Página principal de PROFESIONALESPCM.ORG Página principal de PROFESIONALESPCM.ORG Afíliate el Partido Comunista de España

Secciones: Documentos, opinión, debate -  Foro/Lista de Correo

Título: DISERTACIÓN SOBRE ESTRATEGIA, por Petronivs Arbiter- Enlace 1 - Enlace 2

Texto del artículo:

Texto completo bien formateado en formato PDF de 12 páginas disponible en ENLACE 2

DISERTACIÓN SOBRE ESTRATEGIA.

Quien haya penetrado insuficientemente en estos temas, intenta visualizar una estrategia política como una campaña militar. Es un error, que yo cometía en tiempos. Mi pretensión es ahorrar quebraderos de cabeza al lector interesado por esta clase de temas, aplicado a nuestro caso.

Lo primero que es menester entender es:
A) El terreno de la estrategia son las relaciones humanas.
B) Para nuestro caso, la defensiva es el conjunto de acciones que
pretenden menoscabar la eficacia de nuestros enemigos, es decir, reducir la eficiencia en las relaciones donde sucede la cooperación que les hace poderosos. La Huelga es la clave de nuestro dispositivo defensivo.
C) Para nuestro caso, la ofensiva es el conjunto de acciones tendentes a
establecer relaciones entre trabajadores caracterizadas por la
Cooperación Entre Iguales. De esta manera, los vínculos que componen la
Relación escapan, al menos parcialmente, a la fiscalización enemiga:
capitalistas y gobernantes.

Es inmediato pues que las relaciones de producción de valor y de gobierno
son el objetivo y el terreno.

Llevaría más tiempo probar que la Ideología es herramienta y producto de
la Estrategia, así que ruego se me exima por ahora de mostrarlo. Nuestro
Plan debe abordar la construcción desde este ángulo tanto como el de la
acción, y una condición de validez es la congruencia de ambas con lo
observable y la consistencia lógica de las partes, de suerte que no haya
que soslayar contradicciones, al menos no a cada paso y en cada asunto.

OBJETIVOS.
Nuestra estrategia tiene por objeto extender la organización de los
trabajadores y profundizarla. Nuestra estrategia tiene por objeto poner
la organización creada por los trabajadores al servicio de la clase.
Nuestra estrategia tiene por objeto una organización de los trabajadores
que dote a nuestra clase de propósito consciente. La organización ha de
ser efectivamente fiscalizada por los trabajadores. La organización que
contribuyamos a crear ha de servir a los fines inmediatos de los
trabajadores no menos que a los remotos. La organización que
contribuyamos a crear ha de perseguir objetivos políticos justificados
en los intereses inmediatos y en las previsiones sensatas sobre el
porvenir basadas en la observación de lo inmediato, esto es, sobre las
consecuencias que para nuestra clase tiene la adopción de determinadas
decisiones políticas o la omisión de las mismas aquí y ahora.

Pero una lista de objetivos no es una Estrategia. Vamos a profundizar
ciñéndonos a lo que nos ocupa.

I. LA ESTRATEGIA DE LA UTOPÍA: MORAL, DESPLIEGUE Y LIDERAZGO.
Toda estrategia tiene dos clases de factores, los cuantitativos y los
cualitativos. Como no tenemos posibilidad alguna inmediata de actuar
sobre la cantidad, que es lo decisivo en el momento crítico, hemos de
atender a la calidad. Los factores cualitativos de toda estrategia son
moral, despliegue y liderazgo. La estrategia ha de enlazar moral,
despliegue y liderazgo como un todo. Los factores no son separables.

La moral de los comunistas ha de ser la moral de los trabajadores. El
despliegue de los comunistas ha de ser el despliegue de los
trabajadores. El liderazgo de los comunistas ha de ser el liderazgo de
los trabajadores.

Recíprocamente.
La moral de los trabajadores es la moral de los comunistas. El despliegue
de los trabajadores es el despliegue de los comunistas. El liderazgo de
los trabajadores es el liderazgo de los comunistas.

No tenemos otro interés que el de nuestra clase. Si no somos trabajadores
en el músculo, el cerebro y las vísceras, los comunistas no servimos
para nada a nadie.

La moral es forjada en el despliegue. La moral es el punto de partida del
despliegue.

La moral es alentada por el liderazgo. La moral es el punto de partida
del liderazgo.

Si Poder y Moralidad entran en contradicción, ha de escogerse la
Moralidad aun en detrimento del Poder. La razón es sencilla.

