Página principal de PROFESIONALESPCM.ORG Página principal de PROFESIONALESPCM.ORG Afíliate el Partido Comunista de España

Secciones: Documentos, opinión, debate -  Marxismo

Título: SOBRE DICTADURA DEL PROLETARIADO, DICTADURA BURGUESA Y DEMOCRACIA OBRERA. Por Salustiano

Texto del artículo:

Es importante que, además de citar a los clásicos como si fueran el oráculo de Delfos, leamos muchas otras
cosas que se han escrito desde entonces y reflexionáramos sobre la historia que nos ha traído hasta esta desolación actual: tal vez aprendiéramos algo.

Un abrazo.
Salustiano.
Mayo de 2009


SOBRE DICTADURA DEL PROLETARIADO, DICTADURA BURGUESA Y DEMOCRACIA OBRERA

Dado que los conceptos de Gramsci (hegemonía-consenso, dominio-coacción,
etc.) parecen entrar (aunque no lo hagan explícitamente) en contradicción
terminológica con el término "dictadura del proletariado" (que él parece
mencionar con la alusión, por ejemplo, al "Estado-fuerza"), y dado que no
sabemos hasta qué punto el concepto en sí pudo aparecerle al mismo Gramsci
como chocando con sus propias producciones conceptuales, creo que una
reflexión relativamente amplia, que se refiera al período anterior a la
susodicha "dictadura del proletariado", al período de transición y a las
circunstancias posteriores, debe ser previa, por nuestra parte, al avance
minucioso hacia la comprensión de los conceptos político-estratégicos
diseñados por Gramsci.

Yo creo que el término "dictadura del proletariado" es un calco semántico
del de "dictadura de la burguesía", término que Marx y Engels utilizaban
para "desenmascarar" el dominio político (es decir, coactivo) de la
burguesía. Si estoy en lo cierto, el término es inútil, porque, cuando lo
que se quiere es identificar la democracia burguesa con la dictadura
burguesa (se trataría del mismo régimen político), sería mejor táctica
utilizar como contundente contraposición, en todo caso, el término
"democracia obrera" o, simplemente, "democracia", poniendo el acento en el
desmontaje del dominio político (mecanismos de coacción sobre las clases
subalternas) de la burguesía (es decir, de las instituciones
político-jurídicas de la "dictadura burguesa"), y en la extensión y
profundización de la democracia, afirmando que eso es, precisamente, lo que
se quiere decir cuando se hace referencia a la democracia obrera, que sería
una democracia mucho más profunda y universal que la exigua democracia
burguesa, que se escora inevitablemente por los terrenos de la dominación,
del cultivo de la ignorancia y de la producción obligatoria de la pasividad
y la apatía políticas .

En todo caso, la "dictadura del proletariado" no se ha producido nunca en ninguna
parte tal como tú la identificas, y, puesto que lo que se ha producido bajo ese
nombre ha sido algo puramente repugnante (es decir, una dictadura "sobre el
proletariado" invocada en nombre "del proletariado"), lo mejor será prescindir de
ese término, bajo el cual, probablemente, se ve lo que pasó, pero no se ve lo que se
supone que nuestros clásicos querían que pasara. [Por cierto que me parece
extraordinario que una "dictadura del proletariado" se suicide de la forma en que tú
dices a propósito de la presunta inicial dictadura del proletariado después de 1917:
¿los "consejos obreros" (soviets) eran el "poder" en el Estado? Si lo eran, ¿quién
decidió que dejaran de serlo? La prueba de que no lo eran es que ellos mismos no
decidieron su despojamiento del relativo poder de que disponían hasta ese momento;
esa decisión habría sido impensable por su parte. La prueba la dieron los marineros
y demás trabajadores de Kronstad, poco después, y su aplastamiento a sangre y fuego]

El sistema capitalista, y el régimen de democracia burguesa, presentan en sus rasgos
puramente institucionales político-jurídicos un dominio coactivo sobre toda la
población, en general, y sobre la clase trabajadora y demás clases subalternas, en
particular. El Estado presenta siempre, en todo caso, ese complejo institucional
coactivo. De modo que no hay que justificar nada en ese terreno, si se ha conseguido
la hegemonía. Sin hegemonía, hay dictadura (es decir, sólo coacción); con hegemonía,
hay más o menos democracia, de acuerdo con el vigor que tenga en cada caso la
hegemonía realmente existente; es decir, la coacción tiende a disminuir de acuerdo
con la extensión y profundizacion de la hegemonía.

