Europa de las personas, no del mercado

DIEZ RAZONES PARA DECIR NO A ESTA CONSTITUCIÓN EUROPEA

 

 

La cumbre europea de diciembre de 2003, debía haber aprobado el proyecto de Constitución Europea, pero eso no fue así por un desacuerdo por parte de los gobiernos español y polaco. Ambos gobiernos, sostienen un desacuerdo con relación al número de votos que se le asignaba a cada país en el Consejo Europeo, máximo órgano ejecutivo en la Unión Europea (UE) actual.

Mientras los Gobiernos de la UE ajustan sus desavenencias, el proyecto en su esencia sigue adelante sin que sus contenidos reales, sus consecuencias prácticas, sean conocidos por la población.

 

Para nosotros/as, este proyecto constitucional entraña medidas que suponen un importante retroceso en la consagración de los derechos sociales y libertades democráticas para los trabajadores, la juventud y los pueblos europeos.

 

¿Qué poderosas razones nos empujan a llegar a esta conclusión?

 

1-       Es una Constitución elaborada a espaldas de los pueblos europeos

 

Todas las Constituciones democráticas, se basan en la elección popular de unos representantes a una Asamblea constituyente que elabora la Constitución; de forma que la legitimidad democrática de la misma, reside en la elección democrática de quienes la elaboran. La Constitución Europea, ha sido elaborada por una Convención de 105 Notables elegidos por los gobiernos y los parlamentos de los países miembros de la Unión Europea. Este proceso antidemocrático, se mantendrá para el futuro, porque según el propio texto para modificar la Constitución tiene que darse la unanimidad de todos los países que la han aprobado.

 

2-       Es una Constitución que impone una política económica neoliberal, sin posibilidad que los gobiernos que la adopten puedan exceder el marco de la Política impuesta

 

Dicha política, se basa en al consagración de la independencia del Banco Central Europeo para conducir la política económica monetaria en la UE, a la que se tienen que someter todos los bancos centrales de los países europeos, escapando dicha política a cualquier control democrático. Al mismo tiempo, se fija a nivel europeo el equilibrio presupuestario y déficit cero, de forma que se prohibe a la UE endeudarse, siendo los gobiernos europeos los que directamente fijan la cuantía del presupuesto de la UE, sin que ni siquiera tenga el control del Parlamento Europeo.

 

3-       Es una Constitución que diseña una política agrícola y pesquera única sometida a las grandes multinacionales europeas agroalimentarias

 

La Constitución establece que el mercado interior único a escala europea comprende a la agricultura y el comercio de los productos agrícolas, que son reguladas por la Política Agrícola Común (PAC). En este marco, se crean las organizaciones comunes de los mercados agrícolas. Estos serán organismos que regularán los precios de los productos, las subvenciones a la producción y a la comercialización de los mismos, así como la cuota de producción para cada país miembro de la UE. Estas normativas sobre política agrícola y pesquera no están sometida a ningún control democrático, sino que la elaboración de las mismas será obra de altos cargos de la burocracia comunitaria, en la que en muchos casos sus miembros están ligados a las grandes empresas agroalimentarias.

 

La aplicación de estas normas constitucionales, supone el recorte de la producción a miles de campesinos, ganaderos y pescadores que van a ser condenados a la ruina y al desempleo.

 

 

4-       Es una Constitución que consagra un mercado interior común, pero no reconoce ninguno de los derechos laborales y sociales de los trabajadores europeos.

 

Las normas de la Constitución establecen un sistema de mercado único interior europeo que fija estrictas normas de garantía de "libre competencia" y prohibición de ayudas públicas a empresas y sectores productivos que "falseen" dicha competencia, siendo estas normas de aplicación directa en todos los países de la UE por encima de las leyes de cada país. Por el contrario, la Carta de los Derechos Fundamentales que incluye el proyecto constitucional no esde aplicación directa, de forma que prevalecen las leyes nacionales de cada país sobre las normas de dicha Carta.

 

Entre los derechos que consagra la misma no está el derecho a la huelga, y en todo caso, la competencia en políticas sociales es exclusiva de los países miembros, de forma que la UE no puede dictar normas en materia de derechos sociales que sean de obligado cumplimiento en los países miembros de la misma.

 

De esta forma, las desigualdades entre las condiciones sociales de los trabajadores se mantienen y se profundizarán, lo que es esencial para que las multinacionales puedan llevar a cabo sus políticas de deslocalizaciones de empresas.

 

5-       Es una Constitución, que compromete a todos los gobiernos de la Unión Europea en una política obligatoria de privatización de los servicios públicos y elimina las ayudas públicas a sectores industriales importantes

 

La Constitución Europea establece, que los "servicios de interés económico general" (esto es, los servicios como la educación, la asistencia sanitaria, los transportes y comunicaciones, etc.) se deben prestar atendiendo a las reglas del mercado.

 

Se trata de establecer en una norma constitucional, lo que son las obligaciones contraídas por la UE y sus estados miembros en virtud del Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios (AGCS), acordado en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Esta política general de imponer constitucionalmente LA privatización y entrega al sector privado de servicios básicos para la población se combina con una política de prohibición de las ayudas económicas a sectores productivos nacionales. De esta forma, se fija el carácter incompatible con el "mercado único interior" de las ayudas estatales a la producción, por considerar que las mismas "falsean la libre competencia".