Si se acepta el menoscabo del Poder en aras de la conservación de la
Moralidad, es posible mantener la moral, es posible readecuar el
despliegue y es posible reconstruir el liderazgo. Es posible la
estrategia.

Si se sacrifica la Moralidad por la conservación del Poder, la moral es
dañada de gravedad tal que costará reconstruirla, de manera que se
esfumará el despliegue y el liderazgo solo sobrevivirá si se torna en
Patronazgo. No hay entonces estrategia.

Luego, hemos de abordar como primerísimo asunto qué moral tenemos y cómo
nos proponemos elevarla.

Elevar la moral de los comunistas debe elevar la moral de los
trabajadores.

El despliegue en que se construye la moral de los comunistas ha de tener
su centro entre los trabajadores reales y concretos, en la lucha y los
trabajos por afrontar nuestros problemas y temores reales y concretos.

Ese despliegue tiene por objeto alentar a los trabajadores a
organizarnos, es decir, a ser sindicato. Los comunistas no hemos de
ofrecer a los demás trabajadores ocuparnos de sus asuntos, librarles de
la obligación y necesidad de atenderlos.

Los comunistas no hemos de ofrecer a los demás trabajadores discursos
huecos.

Los comunistas no hemos de imponer a los demás trabajadores condición
alguna para apoyarles de igual a igual.

Los comunistas no queremos instaurar un patronazgo sobre los
trabajadores, no queremos dejar de ser trabajadores. Los comunistas no
queremos extender el patronazgo de un sindicato sobre los trabajadores.
No queremos servir a quienes ya no son trabajadores para librarnos de
seguir siéndolo nosotros mismos.

La predicación del Socialismo por los comunistas ha de tener como
elemento más destacado la lucha real, tangible y útil al lado de los
trabajadores en sus conflictos cotidianos, no desde el establecimiento
de patronazgos, sino de la oferta sincera de apoyo a la autoorganización
de los trabajadores en el abordaje de nuestros problemas.

Los comunistas hemos de ofrecer a los trabajadores soporte.
Los comunistas hemos de ofrecer a los trabajadores experiencia.
Los comunistas hemos de ofrecer a los trabajadores discernimiento.

Deseamos que los trabajadores concretos se organicen en su entorno
laboral concreto, y que su relación con la central sindical sea tal que
la misma no pueda prescindir de ellos en la decisión ni obviar su
acuerdo. La subordinación de los consejos de obreros y de los comités
que formen a la central en que se integren se limita a que la misma
pueda ser operante en un duelo frente al Capital y el Estado, teniendo
en consecuencia la forma de mandatos vinculantes. Los trabajadores son
los que han de velar por que sea respetado ese límite, pues nadie más
puede hacerlo respetar.

Deseamos que los trabajadores organizados puedan utilizar los sindicatos
para sus fines reales y cotidianos. Los comunistas hemos de instruir a
los trabajadores sobre como servirse del Movimiento Obrero. Esa es la
manera de construir el Movimiento Obrero por los trabajadores.

La instrucción se realiza predicando con el ejemplo. Eso es merecer la
consideración de vanguardia del proletariado. La vanguardia no manda, no
dirige. La vanguardia asume el mayor peligro y el más duro esfuerzo,
porque la vanguardia es la parte más fuerte de la clase, no una élite.
La vanguardia puede asumir el liderazgo, pero ese liderazgo descansa en
la confianza de los trabajadores, que tiene por condición la
fiscalización efectiva por los liderados. Si no hay confianza, el
liderazgo degenera en patronazgo y el Partido no es Movimiento Obrero.

Así se construye el liderazgo del Movimiento Obrero. La moral es el punto
de partida, el ingrediente central del liderazgo. La moral se construye
en el despliegue. El liderazgo se construye en el despliegue.

Nuestra lealtad se debe a los trabajadores. Si un sindicato y los
trabajadores están en conflicto de intereses los últimos tienen
prioridad. Si el partido y los trabajadores están en conflicto de
intereses los últimos tienen prioridad. Así se conquista la lealtad de
los trabajadores, no a los comunistas, no a su vanguardia, sino a
nosotros mismos como un todo, es decir, a nuestra clase.