En todo caso, lo cierto es que el problema de nuestra reflexión está en que
hay un período que no contemplamos: el que va desde el dominio y hegemonia
de la clase burguesa al dominio y hegemonía de la clase trabajadora. Un
largo, muy largo período, fundamental para nuestros intereses, que sería
extraordinario que no contempláramos.

El logro de la hegemonía de la clase trabajadora se realiza mediante una constante e
intensa lucha ideológica (a todos los niveles) en el seno de la sociedad, mediante
una permanente movilización cultural, moral y política de la clase. Paralelamente, y
de acuerdo con el crecimiento de las posiciones contrahegemónicas, es posible ir
ocupando posiciones en las instituciones del Estado: cuanto más se extiende y
profundiza la hegemonía obrera, más los miembros de las clases subalternas que
trabajan en esas instituciones irán situándose en las posiciones estratégicas
(culturales, morales y políticas) de la clase obrera. El desmontaje de la hegemonía
burguesa y la penetración en las instituciones del Estado son acciones de largo
aliento previas a la conquista del poder político. Se trata, sin más, de trabajar
por la desligitimación del dominio político de la burguesía y por la legitimación de
un contrapuesto (y, por tanto, necesario) dominio político de la clase trabajadora.

Un poder político sin hegemonía es, desde el punto de vista de los intereses de la
clase obrera, sencillamente, un sinsentido. Porque sucede que la burguesía puede
gobernar el Estado (cuando flaquea demasiado su hegemonía) mediante una dictadura
ejercida sobre todas las demás clases; pero la clase obrera no lo puede hacer: si la
clase obrera no tiene la hegemonía en la sociedad civil, entonces es que no puede
tener el dominio político, y eso significa que quien dice actuar en nombre de, o
como si fuera, la clase obrera, lo que está haciendo es engañar a la clase obrera y
levantar una dictadura también contra la clase obrera. Así, pues, desde ese punto de
vista, yo niego que pueda existir semejante cosa como una dictadura de la clase
obrera: si la clase obrera tiene la hegemonía, no dominará políticamente mediante lo
que se denomina, técnicamente, "una dictadura", sino mediante una democracia
sustantiva, auténtica, de verdad; si no tiene la hegemonía, entonces, sencillamente,
jamás podrá tener, como clase, el dominio político, y entonces se verá sujeta,
necesariamente, al dominio de otras clases o fragmentos de clase.

En todo caso, la hegemonía de la clase obrera debe ser, sí, necesariamente, la
hegemonía de la clase como tal, de toda la clase; lo cual no quiere decir que todos
sus elementos estén situados en las posiciones ideológicas (culturales, morales,
políticas) de la clase. Debe ser un axioma del pensamiento obrero estratégico (de
nuestro pensamiento) que son los intereses globales de la clase los que importan, y
en la medida en que es interés de la clase trabajadora entera convertirse en clase
universal, haciendo que sus intereses se conviertan en intereses universales, es
decir, en los intereses de la sociedad en su conjunto, debe compenetrar sus propios
intereses con los intereses anticapitalistas estratégicos de las demás clases
subalternas, que deben ser sus aliadas en las luchas de la transición. Esa alianza
deberá fraguarse en el seno de la lucha contrahegemónica de la clase obrera en el
seno de la sociedad civil y deberá traspasar su impulso a la lucha por el dominio
político-institucional.