 

Toda las economías de los países miembros de la UE, deben permitir el acceso de los grandes capitales privados a todos los sectores productivos, independientemente de las consecuencias económicas y sociales que ello pueda provocar: (cierres de empresas, deslocalizaciones de plantas  industriales a zonas de más bajos costes de producción, concentración de la producción en monopolios europeos de hecho, sin que los gobiernos puedan intervenir proteger las industrias nacionales...)

 

6-       Es una Constitución que no reconoce el derecho a la autodeterminación de los pueblos europeos que no tienen estado.

 

Según el texto, la Constitución de la UE nace de "la voluntad de los ciudadanos y sus estados", de forma que se impone a la Unión Europea el respeto a las estructuras políticas y jurídicas de los estados nacionales miembros de la misma, estando obligado la UE a respetar la garantía de "su integridad territorial, mantener el orden público y salvaguardar la seguridad interior". A partir de estas normas constitucionales, la UE no podrá reconocer el nacimiento de nuevos estados que pudieran producirse por el ejercicio del derecho a la autodeterminación de pueblos europeos, que no tienen en la actualidad, estados por medio de los cuales se expresen políticamente.

 

7-       Es una Constitución que no reconoce los derechos de la mujer trabajadora, ni garantiza la igualdad, ni establece mecanismo reales y efectivos para la lucha contra la discriminación de género.

 

La Constitución Europea, consagra formalmente la no-discriminación por razón de sexo y la igualdad entre hombres y mujeres, pero dichas normas se hacen sin que exista una aplicación directa de las mismas, sino que son las legislaciones nacionales las que deben articular estos derechos, de forma que cada país miembro tiene competencia para establecer y limitar estos derechos. Son admitidas las políticas sociales de discriminación positiva a favor de las mujeres, pero quedando su determinación de los estados nacionales, sin que haya una obligación constitucional de las instituciones comunitarias de establecer una política de tal característica de obligatorio cumplimiento para todo el territorio de la UE.

 

8-       Es una Constitución que discrimina a todos los/as extranjeros no comunitarios (tengan residencia legal o no) que vivan en Europa, a los que no se les reconoce ninguno de los derechos que entraña la ciudadanía europea.

 

La Constitución crea una ciudadanía europea, de forma que quienes la posean tendrá derechos políticos y libertades democráticas en el territorio europeo, pero sólo se le reconocen a los ciudadanos que tengan la nacionalidad de cualquier estado miembro de la UE, de forma que se priva de dicha ciudadanía europea, y de todos los derechos que ella conlleva a los inmigrantes que no tienen la nacionalidad de alguno de dichos estados, independientemente de que tengan documentación legal de residencia o no, o del tiempo que lleve residiendo en el territorio de la UE. Al mismo tiempo, se diseña un mecanismo de cierre de fronteras, siendo competencia comunitaria la gestión de las mismas y su financiación, así como una política común en materia de expulsiones de inmigrantes sin papeles y asilados, permitiendo exclusivamente acceder a la legalidad a estos en función a las necesidades del mercado laboral europeo.

 

Estamos ante la Constitución de la “Europa Fortaleza”

 

9-       Es una Constitución al servicio del armamentismo y las guerras coloniales

 

La Constitución Europea, bajo el pomposo término de Política Común de Seguridad y Defensa, impulsa una política general de rearme militar de Europa. Las normas constitucionales en este punto, intentan crear las bases para que la UE deje de ser en el ámbito internacional "un gigante económico y un enano político", es decir, que la UE posea una fuerza militar capaz de reforzar las decisiones políticas que adopte en el marco que su política exterior, en la perspectiva de una mayor implicación de la misma en próximas guerras coloniales, como las de Afganistán o Irak. Para cumplir estos objetivos, se creará la Agencia Europea de Armamento, Investigación y Capacidades Militares, con el fin de concentrar y planificar las inversiones militares de los estados miembros de la UE. Se prevé en la Constitución, la cooperación reforzada en el terreno militar, de forma que se permita a Alemania y Francia avanzar en la coordinación de sus fuerzas militares, pero siempre "respetando los derechos y obligaciones de los estados miembros de la UE derivados del Tratado del Atlántico Norte (OTAN)", esto es, sometiéndose a las imposiciones de los EEUU.