Los sindicatos no son ni nuestros amigos ni nuestros enemigos. No son
nuestros aliados naturales ni es antinatural que nos aliemos con ellos.
Nuestra intervención a pie de obra, al lado de los obreros, suple la
deficiencia de organización obrera concreta y de intervención sindical
en el lugar concreto. El objetivo máximo es animar a los trabajadores a
organizarse, de suerte que su entrada en el seno de un sindicato no
suponga su inmersión en el patronazgo sindical. La Central preferida por
esos trabajadores ha de aceptar que tiene ante si una unidad
constituida, de suerte que la discrepancia o intervención de la central
contra el criterio de los trabajadores pueda verse castigada con la
ruptura y pase a otra Central. La pluralidad de sindicatos y el abandono
de la política de exclusividad de Comisiones Obreras son elementos
fundamentales de nuestra estrategia. La unidad orgánica sindical no es
una garantía de unidad de la clase ¡Al contrario! La exclusividad de un
sindicato en nuestro partido es una terrible fuente de debilidad.

La moral del militante comunista se construye en el despliegue. El
despliegue supone el aumento de la moral de los trabajadores y de los
militantes comunistas. Ese aumento de la moral de los trabajadores crece
a través del despliegue de nuestra clase y de su Partido.

El objetivo concreto e inmediato de nuestra estrategia es debilitar el
patronazgo de las centrales sobre la clase, aumentando la capacidad de
los trabajadores para fiscalizar a sus sindicatos o, llegado el caso
construir otros si fuese preciso, como condición necesaria para
debilitar el Patronazgo que Capital y Estado ejercen sobre nosotros a
través de las centrales.

El Socialismo exige sacrificios. Forjar una sola clase y un solo pueblo
exige sacrificios. Convivir con extraños y enfrentarse al miedo es un
sacrificio. Confiar las esperanzas del futuro de los trabajadores y sus
familias a la conquista de un presente para todos exige sacrificios.

Considerar que ese presente vale más que la huida hacia arriba en
competición feroz con los demás trabajadores exige sacrificios. Si la
clase no es fuerte, no asumirá el sacrificio. Si la clase piensa que va
a ser traicionada por quienes predican el sacrificio, no lo asumirá.

La clase es fuerte si cada parte es fuerte. La clase es fuerte si cada
parte es igual en derechos y obligaciones que las demás.

Lo que anima la predicación del Socialismo como Programa entre los
trabajadores es construir en el presente una sola clase y un solo
pueblo. La política estatal debe dirigirse a la construcción de una sola
clase y un solo pueblo. Los trabajadores han de exigir al gobierno esa
política.

Si Poder y Moralidad entran en contradicción, los comunistas eligen la
Moralidad.

Si se pierde Poder, pero se mantiene la Moralidad, cabe restaurar la
moral, el despliegue y el liderazgo. Sigue siendo posible una estrategia.

Si se sacrifica la Moralidad por intentar conservar el Poder, no cabe
restaurar la moral, con lo que no hay despliegue ni liderazgo. La
estrategia es entonces una quimera, y el Poder acaba perdiéndose
igualmente. Estamos exactamente en esa situación.

Si no estuviésemos en esa situación, podríamos decirle a la gente que el
Socialismo exige sacrificios, y en cuanto la clase fuese fuerte, ésta
los asumiría. Pero antes hemos de merecer la confianza de la clase.

El ejemplo de consistencia que demos como comunistas en el duelo frente
al Capital y el Estado nos enseñará como trabajadores a confiar en
nuestra posibilidad de lograr nuestros objetivos. En un duelo
protegeremos a la parte más débil y exhortaremos a que se exponga a la
más fuerte. Los intereses de los temporales priman sobre los intereses
de los fijos. Los intereses de los trabajadores no especializados priman
sobre los de los especializados.

En un duelo, no exigiremos nada a nadie. Nos limitaremos a señalar a
quien haya podido luchar y no lo hizo que se quedó quieto por miedo. No
señalaremos siquiera eso a quienes no pueden luchar. Aspiramos a ser la
vanguardia de la clase, no su patrón y juez.

El Socialismo exige sacrificios. Cada parte de la clase ha de dar a la
clase según su potencia y seguridad sin pedir a cambio nada al resto de
la clase.

El móvil de los trabajadores en la acción es el bien de conjunto de toda
la clase como condición del bien del segmento en que se ubican. La
Armonía de Intereses entre trabajadores ha de predicarse y argumentarse
con fundamento, pues no preexiste. Ha de ser creada en la acción
política y la lucha de clases, por lo que ha de probarse su posibilidad
en la acción concreta. Eso es crear Unidad de Clase en persecución del
Socialismo como Programa.