Supongamos, en todo caso, que los partidos de la clase obrera consiguen el poder
político (y fíjate bien que no digo que "la clase obrera consigue el poder", aunque
lo lógico sería, en términos de los intereses de la clase, que ambas cosas
coincidieran) en una elecciones [no veo ninguna posibilidad de que suceda de otra
manera], dada la situación favorable en el terreno de la lucha de clases dentro de
la sociedad civil, y, en parte, en el terreno, mucho más escabroso, de las
instituciones políticas y jurídicas del Estado. Entonces, se ha de producir un largo
período de transición desde las instituciones del Estado burgués a las instituciones
del Estado obrero. La lucha de clases en el terreno ideológico (cultural, moral,
político, pero también social y económico) dentro de las instituciones de la
democracia representativa ha de llevar al desmantelamiento progresivo (legal y
legítimo) de aquellas instituciones y a su sustitución paulatina por las nuevas
instituciones; por ejemplo, con la instauración legal de una red estatal de consejos
obreros, que seguramente existirán ya en parte y ahora serán convertidos en una
institución de la democracia obrera), y que recibirán un impulso nuevo para su
desarrollo a través del entero espacio socioeconómico.

Si la clase consigue el poder político en el Estado, tendrá que desarrollar su tarea
de dominación de igual forma que la burguesía desarrolló la suya. Los Parlamentos,
las leyes, los gobiernos, la judicatura actuarán (por medio de los mecanismos de
coacción existentes) frente a los intentos desestabilizadores de la burguesía. Ese
es el fundamento del Estado de derecho representativo y constitucional. Las leyes
las cambian las mayorías parlamentarias apoyadas por la hegemonía de clase existente
en la sociedad civil; las ejecutan los gobiernos salidos de las mayorías
parlamentarias apoyadas por la hegemonía de clase existente en la sociedad civil, y
obligan a respetarlas los diferentes niveles de la estructura judicial y de la
policía apoyados por la hegemonía de clase existente en la sociedad civil.

En la medida en que una democracia burguesa pueda ser llamada "dictadura burguesa",
a los efectos de destacar los mecanismos de coacción utilizados para controlar la
disidencia de las clases antagónicas, así lo podrá ser también la democracia obrera,
pero no más, en todo caso, menos, mucho menos. El término "dictadura del
proletariado", por tanto, es inútil para nuestros intereses estratégicos y hay que
dejar que se caiga de nuestro vocabulario estratégico (para no hablar del táctico a
aplicar en las luchas de coyuntura): el término "sobra".

La supresión de la sociedad de clases, y su sustitución por una sociedad "sin clases
estructurales", no se puede hacer en unos meses, tardará muchos, largos, tensos y
tortuosos años. Si la hegemonía de la clase obrera es real y sustantiva, y las demás
clases subalternas, damnificadas por el sistema socioeconómico y la "democracia"
capitalistas, encuentran en esa hegemonía y en el dominio político de la clase
obrera un interés sustantivo, entonces, la sociedad civil y la sociedad política (el
Estado en su conjunto de hegemonía y coacción) evolucionarán en la dirección
adecuada. Las clases no se abolen por decreto, ni tampoco con revoluciones violentas
que, de inmediato (es decir, en unos pocos años), suelen reproducir el suelo
político-moral derrocado, porque no se han salido de él en su propia acción
derrocadora. La emancipación de la clase obrera ha de ser obra de toda la clase; la
emancipación de toda la sociedad ha de implicar la acción consciente de toda la
sociedad, dirigida por la clase obrera, que habrá sabido forjar un consenso fuerte
con las demás clases subalternas y estará, entonces, en condiciones de dirigir el
bloque histórico en su conjunto. Esto es obra de muchos, muchos años. Pero es
posible.

