PALESTINA 
Palestina:  la solución final y José Saramago

__Especial__
La segunda Intifada

James Petras
La Jornada. México, 6 de junio.

Traducción: Marta Tawil


Las imágenes de la fuerza militar israelí se han transmitido a todo el mundo. Soldados disparando en la cabeza a los heridos. Tanques deshaciendo las paredes de casas, oficinas y del cuartel de Arafat. Cientos de niños y hombres con la cabeza cubierta con capuchas mientras son llevados a campos de concentración a punta de rifle. Helicópteros de combate destruyendo mercados; tanques arrasando árboles de olivo, naranja y limón. Las calles de Ramallah devastadas. Mezquitas y escuelas llenas de impactos de balas; los dibujos de los niños hechos trizas, crucifijos despedazados, paredes con las grafías de los maleantes.

Miles de palestinos cercados por tanques; se les ha cortado la electricidad, el agua, el servicio telefónico, la comida. Las tropas de asalto tumban puertas y destrozan muebles y utensilios de cocina, todo lo indispensable para la vida. ¿Puede alguien decir que ignora que los israelíes están practicando el genocidio contra un pueblo entero, hacinado en los sótanos bajo las ruinas de sus hogares? A los sobrevivientes, entre los heridos y los moribundos, deliberadamente se les niega toda asistencia médica, debido a la decisión sistemática y metódica del Alto Comando israelí de bloquear todas las ambulancias, arrestar, e incluso disparar contra sus conductores y médicos de emergencia. Los descendientes del Holocausto reclaman para sí, con hipocresía y rencor, el monopolio de este término, que mejor describe el ataque a todo un pueblo con la complicidad de la mayoría de los israelíes. Tenemos el dudoso privilegio de mirar y leer mientras este horror tiene lugar -y salvar algunas cuantas almas valientes.

El público israelí, sus medios de comunicación, intelectuales y periodistas se escandalizaron cuando el autor portugués José Saramago, ganador del Premio Nobel de Literatura, los enfrentó con una verdad histórica: "lo que está sucediendo en Palestina es un crimen que podemos comparar con lo que ocurrió en Auschwitz". En lugar de reflexionar acerca de sus acciones violentas, la opinión pública de Tel Aviv se volvió contra Saramago por haberse atrevido a compararla con los nazis. En su ceguera moral, Amoz Oz, escritor israelí y algunas veces pacifista (cualidad que le dura hasta que su país entra en guerra), acusó a Saramago de "antisemita" y de tener una "increíble ceguera moral". La profunda inmoralidad de una guerra contra toda una población es un crimen contra la humanidad. No hay excepciones. Son precisamente aquellos intelectuales israelíes y de la diáspora, que dicen ser "progresistas", quienes han expuesto su propia ceguera nacional y cobardía moral, encubriendo su apología del terror israelí actual con los sudarios de las víctimas del Holocausto de hace 50 años.

Sólo hay que leer la prensa israelí para entender la validez de la analogía histórica de Saramago. Todos los días, líderes respetables y prominentes, electos por los votantes israelíes, "bestializan" a sus adversarios palestinos, ante todo para justificar su propia violencia desmedida. De acuerdo con el diario Ma'ariv, citado por Robert Fisk, un oficial del ejército sugiere a sus tropas estudiar las tácticas adoptadas por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial: "si nuestro trabajo es tomar campos de refugiados densamente poblados o apoderarnos de la Casbah de Nablus, un oficial debe tomar en cuenta las lecciones de pasadas batallas, incluso analizar la manera en que operaron los alemanes en el gueto de Varsovia".

Cuando la prensa hebrea tachó a Saramago de antisemita, ¿estaba dispuesta a extender esa calumnia a los oficiales de su ejército, a sus tropas, por basarse en las mismas analogías? ¿Acaso los oficiales israelíes dirán que meramente "cumplían órdenes" al hacer volar construcciones con mujeres, niños y ancianos dentro? En los foros mundiales, desde la Unión Europea hasta Naciones Unidas y el tercer mundo se condena a Israel por sus actos contra la humanidad. Los defensores de Tel Aviv descubrirán que calificar a los críticos como "antisemitas" ya no intimida a nadie. La opinión pública mundial ha visto y leído mucho. Nos estamos percatando de que las víctimas pueden convertirse en victimarios; que la ocupación militar lleva a la limpieza étnica y a las expulsiones en masa; que las raspaduras pueden derivar en gangrena. Como era predecible, Washington atiende a las organizaciones judías y a los militaristas de la derecha extrema; es el único gobierno en el mundo que acoge el terror del Estado israelí en contra de los líderes de confesión musulmana y cristiana, y lo que es contrario a los intereses de las mayores compañías petroleras y sus aliados sauditas y kuwaitíes.