Cuando un grupo de trabajadores deseé enfrentarse al capital pero tema la
represalia, sus fijos deben ser la vanguardia, pues son los más seguros.

Cuando un grupo de trabajadores deseé enfrentarse al capital pero tema la
represalia, sus especializados deben ser la vanguardia, pues son los
menos prescindibles.

Eso diremos a los trabajadores que tienen que hacer si nos preguntan que
deben hacer. Si así actúan, esos trabajadores son la vanguardia, son el
Partido Comunista.

Cuando un grupo de trabajadores deseé enfrentarse al capital pero tema la
represalia, les instaremos a organizarse en sindicato y les instruiremos
sobre la mejor forma de hacerlo.

La central será elegida por los trabajadores según su interés.

Si el sindicato no respalda a los trabajadores en el conflicto, les
ofreceremos soporte y apoyo para reorganizarse y encuadrarse en otro que
acepte el duelo por ellos.

Los comunistas no somos un sindicato.

Pero si ningún sindicato quisiere amparar a los trabajadores necesitados
de soporte y deseosos de enfrentarse al Capital, los comunistas nos
enfrentaremos al patrón enseñando a los trabajadores que pueden vencer.

Si ningún sindicato quiere denunciar en magistratura una práctica laboral
dudosa o delictiva de un patrón, si los trabajadores desean que se haga
y si ninguno se atreve a hacerlo, los comunistas solicitaremos las
inspecciones que haya que solicitar, haremos las protestas que haya que
hacer y llevaremos el caso a donde haya que llevarlo y como haya que
llevarlo.

Así construiremos la moral de los comunistas. Así construiremos la moral
de los trabajadores. Esa es la necesidad y el objeto del primer
despliegue.

El dato de partida es saber qué militantes desean hacer esto y tienen
tiempo para ello.
Cuantos somos y cuales son nuestros talentos.

II. LA ESTRATEGIA DE LA UTOPÍA: ORGANIZACIÓN DEL PARTIDO.
El trabajo de los militantes no puede malbaratarse porque a la dirección
del Partido le entre miedo de enfrentarse a las iras de sindicatos que
puedan sentirse perjudicados por nuestra injerencia en sus asuntos. El
trabajo de estos militantes es la política del Partido en su nivel más
fundamental. No puede ser conculcado, suprimido y desalentado por el
mismo Partido.

La organización de un Partido no puede descansar en la confianza.

El liderazgo descansa en la confianza. Las formas en que el liderazgo es
personificado y ejercido no descansan en la confianza, sino en las
reglas que fiscalizan su ejercicio. Son las reglas y el respeto desde el
acuerdo a las mismas lo que hace posible la confianza.

El liderazgo ha de ser eficaz y legítimo. La legitimidad exige democracia.

Los órganos del Movimiento Obrero han de estar elegidos democráticamente
para que la fiscalización de los trabajadores sobre sus organizaciones
sea efectiva. El Partido ha de predicar con el ejemplo. El Secretario
General ha de ser elegido en voto igual y directo de todos los
afiliados, siendo el Partido circunscripción única.

El Comité Federal ha de ser elegido por los afiliados en voto igual y
directo de todos sus afiliados, siendo las federaciones la
circunscripción electoral. La representación de las federaciones en el
comité Federal ha de ser proporcional a sus censos sobre el censo total
sin representación mínima a priori. El tamaño del Comité Federal queda
definido según los datos de censo que permitan que la necesaria
representación de las federaciones más pequeñas no se otorgue en
detrimento de la representación de las más grandes, y de manera que las
facciones que superen un cierto porcentaje de afiliados tengan
posibilidad efectiva de tener representación en los órganos. No hay pues
respaldos previos porque no se eligen los órganos en un Congreso.

El Comité de Federación debe ser elegido en voto igual y directo de todos
sus afiliados siendo la federación circunscripción única. Su Secretario
General es elegido por el Comité. Un Secretario de federación no debe
competir en legitimidad con el Secretario General del Partido.

El Congreso del Partido es un sistema de debate colectivo y preselección
de candidatos. Para postularse candidato a la pertenencia a un órgano es
preceptivo haber participado en los debates del Congreso que le es
previo.

Así, el Partido puede ser un Partido de Masas. Los militantes
desinteresados sabrán que si sus esfuerzos son malbaratados por una
dirección legítimamente elegida, ésta puede pagar esa decisión con la
derrota en las elecciones internas que restauren la política en la que
estaban empeñados. Los trabajadores sabrán que su voto cuenta como el de
cualquier otro a todos los efectos, y que la militancia tiene sentido y
consistencia.