Es así como puede suceder que el Estado vaya siendo cada vez menos necesario en su
faceta coactiva. Sin embargo, no hay por qué identificar el horizonte hacia el que
queremos caminar como una sociedad "sin Estado". Sí, si pensamos en el tipo de
Estado que conocemos, propio de las sociedades jerárquicas de clases estructurales;
no, si se trata, sin más, de dar lugar a una estructura política compleja para el
buen funcionamiento cotidiano de una sociedad necesariamente compleja. No, en ese
sentido, puesto que el orden social no se logra sin instituciones, sin leyes, sin
una estructura política, sin una estructura económica (y la correspondiente
organización para su desarrollo: funcionamiento, fiscalización, ...), sin un
desarrollo cultural (y sus instituciones, que han de ser funcionales a la estrategia
de instrucción intelectual masiva de las clases subalternas y dirigidas por éstas),
sin un sistema educativo (y todo lo necesario para su funcionamiento de acuerdo con
los intereses estratégicos -todo el conocimiento para todos los miembros de las
clases subalternas- de la clase obrera), sin un sistema sanitario, etc.

Si la palabra "Estado" duele, se podrá cambiar, pero lo cierto es que los seres
humanos no pueden vivir colectivamente sin una organización muy compleja, muy
intrincada, necesitada de minuciosos equilibrios y de atenciones y cuidados máximos.
Puede ser que la faceta coactiva venga a menos, e incluso que llegue a ser una
estructura-acción puramente residual, pero la libertad (en todos los sentidos
humanamente positivos) de los seres humanos no debe disminuir, y eso hace
estrictamente necesario un orden en que esa libertad pueda encajar sin desdoro del
interés colectivo. Cuanto más libertad haya, y debe haber, no mucha, sino toda,
deberá haber más orden en la sociedad, es decir, las instituciones sociales deberán
ser cuidadosamente pensadas y diseñadas para que sirvan precisamente al libre
despliegue del pensamiento y acción de los seres humanos, sin que ese pensamiento y
esa acción pueda llegar a significar destrucción de la solidaridad social o
minusvaloración de los intereses colectivos esenciales.

Es preciso que seamos realistas hasta el dolor, y que nos digamos a nosotros mismos,
es decir, a nuestra clase, y digamos a las clases subalternas a quienes hemos de
dirigir, toda la verdad; si no, el proceso, sencillamente, nunca tendrá lugar. La
reabsorción del Estado en el seno de la sociedad civil es una idea de Gramsci, pero
la sociedad civil en Gramsci tiene también su orden y su concierto, sus libertades y
sus complicaciones no subsanables por decreto.

Por cierto que, antes de llegar a eso, habrá que lidiar con los enemigos de la
libertad (y no todos en el mismo bando), con el poder burgués enraizado en la
sociedad civil, en el ejército, en la policía, en la judicatura, ..., y, siempre,
con la ideología burguesa anidada en el cerebro de cada ser humano y en el "cerebro
colectivo" del conjunto de la población. Para ello, hay que trabajar con cuidado y
mirando bien las palabras que se utilizan, no sea que, en vez de de producir
atracción, produzcan repulsa. La supremacía real de la clase trabajadora, es decir,
su hegemonía real en la sociedad civil y su real poder político en las instituciones
del Estado social de derecho, ha de hacer posible ese difícil encaje.

De modo que, en efecto, el punto central es, sin duda, éste: por encima de todo debe
estar la libertad política de la clase; y también (y no me parece que éste sea un
exceso retórico): es inevitable que cualquier dictadura acabe enseguida con esa
libertad (si es que ha llegado a existir, en algún momento del proceso, la libertad
política de la clase como tal), y acabará con ella incluso aunque sea en nombre de
la clase. La auténtica hegemonía de la clase obrera es condición necesaria (aunque
no suficiente) para que la clase sea libre en todos los sentidos de la palabra: para
construir una vida buena con dignidad y para dirigir al pueblo-nación con la mirada
puesta en los verdaderos intereses colectivos de las clases subalternas. La cl

ase obrera tendrá el poder político en sus manos, como tal clase, sólo como una
consecuencia democrática de ese presupuesto hegemónico: entonces, ese consenso
profundo, forjado en nombre de la verdad de nuestros intereses universales en
cooperación con el conjunto de los demás grupos sociales subalternos, hará posible
que el dominio (es decir, la coacción) sea cada vez menos esencial en el gobierno
del Estado. Se trata, pues, de hablar acerca de la democracia (de la libertad, por
tanto) que la clase quiere para el pueblo-nación, y no sobre una presunta dictadura
organizada en nombre de la clase; dictadura que no debiéramos querer asestarle a ese
pueblo para exigirle una obediencia imposible, a la que no sólo se vería obligada la
sociedad entera, sino también la propia clase obrera, que es (y debiera ser siempre)
el núcleo esencial, precisamente, de esa sociedad.

