Memoria Histórica

A Juana Doña y todas las mujeres comunistas.
José Mª Pedreño. 19 de octubre de 2003.

Foro por la Memoria Histórica


'...Cuantas veces me he preguntado si era posible ligarse a una masa cuando no se había querido a nadie, ni siquiera a la propia familia, si era posible amar a una colectividad cuando no se había amado profundamente a criaturas humanas individuales. ¿No iba a tener eso un reflejo en mi vida de militante?...'
Antonio Gramsci. Carta fechada el 6 de marzo de 1924 en Viena y dirigida a Julia Schucht.

'...para ser de izquierdas es necesaria mucha ciencia y un poco de compasión...'
Karl Marx.

Somos muy pocos, cada vez menos. Vamos sumiéndonos en la niebla y la oscuridad como hijos de la derrota. Vagamos sin rumbo fijo entre un mar de sombras que no comprenden una cultura que, un día, estuvo a punto de cambiar al mundo, de hecho -tal como definió John Reed- llegó a conmoverlo hasta sus cimientos. Nos sentimos apartados de las palabras que, habitualmente, usan los miembros de una sociedad que nos niega el 'pan y la sal'. Ni comprendemos, ni somos comprendidos, pero estamos aquí, todavía vivos, en soledad muchas veces, pero luchando. Queremos recuperar nuestra memoria para recordar que un día fuimos tan fuertes que estuvimos a punto de vencerles definitivamente y para recordarles - y recordarnos a nosotros mismos- que, aunque estemos derrotamos, nunca nos dimos por vencidos y seguiremos luchando hasta el final. Mientras en el mundo haya un ser humano que sufra las consecuencias de la injusticia que genera el capital, habrá comunistas, quizás no llevarán ese nombre, tal vez se llamen de otra forma, pero el espíritu será el mismo. A nosotros, a los últimos del siglo XX, tal vez nos quede sólo nuestra dignidad de comunistas y con esa dignidad vamos a dar esta batalla, tal vez la última. Una batalla que perpetúe que los comunistas desaparecieron después de haber dejado su huella en la Historia y devuelto la dignidad a todos sus caídos y a todos aquellos que les antecedieron en la lucha, que este último combate lo dieron con honor y generosidad, que todas sus acciones fueron motivadas por el amor, que siempre defendieron el rigor de la verdad y que exigieron justicia hasta que la consiguieron. Nuestras banderas y nuestros himnos seguramente quedarán relegados a los libros de historia, los nombres de miles y miles de camaradas oscuros aparecerán en monumentos que erigiremos en su memoria y nuestros herederos en la lucha, los que seguirán combatiendo contra la injusticia y en defensa de la libertad, tal vez encuentren inspiración en la bandera roja con la hoz y el martillo que tanto temieron nuestros enemigos. Una bandera que, aunque les pese a muchos, seguirá ondeando en el corazón de miles de personas que ven en ella el símbolo de la lucha por la felicidad colectiva.

El término 'comunista' es utilizado de forma peyorativa. Siempre se nos ha querido pintar como unos 'bárbaros', auténticos 'diablos', incluso se nos ha querido atribuir deformaciones físicas y psíquicas inherentes a nuestra calidad de comunistas, hasta han llegado a hablar sobre el gen que produce la 'enfermedad' del comunismo. El neoliberalismo, en su discurso, intenta ponernos al mismo nivel que el fascismo o el nazismo. Nos han tratado como si fuéramos seres inhumanos y sin sentimientos, sin embargo, su desconocimiento y su odio les ha impedido ver que un comunista es ante todo -y por encima de todo- un ser humano. Hay quien nos acusa de despertar odio, sobre todo nuestros enemigos, sin embargo, lo que nos inspira no es el odio, sino el amor. Un mundo que vive para y por el dinero, para y por el mercado, para y por las cosas, se transforma en un mundo de intereses y, por lo tanto, un mundo sin valores. Y no hay valor humano más hermoso y más grande, un sentimiento humano más importante y profundo que el amor. Todo lo que se hace por amor, todos los buenos sentimientos que afloran bajo su influjo se transforman en una revolución. Porque el amor transforma a las personas introduciendo una revolución en la vida de cada ser que lo siente. El amor a los nuestros, a los que sufren como consecuencia de las agresiones de los poderosos; el amor a un poema o a un libro, a un persona, es el primer paso para amar a la gente y a la vida, para amar una causa y unas ideas. ¿Acaso cuando se quiere construir un mundo mejor puede hacerse con odio? ¿Es qué existe en estos momentos algo más alternativo que el amor? Cuando uno ama a alguien, o a algo, hasta tal punto que sería capaz de dar la propia vida, está poniendo un peldaño en la escalera que nos lleva conquistar ese otro mundo posible y necesario por el que estamos luchando. Es un camino difícil en una sociedad cuya cultura lo confunde todo, pero es el camino que algunos hemos elegido para cambiar las cosas. Es nuestra inspiración. Y cuando se ama, también se odia. Odiamos lo que nos separa de los seres queridos, lo que les hace daño, lo que les amenaza. Mirando la historia, viendo el presente, como no vamos a odiar el capitalismo, como no vamos a odiar el mercado, como no vamos a odiar este sistema social que nos atenaza impidiéndonos alcanzar la libertad, que mata personas y mentes, que construye, para nosotros, jaulas de oro manchado de sangre inocente...