Así, el Secretario General del Partido Comunista de España gana
legitimidad, y puede considerarse el natural depositario del liderazgo
en la lucha de clases si demuestra a los trabajadores que merece dicha
consideración.

Así, cuando los trabajadores mencionen al Secretario General del Partido
Comunista de España lo harán con el respeto y confianza que se haya
ganado, y podrá ganarla merced a la legitimidad de su elección y
consiguiente fortaleza de su posición.

III.LA ESTRATEGIA DE LA REALIDAD: ORGANIZACIÓN DEL PARTIDO.
Hemos expuesto lo que quisiéramos que fuesen las cosas. Cumple ahora
examinar cómo son y por qué son así. La estrategia es el compromiso
entre Realidad y Utopía, que nace de la necesidad de afrontar su
contradicción y perece por la imposibilidad de resolverla.

Un partido político no es un Estado. El Secretario General no es un
gobernante y no dispone del recurso a la coerción. La expulsión es la
máxima "pena" que puede imponer.

Es imposible que un Secretario General pueda mantenerse si una proporción
grande del Comité Federal no le respalda. Si prescindimos de
motivaciones como la comunidad de proyecto o el deseo de servir
lealmente al mismo, si suponemos que no existe esa motivación, solo una
cosa puede hacer que un Secretario General pueda desafiar con éxito a su
Comité Federal, de modo que éste no se una contra él sin grave motivo.
Esa cosa es la administración de la cuota de poder.

El Secretario General ha de tener una participación muy destacada en la
decisión sobre composición de las listas electorales.

Pero no es factible basar en el solo apoyo de la afiliación esa autoridad
y ese patronazgo sobre los aspirantes a desempeñar un cargo público. La
razón obvia es que los camaradas del Comité descontentos pueden utilizar
sus recursos para forjar clientelas de dependientes y lanzarlas contra
el Secretario General. La instauración de la legitimidad democrática no
resuelve ese problema contra lo que pudiese pensarse. De hecho, complica
la formación de facciones obligando a crearlas y potenciarlas a la vista
de todos, pero no la impide. Al contrario, elimina la posibilidad de
declararlas "fuera de la ley" pues la elección democrática de los
órganos forzosamente legaliza las facciones si bien, haciendo el
Secretario General honor a la confianza depositada en él, las
deslegitima ante los camaradas cuya militancia sea desinteresada, pero
ante nadie más.

Por lo tanto, el Comité Federal ha de participar también en la
composición de las candidaturas de los cargos públicos. Mis ideas al
respecto están expuestas en "Una propuesta de reforma para el PCE".

Ver ENLACE 1 a dicho documento:
http://www.profesionalespcm.org/_php/MuestraArticulo2.php?id=971

Consiste básicamente en que el Secretario General propone las listas al
Comité Federal, que las acepta o rechaza. En este último caso, el Comité
Federal propone las listas. De haber varias listas propuestas, se
compone una aplicando la Regla D´Hont que asigne su puesto a los
integrantes de las listas propuestas en la unificada resultante. El
Secretario General puede vetar esa lista. En ese caso se pasa a elección
de los afiliados, enfrentando las dos listas en conflicto, la propuesta
por el Secretario General y la resultante de las propuestas del Comité
Federal. Si el respaldo a una de ellas supera el 65%, esa será la lista
electoral ganadora, y en otro caso, se refunden aplicando la Regla
D´Hont, como se refundieron en una las que se discutiesen en el Comité
Federal en caso de rechazo a la propuesta del Secretario General.

El otro problema, más serio, es la regulación de las relaciones con los
secretarios de las federaciones y sus respectivos comités. Es preciso
acotar una serie de competencias en las cuales el Secretario General
pueda vetar las decisiones de los órganos de una federación. El veto no
puede surtir efecto si el grueso de las federaciones no le respalda en
este punto, razón por la cual este poder se ejerce bajo solicitud
aprobada por el Comité Federal.

[Nota para quien no sepa que es la denostada Regla D´Hont: El reparto
proporcional no es tan justo siempre como se dice. La Regla D´Hont
ofrece la mejor solución para crear una lista única a partir de los
votos recibidos por dos o más listas enfrentadas. Se muestra en el
artículo "Una propuesta de Reforma para el PCE", en las secciones de
anejos sobre cuestiones de procedimientos aritméticos para la decisión.]