Basta con utilizar con tiento y sin desfallecer el instrumento legal del Estado de
derecho; si no hay Estado de derecho (de derechos, de libertades: minuciosa y
estrictamente identificadas, respetadas y defendidas), entonces habrá la
arbitrariedad de un dictador y de su camarilla (o de un partido, que lo mismo da), y
no habremos hecho otra cosa que retroceder de nuevo a la heteronomía, a la minoría
de edad, a la opresión, a la explotación y a la burla (porque, además, eso se hace,
precisamente, en nombre de la clase). Eso significa, repito, que el poder político
lo debe mantener estrictamente en su mano la clase obrera: sustentado sobre una
hegemonía extensa y profunda; cimentado por una reforma cultural, moral y política
que permita el desarrollo de la democracia en la base; con las instituciones
apropiadas (consejos obreros, por ejemplo) y la capacidad reflexiva, crítica,
propositiva y de acción necesarias para que una clase como la clase obrera,
consustancial en sus intereses con la propia profundización constante de la
democracia, mantenga y desarrolle su hegemonía. Sin repetir consignas inútiles ni
dar armas a los enemigos de clase, porque los enemigos de clase, además, son los
enemigos de la fraternal civilidad común; de la igualdad solidaria y sin jerarquías
estructurales, y de la libertad emancipada de cualquier clase de tutela.

Artículo de www.profesionalespcm.org insertado por: El administrador web - Fecha: 14/05/2009 - Modificar

Comparte el artículo en las REDES SOCIALES: delicious Delicious | meneame Meneame | facebook Facebook | twitter Twitter | Technorati | barrapuntoBarrapunto
Próximamente disponible también para * Digg * Google Bookmarks* Wikio * Bitacoras.com * Reddit * * RSS * Technorati * Tuenti
Accedido o leido aproximadamente 1565 veces desde 14/05/2009
El porqué del boicot a Israel - El BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones) es un arma contra los ocupantes de Palestina"
17-6-2019 Convocatoria de Pleno del Núcleo de Profesionales y Técnicos del PCM
Pídele a CAF que se retire del proyecto de construcción del tranvía de Jerusalén. RESCOP - boicotisrael.net/caf
5-7-2019 - XVIII Velada de Gibralfaro (Málaga) en Solidaridad con Palestina-

Sitio Web del Núcleo de Profesionales y Técnicos del Partido Comunista de Madrid PCM/PCE- http://www.profesionalespcm.org 
Actualizado a 13/06/19
Los comentarios y colaboraciones son bienvenidos
(comunistas_ARROBA_profesionalespcm_PUNTO_org): Carta a comunistas_ARROBA_profesionalespcm_PUNTO_org
Envíanos tu colaboración, o comentarios vía formulario.
¡¡AFÍLIATE EL PARTIDO COMUNISTA DE MADRID - PCE
!

BÚSQUEDAS en este sitio web
AGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content FeedsAGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content FeedsAgregador RSS de noticias y contenidos - Aquí OTRA VERSIÓN DEL AGREGADOR RSS XML  AGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content FeedsAGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content Feeds

IMPRIMIR Imprimir ESTA PAGINA (sólo si es imprescindible)  

