EL "PROBLEMA ESPAÑOL" 

Carta remitida a Paco Frutos respecto a unas declaraciones suyas sobre la Reforma Penal del PP

15 de enero de 2003

A/A Francisco Frutos Secretario General del Partido Comunista de España

Estimado compañero:

Hace poco he tenido la oportunidad de leer unas declaraciones tuyas a Servimedia relativas a tu posición - ¿personal? - respecto a la Reforma Penal del Partido Popular.

Tu opinión personal no merece ningún comentario al respecto; tu opinión, como miembro del Partido Comunista de España y como Secretario General del mismo, ya es objeto para el debate en nuestros órganos. Y lo es porque entre los comunistas, el debate, el análisis, la reflexión, la deliberación han sido y deben seguir siendo el pilar básico de funcionamiento en nuestras estructuras.

Decirte para empezar que no cuestiono que tengas tu opinión y tus ideas respecto a la Reforma Penal del Partido Popular, del mismo modo que yo tengo mi opinión y mis ideas. Pero la postura del Partido Comunista de España debe ser la suma de tu postura y la mía, y si, por su divergencia, (que en este caso la hay, y profunda) la suma es imposible, por lo menos que la postura del Partido –mayoritaria- sea la que hayan votados nuestros compañeros y compañeras tras un debate abierto y rico.

Para facilitar ese diálogo quisiera transmitirse cual es mi opinión respecto a la reforma del Partido y, por ende, cual va a ser mi postura en nuestros órganos: la Reforma – y añado: brutal, anticonstitucional y errática – que ha presentado el Partido Popular se produce en un contexto y en un momento en el que la dimensión de ésta se multiplica:

1. Lo hace en un momento donde al partido del gobierno le interesa desplazar el centro de la opinión pública de lo que está pasando en Galicia. El Parlamento se constituye en centro para convertir la política en espectáculo y demagogia. Decía Aristóteles en su Política que la demagogia era la desviación de la democracia cuando en ésta primaba el interés privado frente al general. 2000 años después la afirmación sigue teniendo fuerza expresiva. Pero, como corresponde a una Institución que pervierte la misma idea de política y democracia (gobierno de la multitud), el Parlamento se escinde del verdadero problema y se divorcia de la realidad: ¿de qué seguridad estamos hablando?. ¿Qué está pasando en realidad?. 2. Lo hace en un contexto europeo y mundial de reacción frente a los intentos de las clases subalternas de constituirse en movimiento autónomo. Para que esto no quede en tono panfletario y en uso ritual de términos, me explico: en un momento de crisis (de crisis económica, pero también política y social), cuando se plantea abiertamente que la guerra y la violencia es la marca de gestión capitalista de la misma, cuando se acude constantemente al fantasma del terrorismo para justificar cualquier atropelía y frente al surgimiento de un potente movimiento de contestación social, de radicalidad en los principios, de reapropiación de la política y del humanismo (el movimiento antiglobalización, pero también Brasil, Venezuela, Palestina, Ecuador…), en ese contexto de elaboración de listas criminales por Bush y por Europa, de reformas penales que ya en Francia tipifican como ilegal el “no ser respetuoso con las autoridades”, nace y se entiende en su totalidad las reformas que viene propiciando el Partido Popular.

Frente al descrédito, frente a la realidad de la precariedad y las incertidumbres, frente a los temores de los hombres y mujeres de nuestra tierra, el Gobierno jalea los instintos más primarios, menos racionales y peligrosos de los hombres. En esta demagogia, compañero Francisco Frutos, nos jugamos mucho, más de lo que a primera vista parece.

¿Cuál ha de ser el trabajo de un partido comunista?

Desde luego no es decir en declaraciones a Servimedia: “El que se enfrenta con el Estado (creo que nosotros nos enfrentamos al Estado, cuando en mi localidad decimos que queremos hacer de Cáceres una ciudad para la democracia participativa que trascienda a los propios concejales ya nos estamos enfrentando al Estado), se enfrenta con un Estado democrático y, por tanto, tiene que apechugar con las consecuencias, es decir, que cumplan las penas”.