Cuando uno vive de espaldas al televisor y los artículos de consumo y comienza a reencontrarse con su propio yo, inicia un proceso de recuperación de sentimientos que tenía olvidados. Se deja de ver el mundo en que vivimos como algo normal y el sistema de valores cambia (o mejor, se recupera). Cuando analizamos esto, nos damos cuenta de que nos están robando la vida, día a día, hora a hora, minuto a minuto. Nos quitan la libertad interior y cuando la perdemos dejamos de luchar físicamente, acomodándonos a convivir en un mar de injusticias sin fin.

Un comunista debe ser riguroso, analítico, buscar constantemente el conocimiento, debe ser un luchador nato, vivir para y con la lucha, pero sin la inspiración del amor se pierde la noción del objeto que nos impulsa. Ese amor es el que se veía en Juana Doña y en tantas y tantas mujeres comunistas de antes -y de ahora-. Esa fue la inspiración de todas ellas para luchar cada día y cada momento, por eso queremos impregnarnos de su recuerdo, hacernos dignos del testigo que nos entregan.

Cuando uno ve a una mujer comunista, y reconoce en sí mismo valores que habían quedado enterrados bajo miles de mensajes mediáticos, descubre que es un ser humano con un corazón capaz de sentir amor. A partir de ese momento todo se hace posible.

José Mª Pedreño
19 de octubre de 2003


Anarquismo - Antiglobalización  -  Antivirus  -  Archivo Sonoro  -  Argentina  -  Bibliografía/Citas  - Brasil - CGT - CCOO -   Ciencia - CineColombia -  Contactos / Foro - Convenios ColectivosConvocatorias  - Convocatorias defensa FERROCARRIL  -  Correo recibido  -  Chile  -  Cuba  -  Documentos -  Documentos militante -  Ecología -  Economía -  Empleo -  Enlaces -  EE.UU. -  EuropaFormación -  Fotografía - HumorHUELGA GENERAL  - Infancia - LegislaciónLiteratura  - Memoria HistóricaMéxico - Mujer-   Mundo Insurgente - Mundo del Trabajo -   No Fumar -  Organigrama -  Palestina -  Plan de trabajo -  Prensa -  Problema Español -  Profesionales y Comunistas -  Resoluciones  - Sáhara Occidental - Salud - SIDA - Sexualidad -   Software Libre -  Venezuela -  XVI Congreso Federal y  -  VI Congreso de Madrid - Yugoslavia
Volver a la página de inicio

Novedades


Sito Web de la Agrupación de Profesionales del Partido Comunista de Madrid  http://www.profesionalespcm.org 
Los comentarios son bienvenidos
(profpcm@profesionalespcm.org): Carta a profpcm@profesionalespcm.org
Teléfono: (+34) 91 539 20 05 Fax. 91 539 03 37
Domicilio Social: C/Fray Luis de León, 11 - Esc. 2-2º (28012) Madrid. 

Envíanos tu aportación, o comentarios via formulario.
Recomendado reproducir material citando su procedencia..

Gracias por no fumar en los lugares comunes - http://tobacco.who.int GRACIAS POR NO FUMAR EN LUGARES COMUNES