Secciones: 
    [11-M Terror y Manipulación]  [15M, Unid@s Podemos, mareas, unidad popular, PAH]  [Acta Moderna]  [África]  [Anarquismo]  [Antiglobalización]  [Antivirus, Seguridad Informática]  [Archivo Sonoro, música y vídeo]  [Argentina]  [Bibliografía/Citas]  [Brasil]  [CC.OO.]  [CGT]  [Chile]  [China, R.P.]  [Ciencia]  [Cine]  [Colombia]  [Congresos]  [Contactos]  [Convenios Colectivos]  [Convocatorias]  [Convocatorias defensa FERROCARRIL]  [Correo recibido]  [CORRUPCIÓN, puertas giratorias,impuestos, transparencia]  [Cuba Socialista]  [Documentos militante IU/ PCE]  [Documentos, opinión, debate]  [Ecologismo, Movilidad y Soberanía Alimentaria]  [Economía]  [El Problema Español]  [Empleo (ofertas)]  [Enlaces]  [Esperanto]  [Estados Unidos de América]  [Europa]  [FIRMAS DE APOYO A MANIFIESTOS]  [Formación / Educación]  [Foro/Lista de Correo]  [Fotografías]  [Huelga General]  [Humor]  [Infancia / Juventud]  [Legislación]  [Literatura y otras Artes]  [Marxismo]  [Memoria Histórica]  [México]  [Movimiento Obrero/Mundo del Trabajo]  [Mujer / Feminismo]  [Mundo Insurgente]  [No Fumar /Derecho Fumadores Pasivos]  [Organigrama]  [Palestina]  [Plan de Trabajo]  [Prensa / Medios comunicación]  [Profesionales y Comunistas]  [República Española, La Tercera y Socialista]  [Resoluciones]  [Rusia, URSS, Centenario Revolución Soviética]  [Sáhara Occidental]  [Salud]  [Sexualidad y mundo gay]  [SIDA]  [Software y Conocimiento Libre]  [Venezuela Bolivariana]  [Yugoslavia y la autogestión socialista]
Volver a la página principal de www.profesionalespcm.org

Volver a la página de inicio
Código QR para dispositivos móviles:


Novedades

     ¡ PINCHA AQUÍ PARA VER LISTADO COMPLETO Y CRONOLÓGICO DE LAS NOVEDADES PINCHA AQUÍ PARA LISTADO COMPLETO Y CRONOLÓGICO DE LAS NOVEDADESPINCHA AQUÍ PARA VER LISTADO COMPLETO Y CRONOLÓGICO DE LAS NOVEDADES

PCE - IU - Construyendo Unidad Popular:

Página principal de www.profesionalespcm.orgINCLUYE EL BANNER EN TU SITIO WEB   PCE
Recomendado reproducir material citando su procedencia. Esta publicación es copyleft. Puede ser copiada sin ninguna restricción siempre que se mantenga esta nota. Apostamos por una Internet para todos y por el Software Libre EL NÚCLEO DE PROFESIONALES Y TÉCNICOS DEL PCM SE IDENTIFICA Y HACE RESPONSABLE EXCLUSIVAMENTE DE LOS TEXTOS INCLUIDOS EN ESTE SITIO WEB, QUE FIRME COMO RESOLUCIONES O COMUNICADOS DE LA MISMA. Todos los datos públicos de este sitio web están tomados de la Red o enviados por sus creadores, su único fin es divulgar la noticia, nunca apropiarse de textos y fotos, Siempre publicamos  la fuente cuando es conocida



Blog de debate NEURONASROJAS.profesionalespcm.org

Muro en Facebook NEURONASROJAS de profesionalespcm.org


Canal en YouTube de profesionalespcm.org

Sitio desnuclearizado, camapaña de Ecologistas en Acción
Sitio desnuclearizado, campaña de Ecologistas en Acción


NO PAGUES LA CRISIS

Declaración del PCE sobre ataque a Siria -
NO A LA GUERRA
La agresión militar lanzada contra Siria por EE.UU., Gran Bretaña y Francia abre un escenario de extrema gravedad ante el que el mundo debe responder

NO AL CANON DE CDs DE LA SGAE
NO A LAS PATENTES DE SOFTWARE

No acepto ser fumador pasivoEl humo ambiental del tabaco mata. No fumes en lugares comunes
GRACIAS POR NO FUMAR EN LUGARES COMUNES
EL COCHE DEVORA A TU CUIDAD, TU PLANETA Y TUS AMIGOS, APARCA EL COCHE PARA SIEMPREAPÁRCALO PARA SIEMPRE