No lo es tampoco pasar por alto este problema, aunque estén próximas las elecciones, aunque incluso nos reste votos.

La función del Partido Comunista es explicar, mostrar a la gente el trasfondo: decir por qué y cómo surge el problema en Euskadi (lo que no significa compartir los métodos terroristas, que yo al menos repudio), decir que las lógicas de ETA y el PP parten del mismo tronco – construir su estado, su nación frente a los hombres y mujeres – (aunque con ello tampoco estoy “igualando” la actuación del PP y de ETA, eso sería un acto de barbarie y deshumanización por mi parte), pero es sobre todo incidir en el modelo de seguridad que nosotros contemplamos y por qué en nuestro siglo muchos, demasiados humanos se ven en la necesidad de robar.

La reforma del PP atenta contra un principio constitucional en lo relativo a los miembros de ETA, pero, además, retrotrae el derecho penal al siglo XIX y se levanta frente a los inmigrantes sin derechos y frente a esos ladrones que necesitan comer y que son también clase obrera. La necesidad tan básica de comer, obliga a muchas cosas.

Yo encabezo una lista municipal por mi Asamblea pero no hay acta de concejal ni voto alguno que justifique pronunciar un sí a una reforma criminal de un partido de derechas.

Termino con algunos apuntes de teoría legal:

- La reinserción, que debe ser para todos, que no puede discriminar, surgió de un pensamiento de lustros, encabezado por la Ilustración y por el krausismo, que consideraba que frente al castigo –concepción mayoritaria hasta el siglo XX- estaba la reinserción. En la base de separación entre las dos concepciones estaba, simple y llanamente, el ser humano. Los Ilustrados más progresistas no querían “acabar con el ser humano, hacerle desaparecer físicamente, eliminarle”, pues ese es el final del recorrido cuando se castiga. - La violencia penal genera más violencia. Véase EEUU. La violencia es un mal estructural a la sociedad que construyen los poderosos del momento. Sobre este aspecto escribió bastante el propio Marx.

Debemos abandonar el lugar de nuestra derrota electoral pasada “con gentil compás de pie” que decía Sancho Panza. Seamos audaces, diferentes, no permitamos que el PP y el PSOE engañen a la ciudadanía. Es posible que el trabajo, ingente, nos impida llegar pronto a puerto, pero en todo caso, para llegar algún día a puerto debemos empezar por soltar las anclas y navegar.

Víctor Manuel Casco Ruiz Miembro del Comité Federal y del Comité Ejecutivo del PCE


Anarquismo - Antiglobalización  -  Antivirus  -  Archivo Sonoro  -  Argentina  -  Bibliografía/Citas  - Brasil - CCOO -   Ciencia - CineColombia -  Contactos / Foro -  Convocatorias  -  Correo recibido  -  Chile  -  Cuba  -  Documentos -  Documentos militante -  Ecología -  Empleo -  Enlaces -  EE.UU. -  Formación -  Fotografía -  HUELGA GENERAL   - LegislaciónLiteratura  - México   Mundo Insurgente -  No Fumar -  Organigrama -  Palestina -  Plan de trabajo -  Prensa -  Problema Español -  Profesionales y Comunistas -  Resoluciones  - Sáhara Occidental - Salud - SIDA - Sexualidad -   Software Libre -  Venezuela -  XVI Congreso Federal y  -  VI Congreso de Madrid - Yugoslavia
Volver a la página de inicio

Novedades

Sito Web de la Agrupación de Profesionales del Partido Comunista de Madrid  http://www.profesionalespcm.org 
Los comentarios son bienvenidos
(profpcm@profesionalespcm.org): Carta a profpcm@profesionalespcm.org
Teléfono: (+34) 91 539 20 05 Fax. 91 539 03 37
Domicilio Social: C/Fray Luis de León, 11 - Esc. 2-2º (28012) Madrid. 

  Envíanos tu aportación, o comentarios via formulario.
Recomendado reproducir material citando su procedencia..
Gracias por no fumar en los lugares comunes - http://tobacco.who.int GRACIAS POR NO FUMAR EN LUGARES COMUNES