT]  [Chile]  [China, R.P.]  [Ciencia]  [Cine]  [Colombia]  [Congresos]  [Contactos]  [Convenios Colectivos]  [Convocatorias]  [Convocatorias defensa FERROCARRIL]  [Correo recibido]  [Cuba Socialista]  [Documentos militante IU/ PCE]  [Documentos, opinión, debate]  [Ecologismo, Movilidad y Soberanía Alimentaria]  [Economía]  [El Problema Español]  [Empleo (ofertas)]  [Enlaces]  [Esperanto]  [Estados Unidos de América]  [Europa]  [FIRMAS DE APOYO A MANIFIESTOS]  [Formación / Educación]  [Foro/Lista de Correo]  [Fotografías]  [Huelga General]  [Humor]  [Infancia / Juventud]  [Legislación]  [Literatura y otras Artes]  [Marxismo]  [Memoria Histórica]  [México]  [Movimiento Obrero/Mundo del Trabajo]  [Mujer / Feminismo]  [Mundo Insurgente]  [No Fumar /Derecho Fumadores Pasivos]  [Organigrama]  [Palestina]  [Plan de Trabajo]  [Prensa / Medios comunicación]  [Profesionales y Comunistas]  [República Española, La Tercera y Socialista]  [Resoluciones]  [Rusia, URSS, Centenario Revolución Soviética]  [Sáhara Occidental]  [Salud]  [Sexualidad y mundo gay]  [SIDA]  [Software y Conocimiento Libre]  [Venezuela Bolivariana]  [Yugoslavia y la autogestión socialista]
Volver a la página principal de www.profesionalespcm.org

Volver a la página de inicio
Código QR para dispositivos móviles:


Novedades

     ¡ PINCHA AQUÍ PARA VER LISTADO COMPLETO Y CRONOLÓGICO DE LAS NOVEDADES PINCHA AQUÍ PARA LISTADO COMPLETO Y CRONOLÓGICO DE LAS NOVEDADESPINCHA AQUÍ PARA VER LISTADO COMPLETO Y CRONOLÓGICO DE LAS NOVEDADES

PCE - IU - Construyendo Unidad Popular:

Página principal de www.profesionalespcm.orgINCLUYE EL BANNER EN TU SITIO WEB   PCE
Recomendado reproducir material citando su procedencia. Esta publicación es copyleft. Puede ser copiada sin ninguna restricción siempre que se mantenga esta nota. Apostamos por una Internet para todos y por el Software Libre EL NÚCLEO DE PROFESIONALES Y TÉCNICOS DEL PCM SE IDENTIFICA Y HACE RESPONSABLE EXCLUSIVAMENTE DE LOS TEXTOS INCLUIDOS EN ESTE SITIO WEB, QUE FIRME COMO RESOLUCIONES O COMUNICADOS DE LA MISMA. Todos los datos públicos de este sitio web están tomados de la Red o enviados por sus creadores, su único fin es divulgar la noticia, nunca apropiarse de textos y fotos, Siempre publicamos  la fuente cuando es conocida



Blog de debate NEURONASROJAS.profesionalespcm.org

Muro en Facebook NEURONASROJAS de profesionalespcm.org


Canal en YouTube de profesionalespcm.org

Sitio desnuclearizado, camapaña de Ecologistas en Acción
Sitio desnuclearizado, campaña de Ecologistas en Acción


NO PAGUES LA CRISIS

Declaración del PCE sobre ataque a Siria -
NO A LA GUERRA
La agresión militar lanzada contra Siria por EE.UU., Gran Bretaña y Francia abre un escenario de extrema gravedad ante el que el mundo debe responder

NO AL CANON DE CDs DE LA SGAE
NO A LAS PATENTES DE SOFTWARE

No acepto ser fumador pasivoEl humo ambiental del tabaco mata. No fumes en lugares comunes
GRACIAS POR NO FUMAR EN LUGARES COMUNES
EL COCHE DEVORA A TU CUIDAD, TU PLANETA Y TUS AMIGOS, APARCA EL COCHE PARA SIEMPREAPÁRCALO PARA SIEMPRE