 

10-   Es una Constitución al servicio de la expoliación de los pueblos del Este europeo

 

La Constitución Europea establece el nuevo marco Jurídico‑Político de la UE, con la ampliación inmediata de la misma a 10 nuevos países (Polonia, Hungría, Chipre, Lituania, Estonia, Letonia, Chekia, Eslovaquia, Malta, Eslovenia), así como tres a medio plazo (Turquía, Rumania y Bulgaria). La ampliación a los países del Este, de los Balcanes y mediterráneos no tiene como objetivo, como pretenden hacernos creer, eliminar las fronteras que dividen a los países europeos y extender la democracia a todos ellos. Estos no son los objetivos reales de la ampliación europea. Los capitales europeos, verdaderos rectores de la vida política comunitaria, están ávidos de nuevos recursos económicos y mano de obra barata; la ampliación les satisface estas necesidades, la apertura de las economías de estos países le supondrá una ingente fuente de beneficios. Y al mismo tiempo, los trabajadores de estos países, muy cualificados, les permitirán cubrir las necesidades de las respectivas patronales europeas, con una bajada generalizada de salarios para todos los trabajadores europeos y permitiendo un cierre de las fronteras comunitarias porque ya no hace falta a estas economías la llegada de nuevos trabajadores extracomunitarios (de Latinoamérica, el Magreb y África.)

 

 

 

 

 

 

 

OTRA UNIÓN EUROPEA ES POSIBLE

 

La Europa de los trabajadores y los pueblos es posible.

 

Quienes rechazamos este proyecto de Constitución de la Europa del Capital y la guerra, estamos firmemente convencidos de que la Unión de los pueblos de Europa es una necesidad, pero también una tarea que sólo los mismos pueblos y trabajadores/as europeos podemos llevar a cabo. Porque una Unión Europea que sea un avance para la humanidad, solo puede ser una Unión al servicio de lograr mejores cotas de bienestar y de progreso social.

 

Queremos una Unión Europea dónde lo primero sea la equiparación de los derechos sociales, con un Salario mínimo europeo y un Estatuto de los trabajadores que equipare la legislación laboral y ponga veto así la precarización laboral, a la política de deslocalización de empresas y a la utilización de mano de obra de unos países para reventar los salarios de otros (“dumping laboral”).

 

Queremos una Unión Europea dónde la educación pública, laica, gratuita y obligatoria hasta los 18 años y el sistema universal de salud sean considerados bienes sociales, derechos inalienables de los ciudadanos/as y por tanto vetados a la privatizaci6n.

 

Queremos una Unión Europea dónde exista el derecho real a una vivienda digna, y ésta deje de ser un lujo inalcanzable para cada vez mas gente. Una Unión Europea dónde se lleven a cabo medidas como la municipalización del suelo, planes de vivienda protegida o Leyes de alquileres que establezcan un tope de precio del alquiler porcentual al salario recibido, como ya existe es algún país europeo.

 

Queremos una Unión Europea, defensora de los derechos democráticos, comenzando por el derecho de autodeterminación de los pueblos. Una Unión Europea que excluya el racismo y la xenofobia y que, contra las leyes de extranjería, defienda la libre circulación de las personas.

 

Queremos una Unión Europea que ponga fina al actual saqueo de los pueblos del mundo. Comenzando por la condonación de la deuda externa y poniendo fin a todos los dominios coloniales que aún perduran.

 

Queremos una Unión Europea, beligerante contra las guerras coloniales e imperialistas que hoy recorren el mundo.

 

Queremos Unión Europea que ponga fin al saqueo de Iraq y a la complicidad en el genocidio de Palestina. Que rechace el armamentismo, rompa con la OTAN y cierre todas las bases militares de ésta en Europa.

 

 

 CORRIENTE ROJA

POR UNA EUROPA DE LOS DERECHOS SOCIALES Y DE LOS PUEBLOS

 

NO A LA EUROPA DEL CAPITAL Y LA GUERRA


Anarquismo - Antiglobalización  -  Antivirus  -  Archivo Sonoro  -  Argentina  -  Bibliografía/Citas  - Brasil - CGT - CCOO -   Ciencia - CineColombia -  Contactos / Foro - Convenios ColectivosConvocatorias  - Convocatorias defensa FERROCARRIL  -  Correo recibido  -  Chile  -  Cuba  -  Documentos -  Documentos militante -  Ecología -  Economía -  Empleo -  Enlaces -  EE.UU. -  EuropaFormación -  Fotografía - HumorHUELGA GENERAL  - Infancia - LegislaciónLiteratura  - Memoria HistóricaMéxico - Mujer-   Mundo Insurgente - Mundo del Trabajo -   No Fumar -  Organigrama -  Palestina -  Plan de trabajo -  Prensa -  Problema Español -  Profesionales y Comunistas -  Resoluciones  - Sáhara Occidental - Salud - SIDA - Sexualidad -   Software Libre -  Venezuela -  XVI Congreso Federal y  -  VI Congreso de Madrid - Yugoslavia
Volver a la página de inicio

Novedades


Sito Web de la Agrupación de Profesionales del Partido Comunista de Madrid  http://www.profesionalespcm.org 
Los comentarios son bienvenidos
(profpcm@profesionalespcm.org): Carta a profpcm@profesionalespcm.org
Teléfono: (+34) 91 539 20 05 Fax. 91 539 03 37
Domicilio Social: C/Fray Luis de León, 11 - Esc. 2-2º (28012) Madrid. 

Envíanos tu aportación, o comentarios via formulario.
Recomendado reproducir material citando su procedencia..

Gracias por no fumar en los lugares comunes - http://tobacco.who.int GRACIAS POR NO FUMAR EN LUGARES COMUNES