El segundo asunto, aun más difícil, es el problema de la relación entre
el partido y los intereses organizados susceptibles de ser representados
por nuestros cargos públicos en las instituciones. El mayor riesgo es
que éstos puedan imponerse al político, para lo cual se valen del
influjo que tienen sus propios potenciales. Así, Comisiones Obreras
puede, a través de la oferta de puestos laborales formar una clientela
bajo el patronazgo de un grupo de miembros del Comité Federal o de los
comités de federación que pueda imposibilitar la gestión eficaz del
Secretario General.

La legitimación democrática proporciona una parte de la solución, al no
poder ganar las hechuras de un interés organizado las elecciones
internas sin grandísimo esfuerzo. Por lo tanto, el problema ha de
enfocarse en el modo en que el Secretario General puede, si su política
cuenta con el respaldo del grueso de la afiliación, impedir que esta
clase de maniobra destruya al Partido o lo dañe, por ejemplo
subvirtiendo federaciones. Lo más útil en esto es siempre que el Partido
pueda representar no uno, sino varios intereses organizados que cooperen
y compitan entre sí. He aquí, en nuestro caso, otra razón para abandonar
la política de exclusividad de CC.OO. El resultado de las elecciones a
los cargos institucionales del Estado, es decir, el respaldo que el
Secretario General y su política obtengan de los trabajadores, son la
fuente de legitimidad que éste tiene frente a los intereses organizados.
Por lo demás, no hay recetas.

Finalmente, es preciso considerar la necesidad de un sistema de méritos
claro para el ascenso en la organización, legitimándose el mismo por
elección democrática y por decisión de los órganos. El procedimiento es
el siguiente. Toda decisión de promoción ha de ir informada por quien la
propone mediante un expediente sobre los méritos que concurren en los
aspirantes y una exposición razonada por la cual uno es preferible a
otro.

Tales han de ser públicamente accesibles. No se puede arrebatar a los
órganos la decisión de la promoción, pues de lo contrario carecen del
instrumento preciso para gobernar las relaciones de los aspirantes a una
carrera política, que es el aspecto más vulnerable a la intervención de
intereses organizados susceptibles de ser representados por el Partido.
Pero sí es exigible que la decisión sea transparente, o que pongan en
riesgo su legitimidad con todas sus consecuencias en un Partido regido
por la legitimidad del voto igual. No olvidemos, además, que la
condición para formar parte de una candidatura a los órganos es la
participación activa en el Congreso donde se debaten las opciones
políticas abiertas, y que en consecuencia el cuadro que aspire a una
carrera política profesional ha de lograr ser delegado por la
organización en la que esté afiliado. Es por ello que otra medida muy
necesaria es limitar el número de miembros natos al Congreso al
Secretario General y a una representación del Comité de nivel
correspondiente no superior a un cuarto.

Con esto, el Partido es óptimo para producir políticos expertos ¿En qué
terreno ha de producirlos? ¿Qué han de hacer los aspirantes para
engrosar su currículo de méritos?

IV. LA ESTRATEGIA DE LA REALIDAD: MORAL, DESPLIEGUE Y LIDERAZGO.
Como el tipo de político que queremos producir es un político
revolucionario, el valor es la cualidad más necesaria, seguida de la
lealtad a la clase y al Partido. La forma de poner a prueba esas
virtudes es, precisamente, la Estrategia de la Utopía.

Basta ahora al lector introducir en el punto I a los camaradas aspirantes
a una carrera política profesional en todos sus niveles para visualizar
la Estrategia de la Realidad. Se trata de un trabajo muy duro para quien
no esté muy motivado, y la ambición no es motivación suficiente. Cuanto
mayor sea el número de los militantes desinteresados que realicen una
tarea activa entre los trabajadores, más comprometido y obligado está el
motivado por el ascenso social a asumir por propios los valores y
objetivos del Partido. En los niveles de base y cuadros, esto es
fundamental para formar al futuro cargo público, no solo en las
habilidades de relación que necesitamos vertebrando así a la parte de
nuestra clase dispuesta a organizarse para luchar, sino en los criterios
de moralidad imprescindibles para el éxito del intento.

Basta ahora al lector introducir en el punto I a los que ya han
promocionado por méritos, han logrado ser delegados por sus
organizaciones, han integrado una candidatura a los órganos y han
obtenido un puesto en los comités por voto igual y directo de los
afiliados, para ver como se gestionan las relaciones con los intereses
organizados de cara a lograr o conservar una posición en las listas
electorales. La relación con los sindicatos, en pie de igualdad y sin
preferencia hacia ninguno, es un asunto que se ventila y ejerce desde el
comité de nivel correspondiente bajo la dirección del Secretario General
en las iniciativas extraordinarias y bajo la supervisión de su equipo en
el cumplimiento de la política del partido. Conculcar esa política es
una mancha que estropea una carrera salvo que el deseo de conculcación
sea masivo.

Basta ahora ver que el cargo público formado y organizado de esta manera
ha conocido una amplia selección de trabajadores organizados en lo
concreto, y es óptimo para vertebrarnos en una sola relación,
contribuyendo así a debilitar el patronazgo capitalista y estatal,
incluido el mediado por los sindicatos u otros aparatos paraestatales.

La Estrategia de la Realidad no es inmediatamente incompatible con la
Estrategia de la Utopía, y pueden coexistir fructíferamente hasta que la
contradicción fuerce el hundimiento de la primera por renuncia a la
segunda, o lo que sería mucho mejor, el abandono de la primera por
mantenimiento de la segunda con vistas a reconstruir, otra vez, su
conciliación.

El destino que el revolucionario asume con plena conciencia es el de
Sísifo. Negarse a ese destino es no ser revolucionario. Normalmente,
imaginamos las situaciones de victoria o derrota, pero no las de fracaso
a medias ¿Qué sucede si el Estado ofrece la absorción en el Consenso a
una parte de la Clase al precio de que rompa con el resto, y acepta? Que
nuestra posición en el Plano de Poder va a la mierda salvo que nos
peguemos a la parte absorbida, con lo que iremos a la mierda en cuanto
no seamos necesarios, habiendo perdido toda opción de volver a
empezar... ¿Nos suena de algo?

V. CIERRE.
De ninguna manera un partido político democrático es más inestable y
vulnerable que uno legitimado por voto indirecto y desigual. Tampoco, al
menos inmediatamente, cabe esperar que de estas medidas resulte un
despegue electoral y de afiliación imponente. Lo que sí se sigue es una
ganancia en solidez y moral muy grande que permitirá vivir con decoro y
sentido. Amén de ello, el beneficio en moral y prestigio es
incalculable. A saber cual sería la reacción de las demás organizaciones
políticas y sindicales.

Lo propuesto es buena estrategia.

Lo propuesto es forjar las bases de la posibilidad de hegemonía de la
clase trabajadora en la sociedad.

Lo propuesto es hacer que la moral e intereses de la clase hegemonicen el
Partido y el Movimiento Obrero todo.

Esta es, en consecuencia, nuestra estrategia.
Atentamente PETRONIVS ARBITER.

7 de julio de 2008

Artículo de www.profesionalespcm.org insertado por: El administrador web - Fecha: 08/07/2008 - Modificar

Comparte el artículo en las REDES SOCIALES: delicious Delicious | meneame Meneame | facebook Facebook | twitter Twitter | Technorati | barrapuntoBarrapunto
Próximamente disponible también para * Digg * Google Bookmarks* Wikio * Bitacoras.com * Reddit * * RSS * Technorati * Tuenti
Accedido o leido aproximadamente 1433 veces desde 08/07/2008
El porqué del boicot a Israel - El BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones) es un arma contra los ocupantes de Palestina"

Sitio Web del Núcleo de Profesionales y Técnicos del Partido Comunista de Madrid PCM/PCE- http://www.profesionalespcm.org 
Actualizado a 12/07/19
Los comentarios y colaboraciones son bienvenidos
(comunistas_ARROBA_profesionalespcm_PUNTO_org): Carta a comunistas_ARROBA_profesionalespcm_PUNTO_org
Envíanos tu colaboración, o comentarios vía formulario.
¡¡AFÍLIATE EL PARTIDO COMUNISTA DE MADRID - PCE
!

BÚSQUEDAS en este sitio web
AGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content FeedsAGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content FeedsAgregador RSS de noticias y contenidos - Aquí OTRA VERSIÓN DEL AGREGADOR RSS XML  AGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content FeedsAGREGADOR - SINDICACIÓN DE NOTICIAS RSS RDF XML DE PROFESIONALESPCM.ORG - SYNDICATE OUR NEWS - Content Feeds

IMPRIMIR Imprimir ESTA PAGINA (sólo si es imprescindible)  

Secciones: 
    [11-M Terror y Manipulación]  [15M, Unid@s Podemos, mareas, unidad popular, PAH]  [Acta Moderna]  [África]  [Anarquismo]  [Antiglobalización]  [Antivirus, Seguridad Informática]  [Archivo Sonoro, música y vídeo]  [Argentina]  [Bibliografía/Citas]  [Brasil]  [CC.OO.]  [CGT]  [Chile]  [China, R.P.]  [Ciencia]  [Cine]  [Colombia]  [Congresos]  [Contactos]  [Convenios Colectivos]  [Convocatorias]  [Convocatorias defensa FERROCARRIL]  [Correo recibido]  [CORRUPCIÓN, puertas giratorias,impuestos, transparencia]  [Cuba Socialista]  [Documentos militante IU/ PCE]  [Documentos, opinión, debate]  [Ecologismo, Movilidad y Soberanía Alimentaria]  [Economía]  [El Problema Español]  [Empleo (ofertas)]  [Enlaces]  [Esperanto]  [Estados Unidos de América]  [Europa]  [FIRMAS DE APOYO A MANIFIESTOS]  [Formación / Educación]  [Foro/Lista de Correo]  [Fotografías]  [Huelga General]  [Humor]  [Infancia / Juventud]  [Legislación]  [Literatura y otras Artes]  [Marxismo]  [Memoria Histórica]  [México]  [Movimiento Obrero/Mundo del Trabajo]  [Mujer / Feminismo]  [Mundo Insurgente]  [No Fumar /Derecho Fumadores Pasivos]  [Organigrama]  [Palestina]  [Plan de Trabajo]  [Prensa / Medios comunicación]  [Profesionales y Comunistas]  [República Española, La Tercera y Socialista]  [Resoluciones]  [Rusia, URSS, Centenario Revolución Soviética]  [Sáhara Occidental]  [Salud]  [Sexualidad y mundo gay]  [SIDA]  [Software y Conocimiento Libre]  [Venezuela Bolivariana]  [Yugoslavia y la autogestión socialista]
Volver a la página principal de www.profesionalespcm.org

Volver a la página de inicio
Código QR para dispositivos móviles:


Novedades

     ¡ PINCHA AQUÍ PARA VER LISTADO COMPLETO Y CRONOLÓGICO DE LAS NOVEDADES PINCHA AQUÍ PARA LISTADO COMPLETO Y CRONOLÓGICO DE LAS NOVEDADESPINCHA AQUÍ PARA VER LISTADO COMPLETO Y CRONOLÓGICO DE LAS NOVEDADES

PCE - IU - Construyendo Unidad Popular:

Página principal de www.profesionalespcm.orgINCLUYE EL BANNER EN TU SITIO WEB   PCE
Recomendado reproducir material citando su procedencia. Esta publicación es copyleft. Puede ser copiada sin ninguna restricción siempre que se mantenga esta nota. Apostamos por una Internet para todos y por el Software Libre EL NÚCLEO DE PROFESIONALES Y TÉCNICOS DEL PCM SE IDENTIFICA Y HACE RESPONSABLE EXCLUSIVAMENTE DE LOS TEXTOS INCLUIDOS EN ESTE SITIO WEB, QUE FIRME COMO RESOLUCIONES O COMUNICADOS DE LA MISMA. Todos los datos públicos de este sitio web están tomados de la Red o enviados por sus creadores, su único fin es divulgar la noticia, nunca apropiarse de textos y fotos, Siempre publicamos  la fuente cuando es conocida



Blog de debate NEURONASROJAS.profesionalespcm.org

Muro en Facebook NEURONASROJAS de profesionalespcm.org


Canal en YouTube de profesionalespcm.org

Sitio desnuclearizado, camapaña de Ecologistas en Acción
Sitio desnuclearizado, campaña de Ecologistas en Acción


NO PAGUES LA CRISIS

Declaración del PCE sobre ataque a Siria -
NO A LA GUERRA
La agresión militar lanzada contra Siria por EE.UU., Gran Bretaña y Francia abre un escenario de extrema gravedad ante el que el mundo debe responder

NO AL CANON DE CDs DE LA SGAE
NO A LAS PATENTES DE SOFTWARE

No acepto ser fumador pasivoEl humo ambiental del tabaco mata. No fumes en lugares comunes
GRACIAS POR NO FUMAR EN LUGARES COMUNES
EL COCHE DEVORA A TU CUIDAD, TU PLANETA Y TUS AMIGOS, APARCA EL COCHE PARA SIEMPREAPÁRCALO PARA SIEMPRE