Si bien grupos reducidos de disidentes israelíes protestan y muchos reservistas se rehúsan a servir en el ejército de ocupación, el comentario de Saramago acerca del público general en Israel también aplica a la mayoría de la diáspora que defiende a este país: "Un sentido de impunidad caracteriza hoy día a la población israelí y su ejército. Se han convertido en rentistas del Holocausto". Como buen Estado-policía, el gobierno de Tel Aviv sacó los libros de Saramago de librerías y bibliotecas. Igualmente importante para emprender una política de genocidio es prohibir, como han hecho, la entrada de todo periodista a los guetos palestinos, salvo a los encargados de escribir los boletines de prensa del ejército israelí.

Como en la Alemania nazi, se reúne a todos los hombres palestinos entre 16 y 60 años; a muchos se les arrancan las ropas hasta dejarlos desnudos, se les esposa, se les interroga, se les tortura. Familias de los combatientes de la resistencia palestina son secuestradas y privadas de agua, comida y electricidad. Soldados israelíes saquean casas y se roban objetos de valor, destruyendo los muebles. Como sucedía en el régimen nazi, a cientos de heridos palestinos se les deja morir, ya que se prohíbe el paso de las ambulancias. Cientos de miles afrontan la amenaza de la deshidratación y la muerte por la hambruna, ya que el suministro de comida y agua se ha cortado. Tropas, tanques y helicópteros israelíes han irrumpido en los pueblos, las ciudades y los campos de refugiados principales: Tulkarem, Al Bireh, Belén, Beit Jala, Qalqilya, Hebrón. Descubrir a un solo combatiente de la resistencia basta para culpar y castigar de manera colectiva: padres, hijos, tíos y vecinos son cercados y llevados a estadios de futbol y campos de esparcimiento para niños, acondicionados como campos de concentración.

Es evidente que la indignación israelí y judía provocada por la analogía que hizo Saramago del terrorismo de Tel Aviv con Auschwitz tocó cuerdas sensibles: el odio de sí mismos, de los verdugos que saben que son discípulos de sus perseguidores del pasado y que, a toda costa, deben negarlo. Hasta ahora, todos los llamados de los moderados árabes para que Bush intervenga y ponga un alto a la masacre han sido inútiles. Washington ha reiterado su apoyo a Sharon y a la invasión y guerra contra los palestinos. Nadie en Estados Unidos puede contra el dinero y la influencia del lobby israelí y sus poderosos aliados judíos. En otras partes, sin embargo, hay esperanza. Via Campesino y los seguidores de José Bové han pedido el boicot internacional a los bienes y servicios de Tel Aviv, cuya economía depende ampliamente de sus exportaciones a la Unión Europea. Reducciones en las transacciones de petróleo por parte de países exportadores, particularmente Arabia Saudita, Kuwait, Irak, Irán y Libia podrían provocar un alza importante en los precios del crudo y una crisis económica en Estados Unidos, Europa y Japón. Esto podría producir escalofríos en los europeos y despertar la conciencia del público estadunidense. Lo que es absolutamente claro es que mientras Tel Aviv conserve su peso en el lobby judío en Washington y con el apoyo de Bush, las resoluciones de Naciones Unidas, las convenciones de Ginebra y los llamados de Europa seguirán siendo completamente ignorados. En la mentalidad obtusa de Sharon y sus paranoicos seguidores, todos ellos son antisemitas, seguidores de los Protocolos de Zion, que intentan desmoralizarlos para impedir que realicen la misión bíblica del Gran Israel, de un pueblo, una nación, un Dios, y expulsen a todos los palestinos de su Tierra Prometida. La opinión pública mundial no debe instalarse en la pasividad y permitir que la tragedia del Holocausto del siglo XX se repita en el XXI. Todavía hay tiempo. ¿Pero cuánto más puede un pueblo, por más heroico que sea, resistir sin agua ni comida? La oferta que Sharon hizo a Arafat -libertad de irse sin posibilidad de regreso- está diseñada para todo el pueblo palestino.


Acta Moderna - Antiglobalización - Bienvenida - Congresos - Contactos - Convocatorias - Cuba - Documentos - Documentos del militante - Enlaces - Organigrama - Plan de Trabajo - Prensa - Profesionales y Comunistas - Resoluciones - Rincón de la fotografía
Volver a la página de inicio


Los comentarios son bienvenidos (profpcm@profesionalespcm.org): Carta a profpcm@profesionalespcm.org

Accesos a esta página desde el 9 de febrero de 2002: [Contador de visitas a la página]
Estamos en obras y creciendo. Envíanos tu aportación, o comentarios via formulario.
Recomendado reproducir material citando su procedencia..Impreso en papel reciclado y